Club de Pensadores Universales

Para donaciones en Estados Unidos y tener mas entradas en el Blog, puedes depositar en cualquier Sucursal Wells Fargo a la cuenta 2979793466. Gracias.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen

     Jane Austen nació el 16 de diciembre de 1775 y murió el 18 de julio de 1817, a la edad de 41 años. Austen fue una novelista inglesa conocida principalmente por sus seis novelas principales, que interpretan, critican y comentan sobre la nobleza terrateniente británica, a finales del siglo XVIII. Las tramas de Austen a menudo exploran la dependencia de las mujeres del matrimonio, en la búsqueda de una posición social favorable y seguridad económica.
     Sus obras critican las novelas sentimentales de la segunda mitad del siglo XVIII, y son parte de la transición al realismo literario del siglo XIX. Su uso de la mordaz ironía, junto con su realismo, humor y comentarios sociales, le han valido la aclamación. entre críticos, académicos, y audiencias populares por igual.
     Con las publicaciones de Sense and Sensibility (1811), Pride and Prejudice (1813), Mansfield Park (1814) y Emma (1816), logró el éxito como escritora publicada. Ella escribió dos novelas adicionales, Northanger Abbey, y Persuasion, ambas publicadas póstumamente en 1818, y comenzó otra, finalmente titulada Sanditon, pero murió antes de su finalización.
     También dejó tres volúmenes de escritos juveniles en manuscritos, una breve novela epistolar Lady Susan y otra novela inacabada, The Watsons. Sus seis novelas completas rara vez se han dejado de imprimir, aunque fueron publicadas anónimamente, y le dieron un éxito moderado, y poca fama durante su vida.
     Una transición significativa en su reputación póstuma ocurrió en 1833, cuando sus novelas se republicaron en la serie de Novelas Estándar de Richard Bentley, ilustradas por Ferdinand Pickering, y se vendieron como un conjunto. Poco a poco fueron ganando aclamación y lectores populares. En 1869, cincuenta y dos años después de su muerte, la publicación de su sobrino, de, A Memoir of Jane Austen, presentó una versión convincente de su carrera de escritora y su vida, supuestamente sin acontecimientos notables, a un público entusiasta.
     Austen ha inspirado muchos ensayos críticos y antologías literarias. Sus novelas han inspirado muchas películas, desde, Pride and Prejudice, de 1940, hasta producciones más recientes como, Sense and Sensibility (1995), Emma (1996), Mansfield Park (1999), Pride & Prejudice (2005) y Love & Friendship (2016).
Fuentes Biográficas
     Hay poca información biográfica sobre la vida de Jane Austen, excepto las pocas cartas que sobreviven, y las notas biográficas que escribieron los miembros de su familia. Durante su vida, Austen pudo haber escrito hasta 3,000 cartas, pero solo 161 sobrevivieron. Muchas de las cartas fueron escritas a la hermana mayor de Austen, Cassandra, quien en 1843 quemó la mayor parte de ellas, y cortó piezas de las que ella guardaba. Aparentemente, Cassandra destruyó o censuró las cartas de su hermana para evitar que cayeran en manos de sus familiares, y se aseguró de que “las sobrinas más jóvenes no leyeran ninguno de los comentarios, a veces ácidos, o directos de Jane Austen sobre vecinos, o miembros de la familia.” Cassandra creía eso en interés de tacto, y la inclinación de Jane por la franqueza, pensando que estos detalles debían ser destruidos. La escasez de registros de la vida de Austen, deja poco a los biógrafos modernos en que trabajar.
     La situación se agravó a medida que sucesivas generaciones de la familia expurgaron y desinfectaron los detalles ya opacos de la biografía de Austen. Los herederos del hermano de Jane, el almirante Francis Austen, destruyeron más cartas; los detalles fueron extraídos del, “Aviso biográfico,” que su hermano escribió en 1818; y los detalles familiares continuaron siendo omitidos o embellecidos en, A Memoir of Jane Austen, de su sobrino, publicado en 1869, y en la biografía de William y Richard Arthur Austen-Leigh Jane Austen: Her Life and Letters, publicada en 1913.
     La leyenda, que la familia y los parientes crearon, reflejan sus prejuicios a favor de la, “buena tía tranquila,” que retrata a una mujer, cuya situación doméstica era feliz, y cuya familia era el pilar de su vida. El académico de Austen, Jan Fergus, explica que las biografías modernas tienden a incluir detalles extraídos de las cartas y los materiales biográficos de la familia, pero que el desafío es evitar la visión polarizadora de que Austen experimentó períodos de profunda infelicidad, y fue, “una mujer amargada y decepcionada, atrapada en una situación completamente familia desagradable.”
Vida
Familia
     Jane Austen nació en Steventon, Hampshire, el 16 de diciembre de 1775. Nació un mes después de lo que esperaban sus padres; su padre escribió sobre su llegada, en una carta que su madre, “ciertamente esperaba haber sido llevada a la cama hace un mes.” Agregó que su llegada fue particularmente bienvenida como, “una futura compañera de su hermana.” El invierno de 1776 fue particularmente duro, y no fue hasta el 5 de abril que fue bautizada en la iglesia local, con el nombre único de Jane.
    Durante gran parte de la vida de Jane, su padre, George Austen (1731–1805), se desempeñó como rector de las parroquias anglicanas en Steventon, y en la cercana Deane. Él provenía de una antigua, respetada, y rica familia de comerciantes de lana. A lo largo de los siglos, a medida que cada generación de hijos mayores recibía herencias, su riqueza se consolidaba y la rama de la familia de George caía en la pobreza. Él y sus dos hermanas quedaron huérfanos cuando eran niños, y tuvieron que ser acogidos por parientes. Su hermana, Filadelfia, fue a la India a buscar un marido, y George ingresó a St John's College, Oxford, en una beca, donde probablemente conoció a Cassandra Leigh (1739-1827). Ella venía de la prominente familia Leigh; su padre era rector en All Souls College, Oxford, donde creció entre la nobleza. Su hermano mayor, James, heredó una fortuna y un gran patrimonio de su tía abuela Perrot, con la única condición de que cambiara su nombre a Leigh-Perrot.
     George y Cassandra intercambiaron miniaturas en 1763 y probablemente se comprometieron en esa época. George se ganaba la vida en la parroquia de Steventon, del rico esposo de su primo segundo, Thomas Knight, propietario de Steventon y sus granjas asociadas, una de las cuales la familia Austen alquilaba para vivir. Dos meses después de la muerte del padre de Cassandra, se casaron el 26 de abril de 1764 en la Iglesia de San Swithin en Bath, por licencia, en una ceremonia simple. Se fueron a Hampshire el mismo día.
     Sus ingresos eran modestos, con la pequeña vida anual de George; Cassandra trajo al matrimonio la expectativa de una pequeña herencia en el momento de la muerte de su madre. Los Austens se instalaron temporalmente en la rectoría de Deane hasta que, Steventon, una casa del siglo XVI en mal estado, se sometió a las renovaciones necesarias. Cassandra dio a luz a tres hijos mientras vivía en Deane: James en 1765, George en 1766 y Edward en 1767. Su costumbre era mantener a un bebé en casa durante varios meses y luego colocarlo con Elizabeth Littlewood, una mujer que vivía cerca para amamantar y criar de doce a dieciocho meses.
Steventon
     En 1768, la familia finalmente se instaló en Steventon. Henry fue el primer niño que nació allí, en 1771. En ese momento, Cassandra ya no podía ignorar las señales de que el pequeño George tenía una discapacidad del desarrollo. Estaba sujeto a convulsiones, puede haber sido sordo y mudo, y ella decidió enviarlo fuera a ser criado. En 1773, nació Cassandra, seguida por Francis en 1774 y Jane en 1775.
     Según Honan, la atmósfera de la casa de Austen era, “intelectual abierta, divertida, y fácil,” donde se consideraban y discutían las ideas de aquellos con quienes los Austen podrían estar en desacuerdo política o socialmente. La familia dependía del patrocinio de sus parientes, y acogió visitas de numerosos miembros de la familia.
     Cassandra Austen pasó el verano de 1770 en Londres, con la hermana de George, Filadelfia, y su hija Eliza, acompañadas por su otra hermana, la señora Walter y su hija Philly. Filadelfia y Eliza Hancock fueron, según Le Faye, “las brillantes cometas que se proyectan en un sistema solar de vida clerical en la zona rural de Hampshire, y las noticias de sus viajes al extranjero y la vida de moda de Londres, junto con sus repentinos descensos sobre la casa Steventon entre tiempos, todos ayudaron a ampliar el horizonte juvenil de Jane e influir en su vida y obras posteriores.”
     El primo de Cassandra Austen, Thomas Leigh, los visitó varias veces en los años 1770 y 1780, invitando a la joven Cassie a visitarlos en Bath en 1781. La primera mención de Jane aparece en documentos familiares a su regreso, “... y casi en casa cuando estaban, conocieron a Jane y Charles, los dos pequeños de la familia, que tuvieron que ir tan lejos como New Down para conocer la calesa, y tuvieron el placer de volver a casa en ella.” Le Faye escribe que, “las predicciones del Sr. Austen para su hija menor, estaban completamente justificadas. Nunca hubo hermanas más cercanas que Cassandra y Jane; mientras que en una familia particularmente cariñosa, parece haber un vínculo especial entre Cassandra y Edward, por un lado, y entre Henry y Jane por el otro.”
    Desde 1773 hasta 1796, George Austen complementó sus ingresos cultivando la tierra, y enseñando a tres o cuatro niños a la vez, que se hospedaban en su casa. El reverendo Austen tenía un ingreso anual de £ 200 de sus dos trabajos. Este era un ingreso muy modesto en ese momento; en comparación, un trabajador calificado como un herrero o un carpintero, podría ganar alrededor de £ 100 al año, mientras que el ingreso anual típico de una familia noble era de entre £ 1,000 y £ 5,000.
    Durante este período de su vida, Austen asistía regularmente a la iglesia, socializaba con amigos y vecinos, y leía novelas, a menudo de su propia composición, en voz alta con su familia por las noches. Socializar con los vecinos, a menudo, significaba bailar, ya sea improvisadamente en la casa de alguien después de la cena, o en los bailes que se celebraban regularmente en los salones de actos del ayuntamiento. Su hermano Henry dijo más tarde que, Jane era aficionada al baile y se destacó.”
Educación
     En 1783, Austen y su hermana Cassandra fueron enviadas a Oxford para ser educadas por la Sra. Ann Cawley, quien las llevó con ella a Southampton cuando se mudó allí más tarde en el año. En el otoño, ambas niñas fueron enviadas a casa, cuando atraparon tifus y Austen casi muere. Austen fue educada en casa desde entonces, hasta que asistió con su hermana a un internado en Reading, a principios de 1785, en la escuela de lectura Reading Abbey para niñas, dirigida por la Sra. La Tournelle, que poseía una pierna de corcho, y una pasión por el teatro. Se incluía algo de francés, ortografía, costura, baile y música y, quizás, drama. Las hermanas regresaron a casa antes de diciembre de 1786, porque las tarifas escolares para las dos niñas eran demasiado altas para la familia Austen.
     Después de 1786, Austen, “nunca más volvió a vivir más allá de los límites de su entorno familiar inmediato.”
El resto de su educación provino de la lectura, guiada por su padre y sus hermanos, James y Henry. Irene Collins cree que Austen, “usó algunos de los mismos libros escolares que usaron los niños,” que su padre enseñó. Austen aparentemente tenía acceso sin restricciones, tanto a la biblioteca de su padre, como a la de un amigo de la familia, Warren Hastings. Juntas, estas colecciones equivalían a una gran y variada biblioteca. Su padre también era tolerante con los, a veces arriesgados, experimentos de escritura de Austen, y les proporcionó a ambas hermanas papel caro, y otros materiales para escribir y dibujar.
     Los teatros privados fueron una parte esencial de la educación de Austen. Desde su primera infancia, la familia y los amigos protagonizaron una serie de obras de teatro en el establo de la rectoría, incluyendo, The Rivals (1775) de Richard Sheridan, y Bon Ton de David Garrick. El hermano mayor de Austen, James, escribió los prólogos y epílogos y probablemente se unió a estas actividades, primero como espectador y luego como participante. La mayoría de las obras eran comedias, lo que sugiere cómo se cultivaron los dones satíricos de Austen. A la edad de 12 años, ella intentó su propia mano en la escritura dramática; ella escribió tres obras cortas durante su adolescencia.
Juvenilla (1878-1793)
     Desde la edad de once años, y tal vez antes, Austen escribió poemas e historias para la diversión de ella y de su familia. En estos trabajos, los detalles de la vida cotidiana son exagerados, las tramas comunes son parodiadas, y las, “historias están llenas de anárquicas fantásticas de poder femenino, libertad, comportamiento ilícito, y buen humor en general,” según Janet Todd.
     Austen, más tarde compiló copias justas de veintinueve trabajos tempranos en tres libros encuadernados, ahora conocidos como Juvenilia, que contenían trabajos escritos entre 1787 y 1793. Ella llamó los tres cuadernos, “Volumen el primero”, “Volumen el segundo" y “Volumen el tercero”, y conservan 90,000 palabras que ella escribió durante esos años. Los Juvenilia son a menudo, según el estudioso Richard Jenkyns, “bulliciosos” y “anárquicos”; los compara con el trabajo del novelista del siglo XVIII Laurence Sterne.
     Entre estas obras se encuentra una novela satírica en letras tituladas Amor y Amistad, escrita a la edad de los catorce años en 1790, en la que Jane se burló de novelas populares de sensibilidad. Al año siguiente, escribió, La Historia de Inglaterra, un manuscrito de treinta y cuatro páginas, acompañado de trece miniaturas de acuarelas de su hermana, Cassandra.
     La Historia de Inglaterra, de Austen parodió la escritura histórica popular, particularmente la Historia de Inglaterra de Oliver Goldsmith (1764). Honan especula que poco después de escribir, Love and Freindship, Austen decidió, “escribir con fines de lucro, hacer de las historias su esfuerzo central”, es decir, convertirse en una escritora profesional. Cuando tenía alrededor de dieciocho años, Austen comenzó a escribir obras más largas y sofisticadas.
     En agosto de 1792, a los diecisiete años, Austen comenzó a escribir Catharine o The Bower, que presagiaba su trabajo maduro, especialmente, La Abadía de Northanger; se dejó sin terminar y la historia se retomó en Lady Susan, que Todd describe como menos prefigurante que Catalina.
     Un año después, comenzó, pero abandonó una obra corta, más tarde titulada, Sir Charles Grandison o el hombre feliz, Una Comedia en 6 Actos, a la que regresó y completó alrededor de 1800. Ésta fue una breve parodia de varios resúmenes de libros de texto escolares, de la novela contemporánea favorita de Austen, La Historia de Sir Charles Grandison (1753), de Samuel Richardson.
     Cuando Austen se convirtió en tía por primera vez, a los dieciocho años, le envió a la sobrina recién nacida, Fanny-Catherine Austen-Knight “cinco piezas cortas de ... la ‘Juvenilia’ ahora conocida colectivamente como 'Reciduos' ..., pretendiendo ser sus, ‘ Opiniones y advertencias sobre la conducta de las mujeres jóvenes.’” Para la sobrina Jane-Anna-Elizabeth Austen (también nacida en 1793) Jane Austen escribió, “dos ‘Bocados Misceláneos’  más, dedicándolos a [Anna] el 2 de junio de 1793', convencida de que si los atiende seriamente, usted derivará de ellas instrucciones muy importantes, con respecto a su conducta en la vida.’” Hay evidencia manuscrita de que Austen continuó trabajando en estas piezas hasta 1811 (cuando tenía 36 años), y que su sobrina y sobrino, Anna y James Edward Austen, hicieron más adiciones hasta 1814.
     Entre 1793 y 1795 (de dieciocho a veinte años) Austen escribió Lady Susan, una breve novela epistolar, generalmente descrita como su obra inicial más ambiciosa y sofisticada, a diferencia de cualquiera de las otras obras de Austen. La biógrafa de Austen, Claire Tomalin, describe a la heroína de la novela como una depredadora sexual que usa su inteligencia y encanto para manipular, traicionar y abusar de sus amantes, amigos y familiares. Tomalin escribe:
     Contada en letras, está tan bien planeada como una obra de teatro, y con un tono tan cínico como cualquiera de los dramaturgos más escandalosos de la Restauración quienes pueden haber proporcionado algo de su inspiración ... Se destaca única, en el trabajo de Austen, como el estudio de una mujer adulta, cuya inteligencia y fuerza de carácter son mayores que las de cualquier persona con la que ella se encuentre.
     Según Janet Todd, la modelo para el personaje principal puede haber sido Eliza de Feuillide, quien inspiró a Austen con historias de su vida glamorosa y varias aventuras. El esposo francés de Eliza, fue guillotinado en 1794; Ella se casó con el hermano de Jane, Henry Austen en 1797.
Tom Lefroy
     Cuando Austen tenía veinte años, Tom Lefroy, un vecino, visitó Steventon desde diciembre de 1795 hasta enero de 1796. Él acababa de terminar un título universitario, y se mudaba a Londres para entrenarse como abogado. Lefroy y Austen habrían sido presentados en un baile u otra reunión social del vecindario, y las cartas de Austen a Cassandra dejan claro que pasaron un tiempo considerable juntos: “Casi tengo miedo de decirte cómo nos comportamos mi amigo irlandés y yo. Imagínate tu misma todo lo más derrochador e impactante en la forma de bailar y sentarse juntos.”
     Austen escribió en su primera carta que sobrevivió, a su hermana Cassandra, que Lefroy era un, “joven muy amable, guapo y agradable.” Cinco días después, en otra carta, Austen escribió que esperaba una “oferta” de su “amigo,” y que, “sin embargo, lo rechazaría, a menos que él prometiéra regalarle su abrigo blanco”, y luego escribió, “Me confiaré en el futuro, al señor Tom Lefroy, por quien no doy ni seis peniques,” y rechazaré a todos los demás. Al día siguiente, Austen escribió: “Llegará el día en que coquetearé por última vez con Tom Lefroy, y cuando recibas esto, todo habrá terminado. Mis lágrimas fluyen mientras escribo sobre ésta melancólica idea.”
     Halperin advirtió que Austen a menudo satirizaba la ficción romántica sentimental popular en sus cartas, y algunas de las declaraciones sobre Lefroy pueden haber sido irónicas. Sin embargo, está claro que Austen se sintió genuinamente atraída por Lefroy y, por lo tanto, ninguno de sus otros pretendientes nunca estuvo a la altura de él. La familia Lefroy intervino y lo envió lejos a fines de enero. El matrimonio no era práctico, ya que tanto Lefroy como Austen deben haberlo sabido. Ninguno de los dos tenía dinero, y él dependía de un tío abuelo en Irlanda para financiar su educación y establecer su carrera legal. Si más tarde Tom Lefroy visitó Hampshire, se lo mantuvo cuidadosamente alejado de los Austens, y Jane Austen nunca lo volvió a ver. En noviembre de 1798, Lefroy todavía estaba en la mente de Austen mientras le escribía a su hermana, quien había tomado el té con uno de sus parientes, quería preguntar desesperadamente por él, pero no pudo plantear el tema.
Primeros Manuscritos (1796-1798)
     Después de terminar, Lady Susan, Austen comenzó su primera novela de larga duración, Elinor y Marianne. Su hermana recordó que fue leída a la familia, “antes de 1796” y le fue contada a través de una serie de cartas. Sin haber sobrevivido los manuscritos originales, no hay forma de saber cuánto el borrador original sobrevivió en la novela, publicada anónimamente en 1811 como, Sentido y Sensibilidad.
     Austen comenzó una segunda novela, Primeras Impresiones, más tarde publicada como Orgullo y Prejuicio, en 1796. Completó el borrador inicial en agosto de 1797, a los 21 años; Al igual que con todas sus novelas, Austen leyó el trabajo en voz alta a su familia mientras trabajaba en él, y se convirtió en una, “favorita establecida.” En éste momento, su padre hizo el primer intento de publicar una de sus novelas. En noviembre de 1797, George Austen le escribió a Thomas Cadell, un editor establecido en Londres, para preguntarle si consideraría publicar Primeras Impresiones.
     Cadell devolvió la carta del Sr. Austen, marcándola, “Rechazada por devolución del correo.” Austen puede no haber sabido de los esfuerzos de su padre. Después de completar las Primeras Impresiones, Austen regresó a Elinor y Marianne y, desde noviembre de 1797, hasta mediados de 1798, la revisó en gran medida; ella eliminó el formato epistolar a favor de la narración en tercera persona, y produjo algo cercano a, Sentido y Sensibilidad. En 1797, Austen conoció a su prima (y futura cuñada), Eliza de Feuillide, una aristócrata francesa cuyo primer marido, el conde de Feuillide, había sido guillotinado, lo que la hizo huir a Gran Bretaña, donde se casó con Henry Austen. La descripción de la ejecución del conde de Feuillide relatada por su viuda, dejó a Austen con un intenso horror a la revolución francesa que le duró el resto de su vida.
     A mediados de 1798, después de terminar las revisiones de, Elinor y Marianne, Austen comenzó a escribir una tercera novela con el título provisional de Susan, más tarde, Northanger Abbey, una sátira sobre la popular novela gótica. Austen completó su trabajo aproximadamente un año después. A principios de 1803, Henry Austen ofreció, Susan, a Benjamin Crosby, un editor de Londres, que pagó £ 10 por los derechos de autor. Crosby prometió una publicación anticipada y llegó a anunciar el libro públicamente como, “en la imprenta,” pero no hizo nada más. El manuscrito permaneció en manos de Crosby, inédito, hasta que Austen le recompró los derechos de autor en 1816.
Bath y Southampton
     En diciembre de 1800, George Austen anunció inesperadamente su decisión de retirarse del ministerio, abandonar Steventon, y trasladar a la familia a 4, Sydney Place, en Bath. Si bien el retiro y los viajes fueron buenos para el anciano Austens, Jane Austen se sorprendió al saber que se mudaría de la única casa que había conocido. Una indicación de su estado mental es su falta de productividad como escritora durante el tiempo que vivió en Bath.
     Pudo hacer algunas revisiones a, Susan, y comenzó y luego abandonó una nueva novela, The Watsons, pero no había nada como la productividad de los años 1795-1799. Tomalin sugiere que ésto refleja una profunda depresión que la incapacita como escritora, pero Honan no está de acuerdo, argumentando que Austen escribió o revisó sus manuscritos a lo largo de su vida creativa, excepto unos meses después de la muerte de su padre. A menudo se afirma que Austen era infeliz en Bath, lo que le hizo perder interés en escribir, pero es posible que la vida social de Austen en Bath, le impidiera pasar mucho tiempo escribiendo novelas.
     El crítico, Robert Irvine, argumentó que si Austen gastó más tiempo escribiendo novelas cuando estaba en el campo, podría haber sido porque tenía más tiempo libre, en lugar de ser más feliz en el campo, como se argumenta a menudo. Además, Austen con frecuencia se mudaba y viajaba por el sur de Inglaterra durante este período, lo que no era un ambiente propicio para escribir una novela larga. Austen vendió los derechos para publicar, Susan, a una editorial, Crosby & Company, que le pagó £ 10. Crosby & Company publicitó, Susan, pero nunca la publicó.
     Los años 1801 a 1804 son una especie de espacio en blanco para los académicos de Austen, ya que Cassandra destruyó todas las cartas de su hermana en este período por razones desconocidas. En diciembre de 1802, Austen recibió su única propuesta de matrimonio conocida. Ella y su hermana visitaron a Alethea y Catherine Bigg, viejas amigas que vivían cerca de Basingstoke. Su hermano menor, Harris Bigg-Wither, había terminado recientemente su educación en Oxford, y también estaba en casa. Bigg-Wither propuso, y Austen aceptó.
     Según lo descrito por Caroline Austen, la sobrina de Jane, y Reginald Bigg-Wither, un descendiente, Harris no era atractivo: era un hombre grande y de aspecto sencillo que hablaba poco, tartamudeaba cuando hablaba, era agresivo en la conversación, y casi completamente sin tacto. Sin embargo, Austen lo conocía desde que ambos eran jóvenes, y el matrimonio ofrecía muchas ventajas prácticas para Austen y su familia. Él era el heredero de extensas propiedades familiares ubicadas en el área donde las hermanas habían crecido. Con estos recursos, Austen podría proporcionar a sus padres una vejez cómoda, darle a Cassandra un hogar permanente y, tal vez, ayudar a sus hermanos en sus carreras. A la mañana siguiente, Austen se dio cuenta de que había cometido un error y retiró su aceptación. No hay cartas o diarios contemporáneos que describan cómo se sintió Austen, acerca de esta propuesta. Irvine describió a Bigg-Wither como alguien que, “... parece haber sido un hombre muy difícil de gustar, y mucho menos amar.”
     En 1814, Austen le escribió una carta a su sobrina, Fanny Knight, quien le había pedido consejo sobre una relación seria, diciéndole que “habiendo escrito tanto sobre un lado de la pregunta, ahora me daré la vuelta y le suplicaré que no se comprometa. más lejos, y no pensar en aceptarlo a menos que realmente te guste. Cualquier cosa es preferible o soportable en lugar de casarte sin afecto.” El erudito inglés, Douglas Bush, escribió que Austen había, “tenido un ideal muy alto del amor que debería unir a un esposo y una esposa ... Todas sus heroínas ... saben en proporción a su madurez, el significado del amor ardiente.” Un posible elemento autobiográfico ocurre en, Sentido y Sensibilidad, cuando Elinor Dashwood contempla que, “el peor y más irremediable de todos los males, consiste en una conexión para toda la vida,” con un hombre inadecuado.
     En 1804, mientras vivía en Bath, Austen comenzó, pero no completó su novela, The Watsons. La historia se centra en un clérigo inválido y empobrecido y sus cuatro hijas solteras. Sutherland describe la novela como, “un estudio sobre las duras realidades económicas de la vida de las mujeres dependientes.” Honan sugiere, y Tomalin está de acuerdo, que Austen decidió dejar de trabajar en la novela después de que su padre murió, el 21 de enero de 1805, y sus circunstancias personales se parecían demasiado a las de sus personajes para su comodidad.
     La muerte relativamente repentina de su padre, dejó a Jane, Cassandra, y su madre, en una situación financiera precaria. Edward, James, Henry y Francis Austen, conocido como Frank, se comprometieron a hacer contribuciones anuales para apoyar a sus madres y hermanas. Durante los siguientes cuatro años, los arreglos de vivienda de la familia reflejaron su inseguridad financiera. Pasaron parte del tiempo en cuartos alquilados en Bath, antes de salir de la ciudad, en junio de 1805, para una visita familiar a Steventon y Godmersham. Se trasladaron, durante los meses de otoño, a la nueva localidad costera de Worthing, en la costa de Sussex, donde residían en Stanford Cottage. Fue allí donde se cree que Austen escribió su copia de, Lady Susan y agregó su “Conclusión.” En 1806, la familia se mudó a Southampton, donde compartieron una casa con Frank Austen, y su nueva esposa. Gran parte de este tiempo, lo pasaron visitando varias ramas de la familia.
     El 5 de abril de 1809, unos tres meses antes del traslado de la familia a Chawton, Austen escribió una carta de enojo a Richard Crosby, ofreciéndole un nuevo manuscrito de, Susan, si fuera necesario para asegurar la publicación inmediata de la novela, y solicitando la devolución del original, de forma tal que ella pudiera encontrar otro editor. Crosby respondió que no había aceptado publicar el libro en ningún momento en particular, o en absoluto, y que Austen podía recomprar el manuscrito por las £ 10 que le había pagado, y encontrar otro editor. Austen no tenía los recursos para volver a comprar los derechos de autor en ese momento, pero pudo comprarlos en 1816.
Chawton
     A principios de 1809, el hermano de Austen, Edward, le ofreció a su madre y hermanas una vida más tranquila: el uso de una gran cabaña en el pueblo de Chawton que era parte de la finca cercana de Edward, Chawton House. Jane, Cassandra y su madre se mudaron a la cabaña de Chawton el 7 de julio de 1809. La vida en Chawton era más tranquila de lo que había sido desde que la familia se mudó a Bath, en 1800. Los Austen no socializaban con la nobleza, y se entretenían solo cuando la familia los visitaba. Su sobrina Anna describió la vida de la familia en Chawton como, “una vida muy tranquila, según nuestras ideas, pero eran excelentes lectoras, y además del servicio de limpieza, nuestras tías se ocupaban de trabajar con los pobres, y de enseñar a leer a un niño o una niña, o a escribir.”
Autora Publicada
    En ese momento, las mujeres británicas casadas no tenían el poder legal para firmar contratos, y era común que una mujer que deseaba publicar, publicara a través de un pariente masculino, que la representára para firmar el contrato. Como la mayoría de las autoras en ese momento, Austen tuvo que publicar sus libros de forma anónima. En ese momento, los roles ideales para una mujer eran como esposa y madre, y escribir para mujeres era considerado, en el mejor de los casos, como una forma secundaria de actividad; se creía que una mujer que deseaba ser escritora a tiempo completo, estaba degradando su feminidad, por lo que los libros de mujeres, generalmente, se publicaban de forma anónima para mantener la presunción de que la escritora solo publicaba como una especie de trabajo a tiempo parcial, y no buscaba convertirse en una “leona de la alfabetización,” es decir, una celebridad.
     Durante su tiempo en Chawton, Jane Austen publicó cuatro novelas generalmente bien recibidas. A través de su hermano Henry, el editor Thomas Egerton acordó publicar, Sense and Sensibility, que, como todas las novelas de Jane Austen, excepto, Orgullo y Prejuicio, se publicó, “en comisión,” es decir, a riesgo financiero del autor.
     Cuando publican por comisión, los editores adelantan los costos de publicación, se pagan a sí mismos a medida que se venden los libros y luego cobran una comisión del 10% por cada libro vendido, pagando el resto al autor. Si una novela no recuperaba sus costos a través de las ventas, el autor era responsable de ellos. La alternativa a la venta por comisión, era la venta de los derechos de autor, donde un autor recibía un pago único del editor por el manuscrito, lo que ocurrió con, Orgullo y Prejuicio.
     La experiencia de Austen con, Susan, el manuscrito que se convirtió en, Northanger Abbey, donde vendió los derechos de autor a la editorial Crosby & Sons por £ 10, que no publicó el libro, obligándola a volver a comprar los derechos de autor para publicar su trabajo, dejó a Austen recelosa de este método de publicación. La alternativa final, de vender por suscripción, donde un grupo de personas estaría de acuerdo en comprar un libro por adelantado, no era una opción para Austen, ya que eso solo funcionaba con autores conocidos, o quienes tenían un mecenas aristocrático influyente, que recomendaría un libro próximo, a sus amigos, solo ellos podrían vender por suscripción. Sentido y Sensibilidad, apareció en octubre de 1811, y la novela fue descrita como escrita, “Por una dama.” Como se vendió por comisión, Egerton utilizó papel caro y fijó el precio en 15 chelines.
     Las críticas fueron favorables y la novela se puso de moda entre los jóvenes formadores de opinión aristocráticos;  la edición se agotó a mediados de 1813. Las novelas de Austen se publicaron en ediciones más numerosas de lo normal, para éste período. El pequeño número del público lector de novelas, y los altos costos asociados con la producción manual, particularmente el costo del papel hecho a mano, significó que la mayoría de las novelas se publicáran en ediciones de 500 copias, o menos, para reducir los riesgos para el editor y el novelista. Incluso algunos de los títulos más exitosos durante éste período, se emitieron en ediciones de no más de 750 u 800 copias, y luego se reimprimieron si la demanda continuaba. Las novelas de Austen se publicaron en ediciones más grandes, que iban desde unas 750 copias, de, Sense and Sensibility, hasta unas 2,000 copias de Emma.
     No está claro si la decisión de imprimir más copias de lo habitual de las novelas de Austen, fue impulsada por los editores o el autor. Dado que todos menos uno de los libros de Austen se publicaron originalmente, “por encargo,” los riesgos de sobreproducción eran en gran medida suyos, o de Cassandra, después de su muerte, y los editores pueden haber estado más dispuestos a producir ediciones más grandes de lo que era habitual cuando sus propios fondos estaban en riesgo. Las ediciones de obras populares de no ficción, a menudo eran mucho más numerosas.
     Austen ganó £ 140 en, Sense and Sensibility, lo que le proporcionó cierta independencia financiera y psicológica. Después del éxito de, Sentido y sensibilidad, todos los libros posteriores de Austen fueron facturados como escritos, “Por el autor de Sentido y sensibilidad,” y el nombre de Austen nunca apareció en sus libros durante su vida. Egerton luego publicó, Orgullo y Prejuicio, una revisión de, Primeras Impresiones, en enero de 1813. Austen vendió los derechos de autor de, Orgullo y Prejuicio, a Egerton, por £ 110.
     Para maximizar las ganancias, utilizó papel barato y fijó el precio en 18 chelines. El editor promocionó ampliamente el libro, y fue un éxito inmediato, obteniendo tres críticas favorables y vendiéndose bien. Si Austen hubiera vendido, Orgullo y Prejuicio, a comisión, habría obtenido una ganancia de £ 475, o el doble del ingreso anual de su padre. Para octubre de 1813, Egerton pudo comenzar a vender una segunda edición. Mansfield Park fue publicado por Egerton en mayo de 1814. Si bien Mansfield Park fue ignorado por los críticos, fue muy popular entre los lectores. Todas las copias se vendieron dentro de los seis meses, y las ganancias de Austen en esta novela fueron mayores que en cualquiera de sus otras novelas.
     Sin que Austen lo supiera, sus novelas fueron traducidas al francés y publicadas en ediciones piratas de producción barata en Francia. El crítico literario, Noel King, comentó que dada la rabia que prevalecía en Francia en ese momento por las exuberantes fantasías románticas, es notable que sus novelas con énfasis en la vida cotidiana inglesa tuvieran algún tipo de mercado en Francia.
     Sin embargo, King advirtió que la traductora principal en Francia de Austen, Madame Isabelle de Montolieu, solo tenía el conocimiento más rudimentario del inglés, y sus traducciones eran más, “imitaciones,” que traducciones apropiadas, ya que Montolieu dependía de los asistentes para proporcionar un resumen, que luego traducía a un embellecido francés, que a menudo alteraban radicalmente las tramas y los personajes de Austen. La primera de las novelas de Austen que se publicó, y que la acreditaba como autora, fue en Francia, cuando, Persuasion se publicó en 1821, con el título de, La Famille Elliot ou L'Ancienne Inclination.
     Austen se enteró de que el Príncipe Regente inglés admiraba sus novelas, y mantenía un set en cada una de sus residencias. En noviembre de 1815, el bibliotecario del Príncipe Regente, James Stanier Clarke, invitó a Austen a visitar la residencia del Príncipe, en Londres, e insinuó que Austen debería dedicar la próxima Emma al Príncipe. Aunque a Austen no le gustaba el Príncipe Regente, apenas podía rechazar la solicitud.
    Austen desaprobaba al Príncipe Regente, por su forma de mujeriego, juegos de azar, bebida, derroche y comportamiento generalmente de mala reputación. Más tarde, escribió, Plan of a Novel, According to Hints from Various Quarters, un esquema satírico de la, “novela perfecta,” basado en las muchas sugerencias del bibliotecario, para una futura novela de Austen. Austen estaba muy molesta por los consejos literarios a menudo pomposos de Clarke, y el Plan de una novela parodiando a Clarke tenía la intención de vengarse de todas las cartas no deseadas que había recibido del bibliotecario real.
     A mediados de 1815, Austen trasladó su trabajo de Egerton a John Murray, un editor londinense más conocido, quien publicó Emma en diciembre de 1815, y una segunda edición de Mansfield Park en febrero de 1816. Emma vendió bien, pero a la nueva edición de, Mansfield Park, le fue mal, y éste fracaso compensó la mayor parte de los ingresos de Emma. Éstas fueron las últimas novelas de Austen que se publicaron durante su vida.
     Mientras Murray preparaba a Emma para su publicación, Austen comenzó, The Elliots, más tarde publicado como, Persuasion. Completó su primer borrador en julio de 1816. Además, poco después de la publicación de Emma, ​​Henry Austen recompró los derechos de autor de, Susan de Crosby. Austen se vio obligada a posponer la publicación de cualquiera de estas novelas completas por problemas financieros familiares. El banco de Henry Austen falló en marzo de 1816, privándolo de todos sus activos, dejándolo profundamente endeudado, y perdiendo grandes sumas de dinero de Edward, James, y Frank Austen. Henry y Frank ya no podían pagar las contribuciones que habían estado haciendo para mantener a sus madres y hermanas.
Enfermedad y Muerte
     Austen se sentía mal a principios de 1816, pero ignoró las señales de advertencia. A mediados de ese año, su declive era inconfundible y comenzó un deterioro lento e irregular. La mayoría de los biógrafos confían en el diagnóstico retrospectivo del Dr. Vincent Cope, de 1964, y enumeran su causa de muerte como la enfermedad de Addison, aunque su enfermedad final también se ha descrito como resultado del linfoma de Hodgkin. Cuando su tío murió, y dejó toda su fortuna a su esposa, desheredando a sus parientes, Austen sufrió una recaída, y escribió: “Me da vergüenza decir que la conmoción de la voluntad de mi tío, provocó una recaída ... pero un cuerpo débil debe disculpar los nervios débiles.”
    Ella continuó trabajando a pesar de su enfermedad. Insatisfecha con el final de, The Elliots, reescribió los dos capítulos finales, que terminó el 6 de agosto de 1816. En enero de 1817, Austen comenzó, The Brothers, titulada, Sanditon, cuando se publicó en 1925, y completó doce capítulos antes de dejar de trabajar en mediados de marzo de 1817, probablemente debido a su enfermedad. Todd describe a la heroína de Sanditon, Diana Parker, como una, “inválida energética.” En la novela, Austen se burla de los hipocondríacos, y aunque describe a la heroína como,“biliosa,” cinco días después de abandonar la novela, escribió sobre sí misma que estaba cambiando, “cada color equivocado,” y viviendo, “principalmente en el sofá.” Ella dejó su pluma el 18 de marzo de 1817, tomando nota de ello.
     Austen se burló de su condición, describiéndola como, “bilis” y reumatismo. A medida que su enfermedad progresaba, experimentó dificultades para caminar y le faltaba energía; A mediados de abril estaba confinada a la cama. En mayo, Cassandra y Henry la llevaron a Winchester para recibir tratamiento, momento en el que sufrió un dolor agonizante y agradeció la muerte.
     Austen murió en Winchester, el 18 de julio de 1817, a la edad de 41 años. Henry, a través de sus conexiones clericales, arregló que su hermana fuera enterrada en el pasillo norte de la nave de la Catedral de Winchester. El epitafio compuesto por su hermano James, elogia las cualidades personales de Austen, expresa esperanza por su salvación, y menciona los, “dones extraordinarios de su mente,” pero no menciona explícitamente sus logros como escritora.
Publicaciones Póstumas
     Después de la muerte de Austen, Cassandra, Henry Austen y Murray organizaron la publicación de, Persuasion, y Northanger Abbey, como un conjunto. Henry Austen contribuyó con una nota biográfica que por primera vez identificó a su hermana como la autora de las novelas. Tomalin lo describe como, “un elogio amoroso y pulido.”  Las ventas fueron buenas durante un año: solo 321 copias seguían sin venderse a fines de 1818.
     En 1832, Richard Bentley compró los derechos de autor restantes de todas sus novelas, y durante el invierno siguiente publicó cinco volúmenes ilustrados como parte de su serie de Novelas Estándar. En octubre de 1833, Bentley lanzó la primera edición recopilada de sus obras. Desde entonces, las novelas de Austen han sido impresas continuamente.
Género y Estilo
     Las obras de Austen critican las novelas sentimentales de la segunda mitad del siglo XVIII, y son parte de la transición al realismo literario del siglo XIX. Los primeros novelistas ingleses, Richardson, Henry Fielding, y Tobias Smollett, fueron seguidos por la escuela de sentimentales y románticos como, Walter Scott, Horace Walpole, Clara Reeve, Ann Radcliffe y Oliver Goldsmith, cuyo estilo y género, Austen rechazó, devolviendo la novela en un “hilo delgado,” a la tradición de Richardson y Fielding para un, “estudio realista de modales.”  A mediados del siglo XX, los críticos literarios F. R. Leavis, e Ian Watt, la ubicaron en la tradición de Richardson y Fielding; ambos creen que ella usó su tradición de, “ironía, realismo y sátira para formar un autor superior a ambos.”
    Walter Scott notó la, “resistencia de Austen al sensacionalismo basura de gran parte de la ficción moderna: las producciones efímeras que abastecen la demanda regular de lugares de riego y bibliotecas circulantes.” Sin embargo, su rechazo a estos géneros es complejo, como lo demuestran, Northanger Abbey, y Emma.
     Al igual que William Wordsworth, que excoriaba la novela frenética moderna en el, “Prefacio” a sus, Lyrical Ballads (1800), Austen se distancia de las novelas escapistas; la disciplina y la innovación que ella demuestra son similares a las de él, y ella muestra, “que retóricamente menos es artísticamente más.” Ella evitó la ficción gótica popular, historias de terror en las que una heroína generalmente estaba atrapada en un lugar remoto, un castillo o una abadía (32 novelas entre 1784 y 1818 contienen la palabra “abadía” en su título).
     Sin embargo, en Northanger Abbey alude al tropo, con la heroína, Catherine, anticipando un traslado a un lugar remoto. En lugar de rechazo o parodia a gran escala, Austen transforma el género, yuxtaponiendo la realidad, con descripciones de habitaciones elegantes, y comodidades modernas, en contra de los deseos, “alimentados por la novela” de la heroína.
     Tampoco denigra completamente la ficción gótica: en cambio, transforma escenarios y situaciones, de modo que la heroína todavía está encarcelada, pero su encarcelamiento es mundano y real, modales regulados y las estrictas reglas del salón de baile. En, Sentido y Sensibilidad, Austen presenta personajes que son más complejos que en la ficción sentimental básica, según el crítico Keymer, quien señala que aunque es una parodia de la ficción sentimental popular, “Marianne en su histriónismo sentimental, responde al mundo calculador ... con un grito justificable de angustia femenina.”
     La Pamela de Richardson, el prototipo de la novela sentimental, es una historia de amor didáctica con un final feliz, escrita en un momento en que las mujeres comenzaban a tener derecho a elegir maridos y, sin embargo, estaban restringidas por las convenciones sociales. Austen intentó el estilo epistolar de Richardson, pero encontró que la flexibilidad de la narrativa, es más propicia para su realismo, un realismo en el que cada conversación y gesto, tiene un peso de importancia. El estilo narrativo utiliza el discurso indirecto libre (ella fue la primera novelista inglesa en hacerlo extensamente) a través del cual tuvo la capacidad de presentar los pensamientos de un personaje directamente al lector, y aún así, mantener el control narrativo. El estilo permite a un autor variar el discurso entre la voz, y los valores del narrador y los de los personajes.
     Austen tenía un oído natural para el habla y el diálogo, según la académica, Mary Lascelles, “Pocos novelistas pueden ser más escrupulosos que Jane Austen en cuanto a la redacción y los pensamientos de sus personajes.” Técnicas como el discurso fragmentario, sugieren los rasgos de un personaje y su tono; “sintaxis y fraseo en lugar de vocabulario,” se utiliza para indicar variantes sociales. El diálogo revela el estado de ánimo de un personaje (frustración, ira, felicidad), cada uno tratado de manera diferente y, a menudo, a través de diferentes patrones de estructuras de oración. Cuando Elizabeth Bennet rechaza a Darcy, su discurso forzado y la estructura de la oración enrevesada, revela que él la ha herido:
     Desde el principio, desde el primer momento casi pudiera decir, de mi relación con usted, sus modales me impresionaron con la creencia más completa de su arrogancia, su presunción y su desprecio egoísta de los sentimientos de los demás, fueron tales como para formar la base de la desaprobación, sobre la cual los sucesos posteriores han construido una aversión tan inamovible. Y no te había conocido un mes antes, de que sintiera que eras el último hombre en el mundo con el que podía convencerme de casarme.
     Las tramas de Austen destacan la dependencia tradicional de las mujeres al matrimonio para garantizar la posición social, y la seguridad económica. Como forma de arte, la novela del siglo XVIII carecía de la seriedad de sus equivalentes del siglo XIX, cuando las novelas eran tratadas como, “el vehículo natural para la discusión y la ventilación de lo que importaba en la vida.”
     En lugar de profundizar demasiado en la psique de sus personajes, Austen los disfruta, y les da humor, según el crítico John Bayley. Él cree que el manantial de su ingenio e ironía es su propia actitud de que la comedia, “es la gracia salvadora de la vida.” Parte de la fama de Austen se basa en el significado histórico y literario de que ella fue la primera mujer en escribir grandes novelas cómicas. La influencia de Samuel Johnson es evidente, ya que ella sigue su consejo de escribir, “una representación de la vida que pueda alegrar la risa.”
     Su humor proviene de su modestia y falta de superioridad, lo que le permite a sus personajes más exitosos, como Elizabeth Bennet, trascender las trivialidades de la vida, en la que los personajes más tontos están demasiado absortos. Austen usó la comedia para explorar el individualismo de las vidas de las mujeres y las relaciones de género, y parece haberla usado para encontrar la bondad en la vida, a menudo fusionándola con, “sensibilidad ética,” creando tensión artística.
     El crítico Robert Polhemus escribe: “Para apreciar el drama y los logros de Austen, debemos darnos cuenta de cuán profunda era su pasión por la reverencia y el ridículo ... y su imaginación cómica revela las armonías y las contradicciones reveladoras de su mente y visión mientras ella trata de conciliar su sesgo satírico, con su sentido del bien.”
Recepción
Respuestas Contemporáneas
     Como las obras de Austen se publicaron de forma anónima, le dieron poco reconocimiento personal. Sus obras estaban de moda entre los creadores de opinión, pero rara vez fueron reseñadas. La mayoría de las reseñas fueron breves y, en general, favorables, aunque superficiales y cautelosas. Con mayor frecuencia, las reseñas se centraron en las lecciones morales de las novelas de Austen.
     Sir Walter Scott, un destacado novelista de la época, contribuyó con una de forma anónima. Utilizando la crítica como una plataforma para defender el género de la novela, entonces de mala reputación, Scott elogió el realismo de Austen. La otra crítica temprana importante se atribuyó a Richard Whately en 1821.
     Whately negó haber escrito la crítica, sin embargo, tenia comparaciones favorables entre Austen y grandes autores reconocidos, tales como Homero, y Shakespeare, y alababa las cualidades dramáticas de su narrativa. Scott y Whately establecieron el tono para casi todas las críticas posteriores de Austen del siglo XIX.
Siglo 19
     Debido a que las novelas de Austen no se ajustaban a las expectativas románticas y victorianas, de que, “la emoción poderosa [se] autentificára por una enorme exhibición de sonido y color en la escritura,” los críticos y el público del siglo XIX, prefirieron las obras de Charles Dickens y George Eliot.
     En una rara reséña amable, en este caso de, Emma, en 1815, Sir Walter Scott escribió que el libro muestra, “el arte de copiar de la naturaleza, tal como ella realmente existe, en los ámbitos comunes de la vida, y presentar al lector, en lugar de las espléndidas escenas de un mundo imaginario, una representación correcta y sorprendente de lo que ocurre a su alrededor a diario.” Aunque Scott era positivo, el trabajo de Austen no coincidía con los valores estéticos prevalecientes del espíritu romántico. Sus novelas se republicaron en Gran Bretaña, a partir de la década de 1830, y se vendieron a un ritmo constante, pero no fueron las más vendidas.
     La primera crítica francesa que prestó atención a Austen fue de, Philarète Chasles, quien la descartó por completo como escritora, dándole dos sentencias en un ensayo de 1842, sobre la influencia de Sir Walter Scott, llamándola una escritora aburrida e imitativa, que no escribió nada sustancial. Aparte de Chasles, Austen fue ignorada casi por completo en Francia, hasta 1878.
     Austen tenía muchos lectores admiradores en el siglo XIX, que se consideraban parte de una élite literaria. El filósofo y crítico literario, George Henry Lewes, expresó este punto de vista, en una serie de artículos entusiastas, publicados en las décadas de 1840 y 1850.
     Este tema continuó más tarde en el siglo, con el novelista Henry James, quien se refirió a Austen varias veces con aprobación, y en una ocasión la clasificó con Shakespeare, Cervantes y Henry Fielding, entre, “los mejores pintores de la vida.”
     La publicación de, Una Memoria de Jane Austen, de James Edward Austen-Leigh, en 1869, mostró a Austen a un público más amplio, como la, “querida tía Jane,” la respetable tía soltera. La publicación de la, Memoria, estimuló la reedición de las novelas de Austen: las primeras ediciones populares se lanzaron en 1883, y rápidamente le siguieron ediciones ilustradas de fantasía y sets para coleccionistas.
     El autor y crítico, Leslie Stephen, describió la manía popular que comenzó a desarrollarse por Austen, en la década de 1880, como, “Austenlatría.” En 1878, el crítico francés, Léon Boucher, publicó el ensayo, Le Roman Classique en Angleterre, donde llamó a Austen, una, “genio,” donde fue la primera vez que se utilizó ese epíteto en Francia, para describir a Austen. La primera traducción adecuada de Austen al francés, que fue completamente fiel al original, ocurrió en 1899 cuando Félix Fénéon tradujo, La Abadía de Northanger, al francés, como, Catherine Moreland.
     A principios del siglo XX, los miembros de la élite literaria reaccionaron contra la popularización de Austen. Ellos se referían a sí mismos como Janeitas, para distinguirse de las masas que no entendían adecuadamente sus obras. Por ejemplo, Henry James respondió negativamente a lo que describió como, “un enamoramiento engañado” de Austen, una creciente ola de interés público que excedió el, “mérito e interés intrínseco,” de Austen.
     El crítico literario estadounidense, A. Walton Litz, señaló que los, “anti-janeitas,” en los siglos XIX y XX comprenden un escuadrón literario formidable de, Mark Twain, Henry James, Charlotte Brontë, DH Lawrence, y Kingsley Amis, pero en, “todos los casos el juicio adverso simplemente revela las limitaciones o excentricidades especiales del crítico, dejando a Jane Austen relativamente intacta.”
Moderna
     Varias de las obras de Austen han sido objeto de estudio académico. La primera disertación sobre Austen fue publicada en 1883 por George Pellew, un estudiante de la Universidad de Harvard. El primera examen provino de un ensayo de 1911, del erudito de Shakespeare de Oxford, A. C. Bradley. En su ensayo, Bradley agrupa las novelas de Austen en obras, “tempranas” y “tardías,” una distinción que aún hoy usan los académicos. Los primeros libros académicos dedicados a Austen en Francia, fueron Jane Austen, de Paul y Kate Rague, publicados en 1914, donde los Ragues se propusieron explicar por qué los críticos y lectores franceses deberían tomar a Austen en serio.
     El mismo año, Léonie Villard, publicó Jane Austen, Sa Vie et Ses Oeuvres, que originalmente era su tesis doctoral, marcando la primera vez que Austen era objeto de estudios académicos serios en Francia. El segundo examen del texto en inglés fue la edición de 1923 de R.W. Chapman de los trabajos recopilados de Austen. No solo fue la primera edición académica de las obras de Austen, sino que también fue la primera edición académica de cualquier novelista inglés. El texto de Chapman ha seguido siendo la base de todas las ediciones posteriores publicadas de las obras de Austen.
     Con la publicación en 1939 de, Jane Austen y Su Arte, de Mary Lascelles, se inició el estudio académico de Austen. El trabajo de Lascelles incluyó un análisis de los libros que Austen leyó, y el efecto de su lectura en su trabajo, así como un análisis extendido del estilo de Austen y su, “arte narrativo.” Surgió la preocupación de que los académicos se hicieran cargo de las críticas de Austen y de que se volviera cada vez más esotérico, un debate que ha continuado desde entonces.
     El período transcurrido desde la Segunda Guerra Mundial, ha visto más estudios sobre Austen, utilizando una diversidad de enfoques críticos, incluida la teoría feminista, y quizás la más controvertida, la teoría poscolonial. La continua desconexión entre la apreciación popular de Austen, particularmente por los janeitas modernos, y la apreciación académica de Austen, se ha ampliado considerablemente.
     Después de la fundación de la República Popular de China en 1949, Austen estaba en desacuerdo con las autoridades chinas que solo querían que se publicara a los autores occidentales en una traducción cuyo trabajo pudiera presentarse como una representación negativa de Occidente, y Austen también fue considerado, “frívola” para este propósito.
     Tan hostil como fue el tratamiento de Austen en China, en la década de 1950, palideció además del tratamiento de sus libros durante la, “Gran Revolución Cultural Proletaria” en China, entre 1966-1969, cuando Austen fue expulsada como autora del, “imperialista británico burgués.” A fines de la década de 1970, se permitió que Austen se publicara en China, donde su popularidad entre los lectores confundió a las autoridades que tenían problemas para comprender que las personas a veces quieren leer libros para disfrutar, en lugar de leer libros con fines dialécticos.
     Una señal de la forma en que Austen todavía puede provocar el debate, se puede ver cuando la profesora de inglés estadounidense, Gene Koppel, mencionó en una conferencia que Austen y su familia eran, “tories del tinte más profundo,” [los tories eran el partido conservador mientras que los whigs eran los partido liberal], una declaración que molestó mucho a muchos de los estudiantes liberales de Koppel, quienes, para su diversión, se quejaron ante ella de cómo era posible que Austen fuera considerada conservadora.
     La conservadora Koppel señaló que varias autoras feministas, como Claudia Johnson y Mollie Sandock reclamaron a Austen en su propia causa. Citando el trabajo de Hans-Georg Gadamer, Koppel argumentó que diferentes personas pueden y reaccionan al mismo trabajo de literatura de diferentes maneras, ya que el arte es siempre una disciplina subjetiva, ya que varias personas tienen sus propios estándares para evaluar la literatura. Como tal, Koppel argumentó que las interpretaciones competitivas del trabajo de Austen, siempre que estén basadas en las lecturas de su trabajo, son igualmente válidas, por lo que es igualmente posible ver a Austen como una feminista que critica a la Sociedad de la Regencia y como una conservadora que defiende los valores de Sociedad de la Regencia.
Adaptaciónes
     Las novelas de Austen han dado como resultado secuelas, precuelas y adaptaciones de casi todos los tipos, desde pornografía blanda hasta fantasía. Desde el siglo XIX, los miembros de la familia de Austen publicaron conclusiones sobre sus novelas incompletas, y para el año 2000 había más de 100 adaptaciones impresas. La primera adaptación dramática de Austen fue publicada en 1895, Duologues and Scenes from the Novels of Jane Austen: Arranged and Adapted for Drawing-Room Performance de Rosina Filippi, y Filippi también fue responsable de la primera adaptación profesional, The Bennets (1901).
     La primera adaptación cinematográfica fue la producción de 1940 MGM de, Orgullo y Prejuicio, protagonizada por Laurence Olivier y Greer Garson. Las dramatizaciones televisivas de la BBC, desde la década de 1970, han intentado adherirse meticulosamente a las tramas, caracterizaciones, y escenarios de Austen.
     El crítico británico, Robert Irvine, señaló que en las adaptaciones cinematográficas estadounidenses de las novelas de Austen, comenzando con la versión de 1940 de, Orgullo y Prejuicio, y continuando hasta hoy, la clase social se minimiza sutilmente, ya que Estados Unidos es oficialmente una nación igualitaria, donde todas las personas son iguales, y en la Sociedad de la Regencia de Inglaterra, representada por Austen, que se basa en una jerarquía basada en la propiedad de la tierra, y la antigüedad del apellido, es una sociedad que los estadounidenses no pueden adoptar en su totalidad.
     A partir de 1995, aparecieron muchas adaptaciones de Austen, con la película de Sense and Sensibility de Ang Lee, por la cual la guionista y estrella, Emma Thompson, ganó un Premio de la Academia, y la inmensamente popular miniserie de televisión de la BBC, Pride and Prejudice, protagonizada por Jennifer Ehle y Colin Firth. Una producción británica de, Orgullo y Prejuicio, de 2005, dirigida por Joe Wright, y protagonizada por Keira Knightley y Matthew Macfadyen, fue seguida en 2007 por, Mansfield Park, , Northanger Abbey, y Persuasion, ​​y en 2016 por, Love & Friendship, un versión cinematográfica de, Lady Susan, que tomó prestado el título de, Austen's Love and Freindship.
Lista de novelas
• Sentido y Sensibilidad (1811).
• Orgullo y Prejuicio (1813).
• Parque Mansfield (1814).
• Emma (1815).
• Northanger Abbey (1818, póstuma).
• Persuasión (1818, póstuma).
• Lady Susan (1871, póstuma). (Wikipedia en Ingles.)
     Orgullo y Prejuicio es una novela romántica de costumbres, de 1813, escrita por Jane Austen. La novela sigue el desarrollo del personaje de Elizabeth Bennet, la protagonista dinámica del libro, quien aprende sobre las repercusiones de los juicios apresurados, y finalmente, llega a apreciar la diferencia entre la bondad superficial, y la bondad real. Una pieza clásica de literatura, llena de comedia, su humor reside en su representación honesta de las costumbres, los modales, la educación, el matrimonio y el dinero, durante la era de la Regencia en Gran Bretaña.
     El Sr. Bennet, de la propiedad de Longbourn, tiene cinco hijas, pero debido a que su propiedad está embargada, solo puede pasar de heredero varón, a heredero varón. En consecuencia, la familia del Sr. Bennet se convertirá en indigente y desposeída, tras su muerte. Debido a que su esposa también carece de una herencia, es imperativo que al menos una de las niñas se case bien, económicamente, para que pueda apoyar a las demás, tras la muerte de la madre, lo cual es una motivación que impulsa la trama.
     La línea de apertura de Jane Austen, la cual dice: “Es una verdad universalmente reconocida, que un hombre soltero en posesión de una buena fortuna, debe estar en necesidad de una esposa,” es una frase llena de ironía, y establece el tono del libro. La novela gira en torno a la importancia de casarse por amor, no simplemente por ganancia económica, o prestigio social, a pesar de la presión comunitaria para hacer una buena pareja, es decir, adinerada.
     Orgullo y Prejuicio ha aparecido constantemente en la parte superior de las listas de los “libros más queridos” entre los eruditos literarios y el público lector. Se ha convertido en una de las novelas más populares de la literatura inglesa, con más de 20 millones de copias vendidas, y ha inspirado muchos escritos derivados que abundan en la literatura moderna. Durante más de un siglo, las adaptaciones dramáticas de aficionados y profesionales, reimpresiones, secuelas no oficiales, películas y versiones televisivas de, Orgullo y Prejuicio, han retratado a los personajes y los temas memorables de la novela, llegando a audiencias masivas.
