Club de Pensadores Universales

Para donaciones en Estados Unidos y tener mas entradas en el Blog, puedes depositar en cualquier Sucursal Wells Fargo a la cuenta 2979793466. Gracias.

jueves, 21 de febrero de 2019

Sueño de una Noche de Verano de William Shakespeare

     El Sueño de Una Noche de Verano, es una comedia escrita por William Shakespeare en 1595/96. Retrata los acontecimientos que rodearon el matrimonio de Teseo, el duque de Atenas, con Hipólita, la antigua reina de las amazonas. Estos incluyen las aventuras de cuatro jóvenes amantes atenienses, y un grupo de seis actores aficionados, los mecánicos, que son controlados y manipulados por las hadas que habitan en el bosque en el que se desarrolla la mayor parte de la obra. La obra es una de las obras más populares de Shakespeare para el escenario y se presenta en todo el mundo.
Personajes
• Teseo: Duque de Atenas.
• Hipólita: Reina de las amazonas.
• Egeo: Padre de Hermia.
• Hermia: Hija de Egeo, enamorada de Lisandro.
• Lisandro: Enamorada de Hermia.
• Demetrius: Pretendiente de Hermia, ex amante de Elena.
• Elena: Enamorada de Demetrio.
• Filostrato: Maestro de los Rebeldes.
• Pedro Quince: Un carpintero.
• Nick Bottom: Un Tejedor.
• Francis Flute: Un Reparador de Fuelles.
• Tom Snout: Un juguetero.
• Cómodo: Un Carpintero.
• Robin Starveling: Un sastre.
• Oberón: El Rey de las Hadas.
• Titania: Reina de las Hadas.
• Robin "Puck" Goodfellow: Un pícaro travieso con poderes mágicos.
• Flor de Guisante, Telaraña, Polilla, y Semilla de Mostaza: Hadas sirvientes de Titania.
• Niño Cambiado Indio: Un pupilo de Titania.
Trama
     La obra consta de cuatro tramas interconectadas, unidas por la celebración de la boda del duque Teseo de Atenas, y la reina del Amazonas, Hipólita, quienes se establecen simultáneamente en el bosque y en el reino de las Hadas, bajo la luz de la luna.
La obra comienza con Hermia, quien está enamorada de Lisandro, resistiéndose a la demanda de su padre Egeo, de que se case con Demetrio, con quien él ha dispuesto que se cáse.
     Elena, la mejor amiga de Hermia, busca sin piedad a Demetrio, quien rompió con ella para estar con Hermia. Enfurecido, Egeo invoca una antigua ley ateniense ante el duque Teseo, según la cual, una hija necesita casarse con un pretendiente elegido por su padre, o bien enfrentar la muerte. Teseo le ofrece otra opción: castidad de por vida mientras adora a la diosa Artemisa como monja.
     Peter Quince y sus compañeros actores Nick Bottom, Francis Flute, Robin Starveling, Tom Snout y Snug planean organizar una obra de teatro, para la boda del duque y la reina, “La Comedia Más Lamentable y la Muerte Más Cruel de Píramo y Tisbe.” Quince lee los nombres de los personajes y los otorga a los actores. Nick Bottom, que desempeña el papel principal de Píramo, está demasiado entusiasmado y quiere dominar a los demás sugiriéndose a sí mismo para los personajes de Tisbe, el León, y Píramo al mismo tiempo.
      También preferiría ser un tirano y recita algunas líneas de Hércules. Quince le dice a Bottom que él haría al León tan terriblemente como para asustar a la duquesa y las damas lo suficiente como para que el Duque y los señores hagan que ahorquen a los actores. Quince adapta comentarios que Botton necesita para la parte del León porque es “lento de estudio.” Quince termina la reunión con la frase, “nos encontramos en el roble del Duque.”
     En una trama paralela, Oberón, rey de las hadas, y Titania, su reina, han llegado al bosque a las afueras de Atenas. Titania le dice a Oberón que planea quedarse allí, hasta que ella haya asistido a la boda de Teseo e Hipólita. Oberón y Titania están separados porque Titania se niega a entregarle a su niño cambiado indio, para que Oberón lo usen como su “caballero” o “asistente,” ya que la madre de la niña era una de las adoradoras de Titania.
     Oberón busca castigar la desobediencia de Titania. Invoca a Robin “Puck” Goodfellow, su “astuto y sabio duende,” para que lo ayude a preparar un jugo mágico derivado de una flor llamada, “amor-en-ociosidad” o “viola tricolor,” que cambia de blanco a púrpura cuando es golpeada por la flecha de Cupido.
     Cuando la mezcla se aplica a los párpados de una persona dormida, esa persona, al despertar, se enamora del primer ser vivo que percibe. Oberón le ordena a Puck que recupere la flor con la esperanza de poder hacer que Titania se enamore de un animal del bosque y así avergonzarla de que abandóne al pequeño niño indio. Oberón dice: “Y antes de quitar éste encanto de su vista, / como puedo tomarlo con otra hierba, / haré que ella me rinda su paje a mí.”
     Hermia y Lisandro han escapado a un bosque con la esperanza de huir de Teseo. Elena, desesperada por recuperar el amor de Demetrio, le cuenta a Demetrio sobre el plan de los amantes y él los sigue con la esperanza de encontrar a Hermia. Elena avanza continuamente hacia Demetrio, prometiendo amarlo más que Hermia.
     Sin embargo, él la rechaza con insultos crueles. Al observar esto, Oberón le ordena a Puck que esparza un poco del jugo mágico de la flor, en los párpados del joven ateniense. En su lugar, Puck confunde a Lisandro con Demetrio, a quien no lo había visto antes, y administra el jugo al que duerme, que es Lisandro. Elena, que se encuentra con él, lo despierta mientras intenta determinar si está muerto o dormido. Al suceder esto, Lisandro inmediatamente se enamora de Elena. Elena, pensando que Lisandro le está jugando una mala pasada, huye y Lisandro la sigue. Cuando Hermia también se despierta, ve que Lisandro se ha ido, y sale al bosque a buscarlo.
     Oberón ve que Demetrio sigue a Hermia, quien cree que Demetrio mató a Lisandro, y está furiosa. Cuando Demetrio se va a dormir, Oberón envía a Puck a buscar a Elena mientras le encanta los ojos de Demetrio. Al despertarse, ve a Elena. Ahora, ambos hombres están enamorados de Elena. Sin embargo, Elena está convencida de que sus dos pretendientes se están burlando de ella, ya que ninguno de los dos la amaba originalmente. Hermia encuentra a Lisandro y le pregunta por qué la dejó, pero Lisandro afirma y niega que nunca amó a Hermia, sino a Elena.
     Hermia acusa a Elena de robarle a Lisandro mientras Elena cree que Hermia se unió a los dos hombres para burlarse de ella. Hermia intenta atacar a Elena, pero los dos hombres protegen a Helena. Lisandro, cansado de la presencia de Hermia, la insulta y le dice que se vaya. Lisandro y Demetrio deciden buscar un lugar para un duelo, con el fin de demostrar quién es el de mayor amor por Elena. Las dos chicas se van por caminos separados, Elena espera llegar a Atenas, y Hermia persigue a los hombres para asegurarse de que Lisandro no resulte herido o muerto. Oberón le ordena a Puck que evite que Lisandro y Demetrio se alcancen, y le quiten el encantamiento a Lisandro, para que Lisandro pueda volver a amar a Hermia, mientras que Demetrio siga amando a Elena.
     Mientras tanto, Quince y su banda de seis actores, “rudos mecánicos,” como los describe Puck, se han organizado para interpretar su obra sobre Píramo y Tisbe, para la boda de Teseo y aventurarse en el bosque, cerca del alojamiento de Titania, para su ensayo. Bottom es descubierto por Puck, quien, interpretando que su nombre es un sinónimo u otra palabra para referirse a un burro, transforma la cabeza de Bottom en la de un burro. Cuando Bottom regresa a sus próximas líneas, los demás actores corren gritando de terror: afirman que están hechizados, para gran confusión de Bottom. Decidido Bottom a esperar a sus amigos, comienza a cantar para sí mismo.
     Titania, habiendo recibido la poción de amor, se despierta con el canto de Bottom y se enamora de él, de inmediato. Ella regala  al niño cambiado indio, con la atención de ella y sus hadas, y mientras se encuentra en éste estado de devoción por Bottom, y Oberón toma el cambio. Una vez que ha logrado sus objetivos, Oberón libera a Titania de su encantamiento, le ordena a Puck que retire la cabeza del burro de Bottom, y organiza todo para que Elena, Hermia, Demetrio, y Lisandro, crean que han estado soñando cuando despierten.
     Puck distrae a Lisandro y Demetrio para que no peleen por el amor de Elena, imitando sus voces y separándolos. Finalmente, los cuatro se encuentran dormidos por separado al aire libre en el bosque. Una vez que se duermen, Puck administra de nuevo la poción de amor a Lisandro, le devuelve el amor a Hermia, y afirma que todo estará bien por la mañana.
    Las hadas desaparecen, y Teseo y Hipólita llegan a la escena, durante una cacería de madrugada. Encuentran a los amantes aún durmiendo al aire libre. Despiertan a los amantes y, dado que Demetrio ya no ama a Hermia, Teseo anula las exigencias de Egeo, y organiza una boda colectiva. Al principio, los amantes creen que todavía están en un sueño y no pueden recordar lo que sucedió. Los amantes deciden que los eventos de la noche deben haber sido un sueño. Después de salir, Bottom se despierta, y él también decide que debe haber experimentado un sueño, “más allá del ingenio del hombre.”
     En Atenas, Teseo, Hipólita y los amantes observan a los seis actores interpretando, Píramo y Tisbe. Los intérpretes son tan terribles interpretando sus roles, que los invitados se ríen como si fuera una comedia, y todos se retiran a la cama. Después, Oberón, Titania, Puck y otras hadas, entran y bendicen la casa y sus ocupantes, con buena fortuna. Después de que todos los demás personajes se van, Puck “restaura las enmiendas” y sugiere que lo que experimentó la audiencia podría ser solo un sueño.
Fuentes
    Se desconoce exactamente cuándo se escribió o se realizó por primera vez, “El Sueño de Una Noche de Verano,” pero sobre la base de referencias temáticas y una alusión al “Epithalamion” de Edmund Spenser, generalmente está fechado en 1595 o principios de 1596.
     Algunos han teorizado que la obra podría haber sido escrita para una boda aristocrática, por ejemplo, la de Elizabeth Carey, Lady Berkeley, mientras que otros sugieren que fue escrita para la Reina, para celebrar el día de la fiesta de San Juan, pero no existe evidencia para apoyar esta hipótesis.
     En cualquier caso, se habría presentado en, The Theatre y, más tarde, en, The Globe.
     Aunque la obra no es una traducción o adaptación de un trabajo anterior, varias fuentes como “Metamorphoses,” de Ovidio, y “El Cuento del Caballero,” de Chaucer, sirvieron de inspiración.
     Según John Twyning, la trama de la obra de cuatro amantes que se someten a un juicio en el bosque, fue concebida como un ‘riff” de Der Busant, un poema narrativo alemán de la Alta Edad Media.
     Según Dorothea Kehler, el período de escritura se puede colocar entre 1594 y 1596, lo que significa que Shakespeare probablemente ya había completado Romeo y Julieta y todavía no había comenzado a trabajar en El Mercader de Venecia.
     La obra pertenece al período temprano-medio del autor, cuando Shakespeare dedicó su atención al lirismo de sus obras.
Fecha y Textos
     La obra fue inscrita en el Registro de la Compañía de Stationers el 8 de octubre de 1600, por el librero Thomas Fisher, quien publicó la primera edición del cuarto más tarde ese mismo año. Un segundo cuarto fue impreso en 1619, por William Jaggard, como parte de su llamado, False Folio. La siguiente obra apareció impresa en el Primer Folio de 1623. El título de la página de las primeras versiones de Shakespeare (Q1), dice que la obra fue, “varias veces actuada en público,” antes de 1600.  La primera presentación conocida con certeza ocurrió en la Corte, el 1 de enero de 1604.
Temas y Motivos
La Felicidad del Amante
     Antes del Día de San Juan Cristiano, en la antigua Grecia, para marcar el verano, había un evento llamado Adonia, las fiestas antiguas instituidas en honor a Adonis y Afrodita. Fue el primer día (y noche) festivos, cuando Adonis podía salir del inframundo para pasar seis meses con su amante, Afrodita. La festividad, fue considerada un momento para celebrar la primera dicha de los amantes nuevos y reunidos. La boda de Teseo e Hipólita y los enamorados equivocados y acosados, Titania y Bottom, incluso la antigua compañía de actores, modelan varios aspectos y formas del amor.
Carnavalesco
     Tanto David Wiles, de la Universidad de Londres, como Harold Bloom, de la Universidad de Yale, han respaldado firmemente la lectura de esta obra bajo los temas de Carnavalesco, Bacanal y Saturnal.
     Al escribir en 1998, David Wiles declaró que: “El punto de partida de mi propio análisis será la proposición de que, si bien encontramos el, ‘Sueño de Una Noche de Verano,’ como un texto, fue históricamente parte de un carnaval aristocrático. Fue escrito para una boda, y parte de la estructura festiva de la noche de bodas. La audiencia que vio la obra en el teatro público en los meses siguientes, se convirtieron en participantes indirectos en un festival aristocrático, del cual fueron excluidos físicamente. Mi propósito será demostrar cuán cerca está la obra integrada históricamente con una celebración específica de clase alta.”
Amor
     David Bevington sostiene que la obra representa el lado oscuro del amor. Él escribe que las hadas aclaran el amor, confundiendo a los amantes, y aplicando una poción de amor a los ojos de Titania, forzándola a enamorarse de un asno. En el bosque, ambas parejas están acosadas por problemas. Hermia y Lisandro se encuentran con Puck, quien brinda un alivio cómico en la obra al confundir a los cuatro amantes en el bosque. Sin embargo, la obra también alude a temas serios. Al final de la obra, Hipólita y Teseo, felizmente casados, ven la obra de los desafortunados amantes, Píramo y Tisbe, y pueden disfrutarla y reírse de ella. Elena y Demetrio son ajenos al lado oscuro de su amor, totalmente inconscientes de lo que puede haber ocurrido en el bosque.
Problema con el Tiempo
     Existe una disputa sobre el escenario de la obra, ya que Teseo la cita al principio de que, “cuatro días felices traen otra luna.” El episodio del bosque luego tiene lugar en una noche sin luna, pero Lisandro afirma que habrá tanta luz en la misma noche en que escaparán,  que el rocío sobre la hierba brillará como perlas líquidas. Además, en la siguiente escena, Quince afirma que ensayarán a la luz de la luna, lo que crea una verdadera confusión. Es posible que la Luna se ponga durante la noche permitiendo a Lisandro escapar a la luz de la luna y que los actores ensayen, y luego que el episodio del bosque ocurra sin la luz de la luna. La declaración de Teseo también puede interpretarse como, “cuatro días hasta el próximo mes.”
     Otra posibilidad es que, dado que en cada mes hay aproximadamente cuatro noches consecutivas en que la luna no se ve, debido a su cercanía al sol en el cielo, las dos noches anteriores al momento de la luna nueva, seguidas de las dos siguientes, pudo de esta manera, indicar un período liminal de “oscuridad de la luna,” lleno de posibilidades mágicas.
     Esto se apoya aún más en las líneas iniciales de Hipólita, que exclaman: “Y entonces la luna, como a un arco de plata recién doblado en el cielo, contemplará la noche de nuestras solemnidades;” La luna delgada en forma de media luna es el sello distintivo del regreso de la luna nueva a los cielos cada mes. La obra también entrelaza la víspera de verano del título con las Fiestas de Mayo, fomentando la idea de una confusión de tiempo y temporadas. Esto es evidenciado por Teseo, al comentar sobre algunos jóvenes adormecidos, que “observan el rito de mayo.”
Pérdida de la Identidad Individual
     Maurice Hunt, Presidente del Departamento de Inglés en la Universidad de Baylor, escribe sobre la confusión de las identidades de fantasía y realidad en la obra que hace posible, “esa agradable y narcótica ilusión asociada con las hadas de la obra.” Al enfatizar éste tema, incluso en el escenario de la obra, Shakespeare prepara la mente del lector para aceptar la realidad fantástica del mundo de las hadas y sus acontecimientos. Éste también parece ser el eje alrededor del cual ocurren los conflictos de la trama en la obra.
     Hunt sugiere que es la ruptura de identidades individuales, lo que conduce al conflicto central en la historia. Es la pelea entre Oberón y Titania, basada en la falta de reconocimiento del otro, en la relación, lo que impulsa el resto del drama en la historia, y hace peligroso que cualquiera de los otros amantes, se junten, debido a la perturbación de la Naturaleza, causada por una disputa de hadas. De manera similar, esta falta de identificación y distinción es lo que lleva a Puck a confundir un grupo de amantes con otro en el bosque, colocando el jugo de la flor en los ojos de Lisandro en lugar de en el de Demetrio.
     Victor Kiernan, un erudito e historiador marxista, escribe que es por el bien del amor, que se produce ésta pérdida de identidad, y que hace que los personajes individuales sufran en consecuencia: “Fue el culto de amor más extravagante, lo que sorprendió a las personas sensibles como irracional, y probablemente tenga efectos dudosos sobre sus acólitos.” Él cree que las identidades en la obra no se pierden tanto, ya que se mezclan para crear un tipo de neblina a través del cual, la distinción se vuelve casi imposible. Es impulsado por el deseo de nuevos y más prácticos vínculos entre los personajes como un medio para lidiar con el extraño mundo dentro del bosque, incluso en relaciones tan diversas y aparentemente poco realistas como el breve amor entre Titania y Bottom: “Fue la fuerza de la marea de esta necesidad social que le prestó energía a las relaciones.”
     El erudito en estética, David Marshall, profundiza aún más éste tema al señalar que la pérdida de identidad alcanza su plenitud en la descripción de los mecánicos y su suposición de otras identidades. Al describir las ocupaciones de la compañía que actúa, escribe: “Dos construyen o juntan, dos arreglan y reparan, uno teje y uno cose. Todos se unen para separar o reparar lo que se ha rasgado, roto o dividido.” En la opinión de Marshall, ésta pérdida de identidad individual, no solo empaña las especificidades, sino que crea nuevas identidades encontradas en comunidad, lo que Marshall señala puede conducir a cierta comprensión de las opiniones de Shakespeare sobre el amor y el matrimonio. Además, los mecánicos comprenden éste tema, a medida que adoptan sus partes individuales para un desempeño corporativo de, Piramo y Tisbe.
     Marshall comenta que, “Ser actor es duplicarse y dividirse, descubrirse en dos partes: uno mismo y no uno mismo, tanto la parte como no la parte.” Afirma que los mecánicos entienden esto y que cada personaje, particularmente los amantes, tiene un sentido de sacrificar una identidad individual, por el mayor beneficio del grupo, o el emparejamiento. Parece que el deseo de perder la individualidad y encontrar la identidad en el amor de otro, es lo que silenciosamente mueve los eventos del, Sueño de Una Noche de Verano. Como principal sentido de motivación, éste deseo se refleja incluso en las representaciones de paisajes y el estado de ánimo general de la historia. 
Ambigüedad Sexual
     En su ensayo, “Placeres Absurdos: Teorías Queer y Sueño de Una Noche de Verano,” Douglas E. Green explora las posibles interpretaciones de una sexualidad alternativa que encuentra en el texto de la obra, en yuxtaposición a las costumbres sociales prohibidas de la cultura en el momento en que la obra fue escrita.
     Douglas escribe que su ensayo, “no busca reescribir a un, ‘Sueño de Una Noche de Verano,’ como una obra gay, sino que explora algunas de sus, ‘significaciones homoeróticas’... momentos de interrupción y erupción ‘queer’ en esta comedia de Shakespeare.”
     Green no considera que Shakespeare haya sido un “radical sexual,” pero que la obra representó un “mundo de cabeza” o una, “fiesta de temporada,” que medía o negocía los, “descontentos de la civilización,” que se resuelven perfectamente en la conclusión de la historia, pero que no se resuelven tan pulcramente en la vida real.
     Green escribe que los “elementos sodomíticos,” el “homoerotismo,” el “lesbianismo” e incluso la “heterosexualidad obligatoria,” cuyo primer indicio podría ser la obsesión de Oberón por el niño cambiante hindú de Titania en la historia, deben ser considerados en el contexto de, “La cultura de la Inglaterra moderna primitiva,” como un comentario sobre las, “rigideces estéticas de la forma cómica y las ideologías políticas del orden prevaleciente.”
     Los aspectos de la sexualidad ambigua y el conflicto de género en la historia, también se abordan en los ensayos de Shirley Garner y William W.E. Slights, aunque todos los personajes son interpretados por  hombres.
Feminismo
     El dominio masculino es un elemento temático que se encuentra en El Sueño de Una Noche de Verano. En Sueño de Una Noche de Verano, Lisandro y Hermia escapan al bosque por una noche, en la que no están bajo las leyes de Teseo o Egeo. A su llegada a Atenas, las parejas se casaron. El matrimonio es visto como el logro social más importante para las mujeres, mientras que los hombres pueden hacer muchas otras grandes cosas y obtener reconocimiento social.
     En su libro, The Votaress Imperial, Louis Montrose llama la atención sobre los roles y las normas de género de hombres y mujeres presentes en la comedia, en relación con la cultura isabelina. En referencia a la boda triple, dice: “La conclusión festiva en, 'El Sueño de Una Noche de Verano,' se basa en el éxito de un proceso mediante el cual el orgullo y el poder femenino manifestado en las guerreras amazonas, las madres posesivas, las esposas ingobernables, y las hijas voluntariosas, son llevados al control de señores y esposos.”
     Él dice que la consumación del matrimonio consiste en cómo el poder sobre una mujer, cambia de manos de padres a esposos. Se dibuja una conexión entre las flores y la sexualidad. El jugo empleado por Oberón se puede ver como simbolizando la sangre menstrual, así como la, “sangre sexual derramada por las, ‘vírgenes.’” Mientras que la sangre como resultado de la menstruación es representativa del poder de una mujer, la sangre como resultado de un primer encuentro sexual representa el poder del hombre sobre las mujeres.
     Hay puntos en la obra, sin embargo, cuando hay una ausencia de control patriarcal. En su libro, Power On Display, Leonard Tennenhouse dice que el problema en, El Sueño de Una Noche de Verano, es el problema de la, “autoridad obsoleta.” La ley ateniense que obliga a una hija a morir, si no hace la voluntad de su padre, está desactualizada.
     Tennenhouse contrasta la regla patriarcal de Teseo en Atenas, con la de Oberón en el mundo carnivalista de las hadas. El desorden en la tierra de las hadas, se opone completamente al mundo de Atenas. Afirma que en tiempos de carnaval y festivales, el poder masculino se descompone. Por ejemplo, lo que les sucede a los cuatro amantes en el bosque, así como al sueño de Bottom, representa un caos que contrasta con el orden político de Teseo. Sin embargo, Teseo no castiga a los amantes por su desobediencia.
     Según Tennenhouse, al perdonar a los amantes, Shakespeare ha hecho una distinción entre la ley del patriarca (Egeo) y la del monarca (Teseo), creando dos voces diferentes de autoridad. Esta distinción puede compararse con la época de Isabel I, en la que se consideraba que las monarcas tenían dos cuerpos: el cuerpo natural y el cuerpo político. La propia sucesión de Elizabeth representaba tanto la voz de un patriarca como la voz de un monarca: la voluntad de su padre que establecía que la corona debía pasarle a ella y el hecho de que ella era la hija de un rey.
Crítica e Interpretaciones
Historia Critica
Siglo 17
     Dorothea Kehler ha intentado rastrear la crítica de la obra, a través de los siglos. La primera crítica de este tipo fue un apunte de 1662 en el diario de Samuel Pepys.
     Encontró que la obra era, “la más tonta y ridícula que jamás haya visto en mi vida.” Sin embargo, admitió que tenía, “un buen baile y algunas mujeres guapas, lo cual fue todo un placer.”
     El siguiente crítico en escribir sobre la obra fue John Dryden, que escribió en 1677. Estaba preocupado por la cuestión de si las hadas deberían representarse en obras teatrales, ya que no existían. Concluyó que a los poetas se les debería permitir representar cosas que no existen, pero que derivan de la creencia popular. Y las hadas son de este tipo, al igual que los duendes y los efectos extraordinarios de la magia. Basándose en este razonamiento, Dryden defendió los méritos de tres obras de teatro de fantasía: El Sueño de Una Noche de Verano, La Tempestad, de Shakespeare, y La Mascarada de Brujas, de Ben Jonson.
Siglo 18
     Charles Gildon a principios del siglo XVIII recomendó esta obra por sus hermosas reflexiones, descripciones, símiles y temas. Gildon pensó que Shakespeare se inspiró en las obras de Ovidio y Virgilio, y que podía leerlas en latín original y no en traducciones posteriores.
     James Halliwell-Phillipps, quien escribió en la década de 1840, descubrió que había muchas inconsistencias en la obra, pero la consideró el drama poético más hermoso jamás escrito. Henry Austin Clapp, escribiendo en 1885, comentó sobre la inconsistencia del tiempo representado en la obra, ya que debería tener lugar en cuatro días y noches y parece durar menos de dos, y sintió que esto se sumaba a la calidad poco realista de la obra.
    Horace Howard Furness, quien defendió la obra en 1895, sintió que la aparente inconsistencia no afectaba la calidad de la obra. En 1971, Neil Taylor argumentó que había un doble esquema de tiempo en la obra, que parecía durar un mínimo de cuatro noches, pero también era atemporal. En 1977, Anne Paolucci argumentó que la obra dura cinco días.
     William Duff, quien escribió en la década de 1770, también recomendó esta obra. Sintió que la representación de lo sobrenatural estaba entre las fortalezas de Shakespeare, no las debilidades. Él especialmente elogió la poesía y el ingenio de las hadas, y la calidad del verso involucrado. Su contemporáneo Francis Gentleman, un admirador de Shakespeare, estaba mucho menos agradecido por esta obra. Sintió que la poesía, la caracterización, y la originalidad de la obra, eran sus puntos fuertes, pero que sus principales debilidades eran una trama “pueril,” que consistía en una extraña mezcla de incidentes. La conexión de los incidentes entre sí, parecía bastante forzada a Gentleman.

     Edmond Malone, un erudito de Shakespeare y crítico de finales del siglo XVIII, encontró otra supuesta falla en esta obra en particular, su falta de un decoro adecuado. Encontró que los, “personajes más exaltados,” los aristócratas de Atenas, están subordinados a los intereses de los que están debajo de ellos. En otras palabras, los personajes de clase baja desempeñan roles más grandes que sus mejores y los eclipsan. Malone encontró que esto es un grave error de Shakespeare. Malone concluyó que esta obra tuvo que ser una obra temprana e inmadura de Shakespeare y, por implicación, que un escritor de mayor edad lo sabría mejor. El argumento principal de Malone parece derivar del clasismo de su época. Él asume que los aristócratas tenían que recibir más atención en la narrativa y ser más importantes, más distinguidos y mejores, que los personajes de la clase baja.
Siglo 19
     Según Kehler, las críticas significativas del siglo XIX comenzaron en 1808, con August Wilhelm Schlegel. Schlegel percibió la unidad en las múltiples líneas de trama. Señaló que la cabeza del burro no es una transformación aleatoria, sino que refleja la verdadera naturaleza de Bottom. Schlegel identificó la historia de “Píramo y Tisbe” como un burlesqué de los amantes atenienses.
     En 1817, William Hazlitt encontró que la obra era mejor como un trabajo escrito, que como una producción en escena. Encontró que la obra era, “una ficción encantadora” pero cuando se presentaba, se reducía a una pantomima aburrida. Concluyó que la poesía y el escenario no encajaban. Kehler considera que el comentario de Hazlitt es más una indicación de la calidad de las producciones teatrales disponibles para la epoca, en lugar de una verdadera indicación de la supuesta inadecuación de la obra al escenario. Dorotea Kheler señala que antes de la década de 1840, todas las producciones teatrales de esta obra eran adaptaciones infieles al texto original.
     En 1811–1812, Samuel Taylor Coleridge hizo dos puntos de crítica sobre esta obra. El primero fue que toda la obra debería verse como un sueño. El segundo, que Elena es culpable de, “ingrata traición” a Hermia. Pensaba que esto era un reflejo de la falta de principios en las mujeres, quienes tienen más probabilidades de seguir sus propias pasiones e inclinaciones que los hombres.
     En su opinión, las mujeres sienten menos aborrecimiento por el mal moral, aunque están preocupadas por sus consecuencias externas. Coleridge fue probablemente el primer critico en introducir temas de género en el análisis de ésta obra. Kehler rechaza sus opiniones sobre Elena como indicios de la propia misoginia de Coleridge, en lugar de reflejos genuinos de la moralidad de Elena.
     En 1837, William Maginn produjo ensayos sobre la obra. Volvió su atención al discurso de Teseo sobre, “el lunático, el amante y el poeta,” y la respuesta de Hipólita. Consideró a Teseo como la voz del propio Shakespeare y al discurso como un llamado a audiencias imaginativas. También veía a Bottom como un hombre afortunado a quien la Fortuna le daba favores más allá de toda medida. Estaba particularmente encantado por la forma en que Bottom reacciona ante el amor de la reina de las hadas: completamente inmutable.
     Maginn argumentó que, “Teseo se habría inclinado con reverencia ante Titania. Bottom la trata tan descuidadamente como si fuera la moza del tapero de al lado.” Finalmente, Maginn concluyó que no debía culparse a Oberón por la humillación de Titania, que es el resultado de un accidente. Vio a Oberón como estando enojado con los, “caprichos” de su reina, pero incapaz de anticipar que sus afectos encantados, serían reservados para un tejedor con cabeza de burro.
     En 1839, el filósofo Hermann Ulrici escribió que la obra y su representación de la vida humana, reflejaban los puntos de vista del platonismo. En la opinión de Ulrici, Shakespeare daba a entender que la vida humana no es más que un sueño, lo que sugiere la influencia de Platón y sus seguidores que pensaban que la realidad humana está privada de toda existencia genuina. Ulrici notó la forma en que se comportaban Teseo e Hipólita aqui, como la gente común. Estuvo de acuerdo con Malone en que esto no encajaba con su posición social en la vida, pero veía este comportamiento como una indicación de parodia sobre las diferencias de clase.
     En 1849, Charles Knight también escribió sobre la obra y su aparente falta de una estratificación social adecuada. Knight pensó que esta obra indicaba la madurez de Shakespeare como dramaturgo, y que su “armonía Teseana” reflejaba el decoro apropiado del personaje. También veía a Bottom como el mejor personaje, con su confianza en sí mismo, su autoridad, y su amor propio.
     Argumentó que Bottom se mantiene como un representante de toda la raza humana. Al igual que Hazlitt, Knight sintió que el trabajo se aprecia mejor cuando se lee como un texto, en lugar de actuarse en el escenario. Descubrió que el texto era “sutil y etéreo,” y que estaba por encima de la crítica literaria, y su razonamiento reductivo.
     También en 1849, Georg Gottfried Gervinus escribió extensamente sobre la obra. Él negó la teoría de que ésta obra debería ser vista como un sueño. Argumentó que debería ser vista como una construcción ética y una alegoría. Pensó que era una representación alegórica de los errores del amor sensual, lo cual se asemeja a un sueño.
     En su opinión, Hermia carece de obediencia filial, y actúa como si careciera de conciencia cuando huye con Lisandro. Lisandro también es culpable por desobedecer y burlarse de su futuro suegro. Píramo y Tisbe también carecen de obediencia filial, ya que, “cortejan a la luz de la luna,” a espaldas de sus padres. Las hadas, en su opinión, deberían verse como “dioses del sueño personificados.” Representan los caprichos del amor superficial y carecen de intelecto, sentimiento y ética.
     Gervinus también escribió sobre dónde se encuentra el país de las hadas de la obra; no en Ática, Grecia, sino en las Indias Orientales. Sus puntos de vista de Gervinus sobre las Indias le parecen a Kehler estar influenciados por el orientalismo. Habla de las Indias como perfumadas con el aroma de las flores, y como el lugar donde los mortales viven en  estado de semi-sueño.
     Gervinus niega y devalúa la lealtad de Titania a su amigo. Gervinus ve ésta supuesta amistad como una no basada en una asociación espiritual. Titania simplemente, “se deleita con su belleza, su 'forma de nadar' y sus poderes de imitación.” Gervinus considera a Titania como un personaje inmoral por no tratar de reconciliarse con su esposo. En su resentimiento, Titania busca la separación de él, por lo que Gervinus la culpa.
     Gervinus escribió con desdén elitista acerca de los actores de Píramo y Tisbe, o sea, los mecánicos de la obra, y sus aspiraciones de actuación. Gervinus describió a los personajes como criaturas feas con, “manos duras y cabezas gruesas.” En su opinión, son hombres ignorantes que componen y actúan en obras meramente para obtener una recompensa económica. No son verdaderos artistas. Gervinus se reserva su alabanza y respeto solo a Teseo, quien él cree, representa al hombre intelectual. Al igual que varios de sus predecesores, Gervinus pensó que ésta obra debería leerse como un texto, y no actuarse en el escenario.
     En 1863, Charles Cowden Clarke también escribió sobre ésta obra. Kehler señala que Charles fue el esposo de la famosa erudita de Shakespeare, Mary Cowden Clarke. Charles elogió más a los mecánicos de clase social baja, que participan la obra. Comentó favorablemente sobre sus individualizaciónes y sus riquezas colectivas de carácter. Pensó que Bottom era presumido, pero de buen carácter, y muestra una considerable cantidad de imaginación en su interacción con los representantes del mundo de las hadas. También Charles argumentó que la presunción de Bottom, era una calidad inseparable de su profesión secundaria, la de un actor.
     En 1872, Henry N. Hudson, un clérigo estadounidense y editor de Shakespeare, también escribió comentarios sobre esta obra. Kehler presta poca atención a sus escritos, ya que fueron en gran parte derivados de trabajos anteriores. Sin embargo, señala que Hudson también creía que la obra debería verse como un sueño. Citó la ligereza de la caracterización como soporte de su punto de vista. En 1881, Edward Dowden argumentó que Teseo y sus reflexiones sobre el arte son fundamentales para la obra. También argumentó que Teseo era uno de los, “hombres heroicos de acción,” tan importantes en las obras teatrales de Shakespeare.
     Henry A. Clapp (1885), y Horace Howard Furness (1895), estaban más preocupados por el problema de la duración de la obra, aunque tenían puntos de vista opuestos. En 1887, Denton Jacques Snider argumentó que la obra debía leerse como una dialéctica, ya sea entre comprensión e imaginación, o entre prosa y poesía. También vio la obra como representando tres fases o movimientos. El primero es el mundo real de la obra, que representa la razón.
    El segundo es el Mundo de las Hadas, un mundo ideal que representa la imaginación y lo sobrenatural. El tercero es su representación en el arte, donde la acción es auto-reflexiva. Snider consideraba que Titania y su capricho, eran los únicos culpables de su lucha marital con Oberón. Por lo tanto, ella merece un castigo, y Oberón es un marido obediente que le proporciona uno. Por no vivir en paz con Oberón y su familia, Titania está condenada a enamorarse de un humano. Y este humano, a diferencia de Oberón, es un “bruto horrible.”
     Hacia finales del siglo XIX, Georg Brandes, (1895–6), y Frederick S. Boas, (1896), fueron las últimas adiciones importantes a la crítica de, El Sueño de Una Noche de Verano. Brandes se enfoca para anticipar lecturas psicológicas posteriores, viendo la magia de Oberón como simbólica y, “tipificando la hechicería de la imaginación erótica.” Brandes sintió que en la obra, Shakespeare miró hacia adentro al “dominio del inconsciente.”
     Por otro lado, Boas rechaza que la obra sea  como un tratado ético o un estudio psicológico y, en cambio, adopta un enfoque más historicista y literal. Para Boas, la obra es, a pesar de sus adornos fantásticos y exóticos, “esencialmente inglesa e isabelina.” Él ve a Teseo como un noble Tudor; Elena es un mero recurso de la trama para, “concentrar a los cuatro amantes en un solo punto;” y la obra de Píramo y Tisbe es una parodia de una obra de teatro dentro de una obra de teatro, un topos prominente de las obras de teatro de la época. Para resumir sus contribuciones, Kehler escribe: “Esta es una crítica reconociblemente moderna.”
Siglo 20
     El siglo 20 trajo nuevas ideas en la obra. En 1961, Elizabeth Sewell argumentó que Shakespeare no se alía con los aristócratas de la obra, sino con Bottom y los artesanos. Es su tarea la de producir un entretenimiento en la boda, precisamente el propósito del escritor al trabajar en esta obra.
     También en 1961, Frank Kermode escribió sobre los temas de la obra y sus fuentes literarias. Entre los temas, considera Kermode, entre ellos la fantasía, el amor ciego y el amor divino. Kermode rastreó estos temas en las obras de Macrobio, Apuleius y Giordano Bruno. Bottom también alude brevemente a un pasaje de la Primera Epístola a los Corintios por el apóstol Pablo, que trata del amor divino.
     En 1964, R.W. Dent argumentó en contra de las teorías que sostienen que el modelo ejemplar de amor en la obra, es el amor racional de Teseo e Hipólita. Dent argumentó que en ésta obra, el amor es inexplicable. Es la descendencia de la imaginación, no la razón.
     Sin embargo, el amor ejemplar de la obra es uno de una imaginación controlada y restringida, y evita los excesos de “adoración.” El amor genuino, se contrasta con el amor no correspondido y la adoración de Demetrio por Hermia, y con el amor y la adoración supuesta de Titania hacia un objeto indigno.
Dent también negó la racionalidad y la sabiduría típicamente atribuidas a Teseo.
     Recordó a sus lectores que éste es el carácter del Teseo de la mitología griega, una creación de “fábula antigua.” Las opiniones de Teseo sobre el arte están lejos de ser racionales o sabias. No puede distinguir la diferencia entre una obra de teatro real y su interludio. El interludio de la tropa de actores de la obra, es menos algo artistico y más una expresión de la desconfianza de los mecánicos de su propia audiencia. Temen que las reacciones de la audiencia sean excesivas o inadecuadas, y lo dicen en el escenario. Teseo no recibe el mensaje.
     También en 1964, Jan Kott ofreció sus propios puntos de vista sobre la obra. Consideró como temas principales de la obra de teatro, la violencia  y la “sexualidad animal no reprimida.” Tanto Lisandro como Demetrio son, en su opinión, verbalmente amantes brutales, sus intereses amorosos son intercambiables y objetivados.
     El niño cambiado que Oberón desea es su nuevo “juguete sexual.” Los aristócratas de la obra, tanto mortales como inmortales, son promiscuos. En cuanto a los amantes atenienses que siguen su noche en el bosque, se avergüenzan de hablar de ello porque esa noche los liberó de sí mismos y de las normas sociales, y les permitió revelar su verdadero ser. Los puntos de vista de Kott fueron controverciales, y los críticos contemporáneos escribieron, tanto a favor o en contra de sus puntos de vista, pero pocos lo ignoraron.
     En 1967, John A. Allen teorizó que Bottom es un símbolo del aspecto animal de la humanidad. También pensó que Bottom fue redimido a través de la ternura materna de Titania, lo que le permitió comprender el amor y el sacrificio personal de Píramo y Tisbe. En 1968, Stephen Fender ofreció sus propios puntos de vista sobre la obra.
     Enfatizó el “poder aterrador” de las hadas, y argumentó que controlan los eventos de la obra. Son las figuras presentadas más poderosas, y no Teseo como se piensa a menudo. También hizo hincapié en los personajes éticamente ambivalentes de la obra. Finalmente, Fender notó una capa de complejidad en la obra de Shakespeare. Teseo, Hipólita y Bottom tienen reacciones contradictorias a los eventos de la noche, y cada uno tiene razones en parte válidas para sus reacciones, lo que implica que los rompecabezas que se ofrecen a la audiencia de la obra, no pueden tener una respuesta o significado singular, unico, o definitivo.
     En 1969, Michael Taylor argumentó que los críticos anteriores ofrecían una visión demasiado alegre de lo que la obra representa. Hizo hincapié en los aspectos menos agradables de las hadas, por lo demás atractivas, y la maldad del mortal Demetrio antes de su encantamiento. Argumentó que los temas generales son los aspectos a menudo dolorosos del amor, y la mezquindad de las personas, que aquí incluyen a las hadas.
     En 1970, R.A. Zimbardo vio la obra llena de símbolos. En su opinión, la Luna y sus fases, a las que se alude en la obra, representan la permanencia en la mutabilidad. La obra utiliza el principio de la discordia concordante en varias de sus escenas clave. Teseo e Hipólita, representan el matrimonio y, simbólicamente, la reconciliación de las estaciones naturales o las fases del tiempo.
     El arco de la historia de Hipólita es que ella debe someterse a Teseo y convertirse en matrona. Titania tiene que renunciar a su obsesión maternal con el niño cambiado, y pasar por una muerte simbólica, y Oberón tiene que cortejarla nuevamente, y ganar a su esposa. Kehler señala que Zimbardo dio por sentado la subordinación femenina dentro del matrimonio obligatorio, puntos de vista sociales que ya fueron cuestionados en los años sesenta.
     En 1971, James L. Calderwood ofreció una nueva visión sobre el papel de Oberón. Veía al rey un como especialista en las artes de la ilusión. Oberón, en su opinión, es el dramaturgo interior de la obra, orquestando eventos. Es el responsable del final feliz de la obra, cuando influye en Teseo para que anule a Egeo, y permita que los amantes se casen. Oberón y Teseo, traen armonía de la discordia. También sugirió que las identidades de los amantes, borrosas y perdidas en el bosque, recuerdan las identidades inestables de los actores que cambian constantemente de rol. De hecho, el fracaso de la obra de teatro de los artesanos, se basa en su principal defecto como actores: no pueden perder sus propias identidades, ni siquiera para reemplazarlas temporalmente, con los roles ficticios de sus personajes.
     También en 1971, Andrew D. Weiner argumentó que el tema real de la obra es la unidad. La imaginación del poeta crea unidad al dar forma a diversos elementos, y el escritor se dirige a la imaginación del espectador, quien también crea y percibe la unidad. Weiner conectó ésta unidad con el concepto de uniformidad y, a su vez, vio esto como una alusión de Shakespeare a las “verdades eternas” del platonismo y el cristianismo.
     También escribiendo en 1971, Hugh M. Richmond ofreció una visión completamente nueva de las líneas de la historia de amor de la obra. Argumentó que lo que pasa por amor en esta obra, es en realidad una expresión autodestructiva de la pasión.
     Argumentó que los personajes significativos de la obra, están todos afectados por la pasión y por un tipo de sexualidad sadomasoquista. Ésta pasión, impide que los amantes se comuniquen genuinamente entre sí. Al mismo tiempo, los protege del desencanto con el interés amoroso, que la comunicación trae inevitablemente.
     La excepción a la regla es Bottom, quien se dedica principalmente a sí mismo. Su propio egoísmo lo protege de sentir pasión por los demás. Richmond también notó que hay paralelos entre el cuento de, Píramo y Tisbe, que aparece en esta obra, y el de Romeo y Julieta, de Shakespeare.
     En 1972, Ralph Berry argumentó que Shakespeare estaba principalmente preocupado por la epistemología en esta obra. Los amantes declaran que la ilusión es una realidad, los actores declaran que la realidad es una ilusión. La obra finalmente reconcilia los puntos de vista aparentemente opuestos y reivindica la imaginación.
     También en 1972, Thomas McFarland argumentó que la obra está dominada por un sentimiento de felicidad, y que es una de las creaciones literarias más felices que se hayan producido. El estado de ánimo es tan encantador, que la audiencia nunca siente miedo, ni se preocupa por el destino de los personajes.
     En 1974, Marjorie Garber, argumentó que la metamorfosis es el tema principal de la obra, y el modelo de su estructura. Señaló que en ésta obra, la entrada en el bosque es un cambio de percepción de ensueño, un cambio que afecta tanto a los personajes como a la audiencia. Los sueños aquí tienen prioridad sobre la razón, y son más verdaderos que la realidad que buscan interpretar y transformar.
     También en 1974, Alexander Leggatt ofreció su propia lectura de la obra. Estaba seguro de que hay elementos más sombríos en la obra, pero se pasan por alto porque la audiencia se centra en la historia de los jóvenes amantes simpáticos. Vio a los personajes como separados en cuatro grupos que interactúan de varias maneras. Entre las cuatro, las hadas son las más sofisticadas y sin restricciones. Los contrastes entre los grupos que interactúan, producen la perspectiva cómica de la obra.
     En 1975, Ronald F. Miller expresa su opinión de que la obra es un estudio en la epistemología de la imaginación. Se centró en el papel de las hadas, que tienen un aura misteriosa de evanescencia y ambigüedad.
     También en 1975, David Bevington, ofreció su propia lectura de la obra. En parte refutó las ideas de Jan Kott, sobre la sexualidad de Oberón y las hadas. Señaló que Oberón puede ser bisexual, y que su deseo por el niño cambiado puede ser de naturaleza sexual, como sugirió Kott. Pero hay poca evidencia textual para apoyar esto, ya que el escritor dejó pistas ambiguas sobre la idea del amor entre las hadas. Concluyó que, por lo tanto, su vida amorosa es, “incognoscible e incomprensible.”
     Según Bevington, el tema principal de la obra es el conflicto entre el deseo sexual, y la restricción racional, una tensión esencial que se refleja a lo largo de la obra. Es la tensión entre los lados oscuros y benévolos del amor, que se reconcilian al final.
     En 1979, M. E. Lamb sugirió que la obra podría haber tomado prestado un aspecto del antiguo mito de Teseo: la entrada del ateniense en el Laberinto del Minotauro. Los bosques de la obra sirven como un laberinto metafórico, y para los isabelinos, los bosques eran a menudo una alegoría del pecado sexual. Los amantes del bosque conquistan la pasión irracional, y encuentran su camino de regreso. Bottom con su cabeza de animal, se convierte en una versión cómica del Minotauro. Bottom también se convierte en el hilo de Ariadna que guía a los amantes. Al tener el nuevo Minotauro de rescate en lugar de amenazar a los amantes, el mito clásico se invierte cómicamente.
     Teseo mismo es el desposado de la obra que ha dejado atrás el laberinto y la promiscuidad, habiendo conquistado su pasión. Los artesanos pueden representar al maestro artesano del mito y al constructor del Laberinto, Dédalo. Incluso el discurso más conocido de Teseo en la obra, que conecta al poeta con el lunático y el amante, puede ser otra metáfora del amante. Es un desafío para el poeta enfrentar la irracionalidad que comparte con los amantes y los lunáticos, aceptando los riesgos de entrar al laberinto.
     También en 1979, Harold F. Brooks estuvo de acuerdo en que el tema principal de la obra, su verdadero corazón, es el deseo, y su culminación en el matrimonio. Todos los demás temas son de menor importancia, incluidos el de la imaginación, y el de la apariencia y la realidad.
     En 1980, Florence Falk ofreció una visión de la obra basada en teorías de la antropología cultural. Ella argumentó que la obra trata de los ritos tradicionales de iniciación, que desencadenan el desarrollo dentro del individuo y la sociedad. Teseo se ha separado de la imaginación y gobierna con dureza a Atenas. Los amantes huyen de la estructura de su sociedad a la comunidad de los bosques.
    Los bosques sirven aquí como comunidad, un colectivo temporal para las personas cuyos deseos asociales requieren espacio para preservar la salud de la sociedad. Este es el rito de transición o iniciación donde lo asocial puede ser contenido. Falk identificó estas comunidades con el bosque, con el inconsciente, con el espacio soñado. Ella argumentó que los amantes experimentan la liberación en el autoconocimiento, y luego regresan a la Atenas renovados. Esto es “societas,” la resolución de la dialéctica entre el dualismo de comunidad y la estructura.
     También en 1980, el crítico cristiano R. Chris Hassel, Jr. ofreció una visión cristiana de la obra. La experiencia de los amantes y la de Bottom (como se expresa en su discurso de despertar) les enseña, “una nueva humildad, un sano sentido de locura.” Se dan cuenta de que hay cosas que son ciertas a pesar del hecho de que no se pueden ver ni comprender.
     Acaban de aprender una lección de fe. Hassel también pensó que el discurso de Teseo sobre el lunático, el amante, y el poeta, es un aplauso para la imaginación. Pero también es un rechazo de risa, de los intentos inútiles de percibirlo, categorizarlo o expresarlo.
Algunas de las interpretaciones de la obra se han basado en la psicología y sus diversas teorías.
     En 1972, Alex Aronson argumentó que Teseo representa la mente consciente, y Puck representa la mente inconsciente. Puck, en este punto de vista, es un disfraz del inconsciente como embustero, mientras permanece subordinado a Oberón.
     Aronson pensó que la obra explora el deseo no autorizado, y lo vincula al concepto de fertilidad. Vio el burro y los árboles como símbolos de fertilidad. Los deseos sexuales de los amantes están simbolizados en sus encuentros con el bosque. En 1973, Melvin Goldstein argumentó que los amantes no pueden simplemente regresar a Atenas y casarse. Primero, tienen que pasar por etapas de locura, (múltiples disfraces), y descubrir su “auténtico yo sexual.”
     En 1979, Norman N. Holland aplicó la crítica literaria psicoanalítica a la obra. Interpretó el sueño de Hermia como si fuera un sueño real. Desde su punto de vista, el sueño descubre las fases del desarrollo sexual de Hermia. Su búsqueda de opciones es su mecanismo de defensa. Ella desea a Lisandro y quiere conservar su virginidad.
     En 1981, Mardoqueo Marcus defendió un nuevo significado de Eros (Amor) y Tanatos (Muerte) en esta obra. En su opinión, Shakespeare sugiere que el amor requiere el riesgo de la muerte. El amor adquiere fuerza y ​​dirección a partir del entretejido del impulso vital con la liberación hacia la muerte de la tensión sexual. También vio la obra como una sugerencia de que la fuerza curativa del amor, está conectada con la aceptación de la muerte, y viceversa.
     En 1987, Jan Lawson Hinely argumentó que esta obra tiene un valor terapéutico. Shakespeare, de muchas maneras, explora los temores sexuales de los personajes, los libera y los transforma. Y el final feliz es el restablecimiento de la armonía social. El patriarcado en sí también es desafiado y transformado, ya que los hombres ofrecen a sus mujeres una igualdad amorosa, basada en el respeto y la confianza.
     Incluso vio la aceptación amorosa de Titania del Bottom con cabeza de burro, como una metáfora de la confianza básica. Esta confianza es lo que permite a los amantes guerreros e inciertos, alcanzar su madurez sexual. En 1988, Allen Dunn argumentó que la obra es una exploración de los temores y deseos de los personajes, y que su estructura se basa en una serie de choques sexuales.
     En 1991, Barbara Freedman argumentó que la obra justifica la formación ideológica de la monarquía absoluta, y hace visible por exanimación el proceso de mantenimiento de orden hegemónico.
Historial de las Presentaciones
Siglos XVII y XVIII
     Durante los años del Interregno Ingles Puritano, cuando se cerraron los teatros, (1642-1660), la trama secundaria cómica de Bottom y sus compatriotas se realizó como un droll, o pantomima cómica.
     Los drolls eran funciones raras o cómicas, a menudo adaptados de las tramas secundarias de Shakespeare y otras obras de teatro, que podrían vincularse a los actos de acróbatas y malabaristas, y otras actuaciones permitidas, evitando así la prohibición contra el drama. Cuando los teatros volvieron a abrir sus puertas, en 1660, El Sueño de Una Noche de Verano se presentó en forma adaptada, como muchas otras obras de Shakespeare. Samuel Pepys la vio el 29 de septiembre de 1662, y pensó que era, “la obra más insípida y ridícula que jamás haya visto ...”
     Después de la era Jacobeo / Carolino, El Sueño de Una Noche de Verano nunca se realizó en su totalidad hasta la década de 1840. En su lugar, la obra fue fuertemente adaptada en formas como la obra musical / mascarada de Henry Purcell, The Fairy Queen (1692), que tuvo una exitosa temporada en el Dorset Garden Theatre, pero no fue revivida.
     Richard Leveridge convirtiendo las escenas de Píramo y Tisbe en una ópera italiana burlesca, actuó en el Lincoln's Inn Fields en 1716. John Frederick Lampe explicó la versión de Leveridge en 1745. Charles Johnson había usado el material de Píramo y Tisbe en el final de, Amor en el Bosque, Su adaptación de 1723 de Cómo Gustéis, de Shakespeare. En 1755, David Garrick hizo lo contrario de lo que se había hecho un siglo antes: extrajo a Bottom y sus compañeros, y actuó el resto, en una adaptación llamada Las Hadas. Frederic Reynolds produjo una versión operística en 1816.
La Era Victoriana
     En 1840, Madame Vestris en Covent Garden devolvió la obra al escenario con un texto relativamente completo, agregando secuencias musicales y danzas de ballet. Vestris tomó el papel de Oberón, y durante los siguientes setenta años, Oberón y Puck siempre serían interpretados por mujeres.
     Después del éxito de la producción de Madame Vestris, el teatro del siglo XIX continuó presentando el Sueño como un espectáculo, a menudo con un elenco de casi cien. Conjuntos detallados fueron creados para el palacio y el bosque, y las hadas fueron retratadas como bailarinas de alas de gasa. La obertura de Felix Mendelssohn siempre se usó durante este período. La producción de Augustin Daly se abrió en 1895 en Londres y tuvo 21 actuaciones.
Siglo XX y XXI
    Herbert Beerbohm Tree organizó una producción de 1911, que presentaba, “pájaros mecánicos que retumbaban en hayas, un arroyo simulado, hadas con luces que funcionan con baterías y conejos vivos que siguen senderos de comida por el escenario.”
Max Reinhardt organizó, El sueño de Una Noche de Verano trece veces entre 1905 y 1934, presentando un conjunto giratorio.
     Después de huir de Alemania, ideó una versión al aire libre más espectacular en el Hollywood Bowl en septiembre de 1934. La cáscara fue removida y reemplazada por un bosque plantado en toneladas de tierra especialmente para el evento, y se construyó un caballete desde las colinas hasta el escenario. La procesión de bodas insertada entre los Actos IV y V cruzó el caballete con antorchas por la ladera. El reparto incluyó a James Cagney, Olivia de Havilland, Mickey Rooney, y Victor Jory; un cuerpo de bailarines que incluía Butterfly McQueen, y con la música de Mendelssohn.
     Con la fuerza de esta producción, Warner Brothers contrató a Reinhardt para dirigir una versión filmada, la primera película de Shakespeare de Hollywood desde Douglas Fairbanks Sr. y La Fierecilla Domada, de Mary Pickford en 1929. Rooney (Puck) y De Havilland (Hermia y Zara) replantearon su Roles del elenco del Hollywood Bowl. James Cagney protagonizó, en su único papel de Shakespeare, como Bottom. Otros actores en la película que interpretaron papeles de Shakespeare solo esta vez incluyeron a Joe E. Brown y Dick Powell.
     Erich Wolfgang Korngold fue traído de Austria para organizar la música de Mendelssohn para la película. No solo usó la música de, Sueño de Una Noche de Verano, sino también varias otras piezas de Mendelssohn. Korngold continuó su carrera en Hollywood, permaneciendo en los Estados Unidos después de que Alemania nazi se anexara a Austria.
     La directora Harley Granville-Barker introdujo en 1914 una forma menos espectacular de organizar el Sueño: redujo el tamaño del reparto y usó la música folclórica isabelina en lugar de Mendelssohn. Reemplazó conjuntos grandes y complejos con un sistema simple de cortinas estampadas. Presentó a las hadas como criaturas insectoides robóticas de oro basadas en ídolos camboyanos. Su puesta en escena más simple y espaciosa, influyó significativamente en las producciones posteriores.
     En 1970, Peter Brook organizó la obra de teatro de la Royal Shakespeare Company en una caja blanca vacía, en la que las hadas masculinas se involucraban en trucos de circo, como el arte del trapecio. Brook también introdujo la idea popular posterior de duplicar Teseo / Oberón e Hipólita / Titania, como para sugerir que el mundo de las hadas es una versión espejo del mundo de los mortales.
    Los actores británicos que desempeñaron diversos papeles en la producción de Brook, incluyeron a Patrick Stewart, Ben Kingsley, John Kane (Puck) y Frances de la Tour (Elena).
     Sueño de Una Noche de Verano se ha producido muchas veces en Nueva York, incluidas varias escenificaciones del Festival de Shakespeare de Nueva York, el Teatro Delacorte en Central Park, y una producción del Teatro para una nueva audiencia, producida por Joseph Papp en el Teatro público.
     En 1978, Riverside Shakespeare Company organizó una producción al aire libre, protagonizada por Eric Hoffmann, como Puck, con Karen Hurley, como Titania, y Eric Conger, como Oberón, dirigida por la fundadora de la compañía, Gloria Skurski. Ha habido varias variaciones desde entonces, incluyendo algunas ambientadas en la década de 1980.
     Los Actores de Shakespeare de Maryland en la Universidad de Maryland, realizaron una producción rara en 2015, donde los amantes eran parejas del mismo sexo, y los mecánicos eran reinas travestis.
     El programa Shakespeare in the Arb, un evento anual al aire libre, en el Arboreto Nichols, de la Universidad de Michigan, presenta una obra de teatro todos los veranos desde 2001.
     Shakespeare in the Arb ha producido, El Sueño de Una Noche de Verano, tres veces. Estas actuaciones tienen lugar en un entorno natural de 123 acres (50 ha), con bosques frondosos, un río que fluye y colinas empinadas. La actuación se lleva a cabo en varios lugares, con actores y público moviéndose juntos a cada escenario. “Como comentó un crítico, ‘Los actores utilizaron la inmensidad de su escenario Arb [oreto] para sacar provecho, entrando por detrás de los árboles, apareciendo en ascensiones y desapareciendo en el bosque.’”
     En la primera producción de Emma Rice como directora artística de Shakespeare's Globe (2016), ella llevó la obra a la India, con personajes hindúes, probablemente una referencia a Gervinus. Cambiando los personajes de atenienses a “Hipsters Hoxton” y creando un triángulo de amor masculino entre Lisandro, Demetrio y Elena (una Elena hombre), la obra fue llevada a una era de género no binario. La última actuación fue transmitida en vivo en todo el mundo a través de internet.
Adaptaciones y Referencias Culturales.
Literario
     W. Stanley Moss adoptó la cita, “Te encontraré en la luz de luna,” (orgullosa Titania), de, Un Sueño de Una Noche de Verano, como el título de su exitoso libro, Ill Met by Moonlight, publicado en 1950, que describe el Secuestro del General Kreipe. El libro se adaptó a una película del mismo nombre, dirigida y producida por Michael Powell y lanzada en 1957. Presentó a Dirk Bogarde, como Patrick Leigh Fermor, y David Oxley, como Moss.
     La obra de Botho Strauss, El Parque (1983), se basa en personajes y motivos de, El Sueño de Una Noche de Verano.
      La serie de revista cómic de Neil Gaiman, The Sandman, usa la obra como punto focal en la publicación número 19. En ella, Shakespeare y su compañía interpretan la obra para el verdadero Oberón y la Titania, y una audiencia de hadas. La obra está muy citada en el cómic.
     El hijo de Shakespeare, Hamnet Shakespeare, aparece en la obra como el niño cambiado hindú. Se sugiere fuertemente que más tarde, es arrebatado por Titania, al igual que el niño cambiado en la historia. Este número fue el primer y único cómic en ganar el World Fantasy Award a la Mejor Ficción Corta, en 1991.
     El libro de Terry Pratchett, Lords and Ladies (1992) es una parodia de la obra.
     “A Late Symmer Night's Battle” de Laura Frankos, publicada en Turn the Other Chick, es una secuela cómica, contada por las mujeres soldados que custodian el reino de Oberón y Titania.
Manga Classics: El Sueño de Una Noche de Verano, se publicará en el sello Manga Classics de UDON Entertainment en abril de 2019.
Versiones Musicales
     Henry Purcell:  The Fairy-Queen, de Henry Purcell, consiste en un conjunto de máscaras destinadas a alternar entre los actos de la obra, así como una considerable reescritura de la obra para que esté actualizada al público del siglo XVII.
Felix Mendelssohn
     En 1826, Felix Mendelssohn compuso una obertura de concierto, inspirada en la obra, que se realizó por primera vez en 1827.
     En 1842, en parte debido a la fama de la obertura, y en parte porque a su patrón, el rey Friedrich Wilhelm IV de Prusia, le gustó la música incidental que Mendelssohn había escrito para otras obras que se habían presentado en el palacio con traducción al alemán, se le encargó a Mendelssohn que escribiera música incidental para una producción de, El Sueño de Una Noche de Verano, que se iba a representar en 1843 en Potsdam. Mendelssohn  incorporó la Obertura existente en la música incidental, que se utilizó en la mayoría de las versiones teatrales hasta el siglo XIX.
     La más conocida de las piezas de la música incidental es la famosa Marcha nupcial, que se utiliza frecuentemente como recesiones en bodas.
     El coreógrafo Marius Petipa, más famoso por sus colaboraciones con Tchaikovsky (en los ballets Swan Lake y The Sleeping Beauty) hizo otra adaptación de ballet para el Ballet Imperial de San Petersburgo con música adicional y adaptaciones a la partitura de Mendelssohn, hechas por Léon Minkus. El resurgimiento se estrenó el 14 de julio de 1876.
     El coreógrafo inglés Frederick Ashton, también creó una versión de ballet de 40 minutos de la obra, retitulada, The Dream. George Balanchine fue otro de los creadores de un ballet de, Sueño de Una Noche de Verano basado en la obra, utilizando la música de Mendelssohn.
     Entre 1917 y 1939, Carl Orff también escribió música incidental para una versión alemana de la obra, Ein Sommernachtstraum, interpretada en 1939. Dado que los padres de Mendelssohn eran judíos que se convirtieron al luteranismo, su música había sido prohibida por el régimen nazi, y los funcionarios culturales nazis hicieron un llamado a la nueva música para la obra: Orff fue uno de los músicos que respondieron. Más tarde reelaboró ​​la música para una versión final, completada en 1964.
Ralph Vaughan Williams: “Over Hill, Over Dale,” del Acto 2, es el tercero de las, Tres Canciones de Shakespeare, una pieza de música coral a capela, ambientadas con música del compositor británico Ralph Vaughan Williams.
     Escribió las piezas para un coro a capela SATB, en 1951 para la Federación Británica de Festivales de Música, y siguen siendo una parte popular del repertorio coral británico en la actualidad.
     Benjamin Britten: La obra se adaptó a una ópera, con música de Benjamin Britten, y libretto de Britten y Peter Pears. La ópera se realizó por primera vez el 11 de junio de 1960 en Aldeburgh, Inglaterra.
     Moonwork: La compañía de teatro Moonwork realizó una producción de, Sueño de Una Noche de Verano, en 1999. Fue concebida por Mason Pettit, Gregory Sherman y Gregory Wolfe, quien la dirigió. El espectáculo presentó una versión de ópera rock de la obra dentro de una obra, Píramo y Tisbe, con música escrita por Rusty Magee. La música para el resto del espectáculo, fue escrita por Andrew Sherman.
     The Donkey Show: The Donkey Show es una experiencia de la era discoteca basada en, El Sueño de Una Noche de Verano, que apareció por primera vez en Broadway en 1999.
    Otros En 1949 se estrenó en Estrasburgo una ópera de tres actos de Delannoy titulada Puck. El guitarrista de rock progresivo, Steve Hackett, mejor conocido por su trabajo con Genesis, hizo una adaptación clásica de la obra en 1997.
     La Octava Sinfonía de Hans Werner Henze está inspirada en las secuencias de la obra.
     El Departamento de Teatro de la Escuela de Artes Alexander W. Dreyfoos presentó el espectáculo como un musical adaptado / dirigido por Beverly Blanchette, producido por Marcie Gorman, utilizando las canciones de The Moody Blues.
     El espectáculo se llamó Midsummer y posteriormente se realizó en el Morsani Hall / Straz Performing Arts Center en Tampa, en el Festival Internacional de la Sociedad Thespian de la Estatal de Florida. Texto / Concepto Copyright, 9 de diciembre de 2011.
    En 2011, Opera Memphis, Playhouse on the Square y los grupos a capella contemporáneos DeltaCappella y Riva, estrenaron, El Sueño de Una Noche de Verano, Opera A Cappella, de Michael Ching.
Los Ballets
El Sueño de Una Noche de Verano, de George Balanchine, su primer ballet de larga duración original, fue estrenado por el New York City Ballet el 17 de enero de 1962. Fue elegido para abrir la primera temporada de la NYCB en el New York State Theater en el Lincoln Center en 1964. Balanchine interpola más música de Mendelssohn en su versión, incluida la obertura de Atalía de Racine. Una versión cinematográfica del ballet fue estrenada en 1966.
• Frederick Ashton creó El Sueño, un ballet corto (no completo) ambientado exclusivamente para la famosa música de Félix Mendelssohn, arreglado por John Lanchbery, en 1964. Fue creado en el Royal Ballet de Inglaterra y desde entonces ha ingresado en el repertorio de otras compañías, en particular, el ballet Joffrey y el American Ballet Theatre.
• John Neumeier creó su ballet de larga duración, Ein Sommernachtstraum para su compañía en la, Ópera Estatal de Hamburgo (Hamburgische Staatsoper) en 1977. Más larga que las versiones anteriores de Ashton o Balanchine, la versión de Neumeier incluye otra música de Mendelssohn junto con la música de Sueño de Una Noche de Verano, como así como música del compositor moderno György Sándor Ligeti, y música de órgano del barril alegre. Neumeier dedica los tres estilos musicales muy diferentes a los tres grupos de personajes, con los aristócratas y los nobles bailando a Mendelssohn, las hadas a Ligeti, y los rústicos o mecánicos al órgano del barril alegre.
• Elvis Costello compuso la música para un ballet de larga duración, Il Sogno, basado en, El Sueño de Una Noche de Verano. La música fue posteriormente lanzada como un álbum clásico por Deutsche Grammophon, en 2004.
Adaptaciones en Películas
El Sueño de Una Noche de Verano, ha sido adaptada como una película muchas veces. Los siguientes son las más conocidas.
• Una película muda alemana, Wood Love, de 1925, dirigida por Hans Neumann.
• Una versión cinematográfica de 1935, fue dirigida por Max Reinhardt y William Dieterle. El elenco incluyó a James Cagney, como Bottom, Mickey Rooney, como Puck, Olivia de Havilland, como Hermia, Joe E. Brown, como Francis Flute, Dick Powell, como Lisandro, y Victor Jory como Oberón.
Sen Noci Svatojánské, (1959), dirigida por el animador checo, Jiří Trnka, es una película de títeres en movimiento, que sigue la historia de Shakespeare simplemente con un narrador. La versión en inglés fue narrada por Richard Burton.
• Una versión cinematográfica de 1968, fue dirigida por Peter Hall. El elenco incluyó a Paul Rogers, como Bottom, Ian Holm, como Puck, Diana Rigg, como Elena, Helen Mirren, como Hermia, Ian Richardson, como Oberón, Judi Dench, como Titania, y Sebastian Shaw, como Quince. Esta película está protagonizada por la Royal Shakespeare Company, y está dirigida por Peter Hall.
• Una versión cinematográfica de 1969, fue dirigida por Jean-Christophe Averty. El elenco incluyó a Jean-Claude Drouot, como Oberón, Claude Jade, como Elena, Christine Delaroche, como Hermia, Marie Versini, como Hipólita, Michel Modo, como Flute, Guy Grosso, como Quince.
Una Comedia Sexual de Una Noche de Verano, (1982), fue escrita y dirigida por Woody Allen. La trama se basa libremente en las, Sonrisas de Una Noche de Verano, de Ingmar Bergman, con algunos elementos de la obra de Shakespeare.
El Sueño de Bottom, (1983), fue un cortometraje animado dirigido por John Canemaker, que muestra los eventos de la obra desde el punto de vista de Bottom. La película utiliza selecciones de la música de Mendelssohn, líneas de la obra, e imágenes surrealistas, para transmitir la experiencia de Bottom.
La Sociedad de los Poetas Muertos, presenta la obra como una producción para la cual, Neil Perry intenta participar, y gana el papel de Puck, a pesar de la desaprobación de su padre de sus aspiraciones de actuación.
• Una adaptación de 1996, dirigida por Adrian Noble. El elenco incluyó a Desmond Barrit, como Bottom, Finbar Lynch, como Puck, Alex Jennings, como Oberón / Teseo, y Lindsay Duncan, como Titania / Hipólita. Ésta película está basada en la enormemente popular producción de Noble de, Royal Shakespeare Company. Su diseño artístico es excéntrico, con un bosque de bombillas flotantes y una sombrilla gigante para la alcoba de Titania.
• Una película francesa de 1996, “L'Appartement,” dirigida por Gilles Mimouni, tiene muchas referencias a la obra.
• Una versión cinematográfica de 1999, fue escrita y dirigida por Michael Hoffman. El elenco incluye a Kevin Kline, como Bottom, Rupert Everett, como Oberón, Michelle Pfeiffer, como Titania, Stanley Tuccias, como Puck, Sophie Marceau, como Hipólita, Christian Bale, como Demetrio, Dominic West, como Lisandro, y Calista Flockhart, como Elena. Esta adaptación traslada la acción de la obra de Atenas a un ficticio “Monte Athena,” ubicado en la Toscana, Italia, aunque se conservan todas las menciones textuales de Atenas.
• Una versión de 1999, fue escrita y dirigida por James Kerwin. El elenco incluyó a Travis Schuldt, como Demetrio. Estableció la historia en un contexto surrealista de clubes de techno y símbolos antiguos.
Los Niños de un Sueño de Una Noche de Verano, (2002), dirigida por Christine Edzard, fue producida por Sands Films en su estudio en Rotherhithe, Londres, con 350 niños de Southwark, entre las edades de ocho y once años, todos ellos sin formación teatral. Los conjuntos y disfraces fueron diseñados para ser dibujados a escala y confeccionados en el sitio.
Delirio de Una Noche de Verano, (2002), dirigida por Gil Cates Jr. cambia el escenario a una fiesta moderna. Puck es un traficante de drogas, la flor mágica llamada amor-en-ociosidad se reemplaza con el éxtasis mágico, y el Rey y la Reina de las Hadas son los anfitriones de la fiesta y el DJ.
Donde el Mundo es Mio (2008) presenta una interpretación moderna de la obra teatralizada en una escuela secundaria privada, en una ciudad pequeña.
SUEÑO de Una Noche de Verano, ES una película independiente estadounidense, que traslada la historia a la actual ciudad de Los Ángeles, California.
Un Sueño de Una Noche de Verano, una producción del Reino Unido filmada en Austria, ambientada en un futuro próximo alternativo. Dirigida por Sacha Bennett, cuenta con Robert Lindsay, como Oberón, Juliet Aubrey, como Titania, Lee Boardman, como Bottom, Harry Jarvis, como Lisandro, Tamzin Merchant, como Elena, Holly Earl como Hermia, Tyger Drew-Honey como Demetrio, y Florence Kasumba, como Hipólita.
Producciones de Television
• La “Obra de teatro dentro de una Obra de Teatro” del Acto V, Escena I, Píramo y Tisbe, fue interpretada por los miembros del grupo de música pop británico, The Beatles, el 28 de abril de 1964, para un especial de televisión británico, Around The Beatles. Paul McCartney apareció como Píramo, John Lennon como Tisbe, George Harrison, como Moonshine, y Ringo Starr, como el León.
     La actuación, ante una audiencia en vivo, se realizó con gran intención cómica, e incluyó una serie de provocadores intencionales. Esto fue transmitido en el Reino Unido por ITV el 6 de mayo, y en los Estados Unidos por ABC el 15 de noviembre.
• La producción de 1981 de la BBC Television Shakespeare fue producida por Jonathan Miller y dirigida por Elijah Moshinsky. Fue protagonizada por Helen Mirren, como Titania, Peter McEnery, como Oberón, Phil Daniels como Puck, Robert Lindsay como Lisandro, Geoffrey Palmer, como Quince, y Brian Glover, como Bottom.
• Una versión abreviada de, Un Sueño de una Noche de Verano, se convirtió en un corto animado, (con el mismo título) de Walt Disney Television Animation, en 1999, como parte de la serie Mouse Tales. Fue presentado en un episodio de 2002 de Disney's House of Mouse (“House of Scrooge,” Temporada 3, Episodio 34).
Los amantes de las estrellas cruzadas son interpretados por Mickey Mouse (Lisandro), Minnie Mouse (Hermia), Donald Duck (Demetrio) y Daisy Duck (Elena). El personaje basado en Teseo es interpretado por Ludwig Von Drake, y el personaje basado en Egeo por Scrooge McDuck. Goofy aparece como un Puck propenso a los accidentes. La historia termina con la revelación de que fue un sueño experimentado por Mickey Mouse mientras dormía en un picnic organizado por Minnie.
• En 2005, Shakespea Re-Told, la serie de televisión de la BBC, emitió una actualización de la obra. Fue escrito por Peter Bowker. El elenco incluye a Johnny Vegas, como Bottom, Dean Lennox Kelly, como Puck, Bill Paterson, como Teo (una combinación de Teseo y Egeo), e Imelda Staunton, como su esposa Polly (Hipólita). Lennie James interpreta a Oberón, y Sharon Small, es Titania. Zoe Tapper y Michelle Bonnard interpretan a Hermia y Elena.
• La producción de BBC1 en 2016 fue una adaptación cinematográfica de 90 minutos de Russell T Davies, dirigida por David Kerr, protagonizada por Matt Lucas, como Bottom, Maxine Peake, como Titania, y con un elenco diverso, que incluye a Nonso Anozie, como Oberón, Prisca Bakare, como Hermia, y Hiran Abeysekera, como Puck .
Astronomía
En 1787, el astrónomo británico William Herschel descubrió dos nuevas lunas de Urano, que nombró después de los personajes de la obra: Oberón y Titania. Otra luna uraniana, descubierta en 1985 por la nave espacial Voyager 2, y ha sido nombrada Puck. (Wikipedia en Ingles)
Sueño de una Noche de Verano
de William Shakespeare
     Sabemos bien, amigos de su preferencia por las obras del dramaturgo ingles William Shakespeare. Hasta hoy, les hemos presentado su faceta de autor trágico. Recuerden Otelo (no. 509)  Rey Sin Destino, adaptación de Macbeth (No. 181). En sus cartas nos han pedido más obras del genio de Avon, pero de un corte menos fatalista. Creemos que les sorprenderá gratamente la siguiente muestra del carácter juguetón y satírico, lleno de una desbordante fantasía en su, Sueño de una Noche de Verano.
     En la bella ciudad de Atenas, se alzaba el majestuoso palacio del Duque Teseo. Esa tarde, en uno de los salones del palacio, Teseo tomaba de los hombros de Hipólita, estando detrás de ella, y diciendo, “Mi amada Hipólita, solo faltan tres días para nuestra boda, y me parece un siglo.” Hipólita le dijo, “Querido Teseo, a mi también se me hace eterna la espera para coronar nuestra dicha.” Teseo le dijo, “Se harán grandes festejos para conmemorar el acontecimiento.” Teseo hizo una pausa, y agregó, “La juventud ateniense se prepara para la diversión. Quiero que todo sea felicidad a nuestro alrededor.”
    Hipólita le dijo, “Así será. Nada empañara el momento más dichosos de nuestra existencia.” Teseo la tomó de las manos y dijo, “Gané tu corazón con mi espada, causándote desvelos y sufrimientos. Ahora te recompensaré por ello; dándote toda la felicidad que mereces.” Hipólita dijo, “Por eso te amo, por tu bondad, por tu valentía, y porque eres el mejor hombre del mundo.” Teseo la besó, en un abrazo, diciendo, “Eres tan hermosa, tan dulce…” Cupido no podía haber elegido dos corazones más afines para lanzar sus flechas.
    Un hombre interrumpió la escena, diciendo, “Alteza…” Teseo dijo, “¿Qué sucede, Filostrato?” Filostrato dijo, “El señor Egeo solicita ser recibido por usted. Creo que tiene un problema.” Teseo dijo, “Me extráña. Veremos de qué se trata. Hazlo pasar.” Egeo hizo acto de presencia y dijo, “Buenas tardes, gran duque. Salud hermosa Hipólita.” Teseo dijo, “Adelante, Egeo. Veo que no vienes solo. Te acompañan tu hija y los nobles Lisandro y Demetrio.”
    Egeo dijo, “Así es, alteza. Le ruego discúlpe que venga a molestarlo, pero…” Teseo lo interrumpió, diciendo, “Sabes que siempre te recibo con agrado. ¿Tienes algún problema?” Egeo contestó, “Sí, a causa de mi hija Hermia.” Teseo dijo, “¿Cómo? Ella siempre te ha dado satisfacciones. Es la joven mas obediente que padre alguno pueda tener.” Egeo dijo, “Yo también lo creí. Pero se ha vuelto desobediente, olvidando el respeto que me merece.”
     Teseo preguntó, “¿Y a qué obedece ese cambio?” Egeo explicó, “A un capricho. El noble Demetrio la pidió en matrimonio yo accedí de buen agrado.” Teseo dijo, “Lo sé. Creí que ya habían fijado la fecha de la boda.” Egeo dijo, “No es así, alteza. En un principio, Hermia acató mi decisión, como debe hacerlo toda buena hija.” Tras una pausa, Egeo continuó, “Pero el duque Lisandro, sedujo su corazón inexperto, convirtiendo la obediencia que me debe en necia obstinación.”
     Egeo hizo una pausa, y dijo en tono de enójo, “Ahora, Hermia se niega a casarse con Demetrio como es mi deseo. Por lo tanto, alteza, reclámo el antiguo privilegio de Atenas.” Teseo dijo, “¡Cómo! ¿Estás seguro que eso es lo que quieres?” Egeo dijo, “Sí, siendo mi hija puedo disponer de ella, y la destino para esposa de Demetrio.” Teseo dijo, “Si no obedece, se someterá a la ley establecida para este caso.” Hermia hizo una expresión de angustia.
    Teseo dijo, “¿Qué dices a esto, Hermia?” Hermia dijo, “No me casaré con Demetrio. Ámo a Lisandro.” Teseo dijo, “Tu deber ante todo, es acatar los deseos de tu padre, quien debe ser como un Dios a tus ojos. Es el autor de tu belleza. Eres como una figura de cera moldeada por él. Como padre, tiene derecho a conservar o a borrar la figura. Además, Demetrio es un digno caballero.” Hermia dijo, con lagrimas en los ojos, “También Lisandro.” Teseo dijo, “No lo niego. Pero le falta el apoyo de tu padre, y por lo tanto debes considerar a Demetrio más digno.”
     Hermia dijo, con la mirada hacia abajo, “Si mi padre me quiere realmente, debería considerar mi felicidad.” Teseo dijo, “Y si tu lo quieres, debes aceptar lo que él dispone. Piensa que si rehúsas la boda con Demetrio, sufrirás la ley de Atenas…” Teseo continuó, “O pierdes la vida, o renuncias para siempre en vivir en comunidad con los hombres.” Hubo una pausa, y Teseo agregó, “Consulta tu corazón y piensa si por resistir la voluntad de tu padre, podrás resistir la vida de una vestal.” Teseo hizo una pausa y dijo, “Veras transcurrir el resto de tus días en un sombrío santuario entonando canticos sagrados.”
     Teseo se acercó a Hermia y dijo, “No creo que tengas disposición para vivir solitaria.” Hermia dijo, “Lo prefiero, antes de pasar el resto de mis días junto a un hombre al que no ámo.” Teseo dijo, “Eso es lo que dices ahora. Pero si te detienes a meditarlo, cambiarás de opinión. Te doy unos días para reflexionar.” Teseo agregó, “Si no has cambiado de opinión, entonces prepárate a morir o a ser enviada a un claustro de donde no saldrás jamás.” Herminia dijo, con lagrimas en los ojos, “No tengo nada que pensar. ¡Estoy decidida!”
    Demetrio dijo, “Hermia, no cometas locuras. ¡Cásate conmigo!” Hermia dijo llorando, “¡No, si me amas, déjame ser feliz!” Enseguida, Demetrio arremetió contra Lisandro, diciendo, “¡Tú eres el culpable de esto! Renuncia a tu loca pretensión sobre Hermia ante la evidencia de mi derecho.” Lisandro le contestó, “Un derecho que te concede Egeo, pero no Hermia. Tienes el afecto del padre, pero el importante es el de la hija.” Egeo intervino, y dijo a Lisandro, “Tienes razón. Demetrio tiene mi afecto, y por eso le doy lo que es mío.” Egeo agregó, “Hermia me pertenece y le cedo a este hombre noble y digno, todo mi poder sobre ella.”
     Lisandro  dijo, “Señor, tan bien nacido soy yo como él, y mi posición es igual a la suya. Mi fortuna es en todos sentidos, considerada mayor que la de Demetrio. Pero por sobre todo esto, soy el hombre que ama Hermia. El que ella ha elegido para esposo. ¿Porqué debo renunciar a Hermia? Demetrio dice quererla, pero no es la única a la que se lo ha asegurado.”
     Lisandro hizo una pausa, y dijo, apuntando a Demetrio, “Él cortejó a Elena, la hija de Nedar, y conquistó su corazón para dejarla después. Elena lo áma, y lo idolatra, a pesar de que su comportamiento es desleal e innoble. ¿Cómo puede estar seguro que no hará lo mismo con Hermia?” Demetrio dijo, “¡Jamás! Nunca le haría cosa semejante.” Lisandro dijo, “Eso dices ahora, pero…” Teseo dijo, “Demetrio, ¿Es verdad lo que dice Lisandro?”
     Demetrio dijo, “Sí, alteza, pero las cosas no son como él las presenta.” Egeo intervino, y dijo, “Gran duque. Demetrio ya me explicó el porqué de su comportamiento con la bella Elena.” Egeo continuó, “Él creía amarla, pero cuando conoció a Hermia, mi hija, se dio cuenta de que estaba equivocado.” Lisandro dijo, “Y así será hasta que no conozca otra. Según Elena, le juró amor eterno.”
     Egeo se encolerizó y dijo, “¡Basta! Mi hija no será para ti. Ya lo he dicho, prefiero verla muerta.” Hermia dijo a Teseo, llorando, “Alteza, por piedad, ayúdeme.” Teseo dijo, “Lo siento. Nada puedo hacer. Es la voluntad de tu padre y debes cumplirla…O como ya he dicho: Sufrirás la ley de Atenas, que en nada puedo atenuar.” Egeo dijo, “Ya has escuchado, hija desobediente. Se hará mi voluntad.” Egeo dijo, “Gracias alteza. Sabía que en su gran justicia me daría la razón.” Teseo dijo, “Pueden retirarse. Hermia, espero que recapacites.”
     Cuando el grupo salió, Teseo se halló a solas con Hipólita, y le dijo, “¿Qué te sucede, mi amor? Tu rostro se ha puesto triste.” Hipólita dijo, “Lo estoy. Sufro por Hermia. Áma a Lisandro y ambos son desgraciados.” Teseo dijo, “Así es, pero Hermia debe obedecer a su padre.” Hipólita dijo, “Teseo, ¿No puedes ayudarlos?” Teseo dijo, “No, es imposible faltar a las leyes.” Hipólita dijo, “Lo sé, pero me imagino a mi misma teniendo que renunciar a tu amor. No podría soportarlo.” Teseo la tomó de los hombros y dijo, “Ni lo digas. Tú y yo nos casaremos. Por fortuna nada nos lo impide.” Hipólita le dijo, “Y si algo lo hiciera, pasaría por encima de ello.”
     Mientras que para Teseo e Hipólita se presentaba un futuro de felicidad, Hermia lloraba junto a Gladia, su ayudante. Gladia le dijo, “Mi señora, ¿Qué le sucede?” Hermia dijo, “Gladia, ya no puedo soportar tanto sufrimiento. Mi padre se empeña en casarme con Demetrio.” Gladia le preguntó, extrañada, “¿No se ha conmovido de su dolor?” Hermia, quien yacía en su cama llorando, le dijo, “No. Me llevó ante el gran duque. Esperaba que él lo hiciera cambiar de idea, pero le dio la razón.” Hermia se incorporó, y dijo, limpiando sus lagrimas con un pañuelo, “Si no me caso con Demetrio, sufriré la ley de Atenas.”
     Gladia dijo, “¡Usted que ama tanto la vida, condenada a la eterna soledad!” Hermia dijo, “Así es Gladia. Prefiero eