Club de Pensadores Universales

Para donaciones en Estados Unidos y tener mas entradas en el Blog, puedes depositar en cualquier Sucursal Wells Fargo a la cuenta 2979793466. Gracias.

jueves, 11 de junio de 2020

Una Mujer Sin Importancia, de Oscar Wilde


     Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde nació el 16 de octubre de 1854, y falleció a la edad de 46 años, el 30 de noviembre de 1900. Oscar Wilde fue un poeta y dramaturgo irlandés. Después de escribir en diferentes géneros y formas literarias, a lo largo de la década de 1880, a principios de la década de 1890, se convirtió en uno de los dramaturgos más populares de Londres. Wilde es mejor recordado por sus epigramas y obras de teatro, así como por su novela, El Retrato de Dorian Gray, y las circunstancias de su condena penal por indecencia grave, por actos homosexuales consensuales, encarcelamiento, y muerte prematura a los 46 años.

     Los padres de Wilde eran intelectuales angloirlandéses de Dublín. El joven Wilde, aprendió a hablar francés y alemán con fluidéz. A nivel universitario, Wilde leía a los grandes humanistas; demostró ser un clasicista excepcional, primero en el, Trinity College de Dublín, y luego en Oxford. Se asoció con la filosofía emergente del esteticismo, dirigida por dos de sus tutores, Walter Pater, y John Ruskin. Después de la universidad, Wilde se mudó a Londres, para entrar en los círculos culturales y sociales de moda.

     Como portavoz del esteticismo, Wilde probó suerte en diversas actividades literarias: publicó un libro de poemas, dio una gira de conferencias en los Estados Unidos y Canadá sobre el nuevo, "Renacimiento inglés en el arte y la Decoración de Interiores," y luego regresó a Londres, donde trabajó prolíficamente como periodista. Conocido por su ingenio mordaz, su vestimenta extravagante, y su brillante habilidad para conversar, Wilde se convirtió en una de las personalidades más conocidas de su época.
     A principios de la década de 1890, Wilde refinó sus ideas sobre la supremacía del arte, en una serie de diálogos y ensayos, e incorporó los temas y conceptos de la decadencia, la duplicidad, y la belleza, en lo que sería su única novela, El Retrato de Dorian Gray (1890).
     La oportunidad de construir detalles estéticos con precisión, y combinarlos con temas sociales más grandes, llevó a Wilde a escribir dramas. Escribió, Salomé (1891) en francés, mientras estaba en París, porque se le negó una licencia para  presentar la obra en Inglaterra, debido a una prohibición absoluta sobre la representación de temas bíblicos, en el escenario inglés. A pesar de ello, y sin inmutarse, Wilde produjo cuatro comedias de la sociedad, a principios de la década de 1890, lo que lo convirtió en uno de los dramaturgos más exitosos del Londres victoriano tardío.

     En el apogeo de su fama y éxito, mientras, La Importancia de Llamarse Ernesto (1895) todavía se presentaba en Londres, Wilde procesó al Marqués de Queensberry, por difamación criminal. El marqués era el padre del amante de Wilde, Lord Alfred Douglas. El juicio por difamación descubrió pruebas que hicieron que Wilde retirára sus cargos, y lo llevaron a su propio arresto y juicio por indecencia inmoral con los hombres. Después de dos juicios más, fue declarado culpable, y sentenciado a dos años de trabajos forzados, la pena máxima, y ​​fue encarcelado de 1895 a 1897.
     Durante su último año en prisión, escribió, De Profundis, publicado póstumamente en 1905, una larga carta que analiza su viaje espiritual, a través de sus pruebas, formando un oscuro contrapunto a su filosofía anterior del placer. Tras su liberación, se fue inmediatamente a Francia, para nunca volver a Irlanda o Gran Bretaña. Allí escribió su último trabajo, The Ballad of Reading Gaol (1898), un largo poema que conmemora los duros ritmos de la vida en prisión.

Vida Temprana

     Oscar Wilde nació en 21 Westland Row, Dublín, ahora hogar del, Centro Oscar Wilde, Trinity College, siendo el segundo de tres hijos de una pareja angloirlandesa: Jane, de soltera, Elgee y Sir William Wilde. Oscar era dos años menor que su hermano, William (Willie) Wilde.

     Su madre, Jane Wilde, era sobrina (por matrimonio) del novelista, dramaturgo, y clérigo Charles Maturin (1780-1824), quien pudo haber influido en su propia carrera literaria. Su madre tenía ascendencia italiana lejana, y bajo el seudónimo, "Speranza" la palabra italiana para "esperanza", escribió poesía para los revolucionarios jóvenes irlandeses en 1848; ella fue una nacionalista irlandesa de toda la vida.
     Jane Wilde leyó la poesía de los Jóvenes Irlandeses a Oscar y Willie, inculcando el amor a sus hijos por estos poetas. Su interés en el renacimiento neoclásico, se mostró por las pinturas y bustos de la antigua Grecia y Roma en su casa.

     Por otro lado, su padre, William Wilde fue el cirujano otoftalmológico (oído y ojo) líder de Irlanda, y fue nombrado caballero en 1864, por sus servicios como asesor médico, y comisionado asistente de los censos de Irlanda. También escribió libros sobre arqueología irlandesa, y folklore campesino. Un reconocido filántropo, su dispensario para el cuidado de los pobres de la ciudad, en la parte trasera del, Trinity College, de Dublín, fue el precursor del, Hospital de Ojos y Oídos, de Dublín, ahora ubicado en Adelaide Road.
     Por parte de su padre, Wilde descendía de un holandés, el coronel de Wilde, quien fue a Irlanda con el ejército invasor del rey Guillermo de Orange en 1690, y numerosos antepasados ​​angloirlandeses. Por parte de su madre, los antepasados ​​de Wilde incluyeron a un albañil del condado de Durham, que emigró a Irlanda en algún momento de la década de 1770.

     Wilde fue bautizado cuando era un bebé en la, Iglesia de San Marcos, Dublín, la iglesia local de la Iglesia de Irlanda (Anglicana). Cuando se cerró la iglesia, los registros se trasladaron a la cercana Iglesia de St. Ann, Dawson Street. 
     Davis Coakley menciona un segundo bautismo por un sacerdote católico, el Padre Prideaux Fox, quien se hizo amigo de la madre de Oscar, alrededor de 1859. Según el testimonio de Fox, en la Revista Donahoe, en 1905, Jane Wilde visitaría su capilla en Glencree, Condado de Wicklow, para oir misa, y se llevaría a sus hijos con ella. Entonces, la madre de Wilde le pidió al padre Fox en este período, que bautizára a sus hijos.

Fox lo describió de esta manera:

"No estoy seguro de si alguna vez ella se convirtió en católica, pero no pasó mucho tiempo antes de que me pidiera que instruyera a dos de sus hijos, uno de ellos era el futuro genio errático, Oscar Wilde. Después de unas semanas, bauticé a estos dos niños, y Lady Wilde misma, estuvo presente en la ocasión."

     Además de sus hijos con su esposa, Sir William Wilde, fue padre de tres hijos nacidos fuera del matrimonio, antes de su matrimonio: Henry Wilson, nacido en 1838 de una mujer, y Emily y Mary Wilde, nacidas en 1847 y 1849, respectivamente, de una segunda mujer. Sir William reconoció la paternidad de sus hijos ilegítimos o "naturales," y proporcionó su educación, haciendo arreglos para que sus parientes los criáran, en lugar de que fueran criados con sus hijos legítimos, en el hogar de su familia con su esposa.

     En 1855, la familia se mudó al número 1 de Merrion Square, donde nació la hermana de Wilde, Isola, en 1857. El nuevo hogar de los Wilde era más grande. Con el éxito y deleite de sus padres en la vida social, la casa pronto se convirtió en el sitio de un, "medio médico y cultural único". Los invitados a su salón incluyeron a, Sheridan Le Fanu, Charles Lever, George Petrie, Isaac Butt, William Rowan Hamilton y Samuel Ferguson.

     Hasta los nueve años, Oscar Wilde se educó en su casa, donde una niñera francesa, y una institutriz alemana, le enseñaron sus idiomas. Asistió a la Escuela Real Portora en Enniskillen, Condado de Fermanagh, desde 1864 hasta 1871. Hasta los veinte años, Wilde estuvo en la villa, Moytura House, que su padre había construido en Cong, Condado de Mayo. Allí el joven Wilde y su hermano Willie jugaron con George Moore.

Isola murió a los nueve años de meningitis. El poema de Wilde "Requiescat" fué escrito a su memoria.

"Camina ligeramente, ella está cerca

Bajo la nieve

Habla suavemente, ella puede escuchar

las margaritas crecen."

Educación Universitaria 1870

Trinity College de Dublín.

     Wilde dejó Portora con una beca real para leer clásicos en el Trinity College, Dublín, de 1871 a 1874, compartiendo habitaciones con su hermano mayor Willie Wilde. Trinity, una de las principales escuelas clásicas, lo colocó con eruditos como R. Y. Tyrell, Arthur Palmer, Edward Dowden y su tutor, el profesor, J. P. Mahaffy, quien inspiró su interés en la literatura griega.

     Como estudiante, Wilde trabajó con Mahaffy en el libro, Social Life in Greece de este último. Wilde, a pesar de las reservas posteriores, llamó a Mahaffy, "mi primer y mejor maestro" y "el erudito que me mostró cómo amar las cosas griegas". Por su parte, Mahaffy, se jactó de haber creado a Wilde; más tarde, dijo que Wilde era, "la única mancha en mi tutoría".

     La Sociedad Filosófica de la Universidad también proporcionó una educación, ya que los miembros discutieron semanalmente temas intelectuales y artísticos como Dante Gabriel Rossetti y Algernon Charles Swinburne. Wilde se convirtió rápidamente en un miembro establecido: el libro de sugerencias de los miembros, para 1874, contiene dos páginas de bromas, de modo deportivo, burlándose del esteticismo emergente de Wilde.
     Presentó un artículo titulado, "Moralidad estética". En Trinity, Wilde se estableció como un estudiante sobresaliente: llegó a se el primero en su clase, en su primer año, ganó una beca por examinación competitiva, en su segundo, y, en sus finales, ganó la, Medalla de Oro Berkeley, en griego, el premio académico más alto de la Universidad. Se le animó a competir por una media beca al Magdalen College, Oxford, que ganó fácilmente, ya que había estudiado griego durante más de nueve años.

Magdalene College, Oxford.

     En Magdalen, leyó a los Grandes de la Literaura Humanista, desde 1874 hasta 1878, y desde allí solicitó unirse a la Oxford Union, pero no fue elegido.

     Atraído por su vestimenta, secreto y ritual, Wilde solicitó ingresar a la, Logia Masónica Apolo, en Oxford, y pronto fue elevado al "Sublime Grado de Maestro Masón". Durante un creciente interés en la masonería en su tercer año, comentó que, "lamentaría mucho renunciar si me sepáro de la Herejía Protestante". La participación activa de Wilde en la masonería, duró solo el tiempo que pasó en Oxford; permitió que su membresía en el, Apollo University Lodge caducára, después de no pagar las suscripciones.

     El catolicismo le atrajo profundamente, especialmente su rica liturgia, y discutió la conversión al clero varias veces. En 1877, Wilde se quedó sin palabras, después de una audiencia con el Papa Pío IX, en Roma. Leía con entusiasmo los libros del cardenal Newman, un notable sacerdote anglicano que se había convertido al catolicismo, y había subido a la jerarquía eclesiástica. Se puso más serio en 1878, cuando conoció al reverendo Sebastian Bowden, un sacerdote en el Oratorio de Brompton que había recibido algunos conversos de alto perfil.
    Ni su padre, que amenazó con cortar sus fondos, ni Mahaffy pensaron mucho en el plan; pero Wilde, el supremo individualista, se resistió en el último minuto a comprometerse con cualquier credo formal, y el día señalado de su bautismo, envió al Padre Bowden un montón de lirios al altar en su lugar. Wilde mantuvo un interés de por vida en la teología católica y la liturgia.

     Mientras estaba en, Magdalen College, Wilde se hizo particularmente conocido por su papel en los movimientos estéticos y decadentes. Llevaba el pelo largo, y los deportes "varoniles" eran abiertamente despreciados, aunque ocasionalmente boxeaba, y decoraba sus habitaciones con plumas de pavo real, lirios, girasoles, porcelana azul y otros objetos de arte. Una vez comentó a sus amigos, a quienes entretenía lujosamente: "Me resulta cada vez más difícil vivir a la altura de mi porcelana azul".
     La frase rápidamente se hizo famosa, aceptada como un eslogan por los estétas, pero utilizada en su contra por los críticos que percibían en ella una terrible vacuidad. Algunos de sus elementos, fueron desdeñados por los estétas, pero sus actitudes lánguidas y trajes llamativos, se convirtieron en una pose reconocida. Wilde fue atacado físicamente una vez por un grupo de cuatro compañeros, y lidió con ellos sin ayuda, sorprendiendo a la crítica.
     Para su tercer año, Wilde realmente había comenzado a desarrollarse a sí mismo y a su mito, y consideraba que su aprendizaje y conocimiento, era más expansivo y amplio que lo que estaba dentro de los textos prescritos. Esta actitud resultó en que se le expulsára por un período, después de haber regresado tarde a un período universitario, de un viaje a Grecia con Mahaffy.

    Wilde no conoció a Walter Pater hasta su tercer año, pero había sido cautivado por sus, Estudios en la Historia del Renacimiento, publicados durante el último año de Wilde en Trinity. Pater argumentába que la sensibilidad del hombre a la belleza, debe refinarse por encima de todo lo demás, y que cada momento debe sentirse en toda su extensión. Años más tarde, en De Profundis, Wilde describió los Estudios de Pater ... como, "ese libro que ha tenido una influencia tan extraña en mi vida". Se aprendió partes del libro de memoria, y se lo llevó con él en sus viajes en años posteriores.
    Pater le dio a Wilde su sentido de devoción casi impertinente por el arte, aunque aprendió el propósito para ello, a través de las conferencias y escritos del crítico, John Ruskin. Ruskin se desesperaba por el esteticismo autovalidante de Pater, argumentando que la importancia del arte radica en su potencial para el mejoramiento de la sociedad. Ruskin admiraba la belleza, pero creía que debía aliarse y aplicarse al bien moral.
     Cuando Wilde asistió ansiósamente a la serie de conferencias de Ruskin, tituladas, Las Escuelas de Arte Estéticas y Matemáticas en Florencia, aprendió sobre la estética como elementos no matemáticos de la pintura. A pesar de que no se le dio trabajo de, ni levantarse temprano ni de trabajo manual, Wilde se ofreció como voluntario para el proyecto de Ruskin de convertir un camino rural pantanoso en un camino inteligente cuidadosamente bordeado de flores.

     Wilde ganó el Premio Newdigate de 1878 por su poema, "Ravenna", que se reflejó en su visita allí, el año anterior, y lo leyó debidamente en una ceremonia académica. En noviembre de 1878, Wilde se graduó con un doble titulo, primero en su B.A. de Moderaciones Clásicas y Literatura Humanista. Wilde le escribió a un amigo: "Los dones están 'asombrados' más allá de las palabras: ¡al chico malo le va muy bien al final!"

 Aprendizaje de un Estéta: Década de 1880

Debut en la Sociedad

     Después de graduarse de Oxford, Wilde regresó a Dublín, donde volvió a encontrarse con Florence Balcombe, una novia de la infancia. Ella se había comprometido con Bram Stoker y se casaron en 1878. Wilde estaba decepcionado pero estoico: le escribió, recordando, "los dos años dulces, los años más dulces de toda mi juventud," durante los cuales habían estado cerca. También declaró su intención de, "regresar a Inglaterra, probablemente para siempre." Esto lo hizo en 1878, y solo visitó brevemente Irlanda dos veces después de eso.

    Inseguro de su próximo paso, Wilde escribió a varios conocidos preguntando sobre los puestos clásicos en Oxford o Cambridge. El Auge de la Crítica Histórica, fue su presentación para el, Premio de Ensayo del Canciller de 1879, que, aunque ya no era un estudiante, todavía era elegible para ingresar. El tema del ensayo, "Crítica Histórica entre los Antiguos" parecía hecho exactamente para Wilde, con su habilidad tanto en composición, como en aprendizaje antiguo, pero luchó por encontrar su voz con el estilo largo, plano y académico. Inusuálmente, no se otorgó ningún premio ese año.

     Con lo último de su herencia de la venta de las casas de su padre, Wilde se estableció como soltero en Londres. El censo británico de 1881 enumeró a Wilde como huésped en 1 (ahora 44) Tite Street, Chelsea, donde Frank Miles, un pintor de la sociedad, era el jefe de la familia. Wilde pasó los siguientes seis años en Londres, París, y en los Estados Unidos, donde viajó para dar conferencias.

     Wilde había estado publicando letras y poemas en revistas desde que ingresó al Trinity College, especialmente en Kottabos y la Revista de la Universidad de Dublín. A mediados de 1881, a los 27 años, publicó Poemas, un libro donde recopiló, revisó, y amplió sus poemas.

     El libro fue generalmente bien recibido, y vendió su primera tirada de 750 copias. Punch, la revista literaria británicafue menos entusiasta y dijo: "El poeta es Wilde, pero su poesía es mansa". Por una votación cerrada, la Unión de Oxford condenó el libro por presunto plagio. El bibliotecario, que había solicitado el libro para la biblioteca, devolvió la copia de la presentación a Wilde con una nota de disculpa. El biógrafo Richard Ellmann argumenta que el poema de Wilde "¡Hélas!" fue un intento sincero, aunque extravagante, de explicar las dicotomías que el poeta vio en sí mismo; una línea dice: "A la deriva con cada pasión, hasta mi alma es un laúd de cuerda, en el que pueden tocar todos los vientos."

     El libro tenía más impresiones en 1882. Estaba encuadernado en una rica cubierta de pergamino de esmalte, en relieve con flor dorada, e impreso en papel holandés hecho a mano; Durante los años siguientes, Wilde presentó muchas copias del libro a los dignatarios y escritores que lo recibieron durante sus giras de conferencias.

América: 1882

     El esteticismo estaba tan de moda como para ser caricaturizado por Gilbert y Sullivan, en la ópera cómica, Patience (1881). Richard D'Oyly Carte, un empresario inglés, invitó a Wilde a hacer una gira de conferencias por América del Norte, preparando simultáneamente la bomba para la gira estadounidense de, Patience, y vendiendo este estéta tan encantador al público estadounidense.

     Wilde viajó en el barco británico de pasajeros, SS Arizona, llegando el 2 de enero de 1882, a Nueva York, y desembarcando al día siguiente. Originalmente planeada para durar cuatro meses, el ciclo de conferencias continuó durante casi un año, debido al éxito comercial. Wilde buscó transponer la belleza que veía en el arte, a la vida cotidiana. Este era un proyecto tanto práctico como filosófico: en Oxford se había rodeado de porcelana azul y lirios, y ahora una de sus conferencias fue sobre diseño de interiores.

     Cuando se le pidió que explicára los informes de que había desfilado por la avenida Piccadilly en Londres, cargando lirios y con un pelo largo fluyendo. Wilde respondió: "Lo importante no es si lo hice o no, sino si la gente creyó que lo hice." Wilde creía que el artista debería presentar ideales más elevados, y que el placer y la belleza reemplazarían la ética utilitaria.

     Wilde y el esteticismo fueron caricaturizados y criticados sin piedad en la prensa; The Republican de Springfield, por ejemplo, comentó sobre el comportamiento de Wilde durante su visita a Boston para dar una conferencia sobre el esteticismo, sugiriendo que la conducta de Wilde era más una apuesta por la notoriedad, más que por la devoción a la belleza y la estética. T. W. Higginson, clérigo y abolicionista, escribió en, "Masculinidad Afeminada," sobre su preocupación general de que Wilde, "cuya única distinción es que ha escrito un pequeño volumen de versos muy mediocres", influiría de manera inadecuada en el comportamiento de hombres y mujeres.

     Según la biógrafa Michèle Mendelssohn, Wilde fue objeto de una caricatura antiirlandésa y fue retratado como un mono, un artista de maquillaje teatral de cara negra, y un trovador de Christy's a lo largo de su carrera. "Harper's Weekly colocó a un mono que adoraba el girasol vestido como Wilde en el frente de la edición de enero de 1882. La revista no permitió que su reputación de calidad impidiera su expresión, de lo que ahora se consideran odiosas ideologías étnicas y raciales.
    El dibujo estimuló a otros estadounidenses malignos y, en Inglaterra, tuvieron una reimpresión de página completa en la revista, Lady's Pictorial ... Cuando el National Republican discutió sobre Wilde, fue para explicar, 'algunos elementos sobre el pedigrí del animal'. Y el 22 de enero de 1882, el Washington Post ilustró al Hombre Salvaje de Borneo junto a Oscar Wilde de Inglaterra y preguntó: "¿Qué tan lejos está esto de esto?" Aunque su recepción de prensa fue hostil, Wilde fue bien recibido en diversos entornos en todo Estados Unidos; bebió whisky con mineros en Leadville, Colorado, y fue festejado en los salones más modernos de muchas ciudades que visitó.

Matrimonio y Vida en Londres

     Sus ganancias, más los ingresos esperados de su obra, La Duquesa de Padua, le permitieron mudarse a París entre febrero y mediados de mayo de 1883. Mientras estuvo allí conoció a Robert Sherard, a quien entretenía constantemente. "Estamos cenando en la duquesa esta noche", declararía Wilde antes de llevarlo a un restaurante caro. En agosto regresó brevemente a Nueva York para la producción de Vera, su primera obra, luego de que fuera rechazada en Londres. Según los informes, entretuvo a los otros pasajeros con "Ave Imperatrix!, Un poema sobre Inglaterra", sobre el surgimiento y la caída de los imperios. E. C. Stedman, en, Poetas Victorianos, describe esta "letra a Inglaterra" como "verso varonil: una invocación poética y elocuente".

     Wilde tuvo que regresar a Inglaterra, donde continuó dando conferencias sobre temas como, Impresiones Personales de América, El Valor del Arte en la Vida Moderna, y Vestimenta.

     En Londres, le habían presentado en 1881 a, Constance Lloyd, hija de Horace Lloyd, un rico consejero de la reina, y su esposa. Ella estaba visitando Dublín en 1884, cuando Wilde daba una conferencia en el Gaiety Theatre. Él le propuso matrimonio y se casaron el 29 de mayo de 1884 en la Iglesia Anglicana de St James, Paddington, en Londres. Aunque Constance tenía un subsidio anual de £ 250, que era generoso para una mujer joven, equivalente a alrededor de £ 26,300 en valor actual, los Wilde tenía gustos relativamente lujosos.
     Habían predicado a otros durante tanto tiempo sobre el tema del diseño, que la gente esperaba que su hogar estableciera nuevos estándares.  No. 16, Tite Street fue debidamente renovada en siete meses a un costo considerable. La pareja tuvo dos hijos juntos, Cyril (1885) y Vyvyan (1886). Wilde se convirtió en el único firmante literario de la petición de George Bernard Shaw de perdón a los anarquistas arrestados, y luego ejecutados, después de la Masacre de Haymarket en Chicago en 1886.

     Robert Ross había leído los poemas de Wilde, antes de que se conocieran en Oxford, en 1886. Ross parecía libre de la prohibición victoriana contra la homosexualidad, y se separó de su familia. Según el relato de Richard Ellmann, era un niño precoz de diecisiete años que, "tan joven y, sin embargo, tan sabio, estaba decidido a seducir a Wilde." Según Daniel Mendelsohn, Wilde, que siempre había aludido al amor griego, estaba, "iniciado en el sexo homosexual," por Ross, mientras que su, "matrimonio había comenzado a desmoronarse después del segundo embarazo de su esposa, lo que lo dejó repelido físicamente."

Escritos en Prosa: 1886-91

Periodismo y Redacción Editorial: 1886-1889

     Las críticas sobre asuntos artísticos en, The Pall Mall Gazette, provocaron una carta en defensa propia, y pronto Wilde fue colaborador de esa y otras revistas durante 1885-1887. Le gustaba la crítica y el periodismo; la forma se adaptaba a su estilo. Podía organizar y compartir sus puntos de vista sobre el arte, la literatura, y la vida, pero en un formato menos tedioso que dar una conferencia. Animado, sus comentarios fueron en gran parte habladores y positivos. Wilde, como sus padres antes que él, también apoyó la causa del nacionalismo irlandés. Cuando Charles Stewart Parnell fue acusado falsamente de incitar al asesinato, Wilde escribió una serie de columnas astutas que lo defendían en el, Daily Chronicle.

     Su talento, que anteriormente se había puesto principalmente en socializar, lo aplicó en el periodismo adecuado y rápidamente atrajo la atención. Con su juventud casi terminada, y una familia que mantener, a mediados de 1887, Wilde se convirtió en el editor de la revista, The Lady's World, y su nombre apareció de manera prominente en la portada. Rápidamente la renombró como, The Woman's World, y elevó su tono, agregando artículos serios sobre paternidad, cultura y política, mientras mantenía discusiones sobre moda y artes. Por lo general, se incluían dos piezas de ficción, una para leer a los niños, y la otra para las propias damas. Wilde trabajó duro para solicitar buenas contribuciones de su amplio conocimiento artístico, incluidas las de Lady Wilde, y su esposa Constanza, mientras que sus propias, "Notas literarias y otras," eran populares y divertidas.

    El vigor inicial y la emoción que trajo al trabajo, comenzaron a desvanecerse a medida que la administración, los desplazamientos, y la vida en la oficina, se volvieron tediosos. Al mismo tiempo que disminuía el interés de Wilde, los editores se preocuparon nuevamente por la circulación: las ventas, al precio relativamente alto de un chelín, se mantuvieron bajas. Cada vez más, enviando instrucciones a la revista por carta, Wilde comenzó un nuevo período de trabajo creativo, y su propia columna apareció con menos frecuencia. En octubre de 1889, Wilde finalmente encontró su voz en prosa y, al final del segundo volumen, Wilde dejó, The Woman's World. La revista lo sobrevivió en una emisión.

     Si el período de Wilde al frente de la revista fue un éxito mixto, desde el punto de vista organizacional, jugó un papel fundamental en su desarrollo como escritor, y facilitó su ascenso a la fama. Mientras que Wilde, el periodista, proporcionó artículos bajo la dirección de sus editores, Wilde, el editor, se vio obligado a aprender a manipular el mercado literario en sus propios términos.

     A fines de la década de 1880, Wilde era un amigo cercano del artista, James McNeill Whistler y cenaron juntos en muchas ocasiones. En una de estas cenas, Whistler dijo una frase que Wilde encontró particularmente ingeniosa, Wilde exclamó que deseaba haberla dicho, y Whistler replicó fríamente y sin tacto, "Lo harás, Oscar, lo harás". Herbert Vivian, un amigo mutuo de Wilde y Whistler, asistió a la cena y lo registró en su artículo, Las Reminiscencias de Una Vida Corta, que apareció en, The Sun, en 1889. El artículo alegaba que Wilde tenía la costumbre de pasar por alto las bromas de otras personas, asi como las suyas propias, especialmente las de Whistler. Wilde consideró que el artículo de Vivian, era una traición escandalosa, y causó directamente que se rompiera la amistad entre Wilde y Whistler, "y desterrára a Vivian de su círculo."

Ficción Más Corta

     Wilde publicó, El Príncipe Feliz y Otros Cuentos, en 1888, y había estado escribiendo regularmente cuentos de hadas para revistas. En 1891 publicó dos colecciones más, Crime and Other Stories de Lord Arthur Savile, y en septiembre, A House of Pomegranates, fué dedicada, "A Constance Mary Wilde." "The Portrait of Mr. WH", que Wilde había comenzado en 1887, se publicó por primera vez en la Revista de Edimburgo de Blackwood en julio de 1889.

     "The Portrait of Mr. WH" es una historia corta, que registra una conversación, en la que la hipótesis de que los, Sonetos, de Shakespeare, fueron escritos en favor del amor del poeta por el niño actor, "Willie Hughes", y en donde en ésta hipótesis-teoría, se avanza, se retrae, y luego se propone nuevamente. Sin embargo, a única evidencia de que esta hipótesis sea cierta, son dos supuestos juegos de palabras, dentro de los, Sonetos.

     El narrador anónimo es al principio escéptico, luego se convierte en creyente, y finalmente coquetea con el lector: concluye que, "realmente hay mucho que decir de la teoría de Willie Hughes sobre los 'Sonetos' de Shakespeare." Al final, los hechos y la ficción se han fusionado. Arthur Ransome escribió que Wilde, "leyó algo de sí mismo en los 'Sonetos' de Shakespeare," y quedó fascinado con la, "teoría de Willie Hughes," a pesar de la falta de evidencia biográfica de la existencia histórica de William Hughes.
    En lugar de escribir un ensayo breve pero serio sobre la cuestión, Wilde lanzó la teoría entre los tres personajes de la historia, lo que permitió que se desarrollára como fondo de la trama. La historia, por lo tanto, es una de las primeras obras maestras de Wilde que combina muchos elementos que le interesaron: la conversación, la literatura, y la idea de que, para deshacerse de una idea, primero debe convencer a otro de su verdad. Ransome concluye que Wilde tiene éxito precisamente porque la crítica literaria, se revela en él con un toque magistral.

     Aunque el cuento no contiene nada más que "alegatos especiales," diciendo que, "no sería posible construir un castillo más aéreo en España que éste del imaginario William Hughes," como lectores seguimos escuchando, sin embargo, encantados con la narración. "Debes creer en Willie Hughes," dijo Wilde a un conocido, "casi lo hago yo mismo."

Ensayos y Diálogos

     Wilde, cansado del periodismo, había estado ocupado exponiendo sus ideas estéticas más plenamente, en una serie de piezas en prosa más largas, que se publicaron en las principales revistas literarias e intelectuales de la época. En enero de 1889, La Decadencia de la Mentira: Un Diálogo, apareció en, The Nineteenth Century, y Pen, Pencil and Poison, (Lápiz, Pluma y Veneno) una biografía satírica de Thomas Griffiths Wainewright, en, The Fortnightly Review, editada por el amigo de Wilde, Frank Harris. Dos de los cuatro escritos de Wilde sobre estética, son diálogos: aunque Wilde había evolucionado profesionalmente de conferenciante a escritor, conservó una especie de tradición oral. Después de sobresalir siempre como un hombre ingenioso y un buen narrador, el estilo de Wilde consistía, a menudo, en componer frases, reuniendo bons mots, e ingeniosidades en un escrito más largo y coherente.

     Wilde estaba preocupado por el efecto de la moralización en el arte; creía en los poderes redentores y de desarrollo del arte: "El arte es individualismo, y el individualismo es una fuerza perturbadora y desintegradora. Ahí radica su inmenso valor. Lo que busca es perturbar la monotonía del género, la esclavitud de la costumbre, la tiranía del hábito, y la reducción del hombre al nivel de una máquina." En su único texto político, El Alma del Hombre Bajo el Socialismo, argumentó que las condiciones políticas deberían establecer ésta primacía: la propiedad privada debería abolirse, y la cooperación debería sustituirse por la competencia. Al mismo tiempo, enfatizó que el gobierno más responsable para los artistas, consistía en que no hubiera ningún gobierno. Wilde imaginó una sociedad en la que la mecanización, había liberado el esfuerzo humano de la carga de la necesidad, esfuerzo que, en cambio, se podría gastar en la creación artística. George Orwell resumió: "En efecto, el mundo estará poblado por artistas, cada uno luchando por la perfección de la manera que le parezca mejor."

    Este punto de vista Wilde no lo promovió con, Los Fabianos, socialistas intelectuales que abogaban por el uso del aparato estatal, para cambiar las condiciones sociales, ni con las clases adineradas a quienes había entretenido previamente. Hesketh Pearson, al presentar una colección de ensayos de Wilde, en 1950, comentó que, El Alma del Hombre Bajo el Socialismo, había sido un texto inspirador para los revolucionarios en la Rusia zarista, pero lamenta que en la era estalinista, "es dudoso si hay lugares, no inspeccionados, en los que ahora, su escrito podría estar oculto."

     Wilde consideró incluir éste folleto y, The Portrait of Mr.W.H., su ensayo-cuento, sobre los sonetos de Shakespeare, en una nueva antología en 1891, pero finalmente decidió limitarlo a temas puramente estéticos. Intenciones, reúne revisiones de cuatro ensayos: La Decadencia de la Mentira; Pluma, Lápiz y Veneno; La Verdad de las Máscaras, publicada por primera vez en 1885; y, The Critic as Artist, en dos partes. Para Pearson, el biógrafo, los ensayos y diálogos exhiben todos los aspectos del genio y el carácter de Wilde: ingenio, romántico, conversador, profesor, humanista y erudito, y concluye que, "ninguna otra producción suya, tiene un atractivo tan variado." 1891 resultó ser el, annus mirabilis, de Wilde; Además de sus tres colecciones, también produjo su única novela.

El Retrato de Dorian Gray

     La primera versión de, The Picture of Dorian Gray, se publicó como la historia principal, en la edición de julio de 1890, de la Revista mensual de Lippincott, junto con otras cinco. La historia comienza con un hombre pintando un cuadro de Gray. Cuando Gray, que tiene una, "cara como marfil y hojas de rosa", ve su retrato terminado, se desmorona. Angustiado de que su belleza se desvanezca mientras el retrato se mantiene hermoso, sin darse cuenta hace un trato fáustico, en el que solo la imagen pintada envejece, mientras él permanece hermoso y joven. Para Wilde, el propósito del arte sería guiar la vida como si la belleza fuera su objeto. Como el retrato de Gray le permite escapar de los estragos corporales de su hedonismo, Wilde trató de yuxtaponer la belleza que veía en el arte con la vida cotidiana.

     Los reseñas literarias inmediatamente criticaron la decadencia de la novela, y las alusiones homosexuales; El, Daily Chronicle, por ejemplo, lo llamó "impuro", "venenoso" y "pesado con los olores mefíticos de la putrefacción moral y espiritual." Wilde respondió vigorosamente, escribiendo al editor del Scots Observer, en el que aclaró su postura sobre la ética y la estética en el arte: "Si una obra de arte es rica, vital, y completa, aquellos que tienen instintos artísticos verán su belleza, y aquellos para quien la ética atraiga con mayor fuerza verá su lección moral." Sin embargo, Wilde lo revisó ámpliamente para la publicación del libro en 1891: se agregaron seis capítulos nuevos, se eliminaron algunos pasajes abiertamente decadentes, se eliminó el homoerotismo, y se incluyó un prefacio que consta de veintidós epigramas, alguno de los cuales decía, "Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo."

     Los críticos contemporáneos y los críticos modernos han postulado numerosas fuentes posibles de la historia, una búsqueda que Jershua McCormack argumenta es inútil, porque Wilde, "ha tocado una raíz del folklore occidental tan profunda y ubicua, que la historia ha escapado de sus orígenes, y ha regresado a la tradición oral." Wilde afirmó que la trama era, "una idea tan antigua, como la historia de la literatura, pero a la que le he dado una nueva forma."
     El crítico moderno, Robin McKie, consideró que la novela era técnicamente mediocre, y dijo que la presunción de la trama, había garantizado su fama, pero la estrategia nunca se empuja al máximo.
     Por otro lado, Robert McCrum, de The Guardian, la consideró, la veintesieteáva mejor novela escrita en inglés, calificándola de, "un ejercicio llamativo y ligeramente acampado en el gótico tardío victoriano."

Carrera Teatral: 1892-1895

Salome

     El censo de 1891 registra la residencia de Wilde en, 16 Tite Street, donde Oscar Wilde vivía con su esposa, Constance, y sus dos hijos. Sin embargo, Wilde, no contento con ser más conocido que nunca en Londres, regresó a París en octubre de 1891, esta vez como un escritor respetado.

     Fue recibido en los salones literarios, incluido el famoso Mardis, de Stéphane Mallarmé, un reconocido poeta simbolista de la época. Las dos obras de Wilde durante la década de 1880, Vera; o, los Nihilistas, y La Duquesa de Padua, no habían tenido mucho éxito. Wilde había continuado su interés en el teatro, y ahora, después de encontrar su voz en prosa, sus pensamientos volvieron a la forma dramática, cuando la iconografía bíblica de Salomé, llenó su mente.
     Una tarde, después de discutir representaciones de Salomé, a lo largo de la historia, regresó a su hotel, y notó un cuaderno en blanco sobre el escritorio, y se le ocurrió escribir en él lo que había estado diciendo. El resultado fue una nueva obra, Salomé, escrita rápidamente y en francés.

     Salomé es una tragedia, cuenta la historia de Salomé, la hijastra del tetrarca Herodes Antipas, quien, para consternación de su padrastro, pero deleite de su madre, solicita la cabeza de Jokanaan, (Juan el Bautista), en bandeja de plata, todo esto como recompensa por bailar la, Danza de los Siete Velos.
    Cuando Wilde regresó a Londres justo antes de Navidad, Le Paris Echo, se refirió a él como, "el gran evento" de la temporada. Comenzaron los ensayos de la obra, protagonizada por Sarah Bernhardt, pero Lord Chamberlain le negó una licencia para presentarla, ya que representaba personajes bíblicos. Salomé se publicó conjuntamente en París y Londres en 1893, pero no se realizó hasta 1896 en París, durante el posterior encarcelamiento de Wilde.

Comedias de Sociedad

    Wilde, que primero se propuso irritar a la sociedad victoriana con su vestimenta y temas de conversación, luego los enfureció con, El Retrato de Dorian Gray, su novela de vicio oculta bajo el arte, finalmente encontró una manera de criticar a la sociedad en sus propios términos. El Abanico de Lady Windermere, se realizó por primera vez el 20 de febrero de 1892, en St James's Theatre, repleto de lo mejor de la sociedad. En la superficie, esta es una comedia ingeniosa, donde hay una subversión sutil oculta: "concluye con la ocultación colusoria, en lugar de la divulgación colectiva."

     El público, al igual que Lady Windermere, se ve obligado a suavizar los códigos sociales severos, en favor de una visión más matizada. La obra fue enormemente popular, recorrió el país durante meses, pero en gran parte fue rechazada por críticos conservadores.
     Esta obra fue seguida por, Una Mujer Sin Importancia, en 1893, otra comedia victoriana, que gira en torno al espectro de nacimientos ilegítimos, identidades equivocadas, y revelaciones tardías. Wilde recibió el encargo de escribir dos obras de teatro más y, El Esposo Ideal, escrita en 1894, sigió, en enero de 1895.

    Peter Raby dijo que estas obras esencialmente inglesas estaban bien expresadas, "Wilde, con un ojo puesto en el genio dramático de Ibsen, y el otro en la competencia comercial en el West End de Londres, apuntó a su audiencia con precisión hábil."

La Familia Queensberry

     A mediados de 1891, Lionel Johnson presentó a Wilde a Lord Alfred Douglas, primo de Johnson y estudiante universitario en Oxford en ese momento. Conocido por su familia y amigos como "Bosie", éste era un joven apuesto y malcriado. Una amistad íntima surgió entre Wilde y Douglas y en 1893 Wilde estaba enamorado de Douglas y se asociaron regularmente en un asunto tempestuoso.

     Si Wilde era relativamente indiscreto, incluso extravagante, en la forma en que actuaba, Douglas era muy imprudente en público. Wilde, que ganaba hasta £ 100 por semana con sus obras de teatro (su salario en, The Woman's World, había sido de £ 6), complació todos los caprichos de Douglas: materiales, artísticos, o sexuales.

     Douglas pronto inició a Wilde en la clandestinidad victoriana de la prostitución gay, y Alfred Taylor le presentó a Wilde una serie de jóvenes hombres prostitutos de clase trabajadora a partir de 1892. Estas citas poco frecuentes generalmente tomaban la misma forma: Wilde se encontraba con el joven, le ofrecía regalos, lo invitaba a cenar en privado, y luego, lo llevaba a una habitación de hotel. A diferencia de las relaciones idealizadas de Wilde con Ross, John Gray, y Douglas, quienes continuaron siendo parte de su círculo estético, estos consortes no tenían educación, y no sabían nada de literatura. Pronto sus vidas públicas y privadas se dividieron bruscamente; en De Profundis le escribió a Douglas que, "era como festejar con las panteras; el peligro era la mitad de la emoción ... No sabía que cuando ellas me atacaran, sería como estar en la tubería de otro, y a sueldo de otro."

     Douglas y algunos amigos de Oxford fundaron un diario, The Chameleon, al que Wilde, "envió una página de paradojas, originalmente destinadas a Saturday Review." Su escrito, "Frases y Filosofías Para el Uso de los Jóvenes," fue atacado seis meses después en el juicio de Wilde, donde se vio obligado a defender la revista a la que había enviado su trabajo. En cualquier caso, se hizo único: The Chameleon no se volvió a publicar.

     El padre de Lord Alfred, el marqués de Queensberry, era conocido por su abierto ateísmo, su manera brutal de ser, y por ser el creador de las reglas modernas del boxeo. Queensberry, que se peleaba regularmente con su hijo, se enfrentó a Wilde y Lord Alfred, sobre la naturaleza de su relación varias veces, pero Wilde pudo aplacarlo. En junio de 1894, llamó a Wilde a la calle Tite 16, sin cita previa, y aclaró su postura: "No digo que lo seas, pero lo miras y posas ante él, lo cual es igual de malo. Y si te atrapo a ti y a mi hijo nuevamente en cualquier restaurante público, te golpearé," a lo que Wilde respondió:  "No sé cuáles son las reglas de Queensberry, pero la regla de Oscar Wilde es disparar a la vista."
     Su relato en, De Profundis fue menos triunfante: "Fue cuando, en mi biblioteca en Tite Street, agitando sus pequeñas manos en el aire con furia epiléptica, tu padre ... se paró pronunciando cada palabra sucia que podía pensar, y gritando las repugnantes amenazas que luego llevó a cabo con tanta astucia." Queensberry solo describió la escena una vez, diciendo que Wilde,"le había mostrado la pluma blanca," lo que significa que había actuado de manera cobarde. Aunque intentaba mantener la calma, Wilde vio que se estaba enredando en una brutal disputa familiar. No deseaba soportar los insultos de Queensberry, pero sabía que confrontarlo podría conducir al desastre, si sus enlaces se divulgaban públicamente.

La Importancia de Llamarse Ernesto

     La obra final de Wilde vuelve nuevamente al tema de las identidades cambiadas: los dos protagonistas de la obra se involucran en "bunburying" (el mantenimiento de personajes alternativos en la ciudad y el país) que les permite escapar de las costumbres sociales victorianas. La Importancia, es aún más ligero en tono que las comedias anteriores de Wilde. Si bien sus personajes a menudo se convierten en temas serios en momentos de crisis, La Importancia de Llamarse Ernesto, carece de los personajes de Wilde que ya están disponibles: no hay una "mujer con un pasado", los actores principales no son villanos ni astutos, simplemente personajes cultos y ociosos, y las mujeres idealisadas, no son tan inocentes. Sobre todo ambientada en salones, y carente casi por completo de acción o violencia, La Importancia de Llamarse Ernesto, carece de la decadencia consciente, que se encuentra en, El Retrato de Dorian Gray, y Salome.

     La obra, ahora considerada la obra maestra de Wilde, se escribió rápidamente en la madurez artística de Wilde a fines de 1894. Se realizó por primera vez el 14 de febrero de 1895, en el Teatro St James's de Londres, siendo la segunda colaboración de Wilde con George Alexander, el actor-manager.
     Tanto el autor como el productor revisaron, prepararon, y ensayaron asiduamente cada línea, escena, y escenario en los meses previos al estreno, creando una representación cuidadosamente construida de la sociedad victoriana tardía, pero simultáneamente burlándose de ella. Durante el ensayo, Alexander solicitó que Wilde acortara la obra de cuatro actos a tres, lo que hizo el autor.
     Los estrenos en St. James's parecían "fiestas brillantes," y la apertura de, The Importance of Being Earnest, o La Importancia de Ser Serio, no fue la excepción. Allan Aynesworth, que interpretó a Algernon, recordó a Hesketh Pearson: "En mis cincuenta y tres años de actuación, nunca recuerdo un triunfo mayor que [esa] primera noche." La recepción inmediata de, La Importancia de Llamarse Ernesto, como el mejor trabajo de Wilde hasta la fecha finalmente cristalizó su fama en una sólida reputación artística. La importancia de Llamarse Ernesto, sigue siendo su obra más popular.

     El éxito profesional de Wilde se reflejó en una escalada en su enemistad con Queensberry. Queensberry había planeado insultar a Wilde públicamente arrojando un ramo de verduras podridas al escenario; Wilde fue avisado y Queensberry no pudo entrar al teatro. Quince semanas después, Wilde estaba en prisión.

Ensayos

Wilde contra Queensberry

     El 18 de febrero de 1895, el marqués dejó su tarjeta de visita en el club de Wilde, el Albemarle, un club de miembros privados, con la inscripción: "Para Oscar Wilde, somdomita posando." Wilde, alentado por Douglas y en contra del consejo de sus amigos, inició un enjuiciamiento privado contra Queensberry por difamación, ya que la nota equivalía a una acusación pública de que Wilde había cometido el delito de sodomía.

    Queensberry fue arrestado por difamación criminal; un cargo que conlleva una posible sentencia de hasta dos años de prisión. Bajo la Ley de Libelo de 1843, Queensberry podía evitar la condena por difamación solo demostrando que su acusación era de hecho cierta, y además que había algún, "beneficio público," por haber hecho la acusación abiertamente. Los abogados de Queensberry contrataron detectives privados para encontrar evidencia de los enlaces homosexuales de Wilde.

     Los amigos de Wilde le habían aconsejado contra la acusación en una reunión de revisión del sábado en el Café Royal el 24 de marzo de 1895; Frank Harris le advirtió que, "van a probar la sodomía contra usted" y le aconsejó que huyera a Francia. Wilde y Douglas salieron enfadados, y Wilde dijo, "es en esos momentos que uno ve quién es el verdadero amigos." La escena fue presenciada por George Bernard Shaw, quien se la recordó a Arthur Ransome un día antes del juicio de Ransome por calumniar a Douglas en 1913. Para Ransome confirmó lo que había dicho en su libro de 1912 sobre Wilde; que la rivalidad de Douglas por Wilde con Robbie Ross, y sus discusiones con su padre, habían resultado en el desastre público de Wilde; como Wilde escribió en De Profundis. Douglas perdió su caso. Shaw incluyó un relato de la discusión entre Harris, Douglas y Wilde en el prefacio de su obra, The Dark Lady of the Sonnets.

   El juicio por difamación se convirtió en una causa célebre, cuando los detalles salaces de la vida privada de Wilde con Taylor, y Douglas, comenzaron a aparecer en la prensa. Un equipo de detectives privados había dirigido a los abogados de Queensberry, dirigidos por Edward Carson QC, al mundo del subsuelo victoriano. Se demostró la asociación de Wilde con chantajistas y prostitutas, travestis, y burdeles homosexuales, y se entrevistó a varias personas involucradas, algunas de las cuales fueron obligadas a comparecer como testigos, ya que también fueron cómplices de los crímenes de los que Wilde fue acusado.

     El juicio comenzó el 3 de abril de 1895, ante el juez Richard Henn Collins, en medio de escenas de histeria cercana tanto en la prensa como en las galerías públicas. El alcance de la evidencia acumulada contra Wilde, lo obligó a declarar mansamente: "Soy el fiscal en este caso."
    El abogado de Wilde, Sir Edward George Clarke, abrió el caso preguntándole preventivamente a Wilde sobre dos cartas sugestivas que Wilde le había escrito a Douglas, que la defensa tenía en su poder.
     Él caracterizó la primera como un, "soneto en prosa," y admitió que el, "lenguaje poético," podría parecer extraño a la corte, pero afirmó que su intención era inocente. Wilde declaró que las cartas habían sido obtenidas por chantajistas que habían intentado extorsionarle dinero, pero él se había negado, sugiriendo que deberían tomar las £ 60 (equivalentes a £ 7,000 hoy) ofrecidas, "inusual para una pieza en prosa de esa longitud." Afirmó considerar las cartas como obras de arte en lugar de algo de lo que avergonzarse.

     Carson, un compañero dublinés que había asistido al Trinity College de Dublín al mismo tiempo que Wilde, interrogó a Wilde sobre cómo percibía el contenido moral de sus obras. Wilde respondió con su ingenio y ligereza característicos, alegando que las obras de arte, no son capaces de ser morales o inmorales, sino solo bien o mal hechas, y que solo los, "brutos y analfabetos," cuyos puntos de vista sobre el arte, "son incalculablemente estúpidos," harían tal juicios sobre el arte. Carson, un destacado abogado, se separó de la práctica normal de hacer preguntas cerradas.
     Carson presionó a Wilde sobre cada tema desde todos los ángulos, extrayendo matices de significado de las respuestas de Wilde, eliminándolos de su contexto estético y retratando a Wilde como evasivo y decadente. Mientras Wilde ganó la mayor cantidad de risas en la corte, Carson anotó la mayor cantidad de puntos legales. Para socavar la credibilidad de Wilde, y para justificar la descripción de Queensberry de Wilde como, "somdomita posando," Carson extrajo del testigo una admisión de su capacidad para "posar," demostrando que había mentido sobre su edad bajo juramento.
     Jugando con esto, volvió al tema a lo largo de su contrainterrogatorio. Carson también trató de justificar la caracterización de Queensberry citando la novela de Wilde, El Retrato de Dorian Gray, refiriéndose en particular a una escena en el segundo capítulo, en la que el personaje de la novela, Lord Henry Wotton, explica su decadente filosofía a Dorian, un, "joven inocente," en las palabras de Carson.

      Carson luego pasó a la evidencia objetiva, y le preguntó a Wilde sobre su amistad con hombres más jóvenes, y de clase baja. Wilde admitió haber estado bajo su nombre de pila, y prodigando regalos a ellos, pero insistió en que no había ocurrido nada malo, y que los hombres eran simplemente buenos amigos suyos. Carson señaló repetidamente la naturaleza inusual de estas relaciones, e insinuó que los hombres eran prostitutas varones.
     Wilde respondió que no creía en las barreras sociales, y simplemente disfrutaba de la sociedad de los hombres jóvenes. Entonces Carson le preguntó directamente a Wilde, si alguna vez había besado a un cierto sirviente, Wilde respondió: "Oh, querido, no. Era un niño particularmente simple, desafortunadamente feo, lo compadecí por eso." Carson lo presionó sobre la respuesta, preguntando repetidamente por qué la fealdad del niño era relevante. Wilde vaciló, y por primera vez se puso nervioso: "Me pican y me insultan y tratan de ponerme nervioso; y a veces uno dice cosas con frialdad cuando se debe hablar más en serio."

     En su discurso de apertura para la defensa, Carson anunció que había localizado a varias prostitutas varones que debían testificar que habían tenido relaciones sexuales con Wilde. Por consejo de sus abogados, Wilde retiró la acusación. Queensberry fue declarado no culpable, ya que el tribunal declaró que su acusación de que Wilde estaba, "haciéndose pasar por un somdomita," estaba justificada, y era, "verdadera en sustancia y de hecho." Bajo la Ley de Libelo de 1843, la absolución de Queensberry hizo a Wilde legalmente responsable por los considerables gastos en que Queensberry había incurrido en su defensa, lo que dejó a Wilde en bancarrota.

Regina contra Wilde

     Después de que Wilde abandonó la corte, se solicitó una orden de arresto por cargos de sodomía e indecencia grave. Robbie Ross encontró a Wilde en el Hotel Cadogan, Pont Street, Knightsbridge, con Reginald Turner; ambos hombres aconsejaron a Wilde que fuera de inmediato a Dover, y tratara de tomar un bote a Francia; su madre le aconsejó que se quedára y peleára. Wilde, cayendo en la inacción, solo pudo decir: "El tren se ha ido. Es demasiado tarde." El 6 de abril de 1895, Wilde fue arrestado por, "indecencia grave," en virtud de la Sección 11, de la Ley de Enmienda de Derecho Penal de 1885, un término que significa actos homosexuales que no constituyen sodomía, un delito en virtud de un estatuto separado. Por orden de Wilde, los mayordomo de Ross y Wilde, se abrieron paso hasta el dormitorio y la biblioteca de 16 Tite Street, empacando algunas pertenencias personales, manuscritos y cartas. Wilde fue encarcelado en prisión preventiva, en Holloway, donde recibió visitas diarias de Douglas.

     Los acontecimientos se desarrollaron rápidamente, y su enjuiciamiento se inició el 26 de abril de 1895, ante el juez Charles. Wilde se declaró inocente. Wilde ya le había rogado a Douglas, que se fuera de Londres, a París, pero Douglas se quejó amargamente, incluso queriendo dar pruebas, de inmediato fue presionado para irse, y pronto huyó al Hotel du Monde. Temiendo la persecución, Ross y muchos otros también abandonaron el Reino Unido durante este tiempo. Bajo interrogatorio, Wilde al principio dudó, luego habló elocuentemente:

Charles Gill (Fiscal): ¿Cuál es, "el amor que no se atreve a pronunciar su nombre?"

Wilde: " 'El amor que no se atreve a pronunciar su nombre' en este siglo es un afecto tan grande como el de un anciano por un hombre más joven, como el que había entre David y Jonathan, como ese amor del cual Platón hizo la base de su filosofía, y como el que tú encuentras en los sonetos de Miguel Ángel y Shakespeare. Es ese profundo afecto espiritual que es tan puro como perfecto. Esa clase de amor dicta e impregna grandes obras de arte, como las de Shakespeare y Miguel Ángel, y esas dos cartas mías. Y es incomprendido en este siglo,y  tan incomprendido que puede describirse como, "el amor que no se atreve a pronunciar su nombre," y por eso me colocan donde estoy ahora. Es hermoso, está bien, es la forma más noble de afecto. No hay nada antinatural al respecto. Es intelectual, y existe repetidamente entre un hombre mayor y uno más joven, cuando el hombre mayor tiene intelecto, y el hombre más joven tiene toda la alegría, la esperanza y el glamour de la vida ante él. Para que así sea, el mundo no entiende. El mundo se burla de él, y a veces pone a uno en la picota por ello."

Esta respuesta fue contraproducente en un sentido legal, ya que solo sirvió para reforzar los cargos de comportamiento homosexual.

El juicio terminó con el jurado incapaz de llegar a un veredicto. El abogado de Wilde, Sir Edward Clarke, finalmente pudo conseguir a un magistrado que permitiera que Wilde y sus amigos pagaran una fianza. El reverendo Stewart Headlam puso la fianza en mas de £ 5,000 requerida por el tribunal, ya que no estuvo de acuerdo con el tratamiento de Wilde por parte de la prensa y los tribunales. Wilde fue liberado de la prisión de Holloway y, evitando la atención, se escondió en la casa de Ernest y Ada Leverson, dos de sus firmes amigos. Edward Carson se acercó a Frank Lockwood QC, el Procurador General, y le preguntó, "¿No podemos dejar de lado al tipo ahora?" Lockwood respondió que le gustaría hacerlo, pero temía que el caso se hubiera vuelto demasiado politizado para ser abandonado.

     El juicio final fue presidido por el Sr. Justice Wills. El 25 de mayo de 1895, Wilde y Alfred Taylor fueron condenados por indecencia grave y sentenciados a dos años de trabajos forzados. El juez describió la sentencia, la máxima permitida, como, "totalmente inadecuada para un caso como este," y que el caso fue, "el peor de los casos que he probado." La respuesta de Wilde, "¿Y yo? ¿No puedo decir nada, mi Señor?" fue ahogada en gritos y sollozos de "vergüenza" en la sala del tribunal.

Encarcelamiento

     Wilde fue encarcelado del 25 de mayo de 1895, al 18 de mayo de 1897.

     Primero ingresó a la prisión de Newgate, en Londres, para su procesamiento, luego fue trasladado a la prisión de Pentonville, donde el, "trabajo duro," al que había sido condenado consistía en caminar muchas horas en una cinta y recoger roble, separando las fibras en trozos de viejas cuerdas de la marina, y donde a los prisioneros se les permitía leer solo la, Biblia, y, El Progreso del Peregrino.

    Unos meses después, Wilde fue trasladado a la prisión de Wandsworth, en Londres. Los reclusos también siguieron el régimen de, "trabajos forzados, comidas duras, y una cama dura," que afectaba severamente la delicada salud de Wilde. En noviembre Wilde se derrumbó durante la capilla, por enfermedad y hambre. Su tímpano derecho se rompió en la caída, una lesión que más tarde contribuyó a su muerte. Pasó dos meses en la enfermería.

     Richard B. Haldane, el diputado liberal y reformador, visitó a Wilde, y lo transfirió en noviembre a Reading Gaol, 30 millas (48 km) al oeste de Londres, el 23 de noviembre de 1895. La transferencia en sí fue el punto más bajo de su encarcelamiento, mientas la multitud se burló y le escupió en la plataforma del ferrocarril. Pasó el resto de su sentencia allí, referida e identificada solo como, "C.3.3", el ocupante de la tercera celda, en el tercer piso, de la sala C.

     Unos cinco meses después de que Wilde llegara a Reading Gaol, Charles Thomas Wooldridge, un soldado de la, Royal Horse Guards, fue llevado a Reading para esperar su juicio por asesinar a su esposa, el 29 de marzo de 1896; El 17 de junio, Wooldridge fue condenado a muerte, y regresó a Reading para su ejecución, que tuvo lugar el martes 7 de julio de 1896, el primer ahorcamiento en Reading en 18 años. A partir del ahorcamiento de Wooldridge, Wilde más tarde escribió, The Ballad of Reading Gaol.

     Al principio, a Wilde ni siquiera se le permitía papel y bolígrafo, pero Haldane finalmente logró permitir el acceso a libros, y materiales de escritura. Wilde solicitó, entre otros: la Biblia en francés; Gramáticas italianas y alemanas; algunos textos griegos antiguos, la Divina Comedia de Dante, la nueva novela francesa de Joris-Karl Huysmans sobre la redención cristiana, En Route, y ensayos de, San Agustín, el cardenal Newman, y Walter Pater.

     Entre enero y marzo de 1897, Wilde escribió una carta de 50,000 palabras a Douglas. No se le permitió enviarla, pero se lo permitió llevarla consigo cuando saliera de prisión. En modo reflexivo, Wilde examina fríamente su profesión hasta la fecha, cómo había sido un colorido, agente provocador, en la sociedad victoriana, su arte, como sus paradojas, buscando subvertir y brillar.
     En su propia estimación de sí mismo, Wilde era: alguien que "mantenía relaciones simbólicas con el arte y la cultura de mi época." Fue a partir de estas alturas, que comenzó su vida con Douglas, y Wilde examina esto, particularmente de cerca, repudiándole, por lo que Wilde finalmente lo ve en su total arrogancia y vanidad: no había olvidado el comentario de Douglas, cuando estaba enfermo: "Cuando no estás en tu pedestal, no eres interesante."
     Sin embargo, Wilde se culpó a sí mismo de la degradación ética del carácter que permitió que Douglas provocara en él, y se responsabilizó de su propia caída: "Estoy aquí por haber tratado de encarcelar a su padre." La primera mitad concluye con Wilde perdonando a Douglas, tanto por su propio bien, como por el de Douglas. La segunda mitad de la carta, traza el viaje espiritual de redención y realización de Wilde, a través de su lectura en la prisión. Se dio cuenta de que su prueba rigurosa, había llenado su alma con el fruto de la experiencia, por amarga que fuera en ese momento.

"... Quería comer del fruto de todos los árboles en el jardín del mundo ... Y así, de hecho, salí y viví. Mi único error fue que me limité exclusivamente a los árboles de lo que me pareció el lado del jardín iluminado por el sol, y evité el otro lado, por su sombra y su penumbra."

Wilde fue liberado de la prisión el 19 de mayo de 1897, y navegó esa noche hacia Dieppe, Francia. Nunca regresó al Reino Unido.

En su liberación, le entregó el manuscrito a Ross, quien puede haber cumplido o no las instrucciones de Wilde, de enviarle una copia a Douglas, quien luego negó haberlo recibido. La carta fue publicada parcialmente en 1905 como, De Profundis; su publicación completa y correcta se produjo por primera vez en 1962, en, The Letters of Oscar Wilde.

Descenso: 1897-1900

Exilio

Aunque la salud de Wilde había sufrido mucho por la dureza y la dieta de la prisión, tenía un sentimiento de renovación espiritual. Inmediatamente escribió a la Compañía de Jesús solicitando un retiro católico de seis meses; cuando la solicitud fue denegada, Wilde lloró. "Pretendo ser recibido en la Iglesia Católica en poco tiempo," dijo Wilde a un periodista que le preguntó sobre sus intenciones religiosas.

Wilde pasó sus últimos tres años empobrecido y en el exilio. Tomó el nombre de, "Sebastian Melmoth," después de San Sebastián y el personaje titular de, Melmoth the Wanderer, una novela gótica de Charles Maturin, el tío abuelo de Wilde. Wilde escribió dos largas cartas al editor del, Daily Chronicle, describiendo las condiciones brutales de las cárceles inglesas, y abogando por la reforma penal. Su discusión sobre el despido de Warder Martin, por dar galletas a un niño anémico prisionero, repitió los temas de la corrupción y la degeneración del castigo que había esbozado anteriormente en, El Alma del Hombre Bajo el Socialismo.

     Wilde se la pasó con Robert Ross en el pueblo costero de Berneval-le-Grand, en el norte de Francia, a mediados de 1897, donde escribió, La Balada de Reading Gaol, narrando la ejecución de Charles Thomas Wooldridge, quien asesinó a su esposa, enfurecido por su infidelidad. Se pasa de una narración objetiva de historias, a una identificación simbólica con los prisioneros. No se intenta evaluar la justicia de las leyes que los condenaron, sino que el poema destaca la brutalización del castigo que comparten todos los condenados.
     Wilde yuxtapone al hombre ejecutado y a sí mismo con la frase, "Sin embargo, cada hombre mata lo que ama." Adoptó la forma de balada proletaria y el autor firmó la obra bajo el nombre de, "C33," el número de la celda de Wilde, en Reading Gaol. Wilde sugirió que se publicára en la Revista, Reynold's Magazine, "porque circula ampliamente entre las clases criminales, a la cual ahora pertenezco, porque alguna vez mis compañeros me leerán, lo cual será una nueva experiencia para mí." La historia fue un gran éxito comercial inmediato, pasando por siete ediciones en menos de dos años, solo después de lo cual "[Oscar Wilde]" se agregó a la página del título, aunque muchos en los círculos literarios sabían que Wilde era el autor. Esto le trajo una pequeña cantidad de dinero.

     Aunque Douglas había sido la causa de sus desgracias, él y Wilde se reunieron en agosto de 1897, en Rouen. Esta reunión fue desaprobada por los amigos y familiares de ambos hombres.
     Constance Wilde ya negaba conocer a Wilde, o le negaba permitirle ver a sus hijos, aunque ella le enviaba dinero, tres libras por semana. Durante la última parte de 1897, Wilde y Douglas vivieron juntos cerca de Nápoles, durante unos meses hasta que sus familias los separaron bajo la amenaza de cortar todos los fondos.

     El destino final de Wilde fue en el deslucido, Hôtel d'Alsace, ahora conocido como, L'Hôtel, en la rue des Beaux-Arts, en Saint-Germain-des-Prés, París. "Esta pobreza realmente te rompe el corazón: es tan ventajosa [sucia], tan deprimente, tan desesperada. Ora para hacer lo que puedas," escribió a su editor. Corrigió y publicó, Un Marido Ideal, y La Importancia de Llamarse Ernesto, prueba de lo cual, según Ellmann, muestran a un hombre, "muy al mando de sí mismo y de la obra," pero se negó a escribir cualquier otra cosa: "Puedo escribir, pero he perdido la alegría de escribir."

     Wilde vagó por los bulevares solo, y gastó el poco dinero que tenía en alcohol. Una serie de embarazosos encuentros casuales, con visitantes ingleses hostiles, o franceses que había conocido en días mejores, ahogaron su espíritu. Pronto Wilde estuvo lo suficientemente confinado en su hotel para bromear, en uno de sus últimos viajes afuera, "Mi fondo de pantalla y yo estamos luchando un duelo a muerte. Uno de nosotros tiene que irse."
     El 12 de octubre de 1900 envió un telegrama a Ross: "Terriblemente débil. Por favor, vengan." Su humor fluctuaba; Max Beerbohm relata cómo su amigo común, Reginald 'Reggie' Turner, había encontrado a Wilde muy deprimido después de una pesadilla. "¡Soñé que había muerto y estaba cenando con los muertos!" "Estoy seguro", respondió Turner, "de que debes haber sido la vida y el alma de la fiesta." Turner fue uno de los pocos del viejo círculo, que permaneció con Wilde hasta el final, y estaba a su lado cuando murió.

Muerte

     Para el 25 de noviembre de 1900, Wilde había desarrollado meningitis, luego llamada, "meningitis cerebral." Robbie Ross llegó el 29 de noviembre, envió a un sacerdote, y Wilde fue bautizado condicionalmente en la Iglesia Católica por el P. Cuthbert Dunne, un sacerdote pasionista de Dublín. Wilde fue bautizado en la Iglesia de Irlanda y, además, recuerda el bautismo católico como un niño, hecho atestiguado más tarde por el ministro del sacramento, el padre, Lawrence Fox. El padre Dunne registró el bautismo,

     "A medida que el carro rodó por las calles oscuras esa noche invernal, la triste historia de Oscar Wilde me fue repetida en parte ... Robert Ross se arrodilló junto a la cama, ayudándome lo mejor que pudo, mientras administraba el bautismo condicional, después de lo cual respondí las respuestas, mientras le daba la extremaunción al hombre postrado, y recitaba las oraciones por los moribundos. Como el hombre estaba en una condición semi-comatosa, no me aventuré a administrar el, Santo Viático; aun así debo agregar que él pudo ser despertado, y fue despertado de este estado en mi presencia. Cuando se despertó, dio señales de ser interiormente consciente ... De hecho, estaba completamente satisfecho de que me entendiera cuando me dijeron que estaba a punto de recibirlo en la Iglesia Católica, y le di los últimos sacramentos ... Y cuando repetí cerca de sus oídos los Santos Nombres, los Actos de Contrición, Fe, Esperanza y Caridad, con actos de humilde resignación a la Voluntad de Dios, trató de decir las palabras después de mí."

     Wilde murió de meningitis el 30 de noviembre de 1900. Se dan diferentes opiniones sobre la causa de la enfermedad: Richard Ellmann afirmó que era sifilítica; Merlin Holland, el nieto de Wilde, piensa que esto fue un error, y señaló que la meningitis de Wilde siguió a una intervención quirúrgica, tal vez una mastoidectomía; Los médicos de Wilde, el Dr. Paul Cleiss y A'Court Tucker, informaron que la afección se debió a una supuración antigua del oído derecho, por la lesión de la prisión, tratada durante varios años, o sea, en francés, una supuración antigua de, l'oreille droite d'ailleurs en traitement depuis plusieurs années, y no hizo alusión a la sífilis.

Entierro

     Wilde fue enterrado inicialmente en el Cimetière de Bagneux a las afueras de París; en 1909 sus restos fueron desenterrados y trasladados al cementerio Père Lachaise, dentro de la ciudad. Su tumba allí fue diseñada por Sir Jacob Epstein. Fue encargada por Robert Ross, quien pidió que se hiciera un pequeño compartimento para sus propias cenizas, que fueron debidamente transferidas en 1950.

     El ángel modernista representado como un alivio en la tumba originalmente estaba completo con genitales masculinos, que inicialmente fueron censurados por Autoridades francesas con una hoja de oro. Los genitales han sido destrozados desde entonces; Se desconoce su paradero actual. En 2000, Leon Johnson, un artista multimedia, instaló una prótesis de plata para reemplazarlos. En 2011, la tumba fue limpiada de las muchas marcas de lápiz labial dejadas por los admiradores, y se instaló una barrera de vidrio para evitar más marcas o daños.

El epitafio es un verso de, The Ballad of Reading Gaol:

"Y las lágrimas extranjeras se llenarán por él

La urna rota por la piedad,

Porque sus dolientes serán hombres marginados,

Y los marginados siempre lloran."

Perdón Póstumo

     En 2017, Wilde se encontraba entre los aproximadamente 50,000 hombres que fueron indultados por actos homosexuales que ya no se consideran delitos bajo la Ley de Policía y Crimen de 2017. La Ley se conoce informalmente como la ley de Alan Turing.

Honores

    En 2014, Wilde fue uno de los premiados inaugurales en el, Rainbow Honor Walk, un paseo de la fama en el barrio de Castro, de San Francisco, que señala a las personas LGBTQ que han, "hecho contribuciones significativas en sus campos."

El Templo de Oscar Wilde, una instalación de los artistas visuales, McDermott & McGough, se inauguró en 2017, en cooperación con la, Iglesia del Pueblo en la ciudad de Nueva York, y luego se mudó a la galería, Studio Voltaire, en Londres al año siguiente.

Biografias

     La vida de Wilde ha sido objeto de numerosas biografías desde su muerte. Los primeros fueron memorias de quienes lo conocieron: a menudo son relatos personales o impresionistas que pueden ser buenos bocetos de personajes, pero a veces son poco confiables. Frank Harris, su amigo y editor, escribió una biografía, Oscar Wilde: His Life and Confessions (1916); Aunque propenso a la exageración ya veces de hecho inexacto, ofrece un buen retrato literario de Wilde.

     Lord Alfred Douglas escribió dos libros sobre su relación con Wilde. Oscar Wilde and Myself (1914), en gran parte escrito por fantasmas por T.W.H. Crosland, reaccionó vengativamente al descubrimiento de Douglas de que, De Profundis, estaba dirigido a él, y defensivamente trató de distanciarlo de la escandalosa reputación de Wilde. Ambos autores luego lamentaron su trabajo. Más tarde, en, Oscar Wilde: A Summing Up (1939), y su Autobiografía, simpatizaba más con Wilde. De los otros amigos cercanos de Wilde, Robert Sherard; Robert Ross, su albacea literario; y Charles Ricketts, publicaron diversas biografías, reminiscencias o correspondencia.
     La primera biografía más o menos objetiva de Wilde, surgió cuando Hesketh Pearson escribió, Oscar Wilde: His Life and Wit (1946).
     En 1954, el hijo de Wilde, Vyvyan Holland, publicó sus memorias, Hijo de Oscar Wilde, que relata las dificultades que enfrentaron la esposa y los hijos de Wilde después de su encarcelamiento. Fue revisado y actualizado por Merlin Holland en 1989.

     Oscar Wilde, un Estudio Crítico de Arthur Ransome, fue publicado en 1912. El libro solo menciona brevemente la vida de Wilde, pero posteriormente Lord Alfred Douglas demandó a Ransome, y The Times Book Club, por difamación. En abril de 1913, Douglas perdió la acción por difamación después de que una lectura de, De Profundis, refutara sus afirmaciones.

     Richard Ellmann escribió su biografía de 1987, Oscar Wilde, por la cual ganó póstumamente un, Premio del Círculo de Críticos del Libro Nacional (EE. UU.), en 1988, y un Premio Pulitzer en 1989. El libro fue la base de la película de 1997 Wilde, dirigida por Brian Gilbert, y protagonizada por Stephen Fry como el personaje del título.

     La biografía de Neil McKenna de 2003, La Vida Secreta de Oscar Wilde, ofrece una exploración de la sexualidad de Wilde. A menudo de naturaleza especulativa, fue ampliamente criticada por su pura conjetura y falta de rigor académico. Oscar's Books (2008) de Thomas Wright, explora las lecturas de Wilde, desde su infancia, en Dublín, hasta su muerte, en París. Después de localizar muchos libros que pertenecieron a la biblioteca de Wilde, de Tite Street, dispersos en el momento de sus juicios, Wright fue el primero en examinar la marginalia de Wilde.

     En 2018, se publicó en Londres, "Oscar: Una Vida" de Matthew Sturgis. El libro incorpora cartas redescubiertas y otros documentos, y es la biografía de Wilde más ampliamente investigada que aparece desde 1988.

     Literatios parisinos, también produjeron varias biografías y monografías sobre él. André Gide escribió, In Memoriam, Oscar Wilde y Wilde también aparecen en sus diarios.
     Thomas Louis, que anteriormente había traducido libros sobre Wilde al francés, produjo su propio, L'esprit d'Oscar Wilde en 1920.
     Los libros modernos incluyen, Oscar Wilde, de Philippe Jullian, y
L'affaire Oscar Wilde, o, Du Danger de Laisser la Justice Mettre le Nez Dans nos Draps, (Los Romances de  Oscar Wilde, o, Sobre el Peligro de Permitir a la Justicia Poner su Nariz en Nuestras Sábanas), por Odon Vallet, un historiador religioso francés.

Obras Selectas

Rávena, (1878)

Poemas, (1881)

El Príncipe Feliz y Otras Historias, (1888, cuentos de hadas)

Crimen y Otras Historias de Lord Arthur Savile, (1891, historias)

Una Casa de Granadas, (1891, cuentos de hadas)

Intenciones, (1891, ensayos y diálogos sobre estética)

El Retrato de Dorian Gray, (publicado por primera vez en Lippincott's Monthly Magazine, julio de 1890, en forma de libro en 1891; novela)

El Alma del Hombre Bajo el Socialismo, (1891, ensayo político)

El Abanico de Lady Windermere, (1892, Teatro)

Una Mujer Sin Importancia, (1893, obra de teatro)

Un Esposo Ideal, (realizada en 1895, publicada en 1898; obra de teatro)

La Importancia de Llamarse Ernesto, (realizada en 1895, publicada en 1898; obra de teatro)

De Profundis, (escrito en 1897, publicado en 1905, 1908, 1949, 1962; epístola)

La Balada de la Cárcel de Reading, (1898, poema) (Wikipedia en Ingles)
Adaptaciones

     En 1921, la obra se convirtió en una película dirigida por Denison Clift.
     En 1936, la obra se convirtió en una película en Alemania.
     En 1937, la obra se convirtió en una película en Francia.
     En 1945, la obra se convirtió en una película en Argentina.
     En 1991, BBC Radio transmitió una adaptación de Adrian Bean, protagonizada por Diana Rigg y Martin Jarvis. (Wikipedia en Ingles)

     Una Mujer Sin Importancia, es una obra del dramaturgo irlandés, Oscar Wilde. La obra se estrenó el 19 de abril de 1893, en el Haymarket Theatre, de Londres. Al igual que las otras obras de teatro sociedad de Wilde, Una Mujer Sin Importancia, satiriza a la sociedad de clase alta inglesa. Esta obra de teatro se ha realizado en escenarios de Europa y América del Norte, desde la muerte de Wilde, en 1900.

Sinopsis

     La obra está ambientada en la época en que fue escrita, es decir, en 1893.

Acto I

La Terraza en Hunstanton Chase.

La obra comienza con una fiesta en una terraza en la finca de Lady Hunstanton. Los invitados de clase alta pasan la mayor parte del acto I, intercambiando chismes sociales y pequeñas charlas. Lady Caroline Pontefract, es condescendiente con una visitante estadounidense, Hester Worsley, y procede a dar su propia opinión sobre todos los presentes en la sala, y sobre la vida que la rodea. Lady Caroline también denuncia el entusiasmo de Hester, por Gerald Arbuthnot, hasta que el propio Gerald entra, al proclamar que Lord Illingworth, una figura política masculina poderosa y coqueta, tiene la intención de tomarlo bajo su protección como secretario. Esta es una gran noticia para Gerald, ya que ser el secretario de Lord Illingworth, sería el primer paso del joven hacia una vida de éxito financiero y político. Luego, los invitados discuten los rumores sobre el objetivo de Lord Illingworth de ser un embajador extranjero, mientras que Lady Hunstanton envía una carta a la madre de Gerald a través de su lacayo, invitándola a la fiesta.

Gerald ofrece llevar a Hester a dar un paseo, dejando a los invitados restantes murmurando sobre sus vidas sociales. Lady Hunstanton, y Lady Stutfield, comentan las cualidades amorales aún no vistas de Lord Illingworth, hacia las mujeres, cuando el hombre mismo entra a la terraza. Lord Illingworth rechaza sus agradecimientos por su contratación de Gerald Arbuthnot, y dice que lo contrató por interés personal. Lord Illingworth permanece cerca de la Sra. Allonby durante todo el intercambio hasta que los dos se van juntos al invernadero, luego de una discusión sobre los antecedentes y el rico padre de Hester. Un lacayo entra con una carta de la Sra. Arbuthnot, que indica que ella vendrá a la fiesta, después de la cena. Cuando Illingworth y la Sra. Allonby regresan, los invitados restantes ya se han mudado para tomar el té en otra habitación. Los dos personajes tienen una conversación ingeniosa que involucra matrimonio, mujeres, y hombres, hasta que Gerald y Hester entran en la habitación. Tienen una pequeña charla breve, y Lord Illingworth y la Sra. Allonby se quedan nuevamente solos. Su discusión se vuelve hacia Hester, cuando la Sra. Allonby reprende a la joven estadounidense por su informal conversación, de tener dieciocho años, y ser puritana. Lord Illingworth expresa que más bien admira la belleza de Hester, y en realidad usa la conversación para afirmar sus flirteos hacia la Sra. Allonby, afirmando que nunca ha conocido a una mujer tan puritana como Hester, que se resistiría firmemente a cualquier avance. La Sra. Allonby afirma que Hester es sincera en su deseo de quedarse sola, pero Illingworth interpreta sus comentarios como un desafío lúdico. Lord Illingworth se da cuenta de la carta de la Sra. Arbuthnot colocada sobre una mesa, y comenta que la escritura en el sobre, le parece familiar. Cuando la Sra. Allonby pregunta a quién le recuerda la letra, él descuidadamente menciona aque a, "una mujer sin importancia.”

Acto II

Salón en Hunstanton

La madre de Gerald llega al final de una discusión entre Hester y las mujeres de clase alta. Lord Illingworth entra poco después, y Gerald aprovecha la oportunidad para presentarle a la Sra. Arbuthnot. Los tres comparten un intercambio de miradas incómodo, ya que la Sra. Arbuthnot, para consternación de Gerald, solo puede expresar parcialmente su desaprobación de la oferta de Illingworth. Lord Illingworth se excusa, y Lady Hunstanton llama a todos a su sala de música, poco después. Illingworth, sin embargo, pide quedarse para hablar con la señora Arbuthnot.

Lo que sigue es la revelación de que Gerald es el hijo ilegítimo de la Sra. Arbuthnot y Lord Illingworth, quien fuera una vez conocido como George Harford. Hace años, la señora Arbuthnot y George Harford concibieron un hijo, pero Harford se negó a casarse con Arbuthnot. Harford había ofrecido proporcionar seguridad financiera a través de su madre, pero según la señora Arbuthnot, fue su negativa de Harford a casarse, lo que la obligó a abandonarlo, y vivir una vida ardua, como una madre soltera bajo escandalo. La Sra. Arbuthnot conserva una fuerte amargura hacia Illingworth, pero también le ruega que deje a su hijo solo, expresando que después de veinte años de ser madre, Gerald es todo lo que tiene. Ella se niega a permitir que Gerald se quede con su padre, pero Illingworth pregunta cómo obligará a Gerald a hacer lo que quiera. Él le dice a la señora Arbuthnot que Gerald debería poder elegir su propio futuro. Luego entra Gerald, y Lord Illingworth les asegura a él y a su madre, que Gerald tiene las cualidades más altas que el hombre había esperado en un secretario. Illingworth exige cualquier otra razón para que la señora Arbuthnot proteste contra la oportunidad de Gerald. Dispuesta a revelar la verdadera herencia de su hijo, la Sra. Arbuthnot dice que no tiene otra razón.

Acto III

El Salón de Hunstanton Chase

El Acto III comienza con Gerald y Lord Illingworth hablando sobre la Sra. Arbuthnot. Gerald habla de su admiración y actitud protectora hacia su madre, expresando que ella es una gran mujer, y preguntándose por qué nunca le ha hablado de su padre. Lord Illingworth está de acuerdo en que su madre es una gran mujer, pero explica que las grandes mujeres, tienen ciertas limitaciones que inhiben los deseos de los hombres jóvenes. Al dirigir la conversación hacia una charla cínica sobre la sociedad y el matrimonio, Lord Illingworth dice que nunca se ha casado, y que Gerald tendrá una nueva vida bajo su ala. Pronto entran los otros invitados, y Lord Illingworth los entretiene con sus opiniones estimulantes sobre una variedad de temas, como la comedia, y la tragedia, los salvajes, y la sociedad mundial.

Todo lo que Lord Illingworth tiene para decir, se opone a la norma, y excita su compañía, dejando a la Sra. Arbuthnot espacio para decir que, al final lamentará mantener sus puntos de vista. Durante una discusión sobre mujeres pecadoras, Lord Illingworth también se opone a la opinión posterior de Lady Hunstanton, al decir que arruinar la vida de una mujer es imperdonable. Cuando la compañía de Lady Hunstanton finalmente se retira, Lord Illingworth y la Sra. Allonby se van a mirar la luna. Gerald intenta seguirla, pero su madre protesta, y le pide que la lleve a su casa. Gerald dice a su madre que primero debe despedirse de Lord Illingworth, y también revela que irá a la India con él, a fines de mes.

La Sra. Arbuthnot se queda sola con Hester, y retoman la conversación anterior sobre las mujeres. A la Sra. Arbuthnot le disgusta la opinión de Hester, de que los pecados de los padres son sufridos por sus hijos. Reconociendo que la Sra. Arbuthnot está esperando que regrese su hijo, Hester decide ir a buscar a Gerald. Sin embargo, Gerald pronto regresa solo, y se frustra con la continua desaprobación de su madre, referente a su relación con Lord Illingworth, lo que él ve, como una oportunidad para ganarse el respeto de su madre, y el amor de Hester. Recordando las opiniones de Hester, la Sra. Arbuthnot decide decirle a su hijo la verdad sobre su origen, y su vida pasada con Lord Illingworth, pero ella lo hace en tercera persona, asegurándose de describir la desesperación que enfrentan las mujeres traicionadas. Sin embargo, Gerald permanece impasible, por lo que la Sra. Arbuthnot retira sus objeciones. Hester entra en la habitación con angustia y se arroja a los brazos de Gerald, exclamando que Lord Illingworth la ha, "insultado horriblemente". Aparentemente ha tratado de besarla. Gerald casi ataca a Illingworth con ira, cuando su madre lo detiene de la única manera que sabe: diciéndole que Lord Illingworth es su padre. Con ésta revelación, Gerald lleva a su madre a casa, y Hester se va sola.

Acto IV

Sala de estar en la casa de la señora Arbuthnot, en Wrockley.

El acto IV, comienza con Gerald escribiendo una carta en la sala de estar de su madre, cuyo contenido expresa le pedirá a su padre que se case con la señora Arbuthnot. Lady Hunstanton, y la Sra. Allonby aparecen, con la intención de visitar a la Sra. Arbuthnot. Las dos comentan sobre su aparente buen gusto, de la señora Arbuthnot, y pronto se van, cuando la mucama les dice que la Sra. Arbuthnot tiene dolor de cabeza, y no podrá ver a nadie. Gerald dice que ha renunciado a ser el secretario de su padre, y ha enviado a Lord Illingworth una carta, a las 4 de la mañana, para que venga a la casa de su madre para pedirle su mano en matrimonio. Cuando entra la señora Arbuthnot, Gerald le dice todo lo que ha hecho, y que no será el secretario de su padre. La señora Arbuthnot exclama que su padre no debe entrar en su casa, y los dos discuten sobre su matrimonio con el padre de Gerald. Gerald afirma que el matrimonio es su deber, mientras que la Sra. Arbuthnot conserva su integridad, y dice que no se burlará del matrimonio, al casarse con un hombre que desprecia. También cuenta cómo se dedicó al deshonor de ser madre soltera, y ha dado su vida para cuidar a su hijo. Hester escucha esta conversación, y corre hacia la señora Arbuthnot. Hester dice que se ha dado cuenta de que la ley de Dios es amor, y ofrece usar su riqueza para cuidar al hombre que ama, y a la madre que nunca tuvo. Después de asegurarse de que la Sra. Arbuthnot debe vivir con ellos, Gerald y Hester se van a sentar al jardín.

La mucama anuncia la llegada de Lord Illingworth, quien cruza la puerta y entrar en la casa a la fuerza. Lord Illingworth se acerca a la señora Arbuthnot, y le dice que ha resuelto proporcionar seguridad financiera y algo de propiedad para Gerald. La señora Arbuthnot simplemente le muestra a Gerald y Hester en el jardín, y le dice a Lord Illingworth, que ya no necesita ayuda de nadie más que de su hijo y su novia. Illingworth luego ve la carta sin sellar de Gerald, y la lee. Lord Illingworth afirma que si bien significaría renunciar a su sueño como embajador extranjero, está dispuesto a casarse con la Sra. Arbuthnot para estar con su hijo. La Sra. Arbuthnot se niega a casarse con él, y le dice a Lord Illingworth que lo odia, y agrega que su odio por Illingworth y su amor por Gerald, se agudizan. También le asegura a Lord Illingworth, que fue Hester quien hizo que Gerald lo despreciára. Lord Illingworth luego admite su derrota con la fría idea de que la señora Arbuthnot era simplemente su juguete para una aventura, llamándola su amante. La señora Arbuthnot lo abofetea con su propio guante, antes de que pueda llamar a Gerald su bastardo.

Lord Illingworth, aturdido e insultado, se recupera y se va después de una última mirada a su hijo. La señora Arbuthnot cae sobre el sofá sollozando. Cuando Gerald y Hester entran, ella clama por Gerald, llamándolo su hijo, y luego le pregunta a Hester si la tendría como madre. Hester le asegura que lo haría. Gerald ve el guante de su padre en el suelo, y cuando pregunta quién lo ha visitado, la señora Arbuthnot simplemente responde: "Un hombre sin importancia."

Producción Original

Herbert Beerbohm Tree, actor-manager del, Teatro Haymarket, de Londres, le pidió a Oscar Wilde que le escribiera una obra de teatro después del éxito de, “El Abanico de Lady Windermere,” en el Teatro St. James. Inicialmente, Wilde era bastante reacio, ya que el personaje que Tree tomaría, no era el tipo de parte que asociaba con el actor: Wilde fue tan lejos como para describir a Lord Illingworth como él mismo.

Esto parece haber hecho que Tree estubiera más decidido y, por lo tanto, Wilde escribió la obra mientras se hospedaba en una granja cerca de Felbrigg, en Norfolk, con Lord Alfred Douglas, mientras que su esposa e hijos se quedaron en Babbacombe Cliff, cerca de Torquay. Tree disfrutó del papel de Lord Illingworth, y continuó actuándolo fuera del teatro, lo que llevó a Wilde a comentar, "todos los días Herbert se va oscarizando más y más,”

La obra se estrenó el 19 de abril de 1893. La primera actuación fue un gran éxito, aunque Wilde, mientras tomaba su reverencia como autor, fue abucheado, aparentemente, debido a una línea que decía "Inglaterra miente como un leproso en púrpura," que luego fue eliminada. El Príncipe de Gales asistió a la segunda actuación, y le dijo a Wilde que no alterára una sola línea. La obra también se realizó en Nueva York, y debía salir de gira cuando Wilde fue arrestado, y acusado de indecencia y sodomía, tras su enemistad con el marqués de Queensberry, por el hijo del marqués, Lord Alfred Douglas. La gira fue cancelada.

Crítica

Una Mujer Sin Importancia, ha sido descrita como la, "más débil de las obras que Wilde escribió en los años noventa." Muchos críticos señalan que gran parte del primer acto y la mitad del segundo, se rodea de las ingeniosas conversaciones de los miembros de las clases altas, y que el drama solo comienza en la segunda mitad del segundo acto, con Lord Illingworth y la Sra. Arbuthnot, encontrando su pasado, poniéndose al día con ellos.

Como muchas de las obras de Wilde, el tema principal son los secretos de las clases altas: Lord Illingworth descubre que el joven que ha empleado como secretario, es en realidad su hijo ilegítimo, una situación similar.

Personajes de la obra

Lord Illingworth

Es un hombre de unos 45 años y soltero. Es ingenioso e inteligente, y un coqueto practicado, que sabe cómo hacerse agradable para las mujeres. Es el antiguo amante y seductor de la Sra. Arbuthnot, y el padre de Gerald Arbuthnot. Además, tiene una prometedora carrera diplomática, y pronto se convertirá en embajador en Viena. Disfruta de la compañía de la Sra. Allonby, que tiene una perspectiva ingeniosa y amoral similar a la suya, y que también se dedica a coquetear. Su relación accidental con Gerald, a quien le ofrece el cargo de secretario privado, pone en marcha la cadena de eventos que forman la trama principal de la obra. Illingworth es un típico dandy, al estilo de Oscar Wilde.

Sra. Rachel Arbuthnot

Aparentemente, una viuda respetable que hace un buen trabajo entre los pobres, y que asiste regularmente a la iglesia. Rechaza las invitaciones a cenas y otras diversiones sociales, aunque visita a los personajes de clase alta en la casa de Lady Hunstanton, ya que todos parecen conocerla a ella y a su hijo, Gerald. Sin embargo, la audiencia pronto se da cuenta de que tiene un pasado secreto con Lord Illingworth, quien es el padre de su hijo, Gerald.

Gerald Arbuthnot

El hijo ilegítimo de la señora Arbuthnot y Lord Illingworth. El carácter joven y bastante inexperto de Gerald, representa el deseo de encontrar un lugar en la sociedad, y obtener una alta posición social. Su ingenuidad le permite aceptar acríticamente lo que la sociedad considera apropiado, y su creencia en el honor y el deber, es lo que lo lleva a insistir en el matrimonio de sus padres.

La señora Allonby

Una mujer coqueta que tiene cierta reputación de controversia. Ella no es el estereotípico personaje femenino, e intercambia ingeniosa réplica con Lord Illingworth, de hecho, podría ser vista como una dandy femenina. Es ella quien desafía a Illingworth a, "besar a la puritana."

Miss Hester Worsley

Como estadounidense puritana, y una extraña a la sociedad británica, en la obra, Hester está en una posición ideal para ser testigo de sus propias fallas y defectos, más claramente que aquellos que son parte de ella. Hester es huérfana y heredera, lo que le permite, "adoptar" a la Sra. Arbuthnot como su madre al final de la obra.

Jane, lady Hunstanton

El anfitrión de la fiesta. Tiene buenas intenciones, pero es bastante ignorante, tal como se muestra en su conversación y falta de conocimiento. Podría verse como representando a la aristócrata victoriana típica.

Lady Caroline Pontefract

Una mujer fuertemente fanfarrona y tirana, que lo demuestra por su menosprecio hacia el Sr. Kelvil, a quien ella constantemente se refiere como el Sr. "Kettle" o sea, “Cafetera.” Sus puntos de vista tradicionalistas están en contraste directo, con los de la Sra. Allonby.

El ven. Archidiácono Daubeny, D.D.

Visto como el 'sacerdote supremo', su disposición a 'sacrificar' su tiempo libre en beneficio de su esposa, a quien se considera un inválido de proporciones dramáticas. Muestra su incomodidad por estar dentro del círculo social de la clase alta.

Lady Stutfield

Un personaje ingenuo e intelectualmente restringido, que muestra su falta de vocabulario con repeticiones constantes, como el uso de la frase, "Absolutamente, absolutamente." Sin embargo, este punto de vista es un concepto erróneo, y aquellos que estudian a fondo los personajes femeninos, encontrarán que Lady Stutfield está llena de motivos ocultos y desesperada por la atención masculina.

Sr. Kelvil, M.P.

Un moralista progresista moderno y a fondo. Desea fervientemente mejorar la sociedad y, en particular, la suerte de las clases bajas, pero parece carecer del carisma y el encanto para triunfar; por ejemplo, elige discutir el estándar monetario del bimetalismo con Lady Stutfield.

Lord Alfred Rufford

Un aristócrata estereotípicamente perezoso, que está constantemente endeudado, sin intenciones de pagar a sus deudores, debido a que gasta el dinero de otras personas, en artículos de lujo como joyas.

Sir John Pontefract

Esposo de Lady Caroline Pontefract, es un hombre tranquilo que le permite a su esposa controlar su relación de ambos. Parece cansado del comportamiento de su esposa, corrigiendo constantemente su pronunciación errónea del nombre del Sr. Kelvil.

Farquhar, mayordomo

Francis, lacayo

Alice, sirvienta

Temas e Ideas

Dinero

     En, Una Mujer Sin Importancia, el dinero se presenta como ilimitado, debido a que la mayoría de los personajes pertenecientes a la lujosa aristocracia, que confían en la fortuna proporcionada por sus predecesores, se han salido con la suya, y nunca han trabajado un día en sus vidas. Sin embargo, la Sra. Arbuthnot ha tenido que luchar por la vida, para poder abastecerse a ella y a su hijo, Gerald, de lo básico en la vida. Ella simboliza al resto de la población de la Gran Bretaña victoriana, quienes ha tenido que trabajar duro, mientras que las clases altas reciben una ventaja injusta, lo que pone de relieve la división masiva en la sociedad victoriana en ese momento.

Inocencia

Inocencia en, Una Mujer Sin Importancia, se presenta en el personaje de Hester. Ella es una chica estadounidense, que es ajena a las creencias de la aristocracia británica, y su moral y etiqueta rígidas. Hester, es a menudo sorprendida por los puntos de vista de ellos, así como ellos, son sorprendidos por los puntos de vista de ella. Hester representa a la nueva mujer emergente del nuevo mundo, y debido a esto, se considera ingenua, y tiene una agenda oculta. Sin embargo, ella encuentra a los demás demasiado materialistas, e inclinados a juzgar a las personas con demasiada dureza. Esto replica las creencias sostenidas por la aristocracia en la Gran Bretaña victoriana. (Wikipedia Ingles)

Una Mujer Sin Importancia
de Oscar Wilde
     En 1895, en el Palacete de Lady Jane Hunstanton, se reunía en esa noche lo más selecto de la sociedad londinense. La anfitriona dialogaba con un caballero, “Como siempre, sus bailes son todo un éxito, lady Jane.” “Gracias Sir Chiltern. Me complace invitar a mis amistades y atenderlas como se merecen.” Enseguida el caballero dijo, “¡Qué joven tan bella! No la había visto antes, entre las dama de nuestra sociedad.” Ella le dijo, “Se llama Esther Adams. Es norteamericana.”
     Jane agregó, “Su padre es un hombre multimillonario. Murió hace dos años. Esther heredó una enorme fortuna, pues es hija única.” El caballero dijo, “Entonces, a falta de títulos le sobra dinero.” Jane dijo, “Exactamente. Mi hijo la conoció cuando estaba en Boston, y ella y su familia, fueron muy amables con él. Por eso Kevin la invitó a pasar una temporada con nosotros. Es una joven encantadora y muy bien educada.” Sir Chiltern dijo, “Así parece pensarlo también su acompañante, quien la mira embelesado.” Jane dijo, “Es Gerald. A él si lo conoce, ¿Verdad?”
     Sir Chiltern dijo, “Me parece que lo he visto aquí antes. ¿No es el hijo de la señora Arbuthnot, esa hermosa dama que vive retirada en el campo?” Jane dijo, “Exactamente. Nunca he podido comprender por qué Raquel se niega a hacer vida social. Creo que jamás se ha podido reponer de la pérdida de su marido.” Sir Chiltern dijo, “Hay mujeres que veneran el recuerdo del marido, hasta el último día de su vida.” A continuación, Jane dijo en tono de entusiasmo, “¡Oh, mire quién acaba de llegar!¡Lord Jorge Illingworth! Creí que ya no nos honraría con su presencia!” Lord Jorge hizo un ademan, diciendo, "Mi querida y admirada lady Hunstanton, le ofrezco mil disculpas por mi retraso.”
     Lady Jane dijo, “Lo discúlpo pero deberá complacerme en algo que pienso pedirle.” Jorge dijo, “Soy su esclavo. Sus deseos son órdenes para mí.” Jane dijo, “Mire a esa pareja. Él es Gerald Arbuthnot. Seguramente usted lo ha visto otras veces aquí. Es amigo de mi hijo.” Jorge dijo, “Sí, en ocasiones he platicado con él. Es un joven muy inteligente. Me agrada.” Jane dijo, de manera implacable, “Pues bien, Gerald carece de fortuna y trata de abrirse camino, lo que no es fácil cuando se es pobre.” Jane dijo, “Yo estímo mucho a su madre, y quisiera ayudar a Gerald, porque realmente se lo merece. He pensado que usted podría ser quien le tendiera la mano. Claro que si hay algo en que pueda ayudarlo.”
     Jorge dijo, “Encantado, veré la posibilidad de hacerlo.” Jane dijo, “Pasado mañana iremos con un grupo de amigos a mi casa de campo. Allí permaneceremos unos días, está usted invitado. Así podrá hablar tranquilamente con él. La madre de Gerald vive cerca de mi propiedad, y él se reunirá todos los días con nosotros.” Jorge dijo, “Cuente con que haré todo lo que pueda con ese joven. Hay algo en él que me hace querer ayudarle.”
     Entretanto, Gerald charlaba con Esther, diciendo,
“Desearía que no tuvieras que marcharte, Esther. ¿No podrías quedarte un tiempo más en Inglaterra?” 
Esther le dijo, “ya he pasado tres meses aquí, Gerald. Debo regresar a mi país y a mi casa. Es necesaria mi presencia allá. No es tan fácil ser la dueña de una fortuna como la que me dejó mi padre.” Gerald pensó, “!Su dinero!¡Qué lástima que sea millonaria! Eso me impide decirle cuanto la amo. No tengo nada que ofrecerle. Ojalá fuera pobre como yo.” Esther le dijo, “Te has quedado pensativo…Gerald, de verdad me gustaría quedarme…extrañaré Inglaterra. Especialmente a algunas personas que he conocido aquí.” Gerald le dijo, “Ojalá yo estuviera entre ellas.” Esther le dijo, “Bien sabes que es así. En estos meses me he dado cuenta que eres un hombre como nunca he conocido otro, y…”
     En ese momento llegó Jane, y dijo, “Esther querida, te he estado buscando. Ven un momento conmigo. Deseo presentarte a las hijas de Lady Basildon.” Cuando se fue, Gerald pensó, “¡Cuánto la amo! Si me atreviera a declararle mi cariño. Pero no…mi situación me lo impide. Por lo menos podré estar cerca de ella en el campo. Pero…después se irá para siempre.”       
     Una semana después, en la casa de campo, Esther dialogaba con dos damas. “Supongo, señorita Adams, que ésta es su primera visita a una casa de campo inglesa.” Esther dijo, “Así es, Lady Carolina.” Carolina dijo, “No ha podido ser invitada a un lugar más encantador que éste, aunque la casa es excesivamente húmeda. Y lady Hunstanton es a veces un poquito descuidad en cuanto a la clase de personas que reúne aquí. Jane exagera un poco la mezcolanza. Lord Illingworth es, sin duda, un hombre distinguido y es un privilegio tratarlo. Ese miembro del parlamento, el señor Kelvin, debe ser un hombre respetable, supongo.” La otra dama, Lady Marjorie dijo, “En toda mi vida siempre he oído mencionar su nombre lo cual quiere decir mucho, hoy en día, respecto a cualquiera.”
     Lady Carolina dijo, “Tiene razón, Lady Marjorie. La que me es profundamente desagradable es la señora Allonby.” Lady Marjorie dijo, “Aunque es de buena cuna. Es sobrina de Lord Brancaster.” Lady Carolina dijo, “Sí, pero dicen que se fugó dos veces antes de casarse.” Lady Marjorie agregó, “Y usted sabe lo injusta que suele ser la gente que más respetamos.” Dijo Lady Carolina, “No lo dudo. Son costumbres tan diferentes. Aquí la clase es ante todo.” Enseguida Jane llegó y dijo, “¿De qué hablan?" Inmediatamente Lady Carolina dijo, “Comentábamos sobre los simpáticas que son todas las personas que has reunido y nos has presentado, Jane. Tienes un magnífico instinto para seleccionar a tus huéspedes. La verdad se trata de un don especial.” Jane dijo, “Eres muy amable, querida Carolina. Me parece que todos congeniamos divinamente. Y espero que nuestra visitante americana se lleve gratos recuerdos de nuestra vida en Inglaterra.”
     En ese momento llegaba Gerald, “Lady Hunstanton…quiero que sea la primera en saberlo, pues usted siempre me ha ayudado. Lord Illinworth me ha pedido que sea su secretario.” Jane le dijo, “¡Gerald, te felicito! Eso abre un futuro brillante para ti. Tu querida madre va a sentirse orgullosa y feliz. Voy a tratar de convencerla de que venga a tomar el té con nosotros. Le enviaré ahora mismo una nota…” Lady Jane se dio la vuelta y continuó, “…contándole la buena nueva. Seguramente eso la hará acceder, pues querrá agradecer a Lord Illingworth su atención hacia ti.” Gerald dijo, “Es usted muy amable, Lady Jane.” Lady Marjorie agregó, “Es una gran oportunidad para un hombre tan joven como usted, señor Arbuthnot.”
     Gerald dijo, “Así lo creo, lady Marjorie. Pondré todo mi empéño en demostrar que soy digno del cargo que ocuparé.” Lady Carolina dijo, “Lord Illingworth se dedicará a la diplomacia. Escuché que le ofrecieron la embajada de Viena.” Lady Marjorie dijo, “No creo conveniente que un soltero nos represente en el exterior. ¿Por qué no se habrá casado? Supongo que está enamorando a mujeres incautas. He escuchado sobre su fama de Don Juan.” En ese momento regresó Jane, diciendo, “Mandé a un sirviente a llevar una nota a tu madre, Gerald. Le ordené que aguardára la respuesta. Confío en que será afirmativa.”

     Las damas se enfrascaron en una animada plática sobre los miembros de la sociedad londinense. Gerald dijo, “¿Te gustaría dar un paseo por el campo, Esther?” Esther dijo, “Si, ya he escuchado demasiado sobre lores, ladies, duques y demás.” Media hora después, llegaba el mayordomo james, entregando una carta en una charola, y diciendo, “Mi lady…” Jane dijo, “Gracias James.” Enseguida, Jane abrió la carta, y dijo, “Es de la señora Arbuthnot…dice que no podrá venir a tomar el té…¡Qué lástima!” Tras una pausa agregó, “Ah, pero nos visitará después. Me da gusto. Es una de las mujeres más encantadoras que he conocido. Es un placer estar con ella.”
     Entre tanto en el jardín, una pareja caminaba. “Así que se va de embajador a Austria, lord Illingworth.” Lord Illingworth dijo, mientras ambos miraban a la pareja, “Así es, señora Allonby. Me llevaré a Gerald Arbuthnot como secretario. Es un joven brillante, necesita ayuda y se la voy a dar. Se la merece.” La señora Allonby dijo, “Es muy apuesto, bien educado…allá está con esa americana. A ella no la sopórto.” Lord Illingworth dijo, “¿Por qué? A mí me parece muy atractíva.” La señora Allonby dijo, “Ayer me dijo en voz muy alta que tiene 21 años. Fue un comentario de lo más molesto, sobre todo si estaba entre mujeres un poquito mayores.” Lord Illingworth dijo, “Tiene razón en estar molesta. Una mujer que confiesa su edad no es de fiar.” Allonby dijo, “Además, es una puritana.”
     Lord Illingworth dijo, “Eso es inexcusable. No me importa que una mujer sea fea. Es la única disculpa que tienen. Pero ella es decididamente bonita, yo diría hermosa…la verdad no creo que existan mujeres puritanas.” La señora Allonby dijo, “¿Ah, no?” Illingworth dijo, “Estoy seguro que no hay una sola mujer en el mundo que no se sienta halagada si alguien le habla de amor. Por eso precisamente, las mujeres son irresistiblemente adorables.” Allonby dijo, “O sea que usted piensa que ninguna mujer se resistiría a se besada.” Lord Illingworth dijo, “Puede ser que alguna…pero sería la excepción.” Allonby dijo, “La señoríta Adams, no dejaría que usted la besára,  estoy segura.” Illingworth dijo, “¿Cómo cree que reaccionaría si yo lo intentára?” Allonby dijo, “Pediría una reparación a la ofensa que consistiría en el matrimonio, o le cruzaría la cara.” En ese momento llegó a interrumpir James, y dijo, “Mi lord, mi lady, el té está servido en el salón amarillo.”
     Illingworth dijo, “Diga a Lady Jane que en un momento estaremos con ella.” Mientras se encaminaban hacia al salón amarillo, Allonby dijo, “Es mejor que pasemos a tomar el té, y olvidemos a la señorita Adams. Jamás conseguirá nada de ella.” Illingworth dijo, “¿Me está desafiando?” Allonby dijo, “Es solo una flecha lanzada al azar.” Illingworth dijo,  “Siempre me he preciado de tener éxito en todo lo que me propongo.” Allonby dijo, “Pero con la puritána fracasará ésta vez.” Illingworth dijo, “No esté tan segura, señora Allonby, puedo demostrárselo.” Cuando llegaron al salón, Allonby dijo, “Oh, ya no hay nadie aquí, todos reprobarán nuestra tardanza.” Illingworth dijo, “En el campo se perdonan estas pequeñas faltas.” En ese instante lord Illingworth, se fijó en la carta de la madre de Gerald, que lady Jane había dejado en una mesa. Al tomarla, Illingworth dijo, “Qué caligrafía tan especial…me recuerda la de una mujer  que conocí hace años.” Allonby dijo, “¿Quién era?” Illingworth dijo, mientras lanzaba la carta, “¡Oh, nadie!¡Una mujer sin importancia! Vamos al salón amarillo.” Dos horas después, cinco mujeres dialogaban en el salón amarillo. Allonby dijo, “¡Qué alivio verse libre de hombres por un momento!” Lady Carolina le dijo, “Sí, es terrible que estén siempre tras de nosotras, ¿Verdad?” Allonby dijo, “¿Tras de nosotras?¡Ojalá! Lo terrible es que los muy infames, pueden sentirse perfectamente felices sin nosotras.” Lady Carolina dijo, “Por eso es nuestro deber no dejarlos en paz ni un minuto. Excepto brevísimos respiros como ahora.”
     En ese momento llegó una dama, diciendo,
“Buenas tardes.” Jane se levantó del sofá y dijo, “Mi querida Raquel. Cuanto me alegra que haya venido. Pero, no la oí anunciar.” Raquel dijo, “Es que entré por la terraza, lady jane. No sabía que tenia invitados.” Jane dijo, “Solo unas cuantas personas a quienes debe conocer. Ladies, la señora Arbuthnot, una de mis más queridas amigas.” Después de presentaciones, Allonby dijo, “¡Qué fastidio que los hombres se queden tanto tiempo fumando! Seguro están diciendo atrocidades de nosotras.” Jane dijo, “¿Realmente cree eso?” Allonby dijo, “Estoy segura.” Jane dijo, “¡Qué cosa tan espantosa…! Saldré a tomar un poco de aire. ¿Me acompaña señora Allonby?” Después que las dos damas desaparecieron.

     Jane dijo, “Querida Raquel, espero que esté complacida. Con lo que le comuniqué respecto a Gerald.” Raquel dijo, “¿Entonces es cierto que lord Illingworth lo hará su secretario?” Jane dijo, “Por supuesto. Tiene una magnífica opinión de su hijo. Usted no conoce a lord Illingworth, ¿verdad?” Raquel dijo, “No, nunca lo he visto. Claro que yo vivo tan retirada, no frecuento en absoluto la sociedad.” Jane dijo, “Es muy distinguido, ocupa una elevada posición, y no hay nada que no pueda lograr si se lo propone. Entró en posesión de su título hace…¿Cuánto tiempo, Carolina?” Lady Carolina dijo, “Como cuatro o cinco años, Jane.” Jane dijo, “¡Ah, sí! Por supuesto mediaron varias personas entre el actual lord Illingwoth y el título.” Lady Carolina dijo, “Exactamente. Un hijo de Margarita y Lord Ascott que murió a poco de nacer. Lord Ascott falleció a los seis meses.” Jane agregó, “Fue una tragedia pero, gracias a ella, el título recayó en el actual lord.” Lady Carolina agregó, “Siempre lamentaré que la querida Cecilia muriera antes de poder ver a su hijo en posesión del título.”
     Jane dijo, “La madre de Lord Illingworth, era una mujer muy bella. Hija del duque de Jerningham. Casó con Sir Thomas Harford.” Lady Carolina dijo, “Por cierto, nadie consideró que fuera un buen partido para ella, pero era un hombre muy apuesto, y Cecilia se enamoró. Yo conocí muy bien a todos ellos. Cecilia tuvo dos hijos, Arturo y Jorge.” Raquel dijo, “Entonces, el hijo mayor heredó el título.” Jane dijo, “No, querida, a él lo mataron en una cacería. Fue algo terrible. Jorge heredó todo, título y fortuna.” Lady Carolina dijo, “Siempre he dicho que nuca ha habido un último hijo con tanta suerte, como la de Jorge Harford.” Entonces Raquel dijo, “Lady Jane, quisiera hablar con mi hijo enseguida. ¿Podría mandarlo buscar?” Lady Jane le dijo, “Por supuesto. Debe estar en el salón de fumar, con los demás caballeros. Cuando conocí a Lord Illingworth, era solo un joven inteligente, sin título y sin fortuna.”
    Lady Carolina agregó. “La pobre Cecilia le daba lo que podía. Vivía para él.” Enseguida Jane se levantó, y dijo, señalando a Raquel, “¡Oh, ya vienen los caballeros! El primero, nuestro querido pastor. Reverendo, mire quien está aquí.” El reverendo dijo, “¡Señora Arbuthnot! Esto es un verdadero milagro.” Jane dijo, “Al fin he logrado que viniera a visitarme.” El reverendo se inclinó a saludar a Raquel, diciendo, “Es un gran honor, Lady Hunstanton. Las damas de los alrededores van a sentirse celosas de usted.”

     Por su parte, Lord Illingworth y Allonby continuaban su conversación. “No parece un animada la mujer más encantadora del mundo.” Allonby le dijo, “Cómo no voy a estar aburrida entre viudas y puritanas.” Illingworth dijo, “Las viudas no me interesan, pero me ocuparé de la joven. Ya verá que lógro que cámbie. ¿Cuánto tiempo me da?” Allonby dijo, “Una semana” Illingworth dijo, “No necesito más. Empezaré mi ofensiva hoy mismo.” Allonby dijo, “No cante victoria aún. Con eso de que viene de lugares tan extraños, nunca se sabe. Entremos al salón.” Y en tanto los demás huéspedes. “Mamá, qué alegría que hayas venido!” Raquel dijo, “Gerald, no me siento bien. Acompáñame a casa, por favor.” Gerald dijo, “Ahora mismo, pero antes quiero presentarte a Lord Illingworth.”
    Raquel dijo, “Hijo, prefiero…” Pero el joven ya no la escuchaba, y se dirigió hacia al lord, diciendo, “Lord Illingworth, quiero presentarle a mi madre. Por favor, ella desea agradecerle lo que va a hacer por mí.” Illingworth dijo, “Tendré mucho gusto en saludarla, Gerald.” El caballero caminó tras Gerald y al ver a Raquel dio un paso atrás, pensando, “¡Vaya, esto sí no lo esperaba!” Pero como hombre de mundo, Se repuso inmediatamente. Gerald dijo, “Madre, Lord Illingworth, de quien seré secretario. Una oportunidad maravillosa para mí.” Raquel dijo, “Es un señor muy bondadoso, no hay duda.” Illingworth dijo, “Gerald y yo somos muy buenos amigos…señora Arbuthnot.” Pero Raquel dijo, “No creo que pueda existir nada en común entre usted y mi hijo, lord Illingworth.”
    Gerald dijo, “Mamá, es cierto que él es muy superior a mí, pero a su lado aprenderé. Me gustaría llegar a ser como mi Lord. Aunque no pude ir a Eton ni Oxford, me ha dicho que tengo inteligencia para suplir mi falta de preparación.” Raquel dijo, “Gerald, no deberías mostrar tanto entusiasmo. Este señor podría cambia de idea.” Gerald dijo asombrado, “¡Mamá!” Raquel dijo, “Tú mismo reconoces que no estas suficientemente preparado. Sería mejor que él buscára a alguien más capacitado.” En ese momento, llegó Allonby y dijo, “Lord Illingworth, necesito hablar con usted. ¿Me hace favor de venir?” Illingworth dijo, “¿Me perdona, señora Arbuthnot? No dejes que tu encantadora madre presente obstáculos, Gerald. El asunto está resuelto.”

     Ya aparte, Allonby dijo a Illingworth, “Creí que no se iba a poder desprender nunca de esa dama tan seria, al grado que parecía molesta por algo.” Illingworth le dijo, “Creo que lo estaba, pero ella es tan bella que se le puede perdonar su mal humor.” Enseguida, en el salón, llegó jane y anuncio lo siguiente, “Pasemos al salón de música. He convencido a la señorita Adams, para que nos deleite tocando el piano. Es una virtuosa.” Por su parte, Gerald dijo a Illingworth, “Lord Illingworth, le ruego que hable con mi madre. No comprendo por qué se niega a que trabaje con usted.” Illingworth le dijo, “No te preocupes. Ya verás que la convenceré. Vé con los demás.” Cuando Illingworth se dirigía hacia Raquel, Jane le dijo, “¿No viene usted, Lord Illingworth?” Illingworth le dijo, “En un momento. Quiero hablar unas palabras con la señora Arbuthnot.” Jane dijo, “Oh, comprendo. Pero no nos prive mucho tiempo de su presencia. Es tan raro que acceda a venir.” Illingworth le dijo, “No se preocupe, serán solo unos minutos.” Instantes después, ya aparte
    Illingworth dijo a Raquel, “Debo reconocer que me llevé una gran sorpresa. De modo que Gerald es nuestro hijo, Raquel. Me siento orgulloso de él, es todo un Harford.” Illingworth hizo una pausa, y agregó, “A propósito… ¿Y por qué Arbuthnot, Raquel?” Raquel dijo, “Cualquier nombre es bueno, cuando no se tiene derecho a ninguno. Yo debí inventar un apellido a mi hijo.” Illingworth dijo, “Supongo que sí… ¿Y lo de Gerald?” Raquel dijo, “En recuerdo de un hombre a quien destrocé el corazón…mi padre.” Illingworth dijo, “Bueno, lo pasado, pasado. Lo que sí debo decir es que me siento muy satisfecho de nuestro hijo. El mundo lo conocerá solo como si secretario particular, pero para mí será algo muy cercano y muy querido. Es curioso mi vida me parecía completa. No lo era. Le faltaba un hijo. Ahora lo he encontrado.” Raquel dijo, “¡No, no tienes derecho sobre él! Gerald es completamente mío, y lo seguirá siendo.”
    Illingworth dijo en forma contrariada, “Raquel, ha estado contigo más de veinte años. Lo justo es que ahora permanezca conmigo un tiempo. Es tan mío como tuyo.” Raquel le dijo, “¿Estás hablando del niño que abandonaste?¿El niño que nunca te importó, y que pudo morir de hambre y miseria?” Illingworth dijo, “¿Olvidas que fuiste tú quien me abandóno?” Raquel dijo, “Lo hice porque te negaste a darle un nombre al niño. Me quería a tu lado, pero no como tu esposa.” Illingworth dijo, “En ese tiempo yo era muy joven, no tenía porvenir, no podía casarme. Mi madre te ofreció dinero y tú lo rechazaste.” Raquel dijo, “Jamás hubiera aceptado un centavo de ella. Me humilló, me trató como a una mujerzuela. Mi único pecado fue quererte tanto como para creer en tus palabras y promesas. Mi hijo no se irá contigo, con el hombre que destrozó mi vida y ensombreció mi existencia. ¡No puedes imaginar lo que ha sido mi pasado, todo el sufrimiento y vergüenza que he tenido que soportar.”
    Illingworth dijo, “Raquel, para mí, el futuro de Gerald es infinitamente más importante que tu pasado. ¿Qué es ahora nuestro hijo? Un oficinista mal pagado. ¿Crees que él se encuentra feliz con semejante empleo?” Raquel dijo, “Estaba satisfecho. Tú le has llenado la cabeza de sueños. No voy a permitir que lo destruyas como a mí. ¡No irá contigo!” Illingworth dijo, “¿Cómo lo impedirás? ¿Te atreverás a decirle la razón de tu negativa? Si lo haces, Gerald se convertirá en un juez.” Illingworth dijo, “No te engañes Raquel. Los hijos comienzan por amar a sus padres. Después los juzgan, rara vez los perdonan.” Raquel dijo, “Puedes decir lo que quieras, no lo dejaré ir.” Entonces Illingworth volteó y dijo, “Allá viene. Creo que tiene derecho a decidir por sí mismo. Y sé porqué optará.” Gerald llegó y dijo, “Madre, ya estás de acuerdo con Lord Illingworth, ¿Verdad?” Raquel dijo, “No, hijo. No creo que el puesto que ofrece sea el indicado para ti.”
     Entonces Illingworth dijo, “Señora, disculpe pero yo afirme que Gerald llena todos los requisitos. De hecho, tiene muchos más.” Tras una pausa, Illingworth agregó, “¿Acaso hay algún motivo especial para que usted no desee que acepte el cargo?” Gerald dijo, “¿Lo hay, mamá?” Illingworth dijo, finalmente, “Creo que es mejor que los deje solos. Quizá la señora prefiera decirlo sin que yo escúche.” Y después de sonreí irónicamente, el noble salió del salón. Gerald dijo, “Mamá, no entiendo tu actitud. ¿Sabes acaso algo de Lord Illingworth que manche su nombre, algo vergonzózo?” Raquel dijo, “Illingworth es un mal hombre. Vamos a casa y te contaré sobre él para que me comprendas.” Gerald dijo, “No, quiero saberlo ahora mismo. Iremos a otro salón  Uno al que no entra nadie. Acompáñame mamá.” Raquel dijo, “Está bien. Así podrás decirle hoy mismo que no te interesa el cargo que te ofrece.”
     Minutos después, Raquel comenzó su narración. “Hace 26 años, Jorge Harford era el nombre de Lord Illingworth. En ese entonces conoció a un joven de 18 años. Ella amaba por primera vez e ignoraba todo lo referente a la maldad humana. Él le decía, ‘Adorada mía no puedo vivir sin ti. Desearía que nos casáramos hoy mismo, pero mi padre no me dará ningún centavo si lo hago.’ Y la dama le dijo, ‘Jorge, yo me adaptaré a lo que sea. No me importa en dinero si estoy a tu lado.’ Él le dijo, ‘Te amo demasiado para hacerte pasar miserias. Hay una forma de obligarlo a ceder, pero temo que tú no estés de acuerdo.’ Ella dijo, ‘Dímela, por ti soy capaz de todo.’
Él dijo, ‘Huyamos. Asi mi madre se pondrá de nuestra parte. Ella se conmoverá y nos ayudará. Antes de un mes estaremos casados.’ Ella dijo, ‘Pero…mi padre se moriría de dolor…’ Él dijo, ‘Te perdonará cuando se dé cuenta que lo hicimos por amor. Raquel, si realmente me quieres, no te negarás. Ella le amaba tanto que no dudó en abandonar su casa e irse con él. Un día ella le dijo, ‘Jorge ya llevamos una semana aquí. ¿Cuándo nos casaremos?’ Él le dijo, ‘Dentro de unos días, antes tengo que arreglar unos asuntos. No te impacientes, pronto serás la señora Harford.’ Así, él fue posponiendo la boda.
Ella nunca perdió la confianza, pues su amor no tenía limites, y un día le dijo, ‘Jorge, voy a tener un hijo.’ Y Jorge solo dijo, ‘¡Queeeé…! Un hijo…’ Entonces ella le dijo, ‘Ahora es indispensable que nos casemos cuanto antes. El niño debe tener un nombre al nacer.’ Él dijo, ‘Sí…claro…ya veremos…’Pasaron los meses y él no cumplió. Por el contrario, cada día se fue alejando más de su lado. Y un dia ella pensó, ‘No tengo alternativa…iré a hablar con sus padres. Él tiene que casarse conmigo. Mi hijo necesita un nombre.’ Por ese pequeño, ella estaba dispuesta a luchar con todas sus fuerzas. Pero la madre le dijo, ‘¿Pretendes que mi hijo se case contigo?¡Estas loca! No permitiré que se una a una mujerzuela que lo embabucó.’ Ella le dijo, ‘Lady Cecilia, yo…’ Pero Cecilia dijo, ‘¡Nada! Te daré dinero para que desaparezcas de la vida de Jorge, él se casará algún día con alguien de su alcurnia.’
Entonces ella le dijo, ‘Lady Cecilia, yo soy hija de un hombre respetable, mi familia…’ Cecilia le dijo, ‘No me interesa. Tú no eres digna de mi hijo. ¿Cuánto quieres por dejarlo tranquilo?’ Ella dijo con lágrimas, ‘Nada. No necesito su dinero…’ Tuvo que soportar esa humillación, pero solo iniciaba su calvario. Jorge le reclamó, diciendo, ‘¡Cómo te has atrevido a ver a mi madre! La pobre sufrió un terrible disgústo. Te mereces lo que te dijo,’ Ella le dijo, ‘Jorge, tienes que casarte conmigo. Tú me lo prometiste. Si no lo haces por mi, hazlo por nuestro hijo.’ Pero Jorge dijo, ‘Lo siento, pero no puedo ir en contra de los deseos de mi madre. Seguiremos juntos. Te rentaré una casa y…’ Ella le dijo, ‘Quieres que sea tu amante, ¿Verdad? Eres un malvado, quizá algún día te arrepientas de lo que me has hecho.’ Ella se marchó y luchó sola con ese niño. En su vida ya no hubo paz. Su padre murió de tristeza. Por eso digo que Lord Illingworth es un mal hombre.”
Pero Gerald dijo, “Creo que la muchacha es tan culpable como él. Uno joven honrada no huye de su hogar con un hombre sin estar casada. Además, él no la obligó. Ella se fue con él por su voluntad. Que estuviera enamorada no es disculpa. Lord Illingworth tuvo razón al no casarse, pues la joven no demostró mucho recato, ¿No crees?” Raquel permaneció un momento en silencio, como si tratara de recuperarse, después de haber recibido una bofetada, y entonces dijo, “Gerald retiro mis objeciones. Estas el libertad de irte con Lord Illingworth.” Gerald dijo, “Querida mamá, sabía que comprenderías. Eres la más buena de todas las mujeres, en cuanto a Lord Illingworth, no lo creo capaz de ningún acto reprobable y…” En ese momento, escucharon la voz de una mujer gritar, “¡Nooo!¡Déjeme!¡Nooo!” Gerald dijo, “Es la voz de Esther. Viene del otro salón.”
Rápidamente Gerald abrió la puerta y observó a Lord Illingworth tomar a Esther diciendo, “Deja de hacerte la puritana conmigo, solo quiero un beso por ahora. Después…” Gerald reaccionó, diciendo, “¡Maldito, déjala!” Illingworth soltó a Esther y volteó contrareádo, entonces Gerald quiso golpearlo, diciendo, “Ha insultado a la mujer que junto con mi madre, amo más en éste mundo. ¡Lo mataré!” Raquel gritó, “¡Gerald Nooo!” Gerald dijo, “¡Suéltame, madre! ¡Le daré a éste canalla lo que se merece!” Cuando estuvo a punto de golpearlo, Raquel gritó, “¡Detente Gerald! ¡Es tu padre!” Enseguida, Raquel no soportó tantas emociones, y se desmayó. Illingworth aprovechó para escabullirse, mientras Gerald y Esther colocaron a Raque en un sofá. En ese momento entró Jane al salón y dijo, “¿Qué sucede…?¡Oh!¿Qué tiene Raquel?” Gerald dijo, “No se sentía bien. Se desmayó.” Jane dijo, “Pediré sales. Hay que trasladarla a una recamara.” Gerald dijo, “Gracias pero prefiero llevarla a casa.”

     Poco después, Raquel despertaba en su casa. Raquel exclamó, “Gerald…” Gerald dijo, “No digas nada, madre, necesitas descansar, mañana hablaremos.” Raquel pensó, llorando, “Lo he perdido. He perdido a mi hijo. ¿Por qué tenía que aparecer él, ahora?¿Acaso no me hizo ya bastante daño? Creí que ya había pagado mi culpa, que merecía un poquito de paz, pero lo que he sufrido aún no es suficiente.” Y mientras ella, que creía haber derramado todas las lágrimas sentía que éstas fluían raudamente, Gerald decía en un monologo, “¡Lord Illingworth, mi padre!¡Ese canalla que trató de mancillar a la mujer que ámo! El hombre que hasta hace poco yo creía incapaz de un acto indigno, de cometer la menor villanía. Y mi madre, a la que siempre tuve por una santa…no, no debo pensar mal de ella, no debo juzgarla.” Durante horas, Gerald permaneció entregado a desesperados pensamientos, y dijo, “Sí, eso es lo que debo hacer. Él no podrá negarse. No lo permitiré.”

     Al día siguiente, Gerald recibía una visita. Alice, su institutriz le informó en su estudio, “Señor, la señoríta Adams desea verlo.” Gerald dijo, “¡Esther aquí…! Que pase, Alice.” Gerald se levantó y la recibió. Esther dijo, “Buenos días, Gerald. ¡Cómo amaneció tu señora madre?” Gerald le dijo, “Me ha dicho su doncella que bien, aunque no sale de sus habitaciones.” Esther dijo, “Laménto lo sucedido ayer. Por mi culpa te enfrentaste a Lord Illingworth, y has puesto en peligro tu trabajo.” Gerald dijo, “No digas eso. Ya no seré su secretario. Pero es mi decisión. Nadie tiene que ver con ella.” Esther dijo, “Gerald, sé que estás sufriendo. Yo quisiera poder consolarte, ayudarte…” Gerald le dijo, “Gracias, pero…creo que es mejor que te marches y no nos volvamos a ver. Tú regresarás a América y yo…”
     Esther dijo, “¿Tú qué? Gerald. ¿Cómo puedes decirme que me vaya si anoche confesaste que me amabas?” Gerald le dijo, “Sí, te ámo pero nada tengo que ofrecerte. Soy pobre y ni siquiera tengo apellido que realmente me pertenezca.” Esther le dijo, “Llevas el que te dio tu madre, ¿Qué otro podría honrarte más? En cuanto al dinero, a veces es una carga, bien lo sé.” Esther le dijo, “Gerald, yo te amo, tanto como tú a mí.” Gerald dijo, “Esther, no quiero ser digno de lástima.” Esther insistió, y dijo, “Por favor, no permitas que el orgullo nos separe. Vivamos la felicidad que el destino nos ofrece.” Gerald le dijo, “¿Te casarías conmigo a pesar de todo lo que sabes?” Esther le dijo, “Solo sé que te quiero con todo mi corazón. Quiero compartir el resto de mi vida contigo.” Raquel llegaba en ese momento interrumpiendo, “Buenos días…” Gerald dijo, “Buenos días, madre.” Y Esther dijo, “Señora Arbuthnot, espero que ya esté mejor.”
     Raquel dijo, “Sí, gracias, señoríta Adams…hijo, quiero hablarte.” Esther dijo, “Yo me retíro…” Pero Gerald dijo, “No, si vas a ser mi esposa, debes quedarte. No hay secretos para ti.” Enseguida, Gerald dijo, “Madre, he escrito a…mi padre, pidiéndole que venga.” Raquel dijo, “¡No, él no entrará aquí! No deseo volver a verle jamás. Vete con él si así lo deseas.” Gerald le dijo, “Madre, no entiendes. Nada en el mundo me hará ir con él. Le he escrito diciéndole que debe casarse contigo.” Raquel dijo, “¡Quee?¡Casárme con él!” Gerald dijo, “Lo obligaré a hacerlo. Tiene que reparar el daño que te hizo. Dentro de unos días serás Lady Illingworth.” Raquel dijo, “Pero Gerald…” Gerald dijo, “No te preocupes, lo obligaré. No podrá negarse.”
     
Raquel dijo, “Hijo, soy yo quien se niega. ¡No me casaré con él!” Gerald dijo, “Pero por lo menos tu futuro será diferente. Te tratarán como te mereces y...” Raquel dijo, “¡Basta! Me niego a casarme con Lord Illingworth, y no se hable más del asunto.” Pero Gerald insistió, “Madre, te suplico que hagas lo que te pido. Tú crees en la religión, me criaste creyendo en ella. Pues esa religión te debe estar diciendo que yo tengo razón. Tú lo sabes, tú lo sientes así.” Raquel dijo, “No comprendes que no podría presentarme ante Dios y pedir su bendición para hacer valer una farsa como seria ese matrimonio.”
     Raquel comenzó a derramar lágrimas, “Gerald, ninguna ceremonia, por el estado o por la iglesia, me ligará a Lord Illingworth. Ya estoy ligada a algo más importante. Él, al robármelo todo, me dio sin embargo, un tesoro: tú. Jamás me he arrepentido de mi pecado. Cómo podría haberlo hecho cuando tú fuiste su fruto. Aún ahora, que me reprochas con tus palabras, no me arrepiento. Prefiero mil veces ser tu madre, que haber permanecido siempre pura. ¿No lo ves? ¿No lo entiendes? Mi propia deshonra ha sido la causa de que me seas tan querido. Mi desgracia es la que me liga a ti. Es el precio que tuve que pagar para hacerte mío. Gerald, sigue siendo el hijo de mi vergüenza.”
     Gerald dijo, “Madre, nunca me di cuenta de que pudieras amarme hasta ese extremo. Por favor, perdóname.” Raquel dijo, con lágrimas y una sonrisa, “Gerald, ¿De veras comprendes?” Gerald dijo, “Sí, madre. Tú has sido y serás lo más importante para mí. Me siento orgullosos de ser tu hijo.” Raquel dijo, “Gracias, gracias, Gerald, yo…” Gerald la abrazó, y le dijo, “No llores, nadie merece una sola de tus lágrimas. Y yo no merezco tu amor. Pero desde ahora, te compensaré de tantos sufrimientos. Sé que Esther me ayudará y será como otra hija para ti. Nos amamos, madre, y queremos casarnos. ¿Nos darás tu bendición?” Raquel dijo, “Pero…ella es una joven muy rica y nosotros nada tenemos. ¿Qué puedes ofrecerle?” Esther dijo, “Señora Arbuthnot, me ofrece la felicidad, algo que con todo el dinero no se puede dar. Sin Gerald todas mis riquezas serían una carga. Deje que él me ayude, que comparta conmigo lo que tengo. Yo no conocí a mi madre. Si pudiera elegir una sería usted. ¿Me acepta como su hija?”
     Raquel le dijo, “Querida niña, cómo podría negarme. Los bendigo a los dos.” Ambas se abrazaron. Raquel dijo, “¡Desde aquí rezaré cada día por ustedes y pediré que tengan felicidad eterna.” Esther le contestó, “¡Oh, No! Usted irá con nosotros a América. No voy a perder a la madre que por fin he encontrado.” Los tres se abrazaron, y Raquel dijo, con lágrimas, “¿Es que puede existir realmente tanta felicidad?” Gerald dijo, “Madre, no llores. Es hora de reír, de ser felices.” Raquel dijo, “Y lo soy…por favor, déjenme un momento sola. Estoy muy emocionada. Necesito tranquilizarme.”
     Gerald dijo, “Está bien, saldremos al jardín, pero no tardes en reunirte con nosotros.” Una vez sola, Raquel hizo una oración a Dios, “Señor, ¿Cómo puedo agradecerte tanta dicha? Creí que siempre habría sombras en mi vida, y ahora está llena de luz.” Enseguida llegó Alicia y dijo, “Señora, Lord Illingworth pide ser recibido.” Raquel dijo, “¡El aquí…! Creo que es un capítulo que debo cerrar…que pase, Alice.” Poco después, Raquel decía, “¿Qué haces aquí, Jorge Harford? Tú y yo nada tenemos que hablar.” Lord Illingworth dijo, “Raquel, nuestro hijo ya sabe todo, por lo tanto es necesario llegar a un acuerdo que nos convenga a los tres. Te aseguro que él encontrará en mí, al más encantador y generosos de los padres.” Raquel dijo, “Vete, si Gerald te ve aquí, sería capaz de matarte.” Illingworth dijo, “¡Bah! La culpa es de esa tonta niña puritana. Gerald comprenderá. Fue demasiado escándalo por un beso.” Raquel dijo, “Un beso que puede estropear una vida, bien lo sé.”
     Illingworth dijo, “No vamos a discutir eso. Lo importante es que estoy dispuesto a nombrar a Gerald mi heredero. No puedo legarle también mi nombre, pero tendrá una fortuna que le abrirá todas las puertas. Gerald vivirá conmigo, y te visitará de vez en cuando. Así podrá frecuentar la gran sociedad. Tú recibirás una pensión y vivirán donde te plazca. Nadie sabe nada de lo pasado, excepto Gerald y yo. Ah, y la puritana, pero ella se marchará y n o podrá contar nada, esa tonta no será problema.” Pero Raquel le dijo, “Lo has pensado todo perfectamente, ¿verdad? Pero llegas demasiado tarde. Mi hijo no te necesita para nada. Gerald se casará con la puritana. Ellos se aman. Nos marcharemos lejos de aquí.” Illingworth dijo, “¿A dónde?” Raquel dijo, “Nunca lo sabrás, pero si algún día nos encontramos, no te reconoceremos. Será como si jamás te hubiéramos conocido.”
     Illingworth dijo, “Pero…” Raquel le dijo, “¿Qué bienvenida puedes esperar de la joven a la que trataste de besar a la fuerza, de un hombre cuya vida llenaste de vergüenza…de la madre cuya deshonra proviene de ti.” Illingworth le dijo, “Raquel, te has vuelto dura y cruel. Quizá mi hijo no necesite mi dinero, quizá no me necesite a mi…pero yo lo quiero. Únenos Raquel. Tú puedes lograrlo.” Raquel dijo, “En la vida de Gerald, no tienes cabida, compréndelo.” Illingworth sacó una carta y dijo, “¿Entonces porque me escribe?” Raquel le dijo, “Déja esa carta, no debes abrirla. Él no iba a enviártela. La escribió antes de hablar conmigo.” Pero Illingworth abrió la carta y dijo, “Me pertenece y voy a saber qué dice.” La leyó rápidamente y dijo, “Me pide que me case contigo. No admito que será mi deber hacerlo, pero con tal de tener a Gerald a mi lado, estoy dispuesto. Por mi hijo soy capaz de ese sacrificio, aunque al hacerlo tenga que renunciar a algunas aspiraciones.”
     Raquel dijo, “No es necesario tal sacrificio. Jamás me casaría contigo.” Illingworth le dijo, “¿Queeé? ¿Hablas en serio? ¿Por qué te niegas?” Raquel dijo, “Porque te odio, tanto como ámo a mi hijo.” Illingworth le dijo, “¿Y él…también has conseguido que me odie?” Raquel le dijo, “No he tenido necesidad de influir. Gerald no te odia…simplemente te desprecia.” Illingwoth dijo, “Bien…es una lástima…lástima para él, desde luego…supongo que ésta es la despedida.” Raquel dijo, “Que espero que sea para siempre.” Illingworth dijo, “Imagino que sí…ha sido una experiencia divertida, el haber encontrado entre la gente de mi mismo rango…a mi amante y a…¡AUGH!” ¡CHAZ! Raquel le dio una cachetada.

     Lord Illingworth quedó unos segundos aturdido, por el inesperado castigo, luego dio media vuelta y salió. Mientras vio a Gerald y Esther en el jardín, pensó, “Adiós, hijo…yo…bueno, qué importa ya…pero me duele saber que jamás me llamarás padre,” Cuando Gerald y Esther llegaron al salón, Gerald dijo, “Madre, llorando otra vez. ¡Ah, no, no quiero más lágrimas y tristezas!” Raquel dijo, “Ya no las habrá, Gerald, no te preocupes. Desde ahora todo será diferente.” Enseguida Gerald volteó, y dijo, “¿De quién son esos guantes? ¿Vino alguien a visitarte?” Raquel dijo, “No, nadie…nadie en particular. Era un hombre sin importancia. Salgamos al jardín.” Y los tres se dirigieron al encuentro con el sol, el aire, la vida.

Tomado de Novelas Inmortales, Año XVI, No. 777, octubre 7 de 1992. Guión: Herwigo Comte. Segunda Adaptación: José Escobar.