     La película de 2005, Orgullo y Prejuicio, protagonizada por Keira Knightley y Matthew Macfadyen, es la adaptación cinematográfica más reciente que representa de cerca el libro, junto con la acción, comedia y terror de 2016 de, Pride and Prejudice and Zombies, siendo la adaptación cinematográfica más reciente de Hollywood .
Resumen de la Trama
     La novela comienza con la Sra. Bennet tratando de persuadir al Sr. Bennet para que visite al Sr. Bingley, un soltero rico que ha llegado al vecindario. Después de algunos enfrentamientos verbales de parte del Sr. Bennet hacia su esposa, ella cree que él no lo visitará.
    Poco después, el señor Bingley visita a Netherfield, la casa alquilada del señor Bingley, para deleite de la señora Bennet y sus hijas. La visita es seguida por una invitación a un baile en las salas de reunión locales, a las que asistirá todo el vecindario.
En el baile, Bingley es abierto y alegre, popular entre todos los invitados, y parece estar muy atraído por la señorita Jane Bennet, la hija mayor de los Bennet, con quien baila dos veces.
     Su amigo el señor Darcy, tiene fama de ser el doble de rico; es arrogante y distante, y sus modales hacen que todas pasen de estar interesadas, ​​hacia una decidida aversión hacia él. Darcy se niega a bailar con Elizabeth, la segunda hija mayor de los Bennet, afirmando que ella no es lo suficientemente bonita como para tentarlo. Ella encuentra esto divertido, y bromea al respecto con sus hermanas. La hermana del señor Bingley, Caroline, luego invita a Jane a visitarla.
     Cuando Jane visita a la señorita Bingley, en el camino la atrapa una lluvia y cae con un fuerte resfriado. Elizabeth visita a Jane en Netherfield. Allí, el Sr. Darcy comienza a sentirse atraído por Elizabeth, mientras que la señorita Bingley se pone celosa, ya que ella misma tiene planes sobre el Sr. Darcy.
    Collins, primo de Bennet y heredero de la propiedad de Longbourn después de la muerte de Bennet, visita a la familia Bennet. Es un clérigo pomposo y obsequioso que tiene la intención de casarse con una de las chicas Bennet. Cuando se entera de que Jane podría estar comprometida, rápidamente decide proponerle matrimonio a Elizabeth como la siguiente en edad y belleza.
Elizabeth y su familia conocen al elegante y encantador oficial George Wickham, quien destaca a Elizabeth y le cuenta cómo el Sr. Darcy lo privó de un beneficio, un puesto como clérigo en una próspera parroquia con buenos ingresos que, una vez concedido, era para toda la vida, y que había sido prometida por el difunto padre del señor Darcy. Se confirma la aversión de Elizabeth por Darcy.
     En un baile en Netherfield, Darcy le pide a Elizabeth que baile, y, a pesar de su promesa de no bailar con él, ella acepta. Además de Jane y Elizabeth, varios miembros de la familia Bennet muestran una clara falta de decóro. La Sra. Bennet insinúa en voz alta que espera que Jane y Bingley se comprometan, y las hermanas Bennet más jóvenes, exponen a la familia al ridículo por la estupidez de ambas.
     Collins se le propone a Elizabeth, quien lo rechaza,  para la furia de su madre y el alivio de su padre. Poco después, reciben noticias de que los Bingley se van repentinamente a Londres sin planes de regresar. Después de su rechazo por parte de Elizabeth, Collins le propone matrimonio a Charlotte Lucas, una joven sensata y amiga de Elizabeth. Charlotte es mayor (27) y agradece recibir una propuesta que le garantizará un hogar confortable. Elizabeth está horrorizada ante tal pragmatismo en materia de amor. Con el corazón roto, Jane va a visitar a su tía y tío Gardiner en Londres. Allí queda claro que la señorita Bingley no quiere reanudar su amistad con Jane, y Jane está molesta, aunque muy serena.
    En la primavera, Elizabeth visita a Charlotte y al señor Collins en Kent. Elizabeth y sus anfitriones están invitados a Rosings Park, la imponente casa de Lady Catherine de Bourgh, mecenas del señor Collins y, a la vez, la rica tía del señor Darcy. Ella espera que el señor Darcy se case con su hija Ana. Darcy y su primo, el coronel Fitzwilliam, también están de visita en Rosings Park. Fitzwilliam le cuenta a Elizabeth cómo el señor Darcy logró salvar a un amigo de un mal partido.
     Elizabeth se da cuenta de que la historia debe referirse a Jane, y está horrorizada de que el Sr. Darcy haya interferido. El señor Darcy se le propone a Elizabeth, declarándole su amor por ella. Ella lo rechaza con enójo, afirmando que no podría amar a un hombre que le causó tanta infelicidad a su hermana, y lo acusa aún más, de tratar a Wickham, su cuñado, injustamente. La última acusación enoja al Sr. Darcy, y él acusa a su familia de falta de propiedad, y sugiere que ella ha sido más amable con Carlos Bingley que con él mismo.
     Más tarde, el Sr. Darcy le entrega una carta a Elizabeth, explicando que Wickham había rechazado manutención, y en su lugar le dieron dinero por ello. Wickham procedió a desperdiciar el dinero y cuando se empobreció, volvió a pedir la manutención. Después de ser rechazado, intentó fugarse con la hermana de Darcy, Georgiana, de 15 años, por su gran dote. Darcy también escribe que creía que Jane, debido a su comportamiento reservado, no amaba a Carlos Bingley. Darcy se disculpa por lastimar a Jane y Elizabeth.
     Algunos meses después, Elizabeth y los Gardiner visitan la finca de Darcy, en Derbyshire, Pemberley, después de que Elizabeth comprueba que el propietario no estará allí. En un paseo, el ama de llaves describe a Darcy como amable y generoso. Cuando el Sr. Darcy regresa inesperadamente, se muestra extremadamente amable, y luego invita a Elizabeth y los Gardiners, a encontrarse con su hermana y el Sr. Gardiner, para ir a pescar. Elizabeth está sorprendida y encantada con el trato de ellos. Luego, Elizabeth recibe noticias de que su hermana Lydia se ha fugado con Wickham. Ella la cruel verdad y le informa al Sr. Darcy de inmediato sobre el acontecimiento, y se va apresuradamente, creyendo que nunca lo volverá a ver, ya que Lydia ha arruinado el buen nombre de la familia.
     Después de una agonizante espera, Wickham acuerda casarse con Lydia. Con una apariencia de decencia restaurada, Lydia visita a su familia, y le dice a Elizabeth que el señor Darcy estubo en su boda. La Sra. Gardiner le informa a Elizabeth que fue el Sr. Darcy, quien hizo el casamiento, con grandes gastos y problemas para sí mismo, y le insinúa que pudo haber tenido, “otro motivo,” para haberlo hecho.
     El señor Bingley y el señor Darcy regresan a Netherfield, y Bingley le propone matrimonio a Jane, quien lo acepta. Lady Catherine, después de escuchar rumores de que Elizabeth tiene la intención de casarse con el Sr. Darcy, visita a Elizabeth y le exige que prometa no aceptar su propuesta. Elizabeth se niega y la indignada Lady Catherine se va. Darcy, alentado por la respuesta de Elizabeth, nuevamente le propone matrimonio y es aceptado. Elizabeth tiene dificultades para convencer a su padre de que se está casando por amor, no por posición y riqueza, pero al final Bennet está convencido.
Personajes
Elizabeth Bennet, la segunda hija mayor de los Bennet, tiene veinte años y es inteligente, vivaz, juguetona, atractiva e ingeniosa, pero con tendencia a formar primeras impresiones tenaces y perjudiciales. A medida que avanza la historia, también lo hace su relación con el señor Darcy. El curso de la relación de Elizabeth y Darcy se decide en última instancia, cuando Darcy supera su orgullo y Elizabeth supera su prejuicio, lo que los lleva a ambos a rendirse al amor mutuo.
Mr Fitzwilliam Darcy: amigo de Bingley, y acaudalado propietario de la finca familiar de Pemberley en Derbyshire, de veintiocho años, se rumoreaba que valía al menos £ 10,000 al año (equivalente a £ 796,000 o $ 1,045,000 dólares en 2018). Si bien es guapo, alto e inteligente, Darcy carece de gracia y gracia social, por lo que otros frecuentemente confunden su reserva y rectitud inicialmente arrogante como prueba de orgullo excesivo (que, en parte, lo es). Un nuevo visitante del pueblo, él es en última instancia, el interés amoroso de Elizabeth Bennet.
Sr. John Bennet: un terrateniente de mediana edad tardía, con un modesto ingreso de £ 2000 por año, y patriarca lacónico y sarcástico, de la ahora menguante familia Bennet, una familia de la nobleza de Hertfordshire, con cinco hijas solteras. Su propiedad, Longbourn, está vinculada a una línea masculina.
Sra. Bennet (Mabel Gardiner de soltera): la esposa de mediana edad de su socialmente superior, Sr. Bennet, y la madre de sus cinco hijas. La Sra. Bennet es una hipocondríaca, quien se imagina que es susceptible a los ataques de temblores y palpitaciones (sus “pobres nervios”), siempre que las cosas no salen bien. Su principal ambición en la vida es casar a sus hijas con hombres ricos. Aunque le preocupa poco si alguno de esos partidos le dará o no felicidad a sus hijas.
Jane Bennet: la hermana mayor de los Bennet. Veintidós años cuando comienza la novela, se le considera la joven más bella de los alrededores, y se inclina a ver solo lo bueno en los demás, pero puede convencerse de lo contrario con suficiente evidencia. Se enamora de Charles Bingley, un joven caballero rico, quien recientemente se mudó a Hertfordshire, y un amigo cercano del señor Darcy.
Mary Bennet: la hermana de en medio de losBennet, y la más simple de sus hermanas. Mary tiene una disposición seria, y lee y toca música en su mayoría, aunque a menudo está impaciente por mostrar sus logros, y es bastante vanidosa al respecto. Ella frecuentemente moraliza a su familia. Según, A Memoir of Jane Austen de James Edward Austen-Leigh, Mary terminó casándose con uno de los secretarios legales de su tío Philips, y mudándose a Meryton con él.
Catherine “Kitty” Bennet: la cuarta hija de los Bennet, de 17 años. Aunque es mayor que Lydia, ella es su sombra, y la sigue en su búsqueda de los oficiales de la milicia. A menudo se le describe como envidiosa de Lydia, y se le describe como una mujer joven “tonta.” Sin embargo, se dice que ella mejoró cuando se alejó de la influencia de Lydia. Según, A Memoir of Jane Austen de James Edward Austen-Leigh, Kitty luego se casó con un clérigo que vivía cerca de Pemberley.
Lydia Bennet: la hermana menor de Bennet, de 15 años cuando comienza la novela. Ella es frívola y testaruda. Su actividad principal en la vida es socializar, especialmente coqueteando con los oficiales de la milicia. Esto la lleva a escapar con George Wickham, aunque éste no tiene intención de casarse con ella. Lydia no muestra respeto por el código moral de su sociedad; como dice Ashley Tauchert, ella, “siente sin razonamiento.”
Charles Bingley: un joven caballero apuesto, amable y rico del norte de Inglaterra (posiblemente Yorkshire, como se menciona a Scarborough, y de hecho, hay una ciudad de la vida real llamada Bingley en West Yorkshire), que alquila Netherfield Park, una finca a tres millas de Longbourn, con la esperanza de comprarla. Se le compara con Darcy por tener modales más agradables en general, aunque depende de su amigo más experimentado para recibir consejos. Un ejemplo de esto es la prevención del romance de Bingley y Jane, debido a la innegable dependencia de Bingley a la opinión de Darcy. Carece de determinación, y es fácilmente influenciado por otros; Sus dos hermanas, la señorita Caroline Bingley, y la señora Louisa Hurst, desaprueban el creciente afecto de Bingley, por la señorita Jane Bennet.
Caroline Bingley: la vanidosa y snob, hermana de Charles Bingley, con una dote de £ 20,000. La señorita Bingley alberga ideas sobre el señor Darcy y, por lo tanto, está celosa de su creciente apego a Elizabeth. Intenta disuadir a Darcy de que le guste Elizabeth, ridiculizando a la familia Bennet, y criticando el comportamiento de Elizabeth. La señorita Bingley también desaprueba la estima de su hermano por Jane Bennet, y desdeña a la sociedad en Meryton. Su riqueza (su dote le da un ingreso de £ 1,000 por año, que gasta demasiado), y su educación costosa, parecen ser las dos mayores fuentes de vanidad y presunción de la señorita Bingley. Del mismo modo, ella siente muy insegura, por el hecho de que el dinero de ella y su familia, proviene del comercio, y está ansiosa, tanto porque su hermano compre una propiedad, que suba los Bingleys al nivel de la nobleza, o la alta burguesía, como por que ella misma se case con un terrateniente, es decir, el Sr. Darcy. La dinámica entre la señorita Bingley y su hermana, Louisa Hurst, parece hacer eco, de la dinámica entre Lydia y Kitty Bennet; esa dinamica no es otra más que la de un seguidor de otro, con Caroline en la misma posición que Lydia, y Louisa en la de Kitty's; aunque, en el caso de Louisa, ya que está casada, por lo que no está bajo la misma desesperación que Caroline. Louisa está casada con el Sr. Hurst, quien tiene una casa en Grosvenor Square, Londres.
George Wickham: Wickham conoce al Sr. Darcy desde la infancia, siendo hijo del administrador del padre del Sr. Darcy. Un oficial de la milicia, que es superficialmente encantador y rápidamente forma un vínculo con Elizabeth Bennet. Más tarde, huye con Lydia sin intención de casarse, lo que habría resultado en la desgracia total de ella y su familia, sino fuera por la intervención de Darcy, para sobornar a Wickham, para que se case con ella, pagando sus deudas inmediatas.
Sr. William Collins: el Sr. Collins, de 25 años de edad cuando comienza la novela, es el primo lejano de Bennet, un clérigo y el actual heredero presunto de su propiedad de Longbourn House. Es un hombre obsequioso y pomposo, que se dedica excesivamente a su patrona, Lady Catherine de Bourgh.
Lady Catherine de Bourgh: la tía despótica del señor Darcy. Lady Catherine es la adinerada propietaria de Rosings Park, donde reside con su hija Anne, y es adulada por su párroco, Mr Collins. Ella es arrogante, pomposa, dominante y condescendiente, y ha planeado casar a su hija enferma con Darcy, para, ‘unir sus dos grandes propiedades,’ alegando que es el deseo más querido de ella y su difunta hermana, Lady Anne Darcy (Fitzwilliam de soltera).
Sr. Edward y Sra. M Gardiner: Edward Gardiner es el hermano de la Sra. Bennet y un exitoso comerciante de carácter sensible y caballeroso. Tía Gardiner es gentil y elegante, y está cerca de sus sobrinas, Jane y Elizabeth. Los Gardiners son fundamentales para lograr el matrimonio entre Darcy y Elizabeth.
Georgiana Darcy: Georgiana es la hermana menor, tranquila, amable, y tímida, del Sr. Darcy, con una dote de £ 30,000, y tiene apenas 16 años cuando comienza la historia. Cuando todavía tenía 15 años, la señorita Darcy casi se fugó con el señor Wickham, pero fue salvada por su hermano, a quien ella idolatra. Gracias a años de tutoría, bajo maestros, se hace una experta en el piano, en el canto, en el arpa, en el dibujo, y en los idiomas modernos, y por lo tanto, se describe, bajo la idea de Caroline Bingley, como una “mujer consumada.”
Charlotte Lucas: Charlotte es la amiga de Elizabeth que, a los 27 años y, por lo tanto, mucho más allá de lo que entonces se consideraba la mejor edad para casarse, teme convertirse en una carga para su familia y, por lo tanto, acepta casarse con Collins, para obtener seguridad financiera. Aunque la novela enfatiza la importancia del amor y la comprensión en el matrimonio, Austen nunca parece condenar la decisión de Charlotte de casarse por dinero. Austen usa a Charlotte para transmitir la idea de cómo las mujeres de su tiempo, se adherirían a las expectativas de la sociedad, de que las mujeres debían de casarse, incluso si no por amor, si lo hicieran aunque sea por conveniencia. Charlotte es hija de Sir William Lucas y Lady Lucas, vecinos de la familia Bennet.
Coronel Fitzwilliam: el coronel Fitzwilliam es el hijo menor de un conde, y sobrino de Lady Catherine de Bourgh y Lady Anne Darcy; esto lo convierte en el primo de Anne de Bourgh y los hermanos Darcy, Fitzwilliam y Georgiana. Tiene unos 30 años al comienzo de la novela. Es el co-guardián de la señorita Georgiana Darcy, junto con su primo, el señor Darcy. Según el coronel Fitzwilliam, como hijo menor de su familia, él no puede casarse, sin pensar en la dote de su futura novia; Elizabeth Bennet bromeó diciendo que, como hijo de un conde, el coronel Fitzwilliam no podría conformarse con una novia con una dote inferior a £ 50,000, lo que alude que el subsidio de vida del coronel Fitzwilliam es de aproximadamente £ 2,500 por año.
Temas principales
     Muchos críticos toman el título de la novela como la base cuando analizan los temas de Orgullo y Prejuicio, pero Robert Fox advierte en contra de leer demasiado en el título, porque los factores comerciales pueden haber jugado un papel en su selección. “Después del éxito de ‘Sense and Sensibility,’ nada habría parecido más natural que sacar otra novela del mismo autor, utilizando de nuevo la fórmula de antítesis y aliteración para el título. Cabe señalar que las cualidades del título no son asignadas exclusivamente a uno u otro de los protagonistas; tanto Elizabeth, como Darcy, muestran orgullo y prejuicio.”
     La frase, “Orgullo y Prejuicio,” había sido utilizada durante los dos siglos anteriores por Joseph Hall, Jeremy Taylor, Joseph Addison y Samuel Johnson. Austen probablemente tomó su título de un pasaje de la novela de Fanny Burney, de 1782, “Cecilia,” una novela popular que se sabe que admiraba:
“Todo este desafortunado negocio, dijo el Dr. Lyster, ha sido el resultado del ORGULLO y  el PREJUICIO. […] Si al ORGULLO y al PREJUICIO le debes tus miserias, tan maravillosamente equilibrado esta el bien y el mal, que al ORGULLO y al PREJUICIO también deberás su terminación.” (mayúsculas como en el original)
    Un tema en gran parte de la obra de Austen, es la importancia del medio ambiente y la educación, en el desarrollo del carácter y la moral de los jóvenes. La posición social y la riqueza no son necesariamente ventajas en su mundo, y un tema adicional común al trabajo de Austen son los padres ineficaces.
     En, “Orgullo y Prejuicio,” la falta de juicio moral de Lydia, es atribuida al fracaso del Sr. y la Sra. Bennet como padres. Por otro lado, se le ha enseñado a Darcy a tener principios, y ser escrupulosamente honorable, pero también es orgulloso y autoritario. Se dice que la superioridad social de ellas mejora, cuando Kitty es rescatada de la mala influencia de Lydia, y pasa más tiempo con sus hermanas mayores, después de éstas casarse. La novelista estadounidense Anna Quindlen observó lo siguiente, en una introducción a una edición de la novela de Austen, en 1995:
“ ‘Orgullo y Prejuicio’ también se trata de lo que todas las grandes novelas consideran, la búsqueda de uno mismo. Y es la primera gran novela que nos enseña que ésta búsqueda, se lleva a cabo, ciertamente, en la sala de estar, teniendo pequeñas charlas, así como en la búsqueda de una gran ballena blanca, (Moby Dick), o el castigo público del adulterio (La Letra Escarlata).”
Matrimonio
     La famosa frase de apertura de la novela, anuncia: “Es una verdad universalmente reconocida, que un hombre soltero en posesión de una buena fortuna, debe estar en necesidad de una esposa.” Esto coloca al matrimonio, como un motivo, y un problema en la novela. Los lectores están listos para preguntarse, si estos hombres solteros necesitan o no una esposa, o si la necesidad es dictada, por las familias de los “alrededores” y sus hijas, quienes requieren una “buena fortuna.”
     El matrimonio es una actividad social compleja que tiene en cuenta la economía política y la economía en general. En el caso de Charlotte Lucas, el aparente éxito de su matrimonio radica en las cómodas circunstancias financieras de su hogar, mientras que la relación entre el Sr. y la Sra. Bennet, sirve para ilustrar a malos matrimonios, basados ​​en una atracción inicial, y en una apariencia sobre una sustancia, (económica y psicológica). El matrimonio de los Bennet, es un ejemplo que la Bennet más joven, Lydia, recrea con Wickham, y los resultados están lejos de ser felices. Aunque los personajes centrales, Elizabeth y Darcy, comienzan la novela como dos conocidos, hostiles y amigos poco probables, eventualmente trabajan para una mejor comprensión de sí mismos, y de los demás, lo que los libera, para enamorarse realmente.
    Esto no elimina los desafíos de las diferencias reales, en su estatus sociales, técnicamente equivalente como caballeros y sus relaciones femeninas. Sin embargo, les proporciona una mejor comprensión del punto de vista del otro, desde los diferentes extremos de la escala bastante amplia de diferencias dentro de esa categoría.
Cuando Elizabeth rechaza la primera propuesta de Darcy, se presenta el argumento de casarse por amor. Elizabeth solo acepta la propuesta de Darcy cuando está segura de que lo ama, y sus sentimientos son recíprocos. El complejo bosquejo de Austen de diferentes matrimonios en última instancia, permite a los lectores cuestionar qué formas de alianza son deseables, especialmente cuando se trata de privilegiar la atracción, económica, sexual, y de compañía.
Riqueza
El dinero juega un papel fundamental en el mercado matrimonial, para las señoritas que buscan un marido acomodado, y para los hombres que desean casarse con una mujer de medios. George Wickham intentó fugarse con Georgiana Darcy, y el coronel Fitzwilliam se casó por dinero. Casarse con una mujer de una familia rica, también garantizaba un vínculo con una familia alta, como es evidente en los deseos de las hermanas de Bingley de que su hermano se casara con Georgiana Darcy. Con frecuencia se ve a la Sra. Bennet alentando a sus hijas a casarse con un hombre rico de clase social alta. En el capítulo 1, cuando llega el Sr. Bingley, ella declara, “Estoy pensando en que él pueda casarse con una de ellas.”
     La herencia era por descendencia, pero podría restringirse aún más por la vinculación, lo que restringiría la herencia solo a los herederos varones. En el caso de la familia Bennet, Collins debía heredar el patrimonio familiar tras la muerte de Bennet, y su propuesta a Elizabeth habría garantizado su seguridad, pero ella rechaza su oferta. Las leyes de herencia beneficiaron a los hombres, porque la mayoría de las mujeres no tenían derechos legales independientes, hasta la segunda mitad del siglo XIX, y la seguridad financiera de las mujeres, dependía de los hombres. Para las clases media alta y aristocrática, el matrimonio con un hombre con un ingreso confiable, era casi la única ruta hacia la seguridad para la mujer, y los hijos que debía tener. La ironía de la frase de apertura es que, en general, dentro de ésta sociedad, sería una mujer quien estaría en búsqueda de un marido rico, para tener una vida próspera.
Clase
     Austen podría ser conocida ahora por sus “romances” románticos, pero los matrimonios en sus novelas se relacionan, mas bien, con la economía y la distinción de clase. Orgullo y Prejuicio no es la excepción. Cuando Darcy le propone matrimonio a Elizabeth, él cita sus diferencias económicas y sociales como un obstáculo que su amor excesivo ha tenido que superar, aunque todavía se preocupa ansiosamente por los problemas que su amor le plantea, dentro de su círculo social.
     Posteriormente, su tía, Lady Catherine, caracteriza éstas diferencias en términos particularmente duros, cuando transmite en qué se convertirá el matrimonio de Elizabeth con Darcy: “¿Se contaminarán así las sombras de Pemberley?” Aunque Elizabeth responde a las acusaciones de Lady Catherine, de que la suya, es una posición económica y social potencialmente contaminante, (Elizabeth incluso insiste en que, tanto ella y Darcy, como la hija y el caballero del caballero, son “iguales”), Lady Catherine se niega a aceptar el matrimonio real de Darcy con Elizabeth, incluso mientras la novela cierra.
     Los Bingley presentan un problema particular para conducirse en clase. Aunque Caroline Bingley y la Sra. Hurst se comportan y hablan de los demás, como si siempre hubiesen pertenecido a los niveles superiores de la sociedad, Austen explica que los Bingleys son comerciantes, en lugar de herederos y rentistas. El hecho de que Bingley alquila Netherfield Hall, (después de todo es “alquiler,) lo distingue significativamente de Darcy, cuya propiedad y patrimonio actual, pertenecía a la familia de su padre y a través de su madre, y es el nieto y sobrino de un conde.
     Bingley, a diferencia de Darcy, no es dueño de su propiedad, pero tiene una riqueza  creciente y portátil, que lo convierte en un buen partido en el mercado matrimonial para las hijas más pobres de la nobleza, como Jane Bennet, citas ambiciosas (clase mercante), etc. La clase social juega un papel importante en la evolución de los personajes, y el enfoque radical de clase social, de Jane Austen, se ve a medida que se desarrolla la trama.
     Hay un trasfondo de la vieja clase alta anglo-normanda insinuada en la historia, como lo sugieren los nombres de Fitzwilliam Darcy y su tía, Lady Catherine de Bourgh; Fitzwilliam, D'Arcy, de Bourgh (Burke) e incluso Bennet, son apellidos normandos tradicionales.
Autoconocimiento
     A través de sus interacciones y sus críticas mutuas, Darcy y Elizabeth llegan a reconocer sus fallas y trabajan para corregirlas. Elizabeth medita profundamente sobre sus propios errores en el capítulo 36:
“¡Cuán despreciablemente he actuado!” ella lloró; “¡Yo, que me he enorgullecido de mi discernimiento! ¡Yo, que me he valorado de mis habilidades! Que a menudo desdeñé el generoso candor de mi hermana y gratifiqué mi vanidad con una desconfianza inútil o flagrante. ¡Qué humillante es este descubrimiento! ¡Qué humillación! De haber estado enamorada, no podría haber sido más miserablemente ciega. Pero la vanidad, no el amor, ha sido mi locura. Complacida con la preferencia de uno, y ofendida por el descuido del otro, al principio de nuestra relación, he cortejado al prejuicio, y a la ignorancia, y he alejado la razón, en lo que respecta a ambos. Hasta este momento nunca me conocí a mí misma.”
     Otros personajes rara vez exhiben esta profundidad de comprensión, o al menos no se les da el espacio dentro de la novela para este tipo de desarrollo. Tanner escribe que la Sra. Bennet en particular, “tiene una visión muy limitada de los requisitos de ese desempeño; carece de tendencias introspectivas, es incapaz de apreciar los sentimientos de los demás, y solo es consciente de los objetos materiales,” El comportamiento de la Sra. Bennet refleja la sociedad en la que vive, ya que sabe que sus hijas no tendrán éxito si no se casan. “El negocio de su vida era casar a sus hijas: su consuelo eran las visitas y las noticias de sus hijas.” Esto demuestra que la Sra. Bennet solo es consciente de sus hijas como, “objetos materiales” y no de sus sentimientos y emociones.
Estilo
     Orgullo y Prejuicio, como la mayoría de las obras de Austen, emplea la técnica narrativa del discurso indirecto libre, que se ha definido como, “la representación libre del discurso de un personaje, por lo que uno entiende, no las palabras pronunciadas por un personaje, sino las palabras que tipifican los pensamientos del personaje, o la forma en que el personaje pensaría o hablaría, si ella pensára o hablára.” Austen crea sus personajes con personalidades completamente desarrolladas y voces únicas.
     Aunque Darcy y Elizabeth son muy parecidos, también son considerablemente diferentes. Al usar una narrativa que adopta el tono y el vocabulario de un personaje en particular (en este caso, Elizabeth), Austen invita al lector a seguir los acontecimientos desde el punto de vista de Elizabeth, compartiendo sus prejuicios y malentendidos. “La curva de aprendizaje, a pesar de que la experimentan ambos protagonistas, nos es revelada únicamente a través del punto de vista de Elizabeth, y su discurso indirecto libre, es esencial ... porque es a través de ella que quedamos cautivos, si no atrapados, dentro de los errores de juicio de Elizabet.” Las pocas veces que se le permite al lector obtener un mayor conocimiento de los sentimientos de otro personaje, es a través del intercambio de cartas, en esta novela.
     La primera carta de Darcy a Elizabeth es un ejemplo de esto, ya que a través de su carta, el lector y Elizabeth tienen conocimiento del verdadero personaje de Wickham. Se sabe que Austen usa la ironía en toda la novela, especialmente desde el punto de vista del personaje de Elizabeth Bennet. Ella transmite las “reglas opresivas sobre la feminidad, que realmente dominan su vida y su trabajo, y están cubiertas por su caballo de Troya bellamente tallado de distancia irónica.”
     Comenzando con una investigación histórica del desarróllo de una forma literaria particular y luego haciendo la transición a verificaciones empíricas, revela el discurso indirecto libre como una herramienta que surgió con el tiempo, como un medio práctico para abordar la distinción física de las mentes. Visto de esta manera, el discurso indirecto libre es una respuesta claramente literaria a una preocupación ambiental, proporcionando una justificación científica que no reduce  a la literatura, a una extensión mecánica de la biología, sino que toma su valor como su propia forma original.
Desarróllo de la Novela
     Austen comenzó a escribir la novela después de permanecer en Goodnestone Park en Kent, con su hermano Edward y su esposa en 1796. Originalmente se tituló, Primeras Impresiones, y se escribió entre octubre de 1796 y agosto de 1797.  El 1 de noviembre de 1797, el padre de Austen envió una carta al librero londinense, Thomas Cadell, para preguntarle si tenía algún interés en ver el manuscrito, pero la oferta fue rechazada por correo postal.
     La milicia se movilizó después de la declaración de guerra francesa contra Gran Bretaña en febrero de 1793, e inicialmente hubo una falta de cuarteles para todos los regimientos de la milicia, lo que obligó a la milicia a establecer enormes campamentos en el campo, a lo que la novela se refiere varias veces. El campamento de Brighton, para el cual el regimiento de la milicia se va en mayo después de pasar el invierno en Meryton, se abrió en agosto de 1793, y los cuarteles para todos los regimientos de la milicia, se completaron en 1796, colocando los acontecimientos de la novela entre 1793 y 1795.
     Austen realizó revisiones significativas al manuscrito para, Primeras Impresiones, entre 1811 y 1812. Como no queda nada del manuscrito original, estamos reducidos a conjeturas. Del gran número de letras en la novela final, se supone que, Primeras Impresiones, fue una novela epistolar. Más tarde, renombró la historia como, Orgullo y Prejuicio, alrededor de 1811/1812, y vendió los derechos para publicar el manuscrito a Thomas Egerton por £ 110 (equivalente a £ 7,197 en 2018).
     Al renombrar la novela, Austen probablemente tuvo en cuenta los, “sufrimientos y oposiciones” resumidos en el capítulo final de Cecilia de Fanny Burney, llamándola, “Orgullo y Prejuicio,” donde la frase aparece tres veces en mayúsculas. Es posible que el título original de la novela fuera alterado para evitar confusiones con otras obras. En los años transcurridos entre la finalización de Primeras Impresiones y su revisión de Orgullo y Prejuicio, se habían publicado otras dos obras con ese nombre: una novela de Margaret Holford, y una comedia de Horace Smith.
Historia de la Publicación
    Austen vendió los derechos de autor de la novela a Thomas Egerton, de la Biblioteca Militar de Whitehall a cambio de £ 110. Austen había pedido £ 150. Esto resultó ser una decisión costosa. Austen había publicado, Sense and Sensibility, a comisión, por lo que indemnizó al editor por cualquier pérdida y recibió ganancias, menos costos y la comisión del editor. Sin saber que, Sense and Sensibility, vendería su edición, lo que le valió £ 140, le pasó los derechos de autor a Egerton por un pago único, lo que significa que todo el riesgo, y a la vez todas las ganancias, serían suyas. Jan Fergus ha calculado que Egerton posteriormente ganó alrededor de £ 450 de las dos primeras ediciones del libro.
     Egerton publicó la primera edición de Orgullo y Prejuicio en tres volúmenes de tapa dura el 27 de enero de 1813. La publicación fue anunciada en, The Morning Chronicle, con un precio de 18 libras esterlinas. Las reseñas favorables vieron que esta edición se agotó, con una segunda edición publicada en noviembre de ese año. Una tercera edición fue publicada en 1817.
     Las traducciones a idiomas extranjeros aparecieron por primera vez en 1813 en francés; Las traducciones posteriores se publicaron en alemán, danés y sueco.  Orgullo y Prejuicio se publicó por primera vez en los Estados Unidos en agosto de 1832 como, Elizabeth Bennet o Orgullo y Prejuicio. La novela también se incluyó en la serie de novelas estándar de Richard Bentley en 1833. La edición académica de R. W. Chapman, de Orgullo y Prejuicio, publicada por primera vez en 1923, se ha convertido en la edición estándar en la que se basan muchas versiones modernas publicadas de la novela.
     La novela se publicó originalmente de forma anónima, al igual que todas las novelas de Austen. Sin embargo, mientras que su primera novela publicada, Sentido y Sensibilidad fue presentada como escrita, “por una dama,” Orgullo y Prejuicio, se atribuyó a, “ la autora del Sentido y Sensibilidad.” Esto comenzó a consolidar una concepción de Austen como autora, aunque de forma anónima. Sus novelas posteriores se atribuyeron de manera similar a la autora anónima de todas sus obras publicadas en ese momento.
Recepción
En la Primera Publicación
     La novela fue bien recibida, con tres críticas favorables en los primeros meses posteriores a la publicación. Anne Isabella Milbanke, más tarde la esposa de Lord Byron, la llamó, “la novela de moda.” El destacado crítico y reseñísta George Henry Lewes, declaró que, “preferiría haber escrito, Orgullo y Prejuicio, o Tom Jones, que cualquiera de las novelas de Waverley.”
     Charlotte Brontë, sin embargo, en una carta a Lewes, escribió que Orgullo y Prejuicio fue una decepción, “un jardín cuidadosamente cercado, muy cultivado, con bordes limpios y flores delicadas; pero ... sin campo abierto, sin aire fresco, sin una colina azul, sin una señal atractiva.”
     Austen, por su parte, pensó que la, “alegría y el epigramaticismo,” de Orgullo y Prejuicio era excesivo, quejándose en una carta a su hermana Cassandra, en 1813, de que la novela carecía de, “sombra” y debería haber tenido un capítulo, “de tonterías solemnes y simples, sobre algo desconectado, con la historia; un ensayo sobre la escritura, una crítica sobre Walter Scott, o la historia de Bounaparté.”
Walter Scott escribió en su diario, “Lean de nuevo y al menos por tercera vez, la novela muy finamente escrita de, Orgullo y Prejuicio de la señorita Austen.”
Siglo 20
     La académica estadounidense, Claudia Johnson, defendió la novela de la crítica que sostiene que la novela tiene una cualidad de cuento de hadas poco realista. En una crítica, Mary Poovey, escribió que la, “conclusión romántica” de Orgullo y Prejuicio es un intento de cubrir el conflicto entre la “perspectiva individualista inherente al sistema de valores burgués y la jerarquía autoritaria retenida de la sociedad paternalista tradicional.”
    Johnson escribió que la visión de Austen de una estructura de poder capaz de reforma no era un “escape” del conflicto. Johnson escribió que la, “escandalosa no convencionalidad,” de Elizabeth Bennet, fue muy atrevida en los tiempos de Austen, especialmente dada la estricta censura impuesta en Gran Bretaña por el Primer Ministro, William Pitt, en la década de 1790, cuando Austen escribió Orgullo y Prejuicio.
Siglo 21
• En 2003, la BBC realizó una encuesta para el, “Libro más amado del Reino Unido,” en el que, Orgullo y Prejuicio, quedó en segundo lugar, detrás de, El Señor de los Anillos.
• En una encuesta realizada en 2008 a más de 15,000 lectores australianos, Orgullo y Prejuicio, ocupó el primer lugar en una lista de los 101 mejores libros jamás escritos.
• El 200 aniversario de, Orgullo y Prejuicio, el 28 de enero de 2013 fue celebrado en todo el mundo por redes de medios como, The Huffington Post, The New York Times y The Daily Telegraph, entre otros.
Orgullo y Prejuicio, es uno de los cinco libros más recomendados con filósofos, académicos literarios, autores y periodistas que lo citan como un texto influyente.
Adaptaciones
Cine, Televisión y Teatro
     Orgullo y Prejuicio ha engendrado numerosas adaptaciones. Algunas de las versiones cinematográficas notables incluyen la de 1940, protagonizada por Greer Garson y Laurence Olivier, basada en parte en la adaptación teatral de 1936 de Helen Jerome, y la de 2005, protagonizada por Keira Knightley, una actuación nominada al Oscar, y Matthew Macfadyen.
     Las versiones de televisión notables incluyen dos de la BBC: una versión de 1980, protagonizada por Elizabeth Garvie y David Rintoul, y la popular versión de 1995, protagonizada por Jennifer Ehle, y Colin Firth.
     Una versión teatral de 1936, fue creada por Helen Jerome, interpretada en el, Teatro St James's de Londres, protagonizada por Celia Johnson y Hugh Williams.
     First Impressions fue una versión musical de Broadway de 1959, protagonizada por Polly Bergen, Farley Granger y Hermione Gingold. En 1995, un álbum conceptual musical fue escrito por Bernard J. Taylor, con Claire Moore en el papel de Elizabeth Bennet y Peter Karrie en el papel del Sr. Darcy.
    Una nueva producción teatral, Orgullo y Prejuicio de Jane Austen, The New Musical, se presentó en concierto el 21 de octubre de 2008 en Rochester, Nueva York, con Colin Donnell como Darcy. El compositor sueco Daniel Nelson basó su ópera Stolthet och fördom de 2011, en Orgullo y Prejuicio.
     The Lizzie Bennet Diaries, que se estrenó en un canal dedicado de YouTube, el 9 de abril de 2012, y concluyó el 28 de marzo de 2013, es una serie web premiada con un Emmy, que narra la historia a través de vlogs grabados principalmente por las hermanas Bennet . Fue creado por Hank Green y Bernie Su. (Wikipedia en ingles.) 
Orgullo y Prejuicio
de Jane Austen
     Jane Austen es sin duda alguna, una de las más grandes novelistas inglesas. En su época, a fines del siglo XVIII, su triunfo como artista resultó inaudito, pues pocas mujeres escribían, y ninguna con la madurez y perfección de estilo que caracterizó la prosa de Austen.
     En esta ocasión, les presentamos su obra más famosa, la mejor comedia de costumbres de la literatura inglesa, en donde Austen trata magistralmente el orgullo de un hombre, y el prejuicio de una mujer, y de cómo éstos sentimientos, son superados para alcanzar, el amor profano y genuino.
     Una mañana de 1850, en la localidad inglesa de Hetforshire, una noticia corría de boca en boca. En casa de la familia Bennet, una mujer decía a un hombre quien leía el periódico, “John, ¿Te has enterado que al fin alquilaron Netherfield Park?” John dijo, “No, no lo sabía.” La mujer, quien era su esposa, Mabel Bennet dijo, “La rentó un joven riquísimo, se llama, Charles Bingley y es soltero. ¡Qué suerte! podría ser para una de nuestras hijas.” John dijo, “¿Suerte?¿Por qué?” 
     La mujer le dijo, “¿No te das cuenta? Es el marido ideal para una de ellas. Es preciso que le hagas una visita en cuanto llégue.” John Bennet dijo, “Mabel, ¿Con qué pretexto me presénto ante un desconocido?” Mabel le dijo, “Con el de buen vecino. William Lucas irá a verlo, me lo dijo Lady Lucas, su esposa.” John dijo, “¿Ah sí? Es raro, ellos no acostúmbran a visitar a los recién llegados.” Mabel dijo, “Lo harán por su hija Charlotte. Sabes que se desesperan por casarla. ¡Es una feúcha la pobre!”
     Mabel agregó, “En cambio, nuestra Jane, ¡No hay una joven más bella en toda la comarca!” John se levantó de su sillón, y encendió una pipa, y entonces dijo, “No exagéres, Elizabeth es tanto o más bella que ella.” Mabel le dijo, “Pero es tan voluntariosa, con su carácter temo que se quede solterona.” John le dijo, “Mabel, no veo el apúro por casarlas. Yo estoy muy contento de tenerlas en casa.” Mabel dijo, “¡Ya lo sé! Pero yo no descansaré hasta encontrarles un buen partido. Irás a visitar a ese joven, ¿Verdad?” John le dijo, “Ya veremos.”
     Una semana después, John Bennet veía cómo arreglaban el vestido de su hija, y le dijo, “¿Ese vestido te pondrás para el baile de mañana, Jane?” Jane le dijo, “Sí, papá ¿Te gusta?” John le dijo, “Te verás muy linda, seguramente el señor Charles Bingley pensará como yo. Es un joven simpático, me agradó.” Mabel dijo, “¡John, mi querido John! ¿Fuiste a visitarlo?” John le dijo, “Era lo que querías, ¿No?” Mabel dijo, “Esposo mío, sabía que no fallarías con tus hijas, cuéntanos cómo es.” John dijo, “Ya lo verán mañana en casa de los Lucas. Me dijo que asistirá con unos amigos que llegan hoy de Londres.” Mabel dijo, “¡Maravilloso!¡Bailando se han enamorado bastantes parejas! Cuando veas a una de mis hijas instalada en Netherfield Park, y a la otra bien casada, habrán cumplido mis sueños.”
     Al día siguiente, ya en casa de los Lucas, Mabel Bennet platicaba con Lady Lucas, la anfitriona, y con otra de las damas, diciendo, “Aún no se ha presentado el señor Charles Bingley, ¿Crees que asistirá, Lady?” Lady dijo, “No hay duda, se encontró con mi esposo William, y se lo aseguró.” Mabel dijo, “Según sé, lo acompañarán otras personas.” Lady Lucas dijo, “Le dijo a mi esposo que vendría con su hermana, y un amigo.” En ese momento, Mabel volteó a la puerta y dijo, “Miren, ahí llegan.” Lady Lucas dijo, “El joven de pelo claro es Charles Bingley. La dama debe ser su hermana. No es hermosa, pero se ve que tiene clase.”
     Tras una pausa, Lady agregó, “El otro caballero se llama Fitzwilliam Darcy. El señor Charles Bingley se lo presentó a mi hija ésta mañana.” La otra dama dijo, “¡Qué buen mozo y distinguido!” Fitzwilliam Darcy se convirtió, muy pronto, en el centro de las miradas. La otra dama agregó, “El señor Fitzwilliam Darcy es riquísimo. Tiene grandes propiedades en Derbyshire, y una casa en Londres.” Mabel pensó, “Todos están muy bien enterados, y el tonto de John en la Luna.”
    Durante la primera mitad de la fiesta, Fitzwilliam fue el punto de admiración, pero luego fue decayendo su popularidad. Uno de los caballeros se acercó a un grupo de damas y les dijo, “¿Se han dado cuenta lo desagradable que se porta ese Fitzwilliam Dracy?” Una de las damas dijo, “Se nota que es muy orgulloso. En cambio, el señor Charles Bingley, es muy simpático y amable.” Por su parte, Darcy, indiferente a lo que ocurría a su alrededor, permanecía sin dirigir la palabra a nadie.
     Entonces, Charles Bingley se acercó a Darcy y le dijo, “Fitzwilliam, ¿Por qué te quedas parado? Debes bailar. Tu actitud es una descortesía para las damas.” Darcy le dijo, “Tu hermana tiene pareja, y bailar con otra mujer, sería un castigo.” Charles Bingley le dijo, “No seas exigente. Aquí hay jóvenes extraordinariamente guapas.” Darcy le dijo, “La única que se podría calificar así, es la que tú has acaparado.” Bingley dijo, “¿Jane? Es bellísima. Su hermana está sentada cerca de nosotros. También es muy bella.”
     Fitzwilliam miró fríamente a Elizabeth, y luego la ignoró. Enseguida, Darcy dijo, “No le encuentro nada de extraordinaria. Además, no estoy de humor para rehabilitar a jóvenes que otros desáiran.” Por su parte, Elizabeth pensó, “Qué hombre tan desagradable, y mal educado. Tiene pretensiones de caballero, y no es más que un patán.” Elizabeth tenía una gran fuerza de carácter. No se dejó mortificar por el incidente, y pensó, “Charles Bingley se ve muy entusiasmado con Jane, y ella parece muy contenta.”
     Al terminar el baile, la señora Mabel Bennet, no podía sentirse más complacida. Al retirarse con sus hijas, dijo, “Jane, el señor Charles Bingley te dió toda su atención, y su hermana te trató con especial deferencia.” Jane dijo, “Sí, los dos son muy agradables.” Mable dijo, “Pero ese Fitzwilliam Darcy, ¡Qué hombre tan orgulloso! Ojalá regrése a Londres y no se aparezca más por aquí.” Elizabeth pensó, “Por rara casualidad, estoy de acuerdo con mi madre.” Cuando las dos hermanas se encontraban solas, Jane dijo, “Me encantó Charles Bingley. No quise decírtelo delante de mamá, porque tú sabes cómo es ella.” Elizabeth le dijo, “Es muy simpático, me da gusto que se fijára en ti.” Jane dijo, “Su hermana es muy amable, creo que seremos muy buenas amigas.” Pero Elizabeth le dijo, “Yo no estoy tan segura. Me pareció altiva y vanidosa. Ya veremos cómo se porta en el futuro.”
     En los días siguientes, los moradores de Netherfield Park, fueron invitados a diversas reuniones. En una de las reuniones, Charlotte Lucas, quien era muy amiga de Elizabeth, dijo a Elizabeth, estando ambas en la reunión, “Elizabeth, ¿Has notado que Charles Bingley no tiene ojos más que para Jane?” Elizabeth le dijo, “Parece interesado en ella, Charlotte. Pero se conocen muy poco. No hay que adelantarse a los hechos.” Sin que Elizabeth se percatára, Fitzwilliam Darcy se había empezado a fijar en ella. Fitzwilliam pensó, “Charles tenía razón. Elizabeth es muy bella. Sus ojos son de un verde increíble.” Tras una pausa, Fitzwilliam pensó, “Tiene un porte distinguido, y elegante, y su cara refleja una gran voluntad.”
     Por su parte, Carolina Bingley, la hermana de Charles Bingley se acercó, y dijo a Fitzwilliam, “Seguro que estas pesando en lo insoportable de éstas veladas, con ésta clase de gente. No comprendo cómo mi hermano se ve tan contento.” Fitzwilliam le dijo, “Te equivocas, Carolina. Meditaba sobre el placer que producen dos ojos bonitos en una cara bonita.” Carolina le dijo, “¿Se puede saber quién te ha inspirado esos pensamiento?” Fitzwilliam dijo, “Elizabeth Bennet.” Carolina dijo, “¡Elizabeth! Eso sí que es una sorpresa. Nunca creí que tú, tan exigente, te fijáras en una provincianita.” Fitzwilliam dijo, “No por provinciana, deja de ser hermosa.” Carolina dijo, “Mucho mejor es Jane y, además, tiene mejor trato. A Elizabeth la encuentro bastante descarada.”
     Carolina agregó, “Y ni qué decir de la madre. ¡Qué mujer tan antipática! Pobre del que se case con ella. ¡La suegra que tendrá que soportar!” Fitzwilliam dijo, “En eso tienes razón. La señora no sabe lo que significa la palabra discreción.” Carolina dijo, “Alaba a sus hijas delante de todos sin el mejor recato, es muy desagradable.” Fitzwilliam dijo, “No se le puede pedir que se comporte como la gente de nuestra clase. Recuerda que hay cosas con las que se nace.” Carolina dijo, “Es cierto, pero esa señora parece no entenderlo, y por lo que he visto, tiene grandes aspiraciones para sus hijas.” Fitzwilliam dijo, “Yo nunca he aceptado que la gente no sepa ponerse en su lugar, que traten de entrar en círculos que no les corresponden.”
    Es noche, Jane y Elizabeth, las dos hermanas Bennet, platicaban en la alcoba de ambas. Mientras Jane, se arreglaba en el espejo para dormir, dijo, “Elizabeth, ¿Crees que le interéso a Charles Bingley?” Elizabeth dijo, “Dá la impresión que sí. ¿Acaso te has enamorado de él?” Jane dijo, “Sí, pero tengo miedo. Por eso trato de esconder mis sentimientos, y que no nóte lo mucho que me gusta.” Elizabeth le dijo, “Haces bien, no sabemos realmente cuáles son sus intenciones. Sería muy desagradable que se burlára de ti.” Jane le dijo, “Ojalá me corresponda, es un hombre tan agradable.” Elizabeth dijo, “Lo que no me gusta es su hermana, Carolina.”
     Jane le dijo, “Conmigo ha sido amable, dice que está encantada de ser mi amiga.” Elizabeth le dijo, “Parece que eres la única que le cae bien de nuestra familia. A mamá no la soporta.” Jane, quien ya se recostaba en su cama dijo, “Mamá tiene la culpa. Habla como si ya fuera la novia de Charles.” Elizabeth le dijo, “Espero que con su actitud, no éche a perder tu futuro.” Jane dijo, “Ni lo digas. ¡Ah! Charles nos invitó a comer mañana a Netherfield.” Elizabeth dijo, “Ay, Jane. Yo preferiría no ir.” Jane le dijo, “No seas así, acompáñame.” Elizabeth dijo, “Está bien. Haré ese sacrificio por ti.”
    Al día siguiente, con el beneplácito de Carolina Bingly, las dos jóvenes se dirigieron a Netherfield Park. Tras recibirlas, Carolina Bingly dijo, “Querida Jane, me dá gusto que hayas venido. No sabía que te acompañaría Elizabeth.” Jane dijo, “Charles nos invitó a las dos.” Carolina Bingly dijo, “Fitzwilliam y Charles fueron al correo. Fitzwilliam llevó una carta para su hermana, Georgina.”
     Carolina Bingly agregó, “Él se preocupa mucho por su Georgina; está a cargo de ella desde que murieron sus padres. Georgina es un encánto; ella y yo somos como hermanas.” Jane dijo, “Es natural, siendo Charles y Fitzwilliam tan buenos amigos.” Carolina Bingly dijo, “Ambos se conocen desde el colegio, y se llevan estupendamente, igual que yo con Georgina.” Bennett agregó, “Fitzwilliam propició nuestra amistad. Él es muy delicado para elegir a las personas que frecuentan a su hermana. Y es lógico, aunque a veces hagamos excepciones, la gente de mi clase no puede intimar con cualquiera, ¿No les parece?” Elizabeth dijo, “No, yo no catalógo a las personas por su linaje.”
     En ese momento, dos caballeros hicieron acto de presencia. Eran Charles y Fitzwilliam. Charles, uno de ellos, se quitó el sombrero, y dijo, “Disculpen nuestra tardanza, pero nos encontramos a varias personas, y tuvimos que detenernos a saludarlas.” Carolina Bingly dijo, “No te preocupes, estábamos muy entretenidas platicando.” Carolina agregó, “Yo decía que la gente de alcurnia, no puede rozarse con cualquiera. Elizabeth no es de mi opinión, piensa que el linaje no tiene importancia.”
     Elizabeth dijo, “Efectivamente, hay cosas más importantes que la posición social.” Fitzwilliam Darcy dijo, “¿Cómo cuáles?” Elizabeth dijo, “La Bondad. La Simpatía. La Buena Educación. Hay personas que se sienten de gran clase, y sin embargo son muy groseras.” Carolina Bingley se enrojeció, pero se repuso de inmediato, y dijo, “¿Qué opinas tú, Fitzwilliam? Siempre has estado muy orgulloso de tu estirpe, y de tener un selecto grupo de amigos.” Fitzwilliam dijo, “Efectivamente, no sopórto a las personas vulgares.” Enseguida, Charles dijo, “Carolina, ¿podemos pasar al comedor? Ya es tarde.” Carolina dijo, “Si, claro.”
     Durante la comida Carolina trató de dejar mal a Elizabeth delante de Fitzwilliam, diciendo, “¿Te acuerdas del baile de Lord Halton, Fitzwilliam? Perdona, Elizabeth, hablamos de cosas de las que no tienes idea.” Elizabeth dijo, “No te preocupes, me divierto mucho escuhándolos.” Carolina dijo, “Seguramente no conoces Londres, ¿Verdad?” Elizabeth dijo, “Te equivocas. Allí vive un hermano de mamá, y lo visitamos a menudo.” Carolina dijo, “¿Ah, sí?¿Y se parece a ella?” Elizabeth dijo, “No, tío Harry tiene el pelo oscuro y es más alto.” Carolina le dijo, “No me refería a eso.” Enseguida, Carolina se dirigió a su hermano, y le dijo, “Charles, ¿De qué hablas con tanto entusiasmo con Jane?”
Charles Bingly dijo, “Le explicaba los planes que tengo, de dar un baile aquí el próximo sábado.” Carolina Bingly dijo, “Francamente no estoy de acuerdo, un baile sin nuestras amistades de Londres va a ser espantoso.” Charles le dijo, “Tenemos que agradecer las multiples invitaciones que nos han hecho.”  Carolina dijo, “Está bien, no voy a discutir más al respecto.”
    A media tarde, las hermanas Bennet se despidieron. Mientras viajaban, Jane dijo, “Elizabeth, creo que me quiere. Me dijo que yo era la mujer más bella del mundo.” Elizabeth le dijo, “Me alegro por ti, pero si te casas con él, no te asegúro una vida tranquila con esa harpía de Carolina.” Jane dijo, “No se portó muy agradable. Creo que actúa así porque está enamorada de Fitzwilliam.” Elizabeth dijo, “Ya me había dado cuenta. Harían buena pareja, son tal para cual.” Jane dijo, “Pero él no le corresponde, y ella lo sabe. Por eso se desespera cuando ve a una mujer bonita cerca de Fitzwilliam, y tú eres muy linda.” Elizabeth dijo, “Por mi puede estar muy tranquila. No me fijaría en Fitzwilliam aunque fuera el único hombre en el mundo.”
     Mientras tanto, en Netherfield, Carolina dialogaba con Fitzwilliam y Charles, “¡Que fea es Elizabeth! Tiene la cara demasiado estrecha, y sus facciones son irregulares.” Charles le dijo, “Carolina, creo que no la has mirado bien. Elizabeth tiene una cara preciosa.” Charles agregó, “Tu opinión no es muy imparcial, ya que en algo se parece a su hermana, ¿Qué opinas tú, Fitzwilliam?” Fitzwilliam dijo, “Charles tiene razón, Elizabeth es una de las mujeres más bellas que he conocido. Además, tiene algo que admíro.” Carolina dijo, “¿Qué cosa?” Fitzwilliam dijo, “Personalidad.” Carolina dijo, “Yo lo llamaría descáro. En eso es igual a su madre, ambas son muy vulgares y…” Fitzwilliam dijo, “Por favor, si no te importa, cambiemos de tema, creo que le estás dando demasiada importancia a personas que consideras inferiores.”
     A la mañana siguiente, en casa de los Bennet, John decía a su esposa, “Mabel, dá órdenes para que preparen una buena comida, tendremos invitados.” Mabel dijo, “¿Vendrá el señor Bingly?” John dijo, “No se trata de él, sino de mi sobrino, William Collins.” Mabel dijo, “¿Y a qué se debe su visita? Desde que murió tu hermana, de eso ya varios años, no habíamos sabido nada de él.” John dijo, “Acaban de traer una carta de él, dice que llega hoy y se quedará quince días.”
     Mabel dijo, “¿A qué se dedica? Lo último que supimos, es que estudiaba no sé qué cosa…” John dijo, “Siguió la carrera eclesiástica, y le acaban de dar la rectoría de una parroquia en Kent.” Mabel dijo, “Entonces no le va mal.” John dijo, “Parece que no. Me comenta que cuenta con la protección de Lady Catherine de Bourgh, en cuyas posesiones se encuentra la parroquia.” Mabel dijo, “¡Hum!¿Es soltero?” John Bennet dijo, “Que yo sepa, no se ha casado. De ser así, vendría con su esposa, y no dice nada al respecto.” Mabel pensó, “Soltero, protegido por una Lady. Creo que haré que se esméren en la cocina.”
     A medio día, se presentó William Collins y poco después se sentaron a la mesa. Enseguida, William dijo, “Tía, ¿Me permite decirle a sus hijas que se han convertido en unas señoritas muy hermosas?” Mabel Bennet dijo, “Gracias, William, estoy orgullosa de ellas. Confío en que se casaran como corresponde a sus cualidades.” William dijo, “¿Y ya tienen novio?” Mabel dijo, “Aún no, pero Jane está a punto de comprometerse con un joven muy rico y distinguido.” Enseguida Elizabeth dijo, “Mamá, te estás adelantando a algo que…” Mabel dijo, “¡Niña, cómo te atreves a contradecirme! Jane se casará con el señor Bingley, de eso no hay duda.”
     Enseguida, Mabel dijo, “¿Y tú no has pensado en el matrimonio, William?” William le dijo, “Mi intensión es encontrar pronto una esposa, Lady Catherine me ha dicho que no está bien que permanezca soltero.” Mabel dijo, “Tienes suerte que una dama de alcurnia se ocupe de ti.” William dijo, “Efectivamente, todos dicen que es orgullosa, pero ella ha sido muy amable con mi humilde persona.” William agregó, “La casa parroquial está al final del parque de su residencia, y algunas veces me ha invitado a tomar el té.” John le preguntó, “¿Tiene familia?” William le dijo, “Es viuda, no tiene hijos, pero me ha hablado de sus sobrinos que, según dice, la visitan con frecuencia.” Mabel dijo, “Se debe sentir sola, quizá por eso insiste en que te cases. Tu esposa podría ser una buena compañía para ella.”
     Cuando terminaron de comer, Charlotte Lucas hizo acto de presencia, diciendo, “Oh, no sabía que tenían visita. Venía a pedirles que me acompañáran a Meryton a hacer unas compras.” Jane se levantó de la mesa, y dijo, “Pasa, Charlotte, te voy a presentar a nuestro primo, William Collins.” Elizabeth dijo, “Podemos ir contigo, yo también necesito adquirir algunas cosas.” Mabel dijo, “¿Porqué no las acompañas, William? Te servirá de paseo Meryton, está a solo media milla, y es una agradable caminata.”
     Poco después, mientras caminaban en el campo, Charlotte y William se adelantaron en la caminata, y Jane dijo a Elizabeth, “¡Qué bueno que Charlotte se puso a platicar con William!” Cuando llegaron a Meryton, William Collins saludó a un amigo a quien encontró, diciendo, “Pero…¡Qué sorpresa! ¡George Whickman!” Un hombre con atuendo de soldado, le dijo, “¡William Collins! Tantos años sin verte.” William le dijo, “Permíteme que te presente a mis primas, Jane y Elizabeth, y a la señorita Charlotte Lucas.” George dijo, “Encantado de conocerles.” Estuvieron platicando un momento, y luego, George dijo, “¿Porqué no entramos a tomar el té? Cerca de aquí hay un salón muy agradable.”
     William dijo, “Me parece una buena idea.” Una vez instalados en el salón, alrededor de una mesa todos tomaban el té, en una agradable charla. Elizabeth pensó, al ver a George, “¡Qué simpático es! Hace tiempo que no conocía a una persona tan agradable.” Enseguida, William se dirigió a George, y dijo, “¿Y qué haces en este lugar, George?” George explicó, “Mi regimiento fue destinado aquí, y tú, ¿Vives aquí?” William dijo, “No, estoy visitando a mis tíos.”
     Cuando regresaban a casa, en una caminata, ahora Jane y Elizabeth iban al frente de la caminata. De repente, Elizabeth se detuvo y dijo, volteando atrás, “Willliam, ¿Hace tiempo que conoces a George?” Willliam dijo, “Me lo presentaron en Londres, durante una temporada nos frecuentamos mucho, después lo dejé de ver, hasta ahora.” Enseguida Jane dijo, “Parece que te agradó mucho, Elizabeth.” Elizabeth le dijo, “Reconozco que sí, me gustaría volver a verlo.” Jane dijo, “Digámosle a William que lo lléve a la fiesta que dará Charles.” Elizabeth dijo, “¿Crees que estará bien hacer esto?” Jane dijo, “Claro que si, Charles me dijo que podíamos llevar a quien quisiéramos.” Elizabeth dijo, “Entonces, lo invitaremos. Yo no tenía deseos de ir a ese baile, pero ahora tengo muchas ilusiones.”
     El día del baile, Jane se arregló con especial esméro. Su madre, la señora Mabel, le dijo, mientras la arreglaba, “Te ves divina, hijita, pero insisto que deberías haberte puesto algo más espectacular, éste vestido está demasiado sencillo.” Jane dijo, “A mí me gusta, mamá. Las cosas demasiado recargadas no son elegantes.” Mabel le dijo, “¡Qué absurdo dices! Tú deberías destacar sobre las demás por tu arreglo. Charles da una fiesta en tu honor.” Elizabeth dijo, “Es mejor que nos vayamos. Jane, ponte la capa.” Cuando llegaron a Netherfield Park, Elizabeth notó algo extraño, y pensó, “¿Por qué Fitzwilliam y George me miran asi? Ambos han cambiado de color.”
     Al pasar, ni siquiera se saludaron entre ellos. Fitzwilliam se notó muy molesto, y George se puso nervioso. En seguida, George Wickham se acercó a saludar a Elizabeth, y dijo, “Me llevó una gran sorpresa encontrar a Fitzwilliam Darcy aquí.” Enseguida, George preguntó a Elizabeth, “¿Hace tiempo que Fitzwilliam se encuentra en esta comarca?” Elizabeth dijo, “Un mes más o menos.”
     George dijo, “Es extraño. Él solo deja Londres para ir a sus propiedades en Derbyshire, o viajar por Europa.” Elizabeth dijo, “Parece que le conoces mucho.” George dijo, “Desde la infancia. Mi padre fue administrador de sus tierras, cuando el señor Darcy vivía.” Elizabeth dijo, “Entonces no comprendo por qué no se saludaron.” George dijo, “Fitzwilliam se portó muy mal conmigo. Su padre dejó dicho en su testamento, que yo administraría sus propiedades a la muerte del mío.” George agregó, “Pero cuando llegó ese momento, Fitzwilliam me negó lo que me correspondía.” Elizabeth dijo, “¡No es posible!¿Qué razón tuvo para hacerlo?” George dijo, “Actuó así por celos. Si su padre no me hubiera querido tanto, es posible que él se hubiera llevado mejor conmigo.”
     Elizabeth dijo, “¡Es increíble! Yo ya tenía una mala impresión de él, con eso me doy cuenta que no estaba equivocada.” George dijo, “Fitzwilliam no le cae bien a la gente, es orgulloso engreído y fátuo. Lo único que vale para él, es el dinero, y el nombre.” Elizabeth dijo, “Me consta, se lo he escuchado decir.” George se levantó, y dijo, “Lo siento pero no puedo quedarme. Fitzwilliam está aquí como en su casa, y prefiero retirarme.” Elizabeth dijo, “Lo comprendo y lo lamento.” George se acercó, y le dijo, “Yo también, ¿Me permitiría visitarla en su casa?” Elizabeth sonrió, y dijo, “Me dará mucho gusto recibirlo.”
     Cuando George se marchó, Elizabeth tuvo que hacer un esfuerzo por dominar la cólera que sentía. Jane notó algo en ella y le dijo, “¿Qué te pasa Elizabeth? Te nóto alterada.” Elizabeth dijo, “Nada, yo…” En ese momento se acercaba Fitzwilliam Darcy, y le dijo, “Señorita Bennet, ¿Me concede éste baile?” Sin esperar respuesta, Fitzwilliam la tomó del brazo y la llevó al centro del salón. Enseguida, Fitzwilliam notó algo en ella, y le dijo, “¿Le sucede algo? Está muy pálida.” Elizabeth pensó, “¡Insolente!¿Cómo se atreve? Antes me era antipático, ahora lo desprecio.”
     Enseguida, Elizabeth dijo, “Sí, estoy molesta porque el señor Wickham tuvo que marcharse.” Fitzwilliam dijo, “El señor Wickham tiene suerte. No le es difícil hacer amigos. Desgraciadamente no sabe conservarlos.” Elizabeth le dijo, “No me parece que se hable mal de una persona que se encuentra ausente. Lo siento, estoy cansada. No quiero seguir bailando.” Sin decir una palabra, Fitzwilliam la acompañó hasta el sillón y luego se alejó.

     Poco después, Charlotte Bingley se acercó a Fitzwilliam y dijo, “Estoy impresionada con el vestido de Elizabeth. Nunca vi nada tan espantoso, se ve que no tiene idea de a moda.” Charlotte agregó, “¡Y el peinado! Si la viera Georgina, se moriría de la impresión, ella es tan elegante.” Fitzwilliam dijo, “Quizá no esté arreglada a tu gusto, Charlotte, pero hay que reconocer que con su belleza, no necesita de mayores adornos.” Cuando Fitzwilliam se alejó, Charlotte pensó, “No me agrada cómo la defiende, cada vez que yo digo algo de ella. Es un peligro para mí que continuemos en Netherfield Park.”    
     Entre tanto, Elizabeth ajena a ellos, miraba a su hermana Jane, bailar con Charles, pensando, “Estoy seguro que él la áma. Me da tanto gusto por Jane, merece ser dichosa.”
    Poco después anunciaron que la cena estaba servida, y todos pasaron al comedor. La señora Mabel Bennet estaba sentada a un lado de su hija, Elizabeth Bennet, y a la vez a su derecha estaba, una de las señoras invitadas, la señora Nancy Lucas. Mabel empezó a hablar con ella, diciendo, “Querida Nancy, creo que pronto te invitaré a la boda de Jane. Será como mánda Dios, te lo asegúro.”
      Elizabeth pensó al escucharla, “¿Cómo se atreve mamá a hablar así?” Mabel continuó, “Imagínate, mi hija dueña de ésta casa.” Elizabeth se acercó a su madre y le murmuró, “Mamá, por favor, baje la voz, el señor Darcy escucha todo lo que dice.” Mabel le contestó, también en voz baja, “¿Y quién es el señor Darcy, para que yo me asuste de él?” Elizabeth le contestó, también en voz baja, “Madre, con su actitud, solo conseguirá que hable mal de nuestra familia a su amigo.” No hubo manera de que entendiera razones.
     La señora continuó hablando de lo que le interesaba, y Fitzwilliam escuchaba todo, “Cuando Jane se case, nos veremos menos, Nancy. Seguramente pasará temporadas en Londres, y yo la iré a visitar.” Elizabeth pensó, “¡Con cuanto desprecio la mira Fiztwilliam! Está indignado.” El resto de la noche fue un martirio para Elizabeth. Por fin llegó el momento de despedirse. Mabel dijo a Charles, “Señor Bingley, nos haría muy feliz si acepta ir a comer a casa. ¿Cuándo le parece bien?” Charles dijo, “Mañana iré a Londres por el día, pero a mi regreso aceptaré su invitación.” Mabel le dijo, “Estaré encantada de recibirlo. La fiesta estuvo maravillosa. Todo el mundo comentó que usted y Jane hacen una estupenda pareja." Elizabeth pensó, "Esto es demasiado.¡Trágame Tierra!"
     Al día siguiente, la familia Bennet recibió la visita de William Collins. John y Mabel lo recibieron, entonces William dijo, “Queridos tíos, quiero que sean los primeros en conocer la noticia: Voy a casarme.” Mabel le dijo, “¡Cómo! ¿Con quién?” William explicó, “Con Charlotte Lucas. Es una joven sencilla y recatada, es justo lo que me recomendó Lady Catherine.” John le dijo, “Me alegro por ti, William. Charlotte tiene grandes cualidades.” Sin embargo, William agregó, “Yo vine con la intensión de conocer a mis primas, pensado que quizá podría casarme con una de ellas. Pero Jane tiene pretendientes, y Elizabeth demuestra un carácter demasiado fuerte para la esposa de un clérigo.”
     En ese momento, Mabel pensó, “Esa niña me va a llevar a la tumba. William habría sido un excelente partido para ella.” William continuó, “Al tratar a Charlotte, me di cuenta que es la mujer indicada. Anoche le hablé y aceptó casarse.” Mabel sorbió tu té, y pensó, “Claro, si Charlotte no aprovecha ésta oportunidad, no tendrá otra.”
     Pero esa no sería la única sorpresa que sacudiría a la familia Bennet. Al siguiente día, Elizabeth trajo una carta que un sirviente le había entregado. Era para Jane. Elizabeth dijo, “Jane, un sirviente de Netherfield acaba de traer ésta carta para ti.” Jane la leyó rápidamente. Enseguida, Elizabeth le dijo, “¿Es de Charles?¿Qué dice?” Jane le dijo, “Es de Caroline Bingley. Se ha ido a Londres con Fitzwilliam y Charles.” Elizabeth le dijo, “¿Y eso te preocupa? Seguramente fue de compras. Ya verás cómo mañana todos están aquí de regreso.”
     Enseguida, Jane se entristeció, y le dijo, “No, toma, lee eso.” Cuando Elizabeth terminó de leer, dijo, “Esto es una maquinación de Carolina, para apartarte de su hermano. Por lo que escribe, deduzco que tratará de retenerlo en Londres.” Jane dijo, “No pienses mal de ella, Elizabeth. Caroline me aprecia.” Elizabeth le dijo, “¡Jane, estas ciega! Has estado engañada con respecto a ella.” Jane arrugó la carta dijo, en tono de desesperación, “Por quien me siento engañada es por Charles. Caroline dice que él le pidió que se fueran porque está harto de éste lugar.” Jane agregó, “Elizabeth, Charles nunca me quiso. Me alegro de no haberle demostrado lo mucho que lo ámo.”
     Elizabeth le dijo, “Él te quiere. Estoy segura que aquí hay un plan para separarlos, y Caroline está metida hasta el cuello.” Elizabeth agregó, “Si Caroline hubiese notado en Fitzwilliam, la mitad del interés que Charles demostró por ti, ya se habría mandado a hacer el traje de novia. Pero ella no desea que Charles se case contigo.” Jane le dijo, “Pero, ¿Por qué?” Elizabeth explicó, “Porque nuestra familia no está a la altura de lo que ella ambiciona. Recuerda que pretende casarse con Fitzwilliam.” Jane comprendió, y dijo, “Y él es tan orgulloso. Quizá no le parezca tener un cuñado casado con una joven sencilla como yo.” Elizabeth le dijo, “No te menosprécies. Tú vales más que ellos juntos. Yo sé que Charles te áma.” En ese momento, la señora
     Mabel entró a la habitación, y dijo, “Jane, me dijeron que recibiste una carta. ¿Es de Charles?” Jane le dijo, “No mamá, de su hermana. Se fueron todos a Londres.” Mabel se sorprendió, y le dijo, “¿Qué? ¿Y cuándo regresan?” Jane le dijo, “No lo sé. Quizá se queden allá.” Mabel se enojó, y dijo, “¡No puede ser!¿Y la boda? Eres una tonta, debiste presionarlo para que pidiera tu mano.” Mabel agregó, mientras Jane abrazaba a su hermana, “Te das cuenta que me harás quedar en ridículo. ¿Qué le voy a decir a Nancy? Y ahora que Charlotte se casa.” Elizabeth dijo, “Mamá, ¿Qué nos importa lo que piensa la gente? Jane sufre y tenemos que…” Mabel le dijo, “¡Tú cállate! Nunca creí que las hijas que eduque, con tanto amor, me dieran tantos disgustos.”  
     Mabel se retiró de la habitación, dando un portazo. Jane abrazó a Elizabeth, y dijo, “Elizabeth, me siento tan desgraciada…yo…lo…amo tanto…” Elizabeth le dijo, “Escríbele a Caroline. Ya verás cómo te contesta que pronto estarán aquí de regreso. Estoy segura que volverán.” Jane, llena de esperanzas hizo lo que le aconsejó su hermana. Pasaron meses, antes de que llegara la respuesta. Jane leyó la carta a Elizabeth: “Dice que están pasando divinamente en Londres, y que a Charles le falta tiempo para asistir a fiestas y reuniones.” Jane continuó, “Agrega que ella está cada vez más unida a Georgiana Darcy, con la que sale a todas partes.” Elizabeth pensó, “Pobre hermana mía, haría lo que fuera por evitarle éste sufrimiento.”
     Jane continuó, “¡Imagínate cómo se va a poner mamá cuando lo sepa. Se había calmado un poco esperanzada en la respuesta. Pero ahora que ya está confirmado que no regresan, no quiero pensar en lo que dirá. Su genio se ha empeorado desde que se casó Charlotte.” Elizabeth dijo, “No te preocupes tanto, ahora su tema favorito es atacar a George.” Jane le dijo, “No lo soporta, porque no es rico. Elizabeth, ¿Estas enamorada de él?” Elizabeth le dijo, “No lo sé, me agrada. Es tan amable y se desvive por agradarme. Pero la verdad, no estoy segura de mis sentimientos. Hay algo, no sé que es, que me impide aceptarlo.” Jane le dijo, “Si tienes tantas dudas, significa que no lo quieres.” Elizabeth le dijo, “Puede ser, por eso estoy contenta de visitar a Charlotte. Alejarme de aquí, me servirá para poner mis ideas en orden.” Jane le dijo, “Te voy a echar de menos, no te demores mucho en regresar.”
    Una semana después, Elizabeth partía para Kent, y dos días más tarde, Elizabeth llegaba a la casa de su amiga Charlotte, quien la recibió, diciendo, “¡Isabel querida, me da tanto gusto verte!” Elizabeth le dijo, “A mí también, te he extrañado.” Poco después, Elizabeth ayudaba a su amiga Charlotte a los quehaceres, y le dijo, “Te ves muy bien, Charlotte. ¿Eres feliz?” Charlotte le dijo, “Sí, William es muy bueno. No me puedo quejar de mi suerte.” Charlotte agregó, “No siento por él un amor loco, pero lo quiero. Yo no tenía muchas oportunidades, Elizabeth, tú lo sabes.”
     Elizabeth pensó, “Mi pobre amiga. Se casó por temor a quedar solterona. Yo nunca haría eso.” La primera semana transcurrió con la mayor tranquilidad. Una tarde, Elizabeth y Charlotte tomaban el té en el patio, cuando vieron llegar a tres personas conocidas en el jardín. Charlotte dijo, “¡Elizabeth, mira quien viene con William!” Elizabeth dijo, “¿Fitzwilliam Darcy? ¿Qué hace aquí?” Ambas se levantaron y recibieron a los caballeros. Fitzwilliam saludó a Elizabeth, y dijo, “¿Cómo está, señorita Bennet?” Enseguida, Fitzwilliam se dirigió a Charlotte, y dijo, “Me complace saludarla, señora Collins.” Enseguida, William dijo, “El señor Darcy y su primo, el señor Rex Rosing, han venido a pasar algunos días, con Lady Catherine.”
     William hizo una pausa, y dijo, “El señor Darcy es sobrino de Lady Catherine.” William continuó, “El señor Darcy, es sobrino de Lady Catherine.” Charlotte dijo, “Por favor, pasen. Es un honor tenerlos en casa.”
     Los dos caballeros se quedaron a tomar el té, luego se despidieron. Cuando Fitzwilliam y Rex se fueron, William se quedó platicando con Elizabeth y Charlotte. William dijo, “Qué deferencia para nosotros que el señor Darcy y su primo hayan venido a nuestra humilde casa, Charlotte.” Charlotte dijo, “No comprendo por qué tuvieron ese gesto de amabilidad.” William dijo, “Es debido a que el señor Darcy es todo un caballero. Los encontré en el parque, y les conté que Elizabeth está con nosotros.”
     Charlotte dijo, “Ah, entonces a Elizabeth debemos agradecer la deferencia.” William dijo, “No lo creo. Él me dijo que quería sáldate a tí, querida.” Charlotte dijo, “Seguramente no lo volveremos a ver hasta que se vayan, si es que vienen a despedirse.” Pero, para sorpresa del matrimonio Collins, Fitzwilliam y su primo, acudieron a visitarlos todos los días, lo que confundió a Elizabeth, quien pensaba, “No comprendo a qué viene. Nunca habla y cuando lo hace es como si le costára un sacrificio.”
     Así transcurrió una semana. Y un día, Elizabeth, que caminaba por el parque, recibió la visita de William, quien le dijo, “Buenos días, señorita Bennet. ¡Qué temprano sale a pasear!” Elizabeth le dijo, “Me gusta caminar por el parque a esta hora. Es muy bello éste lugar.” William le dijo, “Tiene razón. Dan ganas de quedarse para siempre. Desgraciadamente creo que nos vamos mañana, si es que Fitzwilliam no cambia de parecer.” Elizabeth dijo, “Parece que el señor Darcy acostumbra hacer su voluntad.” William dijo, “Le gusta salirse con la suya, como todos. Creo que usted conoció a Fitzwilliam en Hertfordshire, ¿No?” Elizabeth dijo, “Así es, estaba de huésped en casa del señor Bingley.”
     William dijo, “Fitzwilliam estima mucho a Charles. Me contó que hace poco, lo salvó de un matrimonio inconveniente.” Elizabeth le dijo, “¿Él lo salvó?” William dijo, “Así es. Charles estaba muy enamorado, pero mi primo le hizo ver la inconveniencia de esa boda.” Elizabeth preguntó, “¿Y qué razones es adujo?” William dijo “Al parecer, la joven pertenecía a una familia por debajo de la clase social de Charles.” Elizabeth pensó, “Él fue, claro. Se piensa casar con Carolina y desprecia tener a Jane por pariente. ¡Cómo lo odio!”
     Elizabeth regresó a la casa esa tarde, llena de indignación. Esa tarde, Charlotte abrió la perta de la habitación de Elizabeth, y la encontró acostada. Entonces, Charlotte le dijo, “William y yo iremos de compras. ¿Nos acompañas?” Elizabeth le dijo, recostada en su cama, “No, Charlotte, me duele la cabeza, prefiero  quedarme.” Pero, hacía media hora de la partida de los Collins, cuando tocaron a la puerta. Elizabeth se levantó a abrir la puerta, y al hacerlo dijo, “¡Usted!” Fitzwilliam Darcy dijo, “Me encontré con los Collins y me dijeron que se encontraba indispuesta. Vine a ver si se sentía mejor.” Sin esperar ser invitado, Fitzwilliam entró. Estuvo un momento en silencio, y luego la miró fijamente, diciendo, “Ha sido en vano que luchára. Mis sentimientos pueden más…yo la ámo, Elizabeth, la ámo desesperadamente. Creo que me enamoré de usted desde el día que la conocí. Me negaba a aceptarlo por muchas razones.” Fitzwilliam agregó, “La principal es que no somos de la misma clase social, y eso es algo que no puedo ignorar. Pero en el corazón no se manda. El amor es más fuerte que mi orgullo.” Elizabeth dijo, “¡No siga! Me tiene sin cuidado que me áme o no. El afecto que me confiesa, me lo da a regañadientes.” Elizabeth continuó, “Ese orgullo del que tanto hace alarde, le ayudará a olvidar su amor, tan en contra de su voluntad.” Fitzwilliam dijo, “¿Me está rechazando?”
     Si Elizabeth no hubiera estado tan furiosa, habría soltado una carcajada ante la cara de estupor de Fitzwilliam. Elizabeth dijo, “Exactamente, me ha declarado su amor como si me hiciese un gran favor, y lamentándose por ello.” Elizabeth prosiguió, “Además, yo no podrías aceptar a un hombre que ha destrozado la felicidad de mi hermana.” Elizabeth dijo, “Pero no solo por eso lo desprecio. Usted me desagrada por la forma en que actúa con mis amigos.” Elizabeth siguió, “El señor Wickham me contó cómo le negó los derechos que le concedía el testamento de su padre. Eso es una maldad.” Fitzwilliam dijo, “Ya veo. Al hacer mi declaración, debí decir que me siento muy feliz de emparentar con gente de nivel inferior al mio.” Elizabeth se encolerizó, y dijo, “¡Basta! No importa como hubiera hablado, usted sería el último hombre sobre la Tierra con el que yo me casaría.” Fitzwilliam dijo, “Creo que es mejor que me retire. Perdone por haberla molestado.” Cuando Fitzwilliam se fue, Elizabeth pensó, “¡Enamorado de ti! ¡Es increíble! Jamás podría aceptarlo. Lo que hizo a Jane y George, no tiene nombre.”
A día siguiente, Charlotte dijo a Elizabeth, “Trajeron una carta para ti. La dejé en la mesita de la entrada.” Elizabeth dijo, “Gracias Charlotte.” Elizabeth salió al jardín, y al abrir la misiva, vio que era de Fitzwilliam. Elizabeth leyó, “Le escribo porque quiero aclarar las culpas de las cuales me acusa, y que la han llevado a pensar tan mal de mí.” Elizabeth continuó leyendo, “Reconózco que aconsejé a Charles que no se casára con su hermana. Lo hice porque ella nunca demostró estar enamorada de él. Después de escuchar hablar a su madre, en el baile de Netherfield Park, llegué a la conclusión de que solo el interés movía a su familia a desear ese matrimonio. Lamento decirlo, pero no podrá negar que la actitud de su madre, fué una completa falta de discreción.” Las mejillas de Elizabeth enrojeciéron al leer éste párrafo, “Por ello le indiqué a Charles todos los inconvenientes de ése matrimonio. No fue fácil convencerlo porque él ama de verdad a Jane. Mi amigo ha sufrido mucho y, por lo que usted me dijo, su hermana también. Lo lamento y me siento culpable. En cuanto al señor Wickham, fue él quien renunció al cargo de administrador, pidiéndome a cambio una suma de dinero.” Elizabeth continuó, “Cuando la gastó, me escribió diciéndome que deseaba recuperar el puesto. Como comprenderá, me negué. Él, en venganza, y aprovechando una ausencia mía de Londres, visitó a mi hermana, cortejándola de tal forma que ella se creyó enamorada. La convenció de que huyeran juntos. Dos días antes de la fuga, regresé. Mi hermana, arrepentida de lo que iba a hacer, me lo contó. Comprenderá ahora lo que sentí y siento hacia Wickham, y el porqué de mi actitud, cuando lo vi en Netherfield Park. Es probable que el aborrecimiento que usted siente por mí, la haga dudar de mis palabras. En todo caso, necesitaba aclarar éste asunto.”
Elizabeth concluyó de leer la carta y caminó hacia una losa del jardín, pensando, “Tiene razón, Jane siempre mostró indiferencia, y el comportamiento de mamá no pudo ser más deplorable.” Elizabeth continuó, “Lo de George Wickham no puede ser mentira. Él no pondría en tela de juicio, el nombre de su hermana para disculparse. En todo caso, esto no cambia las cosas. Pero, ¿Porqué siento ésta horrible tristeza?” Elizabeth se sentó en la banca de losa, y pensó, “Ahora me doy cuenta. Lo ámo. Qué ciega he estado. Lo que creí ódio, es amor.” Elizabeth concluyó, “Lo he perdido. Jamás disculpará mi actitud. Lo ofendí tanto.” Llena de abatimiento, Elizabeth regresó a la casa, y al encontrar a Charlotte, ésta le dijo, “Elizabeth, William me acaba de decir que el señor Darcy y su primo, partieron ésta mañana para Londres.” Elizabeth dijo, “No podía ser de otra manera. Seguramente no quiere verme otra vez.”
Una semana después, Elizabeth regresó a su casa, y a la rutina de su vida. Sentada en el sofá, junto a su hermana Jane, ésta le dijo, “No puedo creer lo que me cuentas, Elizabeth. Si me áma, ¿Porqué se fue?” Elizabeth le dijo, “Ya te lo he dicho. Él creyó que tú no le correspondías, por eso nunca se atrevió a declararse.” Jane se entristeció, y dijo, “¡Qué tonta fui! Yo también pequé de orgullo. Adorándolo, no quise que notára mis sentimientos.” Elizabeth dijo, “Los tontos prejuicios nos llevaron a ésto. Qué tarde se comprende que hay que dejar hablar al corazón.” Jane dijo, “No sufras por mí. Tú debes estar contenta, tienes quien te áme.” Elizabeth dijo, “¿A quién te refieres?” Jane dijo, “A George, ¿Ta casarás con él?” Elizabeth le dijo, “No, me pidió que le diera una respuesta a mi regréso, y será negativa. No lo ámo.” Jane dijo, “Vino hace dos días, y me dijo que lo enviarán fuera por unas semanas.” Elizabeth dijo, “Mejor. Si no regresa, me alegraré.” Jane dijo, “Volverá, tenlo por seguro. Está verdaderamente enamorado de ti. Por lo menos eso me dijo.” Elizabeth dijo, “Lo siento por él, pero no pudo corresponderle.”
Así transcurrió un mes, y una tarde, Elizabeth caminaba cerca de sui casa, en el campo, pensando, “¡Qué triste es amar cuando se ha perdido al ser querido! Si pudiera hacer retroceder el tiempo. Ya se debe haber olvidado de mi. Si pudiera volver a verlo para decirle lo equivocada que estaba.” En ese momento, un hombre vestido de militar llegó, y dijo, “¡Elizabeth!” Era George Wickham. Elizabeth pensó, “¡George! La persona que menos deseaba encontrar.” George le dijo, “Iba a tu casa. Te he extrañado mucho. ¡Qué linda estas!” Elizabeth dijo, “Gracias.” George le dijo, “No he dejado de pensar en ti. Antes de que te fueras, te dije que te ámo.” George continuó, “Estoy ansioso de saber tu respuesta. Te casarás conmigo, ¿verdad?” Elizabeth le dio la espalda, y le dijo, “No, George. Lo siento, no te quiero.” George le dijo, “Pero…tú me habías demostrado lo contrario. Yo estaba seguro…” Elizabeth lo miró a los ojos, y le dijo, “Siempre te traté como a un amigo. Si te hiciste falsas ilusiones, yo no tengo la culpa.” George le dijo, “¡No fueron falsas ilusiones! Tu actitud me hizo pensar que yo no te era indiferente, por el contrario.” Elizabeth flaqueó, y dijo, preocupada, “Yo nunca…” George la tomó de los brazos, y le dijo, “No voy a permitir que jueguen con mis sentimientos.” Elizabeth dijo, “No es esa mi intención, simplemente no puedo casarme contigo. Debes comprender…” George dijo, “¿Qué cosa? Que después de haber aceptado mis atenciones, de haberme hecho creer…” Entonces Elizabeth le dijo, “¿Qué podías convencerme de que huyera contigo, como trataste de convencer a Georgia Darcy?” George dijo, “¿Qué…qué dices…?” Elizabeth dijo, “¡No finjas! Fitzwilliam Darcy me ha contado toda la historia y es muy diferente a la que tú me contaste.” George dijo, “Ya veo. Te llenó la cabeza de mentiras. Él me odia.” Elizabeth le dijo, “No, George, él no ha mentido.” George le dijo, “No hay duda. Te ha encandilado con su estirpe y su dinero. Es mejor partido que yo, ¿Verdad?” Elizabeth se enojó, y le dijo, “Me estás ofendiendo. ¡No quiero volverte a ver!” Elizabeth quiso retirarse, y George la tomó violentamente del antebrazo, diciendo, “¡No te irás! Nadie se burla de mí.” Elizabeth se asustó, y dijo, “¡Estás Loco!” George dijo, tomándola, “Sí, loco por ti. ¡Ahora verás quien soy!” Elizabeth forcejeó, diciendo, “¡Suéltame!” George le dijo, “Cuando termine contigo, me suplicarás que te haga tu esposa.” Elizabeth le dijo, “¡Malvado!¡Canalla!” Elizabeth gritó, “¡Déjame!” al mismo tiempo que le rasguñaba la cara. George quiso besarla a la fuerza, y ella gritó, “¡NOOOO!¡SOCORRO!” George dijo, “Grita, aquí nadie te oirá.” Elizabeth dijo, “¡NOOOOO!” Un hombre llegó, gritando, “¡Suéltala!” Sorprendido, George soltó a Elizabeth, quien dijo, “¡Fitzwilliam!” George dijo, “¿Y tú qué…?” Fitzwilliam le dio un golpe en la cara. George reaccionó con la furia de una feria, y se lanzó contra él. Elizabeth pensó, “¡Oh Dios!” Con el odio reflejado en el rostro, los dos hombres se trabaron en feroz lucha. Elizabeth decía, “¡Nooo! Por favor, deténganse.” Fitzwilliam le lanzó otro golpe en la cara, diciendo, “Esto es por lo que le hiciste a Georgina.” Los golpes continuaron. Enceguecidos por la furia, se golpeaban sin piedad. Ambos tenían ya sus ropas rotas. Elizabeth dijo, “¡Oh, Dios mío!¡Esto es horrible!” George comenzó a mostrarse vencido, y entonces Fitzwilliam lo pateó, diciendo, “¡Vete y no vuelvas a mostrarte en mi camino!” Antes de irse, George dijo, “Te odio, y a ella también. ¡Ojalá y se pudran en el infierno!” Fitzwilliam se iba a lanzar de nuevo contra él, pero Elizabeth lo detuvo, diciendo, “¡No, por favor! Déjelo que se vaya.” Fitzwilliam dijo, “Es una alimaña.” Elizabeth le limpió la cara con un pañuelo, diciendo, “Cómo ha quedado. Le está sangrando la cara.” Elizabeth dijo, “No tiene importancia. Él salió peor librado que yo.” Elizabeth le dijo, “Gracias por ayudarme. Fue una sorpresa verlo aparecer. Pensaba que estaba en Londres.” Fitzwilliam dijo, “Llegamos ayer. Vine con Charles, Georgina y Carolina.” Elizabeth dijo, “¡Charles aquí!” Fitzwilliam dijo, “Hablé con él. Le expliqué el error en que yo estaba. Le dije que Jane lo áma.” Elizabeth dijo, “¿Hizo eso?” Fitzwilliam dijo, “Sí, ahora Charles debe estar pidiendo la mano de su hermana. Yo no actué de mala fé.” Darcy agregó, “Si usted no me puede amar, por lo menos deseo que no me desprecie.” Elizabeth le dijo, “Fitzwilliam, yo te amo. Lo descubrí en Kent. No sabes cuánto he sufrido.” Fitzwilliam dijo, “Elizabeth, ¿Es verdad?” Elizabeth y Fitzwilliam se tomaron de la mano, y ella dijo, “Sí, te quiero a pesar de tu orgullo, de tus prejuicios, te quiero.” Fitzwilliam dijo, “Adorada mía, he pagado tan caro todo esto. No te imaginas cuanto te ámo.” Ella le dijo, “Lo sé. Tú, el orgulloso Fitzwilliam Darcy, peleando por mí como un vulgar hombre de pueblo.” Fitzwilliam le dijo, “Fue algo superior a mis fuerzas ver a ese canalla tratar de besarte.” Elizabeth le dijo, “Olvidémoslo. Estoy segura que desaparecerá para siempre de nuestras vidas.” Ambos se besaron olvidando todo lo que no fuera el amor que empezaban a vivir. Enseguida, Elizabeth revisó su rostro, y le dijo, “Te curaré ésta herida. Te debe de doler mucho.” Fitzwilliam le dijo, “Tus dedos en mi cara son la mejor medicina.” Enseguida ambos se tomaron de la mano listos para retirarse. Fitzwilliam dijo, “Pero te haré caso. Acompáñame, Georgina desea conocerte; por eso vino conmigo.” Elizabeth dijo, “¿Le has hablado de mí?” Fitzwilliam dijo, “Mucho, ha sido mi confidente desde que me rechazaste.” Elizabeth dijo, “Pero…¿Me aceptará? Yo no soy como ella.” Fitzwilliam le dijo, “Elizabeth. Georgina ya te quiere. Serás mi esposa y ella tu hermana.” Elizabeth dijo, “Fitzwilliam, me siento tan feliz.” Fitzwilliam dijo, “Vamos, tengo que cambiármela ropa, porque deseo hablar hoy mismo con tu padre.” Elizabeth dijo, “¿Qué irá a decir mamá? Ella no te gustaba mucho.” Fitzwilliam dijo, tomándola de la mano, “No te preocupes, es tu madre y le debo respeto y consideración.” Elizabeth dijo, “Gracias Fitzwilliam, si pudiera te amaría más, pero ya tienes todo mi cariño.”
Poco después, ambos llegaban a casa. Georgina dijo, al verlos, “Hermano, ¿Qué te ha sucedido?” Fitzwilliam dijo, “Nada de importancia Georgina. Ella es Elizabeth.” Georgina y Elizabeth se dieron un abrazo. Georgina dijo, “Me da gusto conocerte. Eres tal como Fitzwilliam me había dicho. Me imagino por sus caras que están comprometidos.” Fitzwilliam dijo, “Sí, vamos a casarnos. Ella me ha aceptado.” Georgina le dijo, “¡Qué felicidad! No sabes lo que ha sido para él éste último mes.” Fitzwilliam dijo, “Mientras ustedes platican, yo iré a cambiarme.” Las dos jóvenes estaban en el salón cuando Carolina llegó, diciendo, “Elizabeth, ¡Que sorpresa! ¿Qué haces aquí?” Georgina dijo, “Fitzwilliam la trajo para presentármela. Estoy tan contenta, Carolina, van a casarse.” Carolina dijo, contrariada, “¿Qué?¿Estas bromeando Georgina?” Georgina dijo, “No te habíamos dicho nada, pero Fitzwilliam la ama. Gracias a Dios, ella le corresponde.” Carolina dijo, “No puede ser. ¿Te complace esa boda, Georgina?” Georgina dijo, “Mucho, sé que Fitzwilliam será feliz. Eso es para mí lo más importante. No podía haber elegido mejor esposa.” Carolina dijo, “Pero…” Pero Fitzwilliam la interrumpió, cuando llegó, y dijo, “ya estoy listo. Ah, Carolina. ¿Ya te enteraste de la buena noticia?” Carolina dijo, “Creo que a quien debo felicitar es la Elizabeth. Es una verdadera suerte para ella.” Pero Fitzwilliam dijo, “Creo que te equivocas. El de la buena suerte soy yo mismo. ¿Qué hubiera hecho si me a rechazar?” Carolina pensó, “¡Cómo recházo! ¡Ella se atrevió a rechazarlo!¡No lo puedo creer!” Enseguida, Fitzwilliam se dirigió a Elizabeth y le dijo, “Vamos Elizabeth! ¡Estoy ansioso por hablar con tu padre!”
Poco después, Fitzwilliam y Elizabeth llegaban a la casa de la familia Bennet. Al momento, Elizabeth fue a ver a su mamá, quien le dijo, “¿Dónde estabas? No sabes qué noticia te tengo. Estoy a punto de desmayarme de felicidad.” Elizabeth dijo, “¿Qué sucede mamá?” La señora Mabel dijo, “Charles Bingley está en el salón con tu hermana. ¡Le ha pedido su mano a tu padre! ¡Al fin la veré instalada en Netherfield! Cómo rabiará Nancy cuando se entére. ¡Ay, creo que voy a morir de dicha!” Elizabeth le dijo, “Mamá, no es el momento oportuno. Si te mueres, no verás a Jane vestida de novia.” Mabel le dijo, “No seas desagradable. Sería mejor que te encontráras de ocupar un novio como Charles. Tan buen mozo, tan rico. Pero con tu carácter, eso es imposible. Ah, si hubieses logrado que William se fijára en ti. Era un excelente partido.” Elizabeth dijo, “No te aflijas mamá, yo…” Mabel la interrumpió, diciendo, “Sí, ya te dije, piensas en ese militarcito muerto de hambre, pero ahora mismo hablare con tu padre sobre ese asunto.” Elizabeth dijo, “Papá está ocupado hablando con el señor Darcy.” Mabel se enojó, “¿Y a qué ha venido ese Darcy? Espero que no pretenderá desbaratar la boda de Jane. Nunca me ha gustado ese hombre. Es tan orgulloso. No quiero que vuelva a entrar aquí.” Elizabeth dijo, “Eso va a ser un poco difícil, mamá, porque…” Mabel le dijo, “No me importa que sea amigo de Charles. Yo me las arreglaré para que no regrése. Seré muy desagradable para él.” Elizabeth le dijo, “El señor Darcy ha venido a pedir mi mano.” Mabel cambió completamente su semblante y dijo, “¡¿Cómo!? ¿Elizabeth, hablas en serio?”
     Elizabeth, dijo, “Sí, mamá, asi que te suplico…” Mabel la interrumpió, diciendo, “¡Tú y Fitzwilliam Darcy!¡Hijita querida, eso es superior a todos mis sueños! Lo de Jane no es nada, comparado con lo tuyo. Darcy es un hombre encantador, guapísimo, y mucho más rico.” Enseguida, Mabel tomó a Mabel de los antebrazos, y le dijo, “Elizabeth, tendrás que disculparme por haber sido un poco desagradable. Supongo que Fitzwilliam  no le dará importancia.” Elizabeth dijo, “No te preocupes. Estoy segura que lo olvidará.” Mabel se sentó, y dijo, “Tendrás casa en Londres. Serás admitida en la corte. ¡Mis dos hijas casadas! Es demasiado.” Elizabeth dijo, “Mamá, cálmate. No es para tanto.” Mabel dijo, “¿Cómo que no? Cuando Nancy lo sepa. ¡Cuándo todo el mundo lo sepa!”
     Dos meses después, John Bennet entraba en la Iglesia, de la mano de sus dos hijas. Iba rumbo al altar, a entregarlas a dos caballeros, quienes esperaban en el altar. El amor había salido triunfante, frente al Orgullo y al Prejuicio.  
Tomado de Novelas Inmortales, Año IX. No. 449. Junio 25 de1986. Guión: H. Comte. Adaptación: Rémy Bastien. Segunda Adaptación: José Escobar.