Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0377 2691. Gracias.

lunes, 17 de noviembre de 2014

El Enano Negro de Walter Scott

     La novela de Walter Scott, El Enano Negro, era parte de la primera serie de sus, Cuentos de Mi Arrendador, publicada junto con Vieja Mortalidad, del 2 de diciembre 1816 por el publicista escocés, William Blackwood, en Edimburgo, y el publicista ingles, John Murray, en Londres. Originalmente los cuatro volúmenes de la serie contarían historias separadas, pero Vieja Mortalidad llegó a ocupar tres de ellos.
Trama Introductorio
     La historia se sitúa justo después de la, Acta de Unión de Escocia e Inglaterra de 1707, en las colinas Liddesdale de la Frontera Escocesa, familiares para Scott en su obra de colección de baladas, La Trova de la Frontera Escocesa. El personaje principal se basa en David Ritchie, a quien conoció a Scott en el otoño de 1797. En el cuento, el enano es Sir Edward Mauley, un ermitaño considerado por los lugareños como estando en liga con el diablo, que se ve envuelto en una historia compleja de amor, venganza, traición, esquemas de jacobitas, y un matrimonio forzado amenazado. Scott, comenzó la novela bien, “pero cansado de la tierra que pise tantas veces antes... me pelié con mi historia, e hice  trampa en la conclusión.”  
      Los críticos y el público la encontraron pobre, en comparación con su popular compañero, Vieja Mortalidad. Una de las críticas más duras fue en el periódico político londinense, Quarterly Review, escrita en forma anónima por el propio Scott.
     La introducción a, El Enano Negro, atribuye la obra a Jedediah Cleishbotham, a quien Scott había inventado como un editor ficticio de la serie de Cuentos de Mi Arrendador. Es aquí donde tenemos la visión más completa de este personaje.
Argumento
     Mientas Hobbie Elliot regresaba en un páramo salvaje de una cacería de un día, pensando en las leyendas que había oído de sus ocupantes sobrenaturales después de caer la noche, fue alcanzado por Patrick Earnscliff, cuyo padre había sido asesinado en una pelea con el terrateniente de Ellislaw, Richard Vere. La luna de pronto reveló la figura de un enano humano, quien, una vez hablando, rechazó sus ofertas de ayuda, y les invita a que se retiren. Después de Hobbie haberlo invitado a cenar a Earnscliff, con sus compañeras, y a pasar la noche en su granja, Hobbie lo acompaña la mañana siguiente para enfrentarse al extraño ser por la luz del día; y asistirlo en recoger piedras para la construcción de una cabaña, donde le suministrarán alimentos y otros artículos necesarios. En poco tiempo los tres terminan su morada, y el enano llega a ser conocido por los vecinos, a quienes da recetas por sus dolencias, como Elshender el Recluso.
     Siendo visitado por Isabel Vere y dos de sus amigas, el enano les cuenta sus fortunas, y le da una rosa a Isabel, con instrucciones estrictas de traérsela, en su hora de adversidad. Mientras cabalgaban hacia casa, la conversación de las tres chicas implica que Isabel amaba al joven Patrick Earnscliff, pero que el señor Vere, su padre, intenta casarla con sir Frederick Langley. Otro de los visitantes del enano es Willie Graeme de Westburnflat, quien lo conoce en su camino de vengar una afrenta que había recibido de Hobbie Elliot, cuyo perro al día siguiente había matado a una de las cabras del enano Elshie, por lo que Willie le advirtió que la retribución estaba a la mano.
     Poco después, Willie Graeme le trajo el aviso al Elshie de que él y sus compañeros habían incendiado la granja de Hobbie, y se habían llevado a su novia, Grace Armstrong, y algunas cabezas de ganado. Al oír esto Elshie, lo despachó con un poco de dinero, e insistió en que Gracia debería de mantenerse a salvo. Después de haber dispersado a sus vecinos en busca de ella, Hobbie Elliot fue a consultar a Elshie, quien le entregó una bolsa de oro, que Hobbie negó, y Elshie le dio a entender que debía buscar a aquella a quien él había perdido, “en el oeste.” Earnscliff y su gente habían rastreado el ganado hasta la frontera inglesa, pero al encontrar una gran fuerza jacobita reunida allí regresaron, y se decidió a atacar la fortaleza de Westburnflat. Al acercarse a ella, una mano femenina, cuyo amante juró era la de Gracia, les saludó con la mano en señal a ellos desde una torreta, y mientras que estaban preparando una hoguera para forzar la puerta, Willie Graeme accedió a liberar a su prisionera, quien resultó ser Isabel Vere. Al llegar a casa, sin embargo, Elliot encontró que Grace había sido traída de nuevo, y al amanecer se retiró para aceptar el dinero que el enano le había ofrecido para reparar su casa. Isabel había sido secuestrada por rufianes mientras caminaba con su padre, quien parecía abrumado por la pena, y tenía la impresión de que Earnscliff, su amante, era el delincuente; mientras que el señor Ratcliffe, quien manejo sus asuntos, sugirió que Sir Frederick tenía motivos más fuertes para colocarla a ella, bajo su restricción. La sospecha del señor Vere parecía justificada por su encuentro al regresar su hija, bajo el cuidado de su amante; pero ella confirmó su versión de las circunstancias bajo las cuales él había intervenido, para la incomodidad evidente de su rival y su padre.
     El mismo día, en una gran reunión de los partidarios del pretendiente en la sala del castillo de Ellieslaw, Ralph Mareschal produce una carta que disipa todas sus esperanzas, y Sir Frederick insiste en que su matrimonio con Isabel debe tener lugar antes de la medianoche. Ella había dado su consentimiento, en representación de su padre cuya vida sería confiscada si ella se negaba, cuando en ese momento el señor Ratcliffe la convence de hacer uso de la prenda que Elshie le había dado, y la acompaña a la morada de Elshie. Elshie le promete que al pie del altar la redimirá; y, mientras la ceremonia se inicia en la capilla, una voz, que parecía proceder de la tumba de su madre, pronuncia la palabra, “Abstente.” Tanto el nombre como el rango real del enano enseguida son revelados, así como las circunstancias por las cuales había adquirido el poder de interferir así, en el nombre de Isabel, mientras Hobbie y sus amigos apoyan al señor Ratcliffe, en la dispersión de los aspirantes a los rebeldes. Sir Edward, al mismo tiempo, desaparece de los alrededores, y el señor Vere se retira, con una amplia bolsa de dinero, al Continente, mientras todos los bienes de Ellieslaw, así como todo lo del barón, se deciden por Earnscliff y su novia Isabel. Sir Frederick Langley fue, unos años después, ejecutado en Preston, y Westburnflat ganó una comisión en el ejército de Marlborough por sus servicios al proveer de ganado al comisariado.
Lista de Personajes
• Hobbie Elliot, de la granja Heughfoot.
• Su abuela.
• Vieja Annapple, su madre adoptiva.
• Lilias, Jean y Annot, sus hermanas.
• Gracia Armstrong, su prima y novia.
• Patrick Earnscliff, un joven escudero.
• Elshie, el Enano del páramo De Mucklestane; revelado como Sir Edward Mauley.
• Sr. Richard Vere, el Terrateniente de Ellislaw, que había traicionado a Sir Edward.
• Isabel Vere, su hija de Richard Vere.
• Sir Frederick Langley, su pretendiente de Isabel Vere.
• Lucy Ilderton, su amiga.
• Willie Graeme de Westerburnflat, un filibustero.
• Sr. Hubert Ratcliffe, amigo de Sir William Mauley.
• Ralph Mareschal, primo del señor Richard Vere.
• Dr. Hobbler, un sacerdote. (Wikipedia en Ingles)
El Enano Negro
de Walter Scott
     Una tarde, en la Escocia del siglo XV, dos esbeltos jóvenes amigos, ejercitaban las destrezas de la caza. Lo hacían a menudo gozando de la situación. Cuando divisaron a un jabalí, uno de ellos dijo, “¡Ja! Dos duros a que no aciertas al blanco.” El otro contestó, “De acuerdo, aquí está mi respuesta.”  El jinete apuntó con su ballesta. El disparo fue fulminante y atravesó el cuerpo del jabalí. El jinete que había desafiado a su compañero le dijo, “Esta bien, Hobbie. Te debo dos duros.” Hobbie dijo, “¡Bah, tú hubieras acertado también! Ayúdame a cargar al Jabalí.” Ambos lo subieron a uno de los caballos y uno de ellos, Earnscliff dijo, “Es cierto que necesitamos usar bien nuestras armas.” Hobbie dijo, “Sí, Escocia debe rechazar la prepotencia inglesa.” Ambos reanudaron su cabalgata y Earnscliff dijo, “Nuestra reina Ana, resistió bien. Pero ahora que ha muerto, los Estuardos pretenden unificar todo.” Hobbie dijo, “No lo permitiremos. Que Jacobo I se convenza.”
     Cabalgaron despacio, discutiendo esos asuntos políticos. Entonces, Hobbie dijo, “Sobre todo, urge desenmascarar traidores escoceses.” Earnscliff dijo, “Hay sospechas. Se requieren confirmarlas.” Hobbie dijo, “Te juro que les haré lo que a éste Jabalí, Earnscliff.” Earnscliff dijo, “No lo dudo…espera…alguien corre hacia nosotros.” Era un viejo pastor de la zona a quien conocían. El hombre, tenía vestimentas de siervo, y les dijo, “¡Mr. Hobbie, Mr. Earnscliff, vi algo espantoso!” Hobbie le dijo, “Esta bien hermano, recupera el aliento y cuéntanos.” El hombre dijo, “Era él, ese demonio. ¡Era el enano negro, amigos!” Earnscliff le dijo, “¡Vamos! No contarás las exageraciones que cuenta mi abuela sobre ese ser inexistente.” El hombre le dijo, “Usted hace mal en no creer a esa buena anciana.” Hobbie le dijo, “Ella es muy supersticiosa. Pero te oímos.” El hombre dijo, “El enano negro es el verdadero Duergar del Norte, un engendro de la peor ralea. ¡Maligno de verdad! Aparece y desaparece, declara pestes, tuerce ríos, causa tempestades…y ese horrible aspecto que presenta. Su cabeza se ve inmensa al lado del cuerpo mezquino. Su rostro espanta. Sus ojos inoculan veneno, es…es atroz.” Earnscliff dijo, “Esta bien. Te parece un enviado del diablo. Ahora dinos, ¿Acaso acaba de perseguirte?” El hombre dijo, “No, solo lo divisé desde lejos. Eso bastó para horrorizarme.” Hobbie le dijo, “Eah, dinos dónde los viste y acabemos. Ya anochece.” El hombre dijo, “Por eso corro hacia mi casa. Lo vi tras aquellos arboles, entre las ruinas circulares. ¡No se acerquen allí!” Earnscliff dijo, “Eso es cosa nuestra, pastor. Sabemos defendernos.”
      Ambos jinetes rodearon el bosquecillo sobre una loma, y al bajar, Hobbie dijo, “Pobre viejo, la superstición lo hace crear monstruos.” Earnscliff le dijo, “Es posible, pero echemos un vistazo, nada nos cuesta.” Un viejo adoratorio derrumbado, con dólmenes y megalitos, ocupaba aquel lugar solitario de la comarca. Aquel emplazamiento los sobrecogió, luego de las palabras del viejo pastor.  Hobbie dijo, “¿Qué opinas amigo?” Earnscliff le dijo, “Mal lugar, donde en alguna época hubo cosas horribles.” Hobbie le dijo, “¿Piensas hablar de Sabbats, y de misas negras, acaso?” Earnscliff le dijo, “No, pero podríamos discutirlo aquí.” De pronto, el caballo se encabrito,  y Earnscliff le dijo, “¿Y a ti que te pasa?” Hobbie dijo, “Nervioso, igual que mi potro. Algo han notado…” Earnscliff divisó algo que le heló la sangre, y dijo, “Creo que acábo de ver…¡Santos cielos!” 
     Hobbie dijo, “También yo lo veo, una silueta pequeña y contrahecha.” Earnscliff le dijo, “¿N-no es mejor volver grupas e irnos?” Hobbie dijo, “Espera, déjame aclarar esto. ¡Amigo, identifíquese!” Earnscliff le dijo, “Yo me voy de este infierno.” Y Hobbie siguió a su aterrado compañero, y mientras galopaba le gritó, “No seas tonto, regresa.” Earnscliff le gritó, “Quiero estar lejos de aquí.” Sin hablar más azuzaron a sus cabalgaduras, poniendo distancia entre ellos y aquel adoratorio en ruinas. Solo al llegar a la aldea dieron, descanso a los potros. Llegaron a una aldea, y antes de apearse, Hobbie dijo, “¿No crees que estamos haciendo el ridículo?” Earnscliff le dijo, “Es posible. Tomemos buen vino y olvidémoslo.”
     Una taberna fue el lugar escogido. Hobbie entro cargando el jabalí en su hombro. Cuando los dos ingresaron a la taberna, el tabernero dijo, “Buena caza sir Hobbie. Pero, ¿Qué le pasó a Earnscliff? Parece haber visto a demonio.” Hobbie dijo, “Déjalo en paz, necesita un buen trago.” Durante un momento, solo escanciaron una bebida recia y ordinaria, que al asustado le devolvió el color. Ya sentados ambos en una mesa, Earnscliff dijo, “No supones que soy un cobarde, ¿Verdad?” Hobbie le dijo, “De ningún modo, ni siquiera por tu conducta ante ese tal Ellieslaw.” Earnscliff le dijo, “Menos mal que me entiendes. Sé que el vino y la política ofuscan, por eso esperaré mi oportunidad.”  Hobbie le dijo, “La tendrás. Él no debió herir a tu padre desarmado.” Earnscliff le dijo, “Además, sospecho que es realista.” Hobbie le contestó, “También yo, pero callemos. No hay pruebas de ello, y es malo basarse en infundios.” Ambos alzaron sus tarros para brindar y Earnscliff le dijo, “Si ese tipo de quien sospechamos, ya caerá.” Hobbie dijo, “Mientras tanto, brindemos por la independencia de Escocia.” El motivo del brindis, dicho a voz de jarro, fue oído y compartido por los asistentes, de pronto serios. El silencio fue más comprometido, más hondo que las meras formulas habituales.
     Ambos cazadores pagaron lo consumido y se retiraron. Uno de los parroquianos dijo, “Salúdeme a su familia, Hobbie Elliot.” Hobbie dijo, “Así lo haré, sir Mc Adams.” Una vez más montaron, saliendo de la aldea. A varios kilómetros del poblado, llegaron a la casa de la familia de Hobbie. La alarmada madre del joven los recibió, diciendo, “¡Por Dios! Tardaron mucho. Temí por ustedes.” Earnscliff le dijo, “Señora, su hijo cazó este jabalí sin peligro.” La mujer dijo, “Me refiero que vino Duck, el pastor de ovejas…” Hobbie dijo, “Ya veo. Les contó una historia horrible. Les dijo que fuimos allí. Luego tardamos, y se preocuparon.” La mujer dijo, “Así es. Temimos que el enano negro los atacara.” Earnscliff le dijo, “No nos atacó, aunque lo vimos. Tardamos bebiendo un poco de whisky en la aldea.” Una tierna escena se cumplió al margen de la plática. Hobbie beso a Gracia, su novia, una joven criada en el seno de la familia. Los dos se amaban desde que eran niños. Se besaron. La madre continuó, “Entonces Duck no vio visiones. ¿Eh? Ustedes mismos vieron a ese engendro. Siempre he creído que es real.” Earnscliff le dijo, “Yo me espanté, pero no conviene ser supersticioso.” La mujer le dijo, “Caballerito, mis ochenta y seis años saben más que tú. Oye y calla, voy a darte una lección.”
      La mujer comenzó a narrar, “Una vez el monstruo se apiadó de una de sus víctimas, a quienes solía comerse y le contó su horrible historia. Le dijo que era el Lord de los pantanos y montañas que bordean el Cumberland. Que protegía a los animales y mataba a quienes dañaban o comían a éstos. Dijo ser un especie de mitad hombre, mitad animal, castigada por su carácter híbrido que no tenía edad, que hasta influyó en la redención de los hijos de Adán. Solo su interlocutor volvió para contarlo. ¿Qué lo habrá hecho reaparecer por aquí? ¡Misterio!” Earnscliff le dijo, “Habrá que averiguarlo. Mientras tanto, ahí hay buena carne de jabalí cazado por Hobbie.” Hobbie llegó y dijo, “Tendemos asado y te quedarás a dormir ésta noche en mi casa, para apetecerlo. ¿Aceptas?” Earnscliff le dijo, “De acuerdo. No quiero hallar por ahí a esa cosa.”Ambos hicieron un plan muy simple. Hobbie le dijo, “Mañana volveremos a las ruinas. Aclararemos todo.” Earnscliff le dijo, “¡Buena idea! Ahora asemos esto. ¡Tengo hambre!” 
     Más tarde, ambos saboreaban aquel manjar bien adobado y conversaban animosos, como para esquivar los efectos de la extraña visión y conversaciones sobre el enano.
     A la mañana siguiente acometieron el cumplimiento de aquel plan. Ya en las ruinas circulares, Earnscliff dijo, “¿Lo que vimos solo será visible por la noche?” Hobbie dijo, “No lo creo pero calla, creo que algo se movió allí.” De pronto se asombraron al mismo tiempo. Un silencioso personaje diminuto y contrahecho, los observaba a su vez. La voz grave, bien entonada, y unas sagaces palabras discordaban violentamente con el personaje, quien dijo, “Ya los vi anoche rondando por aquí. ¿Qué se les ofrece?” Ambos se apearon y se acercaron al pequeño hombre. Earnscliff le dijo, “Bueno…no-nosotros pasábamos…y…” Hobbie dijo a Earnscliff, “Déjame a mí, amigo.” Enseguida se dirigió al pequeño hombre, “Temimos que le ocurriese algo malo. Por eso hemos regresado. Creo que si intentamos dialogar…” El enano dijo, “¡Alto, no se acerquen! No hay nada que dialogar. Puedo arreglármelas solo. ¡Váyanse!” Hobbie le dijo, “Somos amigos, señor. Me llámo Hobbie Elliot, y él es Earnscliff.” El enano dijo, “¿Ah?¡ interesante! Sé que están por la buena causa. Abogan por la autonomía escocesa, se preparan para defenderla y saben que hay traidores en sus filas, ¿No?” Earnscliff dijo, “¿Cómo sabe todo eso, señor…señor…?” El hombrecillo le dijo, “Puede llamarme Elsie, Enano, Contrahecho, Engendro del Demonio. Mucha gente me nombra así, y ya no protésto. En cuanto a lo que sé, se muchas cosas. También tengo fama de adivino, de brujo, señores.” Hobbie le dijo, “Pues bien, Elsie, nóto que has estado trabajando.” Elsie le dijo, “¿También eres adivino, acaso?” Hobbie dijo, “No haría falta. Vi esas rocas apiladas por usted.” Hobbie fue y tomo una piedra grande y la cargó, diciendo, “Estoy dispuesto a ayudarlo, ¿Me secundas amigo?” Earnscliff dijo, “¡Por supuesto. Manos a la obra!”
     Se dieron a esa tarea con el afán, sin percibir que el enano embellecía un poco sus rasgos con una enigmática sonrisa. Elsie dijo, “Esta bien. Acepto su ayuda. Pero deténgase…se trata de edificar una cabaña. Les diré como la quiero.” Hobbie dijo, “Lo escuchamos.” A partir de ahí, trabajaron duro y la casa de piedra entre las ruinas circulares fue tomando forma. Durante varios días, trabajaron casi sin hablar comiendo viandas que los amigos traían de sus casas. En todo momento el enano dirigió la obra, mostrando insólitas virtudes de arquitecto e ingeniero. La obra requirió menos de una semana. Hobbie dijo al verla terminada, “¡Listo! Bella, funcional, y solida.” Earnscliff dijo, “Sí, nos dará gusto visitar en ella a Elsie.” El aludido respondió con un tono amargo, “¡No! Quiero estar solo, recuérdenlo y hagan correr la voz. No quiero a nadie rondando por aquí.” Elsie iba a entrar a su casa cuando Earnscliff le dijo, “Espere. ¿Olvida la ayuda que le brindamos?” Elsie dijo, “No, dígame cuanto he de pagarles. Tengo mas dinero del que se imaginan.” Hobbie dijo, “Le ayudamos desinteresadamente, no cobramos.” Elsie dijo, “Gracias hijos. Lo recordare. Insisto, tengo dinero a mano, si les falta avíseme. Mientras tanto que se respete mi soledad. ¿Oyeron?” Hobbie dijo, “De acuerdo. Extraño, pero así se hará.” Ambos montaron es sus caballos y partieron. Tampoco esta vez supieron de la sonrisa reflexiva del enano, quien pensó, “Sí, conozco sus apellidos y sé en qué andan. Pero aún no es hora de entrar en escena. Ya me conocerán.”
     Mientras tanto, no lejos de las ruinas, un castillo rico y viejo vivía su jornada normal. Por las terrazas se paseaba el dueño de casa y un visitante. Un hombre llamado Richard Ellieslaw decía, “Sir Frederick, usted me presiona demasiado, ¿Sabe?” Sir Frederick le dijo, “¡Claro que lo sé! Y cada vez presionare más. Ambos tenemos mucho que ganar  y si alguien pierde será usted solo, Ellieslaw.” Ellieslaw dijo, “Cierto. No tengo alternativa…” Sir Frederick dijo, “Ya lo hemos discutido, solo un casamiento entre su hija y yo unirá ambas fortunas. Eso significaría el dominio de todo lo que abarca nuestra vista. Londres también lo vería con agrado.” Ellieslaw dijo, “Baje la voz. Por ahora nuestra política es secreta.” Sir Frederick le dio una palmada en el hombre y dijo, “Aún lo creen un escocés puro, en su propia casa. ¿Eh? ¡Jo Jo Jo, es gracioso!” Ellieslaw dijo, “Le dije que bajara la voz (cof cof)” Sir Frederick lo tomo del cuello de su ropa y le dijo, “¡Escúcheme! Nuestro vasto plan comienza por ese casamiento. ¿O prefiere que divulgue ciertas cositas…?” Ellieslaw dijo, “No lo haga. Todo saldrá como acordamos, se lo prometo. Sin embargo, creo que todavía podemos evitar…” Sir Frederick dijo, “Shht, ahí viene ella. Que no nos oiga.”
     Isabel Vere, hija de Richard Ellieslaw Vere, terrateniente de Ellieslaw, estaba por salir de paseo con dos amigas. Una de las mujeres le dijo, “¿Ya está listo tu caballo?” Isabel dijo, “Creo que sí. Déjenme avisarle a mi padre.” Sir Frederick le dijo, “Disculpe, ¿No le agradaría mas mi compañía, querida?” Isabel le dijo, “Lo de ‘querida’ evíteselo, sir Frederick. Ya habrá alguien que se lo acepte.” Sir Frederick le dijo, “Acéptelo usted. Obtendrá grandes satisfacciones.” Ella le dijo, “No cuento con ellas. Soy dueña de esa decisión.” Isabel se dirigió a su padre y le dijo, “¿No es cierto, padre, que lo sentimental es cosa mía?” Ellieslaw le dijo, “S-si…lo es…aunque sir Frederick se merece…” Isabel le dio un beso en la mejilla y le dijo, “Lo que él merezca, no es cosa mía. Hasta luego.” Ellieslaw dijo, “¡Mmm! Eres una gatita caprichosa, hija.” Las chicas se alejaron entre risas. Sir Frederick dijo, “Una chica terca. ¿Dejara que se salga con la suya?” Ellieslaw dijo, “No. Solo será difícil. Estoy en vuestras manos, sir.” Sir Frederick le dijo, “Lo sé. Vamos a ese plan. Entonces, escuche bien.”
     Mientras tanto, sin saber el complot que aquellos dos hombres tramaban, las jóvenes galopaban por los prados, en sus respectivos caballos. Cuando se apearon y tomaron un respiro para juntar florecillas, Isabel dijo, “Estoy nerviosa amigas. Sir Frederick ya me acosa.” Lucy dijo, “¿Y qué? No estás obligada a aceptar un tipo así.” Isabel dijo, “Temo que no se conformará con mi negativa.” Gracia le dijo, “¡Bah! No te preocupes por ese tonto! Earnscliff acabara poniéndolo en su sitio. Toma una flor.” Isabel dijo, “Gracias. Quedara bien en mi pelo.” Lucy dijo, “Te adornaremos, ¿Quieres? De la misma forma en que lo haremos para tu boda con ese joven.” Isabel dijo, “Lo amo, en efecto, pero también mi padre me inquieta.” Gracia le dijo, “¿Por ser amiga de Sir Frederick? ¡Oh! Deja eso. Seran temas políticos ajenos a ti.” Isabel dijo, mientras la peinaban, “Si, también los hay y me tiene preocupada.” Gracia le dijo, “Espera, ¿Insinúas que conspiran contra Escocia?” Isabel dijo, “¡Quién sabe! Ese tipo es peligroso y mi padre débil.” Lucy le dijo, “Dejemos ese mal tema. Ven a verte al espejo.” Gracia le dijo, “Eres bella Isabel. Compruébalo tú misma.” Las aguas de un manantial dieron una imagen fiel. Isabel dijo, “¡Oh, me han convertido en, en…” Su amiga dijo, “En una hada o beldad. Dilo. Como para tu boda, ¡Ji!”
     Luego que las tres mujeres prosiguieron la cabalgata, Isabel y las dos mujeres vieron hacia lo lejos. Isabel dijo, “¡Hey miren eso! ¡Una cabaña en las ruinas circulares!” Gracia dijo, “¿De quién será? Hace unos días no estaba.” Lucy dijo, “Una excelente construcción solitaria, al parecer” Gracia dijo, “Alguien habrá, pues su chimenea despide humo.” De pronto se hizo ver el solitario habitante. Gracia dijo, “¡Miren eso!¿Qué es?¿Hombre o medio hombre?” Lucy dijo, “Un proyecto humano, mejor di. ¡Ja, Ja, Ja!” Aquello exasperó a Elsie, el enano, quien les dijo, “¿Perturban y se burlan de mí? Largo de aquí, pilluelas.” Lucy dijo, “¡Ay, qué miedo! ¿Nos perseguirá con sus piernas cortas?” Lucy dijo, “Ya vámonos. Dejemos a esa pequeña cosa. ¡Isabel!¡Isabel Vere!¿Qué te pasa?” Isabel dijo, “Nada, déjenme tranquila.” Gracia le dijo, “¡Oh, te ves tonta tu también! ¡Vámonos Lucy! Te esperamos junto al manantial querida.”
     Isabel se bajó del caballo, y se acercó al enano. Algo extraño le resultaba familiar, en aquel personaje. Elsie le dijo, “Así que eres hija de Richard Ellieslaw Vere. ¿Eh, muchacha?” Isabel dijo, “Sí, pero hablemos de usted.” Elsie dijo, “Yo no intereso. Digamos que soy un nuevo vecino, y que no ignóro cosas de la comarca.” Isabel dijo, “¿Por qué ha edificado aquí esta cabaña?” Elsie dijo, “Razones personales señorita. Pero me ayudaron dos amigos: Hobbie y Earnscliff. ¿Los reconoces?” Isabel dijo, “¡Oh, ya lo creo que sí!” Al oír el segundo nombre, ella se ruborizo. Elsie dijo, “Veo que uno de ellos no te es indiferente. ¿Deseas visitar mi humilde morada?” Isabel dijo, “S-sí, claro.” El sobrio y bello interior, agradó a Isabel. Isabel le dijo, “Me gusta, ¿Piensa vivir aquí mucho tiempo?” Elsie dijo, “Ejem, lo que sea necesario…no preguntes más.” Isabel dijo, “No sé porque, siento que puedo confiar en usted.” Elsie dijo, “Gracias por la confianza, déjame retribuirla ahora mismo. Toma esta rosa, guárdala bien y escucha.” Isabel dijo, “Es un bello presente sir…” Elsie completó la frase, diciendo, “Elsie, así me llaman. ¡Sé que estas en aprietos, tienes un pretendiente peligroso, a quien no amas!” Isabel dijo, “¡Cierto!¿Cómo se enteró?” Elsie dijo, “No te lo diré, pequeña. Solo quiero que sepas que estoy dispuesto a ayudarte. Guarda esa rosa, es tu símbolo. Cuando vengas muéstramela, o a un pétalo, y conseguirás mucho de mí.” Isabel dijo, “Lo tendré en cuenta, Elsie. Me agrada saber que usted y Earnscliff se entienden bien.” Elsie dijo, “Mejor no comentes que viniste, o causaras cólera.” Elsie la acompañó a la puerta y le dijo, “Ahora vete. Tus tontas amiguitas te esperan.” Isabel dijo, “Lo haré. Gracias por preocuparse de mí.” Isabel subió a su caballo, y Elsie dijo, “Recuerda, por peor que te vaya, cuentas conmigo.” Isabel dijo, “No me apartaré de esa bella rosa. ¡Adiós!” El enano la miró alejarse, pero algo más fuerte que su voluntad lo embargó, arrancando de sus ojos unas lagrimas. Elsie pensó, “Ve con Dios, muchacha. También lo necesitarás.”
     Todo continuo normalmente, pero dos noches más tarde, unos rebeldes llegaron a la aldea, uno de ellos gritando, “Arriba mis bravos, sin contemplaciones.” Los gritos, cascos de potros y teas, aterraron a la familia de Hobbie Elliot. Una de las mujeres dijo, abriendo una puerta, “Vengan por aquí. Es nuestra única escapatoria.” La prisa hizo que olvidaran a la abuela. Solo Gracia se dio cuenta, quien dijo, “Oh, debo de sacar a ella también.” Gracia hizo lo que pudo, pero ya demasiado tarde. Tomó a la anciana de las manos y dijo, “¡Vámonos de aquí ya mismo, o…!¡Demonios!” Tras varios ruidos, un encapuchado entró y dijo, señalando, “¡Ja! Ninguna puerta me detiene. ¡Vayan por la joven!” Otro de los rebeldes dijo, “¡Con gusto, Jefe!” Redujeron a Gracia con facilidad. El encapuchado dijo, “Trátenla bien. La llevaremos con nosotros.” El rebelde dijo, “Cálmate pequeña. Todo esfuerzo es inútil.” La anciana reaccionó con violencia, gritando, “Mi vida por la de ella, malditos. Déjenla.” El encapuchado dijo, “Calle vieja. Sería un mal negocio.” El encapuchado la levantó, y dijo, “Solo la levanto para sacarla de aquí. Esto enseguida será un infierno.” La mujer dijo, “¡Maldito, solo con mujeres solas se atreven!” El encapuchado dijo, “Alejare a esta anciana. Hagan que mande el fuego.” Uno de los hombres dijo, arrojando una tea encendida, “Volveremos día la noche jefe. Apártese.” Las antorchas volaron, meciendo sus lenguas destructoras. En pocos minutos la mansión ardió como yesca. Uno de los hombres dijo, “Vámonos de aquí, enseguida.” El encapuchado dijo, “Sí, que estos potros vuelen en la noche.”
     Un cuadro de desastre se pintó, con las llamas de aquella pira gigantesca. Al día siguiente, el amanecer dejó ver los restos del siniestro, para drama de las dueñas de casa. Una comitiva llegó a consolar a las mujeres. Uno de los hombres de la comitiva le dijo a una mujer, “¡Cálmese Miss, al menos todas ustedes salieron con vida!” La mujer dijo, “Perdimos la casa. Pero, temo por la vida de Gracia.” El hombre le dijo, “Ya verá. La traeremos de vuelta con estos amigos.” La mujer dijo “¡Cuánto deseo que Hobbie esté aquí!” El hombre dijo, “No, así es mejor, ya que pudieron haberlo matado. ¿Dónde se encuentra?” La mujer dijo, “En Dallom, fue a negociar unos becerros nuestros.” El hombre dijo, “Bueno, no lo podemos esperar. Cuando llegue dígale que siga nuestra huella.” La mujer dijo, “Lo hará. Él ama a Gracia. Ve con Dios, muchacho.” La comitiva inició su persecución rápido al principio. Luego, con más lentitud por terrenos pedregosos. Pero un rastreador localizó con trabajo los rastros, paso a paso, pasito a pasito.
     Mientras tanto, entre las ruinas circulares, en la morada de Elsie, una cabra baló su espanto. Un perro atacó a la cabra, y el dueño de ésta, Elsie, acudió diciendo con un palo en mano al perro, “¡Maldito carnicero, tendrás tu merecido!” Un sordo combate se libró junto a aquella casa. De pronto, una mano firme detuvo al pequeño defensor, quien dijo, “¡Rayos y truenos!¿Quién osa…?” Hobbie se presentó, diciendo, “Soy yo amigo, ¿Es que mi perro dañó a su cabra?” Elsie dijo, “Estuvo a punto de hacerlo. Por lo pronto lo asustó.” Hobbie dijo, “Le mandaré otra cabra. No se preocupe.” Elsie le dijo, “Tu perro es un asesino. Deberías sacrificarlo.” Hobbie dijo, “No, es buen arriero, solo que conoce a ovejas, no cabras.” Elsie le dijo, “Esta bien. Mantenlo lejos de mi casa, ¿Oíste?” Sin más palabras, Elsie se metió con su cabra a la casa. Hobbie pensó, “¡Caray! Sin duda ya hizo de cuenta que no existo.” Hobbie montó y cabalgó alegremente hacia su propia casa, deseando ver a su gente y darles la noticia de una buena venta de los borregos. Su mente estaba llena de ilusiones y alegrías, pensando, “Ya ofreceré matrimonio a Gracia. Ella aceptará. Debí habérselo comentado a Elsie.” Todavía tuvo una ocurrencia por el camino, y pensó, “Mejor gestióno los servicios del sacerdote en la aldea, y así, cuando llegue a mi casa, todo estará listo.”
     Mientras tanto, alguien tocó la puerta en las ruinas circulares, de la casa de Elsie. Elsie, dentro de la casa, ordeñaba la cabra, y pensó, “¿Quién será? De seguro alguien que ignora que me molestan las visitas.” Elsie abrió la puerta y dijo, “¡Westburnflat! El rojo!¿Qué quieres de mi?” El hombre dijo, “He oído que estaba usted aquí, Elsie, y vine a verlo.” Elsie le dijo, “Te escucho.” El hombre dijo, “Señor, cumplo mi promesa de tenerlo informado.” El hombre portaba una espada y tenía un aspecto de un fiero guerrero. Aquel siniestro personaje estuvo hablando unos minutos con el enano en tono de intimidad.
     Un rato después, Hobbie, hechas sus gestiones en la parroquia aldeana, galopaba alborozado a su casa. Cuando estaba cerca, su semblante cambió esa expresión de alegría. Y dijo, “Pero…¿Qué demonios ven mis ojos?” Hobbie se apeó de su caballo, y dijo, a las dos mujeres, “¡Dios mío, la casa quemada, todo perdido!” La madre de Hobbie dijo, “Y eso no es todo hijo, prepárate para lo peor.” Hobbie se alteró, y dijo, “¡Gracia! ¿Dónde está mi adorada Gracia?” Su madre dijo, “A eso iba, hijo. Unos vándalos la raptaron, luego de prender fuego a nuestra vivienda.” Hobbie no pudo contener un sollozo. Su madre dijo, “Calma muchacho, el que comandaba dijo a los otros, ‘Trátenla bien.’ Earnscliff  y otros fueron tras ellos. Dejaron dicho que los siguieras.” Hobbie dijo, “Lo haré, pero, ¿Dónde viviremos ahora?” Su madre dijo, “No sé, estamos arruinados. Al menos hagamos un plan para recuperar a Gracia.” Hobbie dijo, “¡Espera! Tengo una idea, es nuestra única salida.” Hobbie subió la caballo, y su madre dijo, “¿Te has vuelto loco, hijo?” Hobbie dijo, “No, madre. Cuida a mi hermana y a la abuela. Tal vez lo de la casa y Gracia tenga solución.”
     Hobbie emprendió un avance frenético, diciendo a su caballo, “¡Yaaaaah!” El enano era su meta. Cuando llegó a las ruinas circulares, Elsie dijo, “¿Qué te pasa, hijo?” Hobbie se bajó del caballo y dijo, “Elsie, usted me prometió ayuda. Ahora la necesito.” Elsie le dijo, “Estoy enterado. Tu casa quemada y tu chica secuestrada.” Hobbie le dijo, “¿Cómo diablos lo averiguó usted?” Elsie le dijo, “Soy adivino, ¿Lo sabes?¡Espérame! Vuelvo enseguida.” Hobbie pensó, “Cada vez me asombra mas este tipo.” Elsie regresó con una bolsa de monedas de oro y le dijo, “Te esperaba con esto pronto. Tómalo, te ayudará.” Hobbie dijo, “¿Qué es? Tintinea.” Hobbie la tomó, y al abrirla dijo, “¡Una fortuna! Lo acepto como préstamo, mi familia necesita una casa.” Elsie le dijo, “Hazla como hicimos la mía. Sera mejor que la anterior.” Enseguida, Elsie señaló hacia el horizonte y dijo, “Tu partida de amigos va en esa dirección. ¿Entiendes? Siempre hacia el sureste.” Hobbie le dijo, “Gracias señor. Usted hace demasiado por mí.” Elsie le dijo, “Ya me devolverás favor con favor. Ahora vete.” Hobbie montó a su caballo y dijo, “Si, pronto regresaré a informarle de lo hecho.” El enano lo miró irse y llegó a una conclusión, pensando, “¡Todo va bien! Creo que se acerca la hora de que yo éntre en acción y se haga justicia…”
     Mientras tanto, Earnscliff y los perseguidores hacían progresos. Llegando a caballo a las puertas de un castillo, uno de los perseguidores dijo, “Los rastros, mal borrados, llegaran hasta aquí.” Otro de los perseguidores dijo, “No parece haber nadie, ¿Habrán huido?” Earnscliff dijo, “Haya gente o no, con ramas secas encenderemos el portón.” Otro dijo, “Sí, como ellos incendiaron una casa.” La maniobra fue vista desde una ventana alta. Era una anciana. Desde abajo, uno de los hombres dijo, “Miren, una anciana con bandera de parlamento.” Earnscliff le gritó, “Baje señora y hablemos.” La mujer les dijo desde arriba, “No tienen derecho a destruir mis pertenencias.” Earnscliff dijo desde abajo, “Haga que su hijo, el Rojo, salga y no lo haremos.” La mujer dijo, “Él no está. Váyanse.” Earnscliff dijo, “Muy bien, encendamos la leña amigos.” En eso se abrió el puente levadizo. Earnscliff los detuvo, diciendo, “¡Esperen!” Un hombre armado y tuerto apareció, era el Rojo, quien dijo, “¡Earnscliff!¿Osas perturbar la paz de mi morada?” Earnscliff le dijo, “Venimos por lo que te robaste. Entraremos por ello.” En eso oyeron ruidos de cascos de caballo. Hobbie llegaba a caballo. Earnscliff dijo, “¿Quién…¡Oh, eres tú!” Hobbie dijo, “Sí, veo que llego justo a tiempo. Tengo derecho a recuperar a Gracia. Es mi prometida.” El Rojo dijo, “¿Me amenazas en mi propiedad?” Hobbie desenvainó, y dijo, “Así es. Mi espada se teñirá con tu sangre.” El Rojo desenvaino y dijo, “Veo que buscas un suicidio. Te complaceré.”
     Ambos se tiraron prolijas estocadas, si hacerse daño. Un golpe destemplado del Rojo fue esquivado por tu rival, en una acción vertiginosa. Hubo un cuerpo a cuerpo, y la respuesta fue fulmínea. El Rojo fue desarmado. La mujer gritó desde arriba, “Es suficiente. Dejen a mi hijo y tendrán lo suyo.” Hobbie dijo, “Devuélvanos a la chica para empezar.” Pasaron unos minutos en el más completo silencio. Hubo un asómo, y Hobbie gritó, “¡Gracia, querida mía! ¡Ven aquí!” Entonces un asombro mayúsculo lo embargó, “¡Gracia, yo…!¡Demonios!” Hobbie dijo, “No es Gracia, es Isabel Vere.” Earnscliff dijo, “Querida, nunca imagine hallarte aquí.” Isabel dijo, llevando su mano a la cabeza, “N-no sé que me paso. Iba a dormir, luego de la cena, y…ya no recuerdo más.” Hobbie dijo, “¡Secuestrada! Pero, entonces, ¿Cuántas lo fueron?” El Rojo aprovechó la confusión, y dijo, “Ahora me meteré. Amigos, cierren la entrada.” Hobbie reaccionó tarde, solo para oír la carcajada burlona del ya fuera de su alcance. Hobbie dijo lleno de cólera dijo, “¡Perro, solo a traición actúas!” Enseguida Earnscliff dijo, “Isabel habrá ingerido algún narcótico, ¿Porqué?” Hobbie dijo, “Lo ignoro. Ahora no hay pistas de Gracia. ¡Maldición!” Earnscliff subió a Isabel en su caballo y dijo, “Devolveré a Isabel a su casa. ¿Qué harás tú?” Hobbie dijo, “No sé. Vuelvan sin mí. Necesito meditar a solas.” Ambos se separaron en silencio.
     Cuando los perdió de vista, Hobbie se volvió al castillo, y gritó hacia arriba, “¡Rojo! Devuélveme a Gracia, o te mataré.” El Rojo salió desde la ventana y dijo, “No me culpes de todo, Hobbie. Soy solo un humilde mercenario que cumple ordenes y cobra.”  Hobbie le dijo, “¿Dónde está ella? Respóndeme.” Rojo le dijo, “Pregúntale a quien lo sepa. Esa es mi respuesta.” Hobbie le dijo, “¿Eh?¿Qué significa eso?” Hobbie supo que el Rojo, ya no dialogaría más con él, y pensó, “Se metió. ¿Qué quiso decirme?” Hobbie se subió a su caballo y pensó, “¿Quién lo sepa?¡Hum, creo empezar a entender!” Dueño de una nueva determinación, azuzó a su cabalgadura, dejando atrás aquel castillo lleno de maldad. Más tarde, llegaba a su destino: las ruinas circulares. Hobbie pensó, “¡Elsie! Parece saberlo todo. ¿Quién otro que él podría ser, ‘Quien lo sepa?’” Elsie salió de su morada y dijo al verlo, “Hobbie, ¿Vuelves aquí?¿Acaso no te ayudé con el dinero?” Hobbie dijo, aun en su caballo, “Busco a mi chica Gracia, perdida misteriosamente.” Elsie le dijo, “Ve por ella a Turner’s Holm. Allí la encontrarás.” Hobbie ya a pie le dijo, “¿Cómo lo sabe?” Elsie le dijo, “Ya te demostré antes que sé cosas. Solo te diré algo.” Hobbie le dijo, “Diga lo que desee. Yo no entiendo nada.” Elsie le dijo, “Su secuestro no inculpa al secuestrador. Ni tampoco la quema de tu casa. Fue una cortina de humo. Ahora ve a la aldea, compra materiales con lo que te presté. Pide que los lleven allí mismo donde estaba tu vivienda. Ordena que construyan enseguida. Solo después ve en busca de tu prometida. Ella se encuentra bien.” Hobbie se ensilló y espoleó su caballo sin dudar ni un instante de que aquel era el orden de las cosas, confiando ciegamente en los consejos de Elsie.
     Mientras tanto, en el castillo de Ellieslaw, dos hombres dialogaban. Sir Frederick decía, “Amigo mío, temo que esta vez llegó demasiado lejos.” Richard Vere le dijo, “¿Porqué adopta ese tono severo, sir Frederick?” Sir Frederick le dijo, “Por el torpe simulacro de secuestro que ensayó con su hija y ésta otra muchacha que crían los Elliot.” Richard Vere le dijo, “¿Q-qué base tiene para decir eso?” Sir Frederick le dijo, “Contratar al Rojo fue vuestro error, amigo. Él es fiel a quien le pague más, y yo pude pagar más.” Richard Ellieslaw dijo, “N-no, por favor. No es lo que piensa.” Sir Frederick dio un puñetazo en la mesa y dijo, “Lo sé todo. No siga aferrado a su tozudez. Se trataba de hacer creer que varias chicas secuestradas darían buen rescate a alguien, no sé. Solo que el alejamiento de Isabel, su hija, fue un intento de ocultarla, de mi deseo de tenerla como esposa. Mientras tanto, yo caería en manos de nacionalistas, ¿Eh? O sea que usted me denunciaría por conspirar contra Escocia. ¿Cree que si yo cayese usted quedaría ileso, siendo como es, mi secuaz? Pero su idea fue torpe, querido, y aun nos conviene unir apellidos y propiedades mediante esa boda.” Richard Ellieslaw dijo, “S-sí, sí. Será como usted dice. Lo haremos.” Sir Frederick se tranquilizó, y dijo, “Demos por olvidado éste incidente, pues ahora beberé ésta copa por una boda urgente, para esta misma noche.” Ambos bebieron, y en eso alguien entró. Era Patrick Earnscliff, diciendo, “¿Catan buen licor, amigos? Déjenme compartir ese placer con ustedes.” Mientras escanciaba, los otros tuvieron una sospecha. Sir Frederick pensó, “¿Recién llega de afuera o estaba junto a la puerta escuchado?¿Cuánto habrá oído?¡Diablos!” Earnscliff levantó su vaso y dijo, “Si no brindan por ello, déjenme hacerlo por la reaparición de Isabel, gema de esta casa.” Sir Frederick levantó su copa y pensó, “No, creo que no oyó nada. Pero lo vigilare.” Todavía bebieron una copa mas en medio de un silencio tenso que sin embargo, no aprobó las sospechas de Sir Frederick.
     Más tarde, en la alcoba de la joven Isabel, alguien tocó la puerta y entró. Isabel dijo, “¿Eres tú, padre? ¿Qué deseas?” Su padre le dijo, “Hija, espéro que comprendas mi inténto de librarte de alguien a quien no amas.” Isabel dijo, “¡Por Dios!¿Qué quieres decir?¿Entonces fuiste tú…?” Su padre le dijo, “Sabes que te ámo. Haría cualquier cosa por ti. Desde que murió tu madre, tú eres mi única compañía. Sé que amas a Sir Earnscliff, y es digno de ti, pero…Sir Frederick nos destruiría a ambos.” Isabel dijo, “¿Porqué?¿Qué extraño poder ejerce sobre ti?” Su padre le dijo, “No puedo decirte. Es demasiado horrible. Solo te diré que he hecho cosas malas en mi vida. Ahora quiere casarse contigo, ésta misma noche. No te oblígo hija, haz lo que quieras.” Ella dijo, “¿La decisión que tóme será pensando en ti y en mi?” Ellieslaw tocó un punto sensible de su hija. Ellieslaw dijo, “No, tú tienes a Earnscliff, a quien amas. Pero perderemos todo. Iré preso y acaso sea mejor que yo mismo acabe conmigo, pues no podría soportarlo.” Isabel se conmovió y dijo, “Padre, no te abandonaré. Solo dame unas horas para convencerme de algo tan horrendo.” Elleslaw dijo, “Frederick no es tan malo, hija. Mejor tómalo así.” El ingrato padre salió de la habitación sabiendo que había ganado, pensando, “¡Pobrecilla! Pero solo así salvare mi patrimonio.” Al alejarse no advirtió que alguien lo espiaba. El espía pensó, “Mal tipo, nuestro Ellieslaw. Ahora es mi turno.”
     Isabel oyó abrirse la puerta, y con lagrimas en los ojos, sin saber quién era, dijo, “¿Regresas papá?¿Qué quieres ahora?” El hombre dijo, “No jovencita. Soy tu viejo amigo Rattcliff.” Isabel se refugió en la confianza de aquel caballero y lo abrazó. Entonces pudo desahogar toda su congoja. Rattclif f dijo, “Calma pequeña. No necesitas contarme qué pasa. Lo sé todo.” Isabel dijo, “Creo que aún podemos evitar algo para evitar la boda.” Rattcliff dijo, “¿Pero, cómo, cómo, si es ésta misma noche? Eso abras de resolverlo tú. ¿A quién pedir ayuda?” Isabel dijo, “No se me ocurre, a menos que…¡Sí, lo tengo!” Rattcliff vio que tomó una rosa, y dijo,  “¡Esta rosa es mi clave! El enano Elsie me ayudará.” Rattcliff dijo, “¿Estás segura de que él te dará buen consejo?” Isabel dijo, “No lo dudo. Y esta vez no habrá secuestro, pues yo misma me esconderé…en su casa. ¿Me entiende usted?” Sin más palabras ambos salieron y Rattcliff sonrió, y dijo, “Muy bien, muchacha, haces lo debido. No esperaba menos de ti.” Mientras bajaban las escaleras de la fortaleza, o castillo, Isabel dijo, “Llévame con Elsie, sin que papa ni sir Frederick nos vean.” Rattcliff dijo, “No hay problema. Fueron a examinar los establos.”
     Al llegar a las caballerizas, ambos montaron y partieron. Pronto galopaban hacia las ruinas circulares. Ya en la meta fijada, Isabel desmontó y dijo a su acompañante, “Quédese aquí. Iré sola. Él no lo recibirá.” Rattcliff dijo, “Cuéntaselo todo. No dudo que te ayudará.” Cuando Isabel tocó la puerta, una voz desde el interior de la morada le dijo, “Entra muchacha. Ya te vi con tu amigo desde la ventana.” Isabel le mostro la rosa y dijo, “Hicimos un trato, ¿Recuerda? Esta rosa habla por mí.” Elsie le dijo, “Me emocionas, pequeña. ¿Qué te trae aquí?” Isabel narró sin omitirá nada su situación. Isabel dijo, “…y debe ser ésta misma noche, ¿Comprendes mi angustia?” Elsie le dijo, “Sí, ahora escucha esto. Acepta casarte con él.” Isabel dijo, “Pensaba hacerlo por mi padre, pero, ¿No queda otra?” Elsie le dijo, “Sigue mi consejo, acepta, deja el resto en otras manos.” Isabel le dijo, “¿Esta es la ayuda que iba a darme? Elsie, vine en vano.” Elsie le dijo, “Te prometo ayuda. Ya no preguntes más. Vete.” Isabel le dio un beso en la mejilla, diciendo, “Sin embargo, sigo confiando en usted…Tenga, quiero que sepa que, pase lo que pase, lo aprecio mucho.” Elsie le dijo, “Gracias pequeña. No lo olvidare. Lleva tu rosa.” Isabel dijo, “De acuerdo. Los años la secaran, pero estará conmigo.”
     Isabel volvió con Rattcliff y cambiaron unas pocas palabras. Rattcliff le dijo, “¿Qué tal te fue?” Isabel le dijo, “Ya le contaré. Haré al pie de la letra lo que me dijo.” Ambos se alejaron a todo galope. El rostro del enano se embelleció por una lagrima que descendió desde sus ojos encendidos de emoción, pensando, “Ve con Dios, Isabel. Te ámo.” Elsie no tardó en recuperar la dureza habitual, y pensó, “Le dije que aceptára para que todo parezca normal y esos ‘perros’ se confíen. Pero no habrá boda.” Aquella fue su determinación final. Elsie cerró la puerta, abandonando su morada, y pensando, “Esta noche acaba mi calvario. Lo prometo.” Las horas pasaron y Elsie caminó y llegó al castillo de Ellieslaw. Las horas siguientes fueron dedicadas a los preparativos de la boda, que, tanto el padre de la novia como su yerno pretendían clamorosamente. En realidad no era una boda entre esponsales, sino entre apellidos y fortunas, era un plan común de traición política, desfavorable para Escocia. El enorme reloj del péndulo hizo correr sus agujas, hasta anunciar con once campanadas que faltaba solo una hora para la media noche.
     La novia se dejaba engalanar muy nerviosa, pensado, “¿Qué estará por pasar? Elsie, Elsie, no me abandones.” Padre y yerno en otro ambiente también aguardaban. Sir Frederick dijo, “Ellieslaw, lo que haremos ahora hará que olvidemos pequeñeces anteriores.” Richard Ellieslaw dijo, “Así lo espero. Faltan solo unos veinte minutos.” Quince minutos antes de las doce, se trasladaron todos hacia la capilla del castillo. Ingresaron a la magnificencia del templo, en medio de un silencio entre extenso y expectante. Junto al altar, había un mausoleo y una imagen en piedra de su ocupante. Isabel dijo, “Discúlpame padre. Debo orarle a ella.” Ante la impaciencia de Ellieslaw, Isabel oró junto a la tumba de su madre, muerta quince años atrás. Tras unos minutos, Isabel dijo, “Estoy lista. Sé que ella hubiese aprobado mi conducta.” Sir Frederick dijo, “Procedamos a la boda, pues.” La ceremonia comenzó muy formal. El sacerdote dijo, “Antes de que den su consentimiento, hijos, deseo saber si hay alguien que cuestione vuestra unión.” En ese momento, tronó una voz, aumentada por la acústica del Templo, “Sí, yo cuestiono esa farsa, y la impediré.” Era la figura oscura y temida del llamado, “Enano Negro,” quien dijo, “Detenga la boda, sacerdote, mi testimonio la hará nula.” Sir Frederick, lléno de cólera, intentó desenvainar su espada, diciendo, “Maldito contrahecho, te enseñaré.” Aun lado de él, Earnscliff lo aplacó, diciendo, “Acabó su comedia, Sir. Suelte la espada o lo atravieso.” Ellieslaw se supo perdido e intentó una torpe fuga, pensando, “Santo cielo. Debo desaparecer.” Hobbie le salió al paso con su espada, diciendo, “¡Alto!” Ellieslaw se detuvo sorprendido. Hobbie dijo, “No quiero dañarlo, sir. Regrésese, y afronte los cargos que hay contra usted.” Ellieslaw dijo, sorprendido, “S-s-sí…!” Enseguida, Hobbie decía, “Earnscliff, toda la guardia del castillo esta bajo el control de nuestros compatriotas.” Earnscliff dijo, “Perfecto, ahora oigamos lo que aquí se dirá.”
     Mientras tanto, Elsie hacia algo insólito. Llorando y abrazando la estatua de una mujer, en su sepultura, decía, “Querida, te amé. Me amaste y nos separaron para siempre. Ambos fuimos engañados. Sé que por último moriste de tristeza. Pero esta noche ambos tendremos justicia.” Enseguida, Elsie tomó la palabra y explicó su historia ante los presentes: “Amigos, soy Sir Edward Mauley, caballero de comarca cercana a esta, y esperé un cuarto de siglo que llegára éste momento.” Enseguida, indicando hacia la estatua femenina, dijo, “Esa mujer me amó. Para ella yo no era enano, ni contrahecho. Yo suplí mis carencias con inteligencia. Y una cultura digna de un apellido prestigioso. Mi padre preparaba nuestra boda con un banquete, diciendo sentado a la mesa, ‘Ellieslaw, eres buen amigo. Me alegro que estés acá.’ Ellieslaw, quien era el padrino dijo, ‘También aprecio a tu novia. Seré un digno padrino… De pronto alguien corrió hacia él, desenvainado una espada, diciendo, “Ellieslaw, el otro día me insultaste. Aquí estoy.” Ellieslaw dijo, “Cielos, quiere matarme.” Aquel sujeto tiró una estocada y Ellieslaw cayó como fulminado. En ese momento, me ganó una furia salvaje. Tomé mi espada y busqué vengar la caída de mi amigo.” El hombre me dijo, al enfrentarlo, “Maldito, acabarás como acabé con él.” Sin titubear, hundí mi acero en las carnes de aquel perro que no merecía vivir.” Cuando entendí ya era tarde. Se trataba de un simulacro, ideado por Ellieslaw, para hacerme culpable de un crimen verdadero. Era un complot. Este maldito hizo que me metieran entre rejas, por asesinato, y que me declararan loco. Él, como primo mío, se ocupó de administrar nuestra fortuna y prometió no dejar sola a la pobre Isabel. 
     Ella tuvo una hija con el desgraciado, luego se dejo morir. Solo quedó la pequeña, a quien puso su mismo nombre, como una constancia de su páso por el mundo. Ellieslaw vendió todo y compró este castillo. Luego pactó con el enemigo. Quiso vender a su hija… ¡Bah! Por suerte, Rattcliff me encontró años después, en mi vagabundeo incierto. Fue él quien me dijo dónde vivía Ellieslaw. Fue él quien me ha ayudado desde siempre. Rattcliff me trajo parte del dinero mío, el que te di, muchacho, para reconstruir tu casa. Considéralo tuyo.” Earnscliff dijo, “El resto fue fácil. Un plan político para echarnos sobre las cabezas de la traición. Sir Frederick, usted encabeza la subversión. Utilizó a su favor a Ellieslaw. Prepárese a una larga prisión.” Isabel dijo, “Ellieslaw, quedarás libre. Sufrirás el desprecio en vagancia, como lo sufrió Sir Mauley.” Ellieslaw dijo, “Es justo hija. Solo acepta mi perdón.” Isabel dijo, “No te lo daré. Cargas demasiados pecados en tu alma.” Ellieslaw dijo, “¡Oh, oh, ya empiezo a padecer..!” El hombre ambicioso y débil a la vez, se alejo para arrastrar por los caminos toda una vida de traiciones. Enseguida Earnscliff dijo a Isabel, “¿Qué tal querida, si aprovechamos que estamos aquí?” Isabel dijo, “¡Dios mío!¿Te parece oportuno?” Hobbie dijo, tomando de la mano a Gracia, “¡Claro, podemos hacerlo los cuatro! Gracia me apoya. También lo tenemos planeado.” Isabel dijo, “¡Oh, esto es increíble! Apadrinará las bodas quien debió de ser mi padrino. Pero, ¿Dónde está?” Hubert Ratcliffe dijo, “Salió, hijos. Me cuchicheó un mensaje para usted. Se siente viejo. El castillo será tuyo y de tu esposo Isabel. Él confía en ustedes.” Isabel dijo, “¿Pero…no volveremos a verlo?”  Ratcliffe dijo, “Claro que sí. Vivirá en su cabaña de las ruinas circulares. Podrás verla cada vez que desees…Con una condición. ¿Acaso la olvidaste?” Isabel dijo, “¡Claro que no!¿La rosa? Siempre la llevaré conmigo, entre las hojas de un misal, y se la mostraré.”
     De inmediato se procedió a las bodas, que dieron nuevos hogares, hijos, y patriotas a la causa escocesa. Cerca de allí, Sir Edward Mauley, respetado y querido por toda la zona, siguió viviendo su vida sencilla. Aun le quedaban muchos años de vida, para gozar de la satisfacción de una justicia costosa pero merecida.
Tomado de Novelas Inmortales. Año VIII. No. 382. Marzo 13 de 1985. Guion: Raúl Prieto Cab. Adaptación: Remy Bastien. Segunda adaptación: José Escobar.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Matrimonio Plural en Kirtland y Nauvoo

\
     Los Santos de los Últimos Días creen en la monogamia: el matrimonio de un hombre y una mujer, que es la ley matrimonial del Señor. En los tiempos bíblicos, el Señor mandó a algunos hombres de su pueblo, poner en práctica del matrimonio plural: el matrimonio de un hombre y más de una mujer. Algunos de los primeros miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también recibieron y obedecieron este mandamiento a través de los profetas de Dios.
     Después de recibir una revelación que le ordenaba practicar el matrimonio plural, José Smith se casó con varias esposas, e introdujo la práctica a sus asociados cercanos. Este principio fue uno de los aspectos más difíciles de la Restauración, tanto para José Smith, como para otros miembros de la Iglesia. El Matrimonio Plural, puso a prueba la fe y provocó controversia y oposición. Inicialmente, pocos Santos de los Últimos Días le dieron la bienvenida a la práctica bíblica restaurada, totalmente ajena a su sensibilidad. Sin embargo, posteriormente muchos testificaron de poderosas experiencias espirituales, las cuales les ayudaron a superar sus dudas, y les proveyeron el coraje para aceptar esta práctica.
     Aunque el Señor ordenó la práctica, y más tarde el fin del matrimonio plural en los últimos días, el Señor no dio instrucciones exactas sobre cómo obedecer el mandamiento. Importantes cambios sociales y culturales, a menudo incluyeron malentendidos y dificultades entre los miembros de la Iglesia. Líderes y miembros de la Iglesia experimentaron estos desafíos, al atender la orden de practicar el matrimonio plural, y de nuevo más tarde lo volvieron a experimentar, mientras  trabajaban para descontinuarlo, después que el Presidente de la Iglesia, Wilford Woodruff, emitió una declaración inspirada, conocida como, el Manifiesto de 1890, el cual llevó al fin del matrimonio plural en la Iglesia. A pesar de todo, los líderes de la Iglesia y los miembros trataron de seguir la voluntad de Dios.
     Muchos detalles sobre la práctica temprana de matrimonio plural son desconocidos. El Matrimonio Plural se introdujo entre los primeros santos de manera creciente, y se le pidió a los participantes que mantuvieran sus acciones de manera confidencial. No discutieron sus experiencias de manera pública, o a través de la escritura, hasta después que los Santos de los Últimos Días se habían trasladado a Utah y los líderes de la iglesia habían reconocido públicamente la práctica. El registro histórico de los primeros matrimonios plurales es, por lo tanto, escaso: pocos registros proporcionan detalles de la época, y reminiscencias posteriores no siempre son fiables. Alguna ambigüedad acompañará siempre nuestro conocimiento sobre este tema. Al igual que los participantes, “veian por espejo, oscuramente” y se les pidió que anduvieran por fe.
Los Comienzos de Matrimonio Plural en la Iglesia
     La revelación sobre el matrimonio plural no se escribió hasta 1843, pero en sus primeros versos se sugiere que parte de ella emergió de estudio de José Smith del Antiguo Testamento en 1831. La gente que conocía bien a José Smith, declaró que él recibió la revelación por ese tiempo. La revelación, registrada en Doctrina y Convenios 132, afirma que José oró para saber porqué Dios justificó a Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David, y Salomón en tener muchas esposas. El Señor respondió que él les había mandado adentrarse en la práctica.
     Los Santos de los Últimos entendieron que estaban viviendo en los días que la revelación llamaba, “la dispensación del cumplimiento de los tiempos.” Principios antiguos, tales como profetas, Sacerdocio, y los templos, serían restaurados a la tierra. El Matrimonio Plural era uno de esos antiguos principios.
La poligamia había sido permitida durante milenios en muchas culturas y religiones, pero, con pocas excepciones, había sido rechazada en las culturas occidentales. En la época de José Smith, la monogamia era la única forma legal de matrimonio en los Estados Unidos. José sabía que la práctica del matrimonio plural, podría agitar la ira pública. Después de recibir el mandamiento, él enseñó a algunos de sus pocos asociados sobre el asunto, sin embargo, no extendió ampliamente la enseñanza durante la década de 1830s.
     Cuando Dios manda una difícil tarea, a veces envía mensajeros adicionales para alentar a su pueblo a obedecer. De acuerdo con este modelo, José le dijo a sus asociados que un ángel se le apareció tres veces entre 1834 y 1842 y le ordenó proceder con el matrimonio plural. Cuando él vaciló en seguir adelante, durante la tercera y última aparición, el ángel vino con una espada desenvainada, amenazando a José con destruirlo, a menos que José siguiera adelante y obedeciera el mandamiento completamente.
     Evidencia fragmentaria sugiere que José Smith actuó tras la primera orden del ángel, al casarse con una esposa plural, Fanny Alger, en Kirtland, Ohio, a mediados de la década de 1830. 
     Varios de los Santos de los Últimos Días que vivieron en Kirtland, reportaron décadas después que José Smith se había casado con Argel, quien vivía y trabajaba en la casa de Smith, después de haber obtenido su consentimiento de ella para ello y el de sus padres. Poco se sabe acerca de este matrimonio, y no se sabe nada acerca de las conversaciones entre José y Emma en cuanto a Argel. Después que el matrimonio de Alger terminó en separación, José parece haber colocado el tema del matrimonio plural de lado, hasta que la Iglesia se trasladó a Nauvoo, Illinois.
Matrimonio Plural y Matrimonio Eterno
     La misma revelación que enseñaba el matrimonio plural, era parte de una revelación mayor dada a José Smith. Ésta revelación, enseñaba que el matrimonio podía durar más allá de la muerte, y que el matrimonio plural era esencial para heredar la plenitud que Dios deseaba para sus hijos. Ya en 1840, José Smith enseñó en privado al apóstol Parley P. Pratt, que el, “orden divino” permitido, permitía a Pratt y a su esposa estar juntos, “por el tiempo y toda la eternidad.” José también enseñó que los hombres, como Pratt, que se habían vuelto a casar tras la muerte de la primera esposa, podían casarse, o sellarse, a sus esposas por la eternidad, bajo condiciones adecuadas.
     El sellamiento de los esposos por la eternidad fue hecho posible gracias a la restauración de las llaves y las ordenanzas del Sacerdocio. El 3 de abril de 1836, el profeta del Antiguo Testamento, Elías, apareció a José Smith y Oliver Cowdery en el Templo de Kirtland, y restauró las llaves del sacerdocio, necesarias para llevar a cabo las ordenanzas para los vivos y los muertos, incluyendo el sellamiento de familias juntas. Los matrimonios realizados por la autoridad del Sacerdocio, podían enlazar entre sí a los seres queridos para la eternidad, en condición de rectitud; los matrimonios efectuados sin esta autoridad, terminarían con la muerte.
     Los matrimonios realizados por la autoridad del Sacerdocio significarían que la procreación de niños y la perpetuación de las familias se continuarían por las eternidades. La revelación de José Smith sobre el Matrimonio, declaraba que la, “continuación de las simientes por siempre jamás” ayudaría a cumplir los propósitos de Dios para su hijos. Esta promesa le fue dada a todas las parejas que fueran casadas por la autoridad del Sacerdocio y fueran fieles a sus convenios.
Matrimonio Plural en Nauvoo
     Durante gran parte de la historia mundial de Occidente, el “interés” familiar, (consideraciones económicas, políticas, sociales) dominó la elección del cónyuge. Los padres tenían el poder de arreglar los matrimonios o prevenir uniones que ellos desaprobaban. A finales de la década de 1700, el romance y la elección personal comenzaron a rivalizar con estos motivos y prácticas tradicionales. En la época de José Smith, muchas parejas habían insistido en casarse por amor, como él y Emma lo hicieron, cuando se fugaron contra los deseos de sus padres.
     Los motivos de los Santos de los Últimos Días para el matrimonio plural, eran a menudo más religiosos que económicos o románticos. Además del deseo de ser obediente, un fuerte incentivo era la esperanza de vivir en la presencia de Dios con los miembros de la familia. En la revelación sobre el matrimonio, el Señor prometió a los participantes “coronas de vida eterna” y “exaltación en los mundos eternos.” Los hombres y las mujeres, los niños y familiares, ancestros y descendientes, iban a ser “sellados” los unos a los otros, y sus compromisos serian duraderos en la eternidad, consistentes con la promesa de Jesús, de que las ordenanzas del sacerdocio realizadas en la tierra, podrían ser “atadas en los cielos.”
     El primer matrimonio plural en Nauvoo, tuvo lugar cuando Louisa Beaman y José Smith fueron sellados en abril de 1841. José se casó con muchas esposas adicionales, y autorizó a otros Santos de los Últimos días a practicar el matrimonio plural. La práctica se extendió lentamente al principio. Para junio de 1844, cuando José murió, aproximadamente 29 hombres y 50 mujeres habían entrado en el matrimonio plural, además de José y sus esposas. Cuando los Santos entraron en el Valle del Lago Salado en 1847, al menos 196 hombres y 521 mujeres habían entrado en el Matrimonio Plural. Los participantes en estos primeros matrimonios plurales, se comprometieron a mantener sus actividades en secreto, aunque previeron un momento en el que la práctica sería reconocida públicamente.
     Sin embargo, los rumores se propagaron. Algunos hombres sin escrúpulos usaron estos rumores para seducir a las mujeres a unirse a ellos en una práctica no autorizada, algunas veces referida como, “romance espiritual.” Cuando esto fue descubierto, los hombres fueron separados de la iglesia. Los rumores llevaron a los miembros y líderes a emitir cuidadosamente restriciones redactadas que denunciaban el “romance espiritual” y la poligamia, más guardaron silencio acerca de lo que José Smith y otros vieron como un matrimonio “celestial” divinamente ordenado. Las declaraciones enfatizaban qué la Iglesia practicó ninguna otra ley marital más que la monogamia, mientras que implícitamente dejaba abierta a posibilidad que individuos, bajo la dirección de los profetas vivientes de Dios, pudieran hacerlo.
José Smith y el Matrimonio Plural
     Durante la época en que el matrimonio plural fue practicado, los Santos de los Últimos Días distinguieron entre el sellamiento por tiempo y eternidad, y el sellamiento por la eternidad solamente. Los sellamientos por tiempo y eternidad, incluían compromisos y relaciones durante esta vida, incluyendo por lo general la posibilidad de relaciones sexuales. Los sellamientos únicamente por la eternidad, indicaban relaciones en la próxima vida solamente.
     La evidencia indica que José Smith participó en ambos tipos de sellamientos. El número exacto de mujeres a las que fue sellado en el curso de su vida, se desconoce, debido a que la evidencia es fragmentaria. Algunas de las mujeres que fueron selladas a José Smith, más tarde testificaron que sus matrimonios eran por tiempo y eternidad, mientras que otras mujeres indicaron que sus relaciones eran solo por la eternidad.
     La mayoría de esas mujeres selladas a José Smith, eran entre los 20 y 40 años de edad en el momento de su sellamiento. La mayor de todas, Fanny Young, tenía 56 años. La más joven era, Helen Mar Kimball, hija de los amigos cercanos de José: Heber C. y Vilate Murray Kimball. La adolecente fue sellada a José, varios meses antes de su cumpleaños número 15. Tales matrimonios a esa edad, inapropiados para los estándares de hoy en día, eran legales en esa época, y algunas mujeres se casaban a mediados de su adolescencia. Helen Kimball habló de su sellamiento a José como “solo por la eternidad,” sugiriendo que la relación no implicaba relaciones sexuales. Después de la muerte de José, Helen se volvió a casar y llegó a ser una elocuente defensora de José y del matrimonio plural.
     Tras su matrimonio con Louisa Beaman, y antes de casarse con otras mujeres solteras, José Smith fue sellado a un número de mujeres que ya habían sido casadas. Ninguna de estas mujeres ni José Smith explicaron mucho sobre estos sellamientos, aunque varias mujeres dijeron que eran solo por la eternidad. Otras mujeres no dejaron registros, por lo que es desconocido si eran sellamientos por tiempo y eternidad, o eran solo por la eternidad.
      Hay varias explicaciones posibles para esta práctica. Estos sellamientos pudieron haber proporcionado una forma de crear un vínculo eterno o enlace entre la familia de José Smith y otras familias de la Iglesia. Estos vínculos se extendían tanto verticalmente, de padres a hijos, como horizontalmente, de una familia a otra. Hoy en día, tales vínculos son logrados a través del matrimonio en el Templo de individuos que también son sellados a sus propias familias de nacimiento, de esta forma vinculando familias juntas. El sellamiento de José Smith a mujeres ya casadas, pudo haber sido una versión temprana de enlaces de una familia a otra.  En Nauvoo, la mayoría, si no todos los primeros maridos, continuaron viviendo en el mismo hogar con sus esposas, durante el tiempo en que José Smith permaneció en vida, y denuncias sobre estos sellamientos con José Smith están virtualmente ausentes en el registro documental.
     Estos sellamientos pueden ser también explicados por la renuencia de José para entrar en el matrimonio plural, debido a la tristeza que pudo haber sufrido su esposa Emma. Él pudo haber creído que el sellamiento a mujeres casadas, cumpliría con el mandato del Señor, sin que se le obligára a tener relaciones normales de matrimonio.  Esto podría explicar por qué, de acuerdo con Lorenzo Snow, el ángel reprendido a José, por tener “reparos” sobre el matrimonio plural, aún después de que había entrado en la práctica. Después de ésta represión, de acuerdo con ésta interpretación, José regresó, principalmente para sellarse con mujeres solteras.
     Otra posibilidad es que, en esa época, cuando las expectativas de vida eran más cortas que hoy en día, las mujeres fieles sentían urgencia por ser selladas por la autoridad del Sacerdocio. Varias de estas mujeres estaban casadas ya sea con no mormones o con ex mormones, y más de una de estas mujeres, posteriormente, expresaron su infelicidad presente con sus matrimonios. Viviendo en un tiempo cuando el divorcio era difícil de obtener, estas mujeres debieron de haber creído que sellarse a José Smith, les daría bendiciones que de otra manera, no recibirían en la próxima vida.

     Las mujeres que se unieron con José Smith en el matrimonio plural, arriesgaron su reputación y respeto de sí mismas, al ser asociadas a un principio tan ajeno a su cultura y tan fácilmente malinterpretado por otros. “Hice un sacrificio mayor que dar mi vida,” dijo Zina Huntington Jacobs, “porque anticipe el jamás ser vista como una mujer honorable.” Sin embargo, ella escribió: “Busqué en las escrituras y por humilde oración con mi Padre Celestial, obtuve un testimonio para mí misma.” Después de la muerte de José, la mayor parte de las mujeres selladas a él, se mudaron a Utah con los santos, siendo miembros fieles de la Iglesia, y defendiendo tanto al matrimonio plural como a José Smith.
José y Emma
     El matrimonio plural fue muy difícil para todos los involucrados. Para la esposa de José Smith, Emma, era un calvario insoportable. Los registros sobre las reacciones de Emma al matrimonio plural son escasos; ella no dejó testimonios de primera mano, por lo que es imposible reconstruir sus pensamientos. José amaba a Emma y ambos se respetaban el uno al otro profundamente. Después de haber entrado en el matrimonio plural, él derramó su sentimientos por su “amada Emma,” en su diario, a quien describió como, “impávida, firme e inquebrantable, inmutable, cariñosa Emma.” 
      Después de la muerte de José, Emma guardó un mechón de su pelo en un medallón, que llevaba alrededor de ella en el cuello.
Emma aprobó, al menos por un tiempo, a cuatro de los matrimonios plurales de José Smith en Nauvoo, y ella aceptó a todas las cuatro esposas en su hogar. Ella pudo haber aprobado los otros matrimonios también. Más Emma probablemente no sabía acerca de todos los sellamientos de José. Ella vaciló en su visión del matrimonio plural, algunos punto la apoyan y otros la denuncian.
En el verano de 1843, José Smith dictó la revelación sobre el matrimonio, un texto largo y complejo que contiene tanto gloriosas promesas como advertencias severas, algunas dirigidas a Emma. La revelación instruía, tanto a mujeres y hombres, que deberían obedecer la ley de Dios y los mandamientos con el fin recibir la plenitud de su gloria.
     La revelación del Matrimonio requería que una mujer diera su consentimiento, antes que su marido pudiera entrar en matrimonio plural. Sin embargo, hacia el final de la revelación, el Señor dijo que si la primera esposa “no recibía esta ley,” el mandamiento del matrimonio plural, el marido estaría exento de, “la ley de Sarah,” presumiblemente el requisito de que el marido ganaba el consentimiento de la primera esposa, antes de casarse con mujeres adicionales. 
     Después que Emma se opuso al matrimonio plural, José se colocó en un agonizante dilema, obligado entre elegir la voluntad de Dios y la voluntad de su amada Emma. Él pudo haber pensado que el recházo de Emma del matrimonio plural, lo exentaba de la ley de Sarah. Su decisión de “no recibir esta ley,” le permitió a él casarse con esposas adicionales sin su consentimiento. Debido a la temprana muerte de José, y a la decisión de Emma de permanecer en Nauvoo, y no discutir el matrimonio plural, después que la Iglesia se mudó al oeste, muchos aspectos de su historia permanecen conocidos sólo por ellos.
Las Pruebas y el Testimonio Espiritual
     Años más tarde, en Utah, los participantes en el matrimonio plural en Nauvoo, discutieron sus motivos para adentrarse en la práctica. Dios declaró en el Libro de Mormón, que la monogamia era el estándar; a veces, sin embargo, él ordenó el matrimonio plural para que su gente pudiera, “dar descendencia a [Él].” El Matrimonio Plural dio por resultado el aumento del número de niños nacidos de padres creyentes.
     Algunos Santos también vieron el matrimonio plural como un proceso redentor del sacrificio y el refinamiento espiritual. De acuerdo con Helen Mar Kimball, José Smith declaró que, “la práctica de este principio sería la prueba más difícil jamás requerida a los Santos para poner a prueba su fe.” A pesar de que fue una de las pruebas “más severas” de su vida, ella declaró que también había sido, “una de las más grandes bendiciones.”  Su padre, Heber C. Kimball, estuvo de acuerdo. “Nunca me sentí más triste,” él dijo en el momento que se enteró del matrimonio plural en 1841. “Lloré por días. ... Yo tenía una buena esposa. Yo estaba satisfecho.”
     La decisión de aceptar tal prueba tan desgarradora en lo general, vino solo después de  ferviente oración e intensa introspección. Brigham Young dijo, al enterarse del matrimonio plural, “que era la primera vez en mi vida que yo había deseado la tumba.” “Tuve que orar sin cesar,” dijo, “y tuve que ejercer la fe y el Señor me reveló la verdad de ello, y eso me satisfizo.”  Heber C. Kimball encontró consuelo sólo después de que su esposa Vilate, había tenido una experiencia visionaria que acreditaba lo correcto del matrimonio plural. “Ella me dijo,” la hija de Vilate más tarde recordó, “que ella nunca vio un hombre y un padre tan feliz como cuando le describió la visión y le dijo que estaba satisfecha y que sabía que era de Dios.”
     Lucy Walker recordó su confusión interna cuando José Smith la invitó a convertirse en su esposa. “Todo sentimiento de mi alma se rebeló contra él,” ella escribió. Sin embargo, después de varias noches de insomnio arrodillada en oración, ella encontró alivio mientas, “la recamara se llenaba de una santa influencia” parecida a “un sol brillante.” Ella dijo: “Mi alma se llenó de una calmada y dulce paz que nunca conocí,” y “una suprema felicidad tomo posesión de todo mi ser.”
     No todos tuvieron tales experiencias. Algunos Santos de los Últimos Días rechazaron el principio del matrimonio plural y abandonaron la Iglesia, mientras que otros se negaron a entrar en la práctica pero permanecieron fieles. Sin embargo, para muchas mujeres y hombres, la repulsión inicial y la angustia fue seguida por la lucha, la resolución, y en última instancia, la luz y la paz. Las sagradas experiencias permitieron a los Santos avanzar en la fe.
Conclusión
     El desafío de introducir un principio tan polémico como el matrimonio plural, es casi imposible de exagerar. Un testimonio espiritual de su veracidad permitió a José Smith y a los demás Santos de los Últimos Días aceptar este principio. Difícil como lo era, la introducción de matrimonio plural en Nauvoo logró de hecho “levantar descendencia” a Dios. Un número sustancial de importantes miembros actuales de la Iglesia, descienden de los Santos de los Últimos Días fieles que practicaron el matrimonio plural.
     Los miembros de la Iglesia ya no practican el matrimonio plural. De acuerdo con las enseñanzas de José Smith, la Iglesia permite a un hombre cuya esposa murió ser sellado a otra mujer, cuando él se vuelve a casar. Por otra parte, los miembros de la Iglesia están autorizados para efectuar las ordenanzas en favor de los hombres y mujeres fallecidos, quienes se casaron más de una vez en la Tierra, sellándolos a todas sus esposas con las cuales estuvieron casados legalmente. La naturaleza exacta de estas relaciones en la próxima vida, no se conoce, y muchas relaciones familiares se ordenarán en la vida venidera. A los Santos de los Últimos Días se les anima a confiar en nuestro sabio Padre Celestial, quien ama a sus hijos y hace todas las cosas para su crecimiento y salvación.
Tomado de: Latter Days Saints Organization Topics Plural Marriage in Kirtland & Nauvoo.
Traducción: José Escobar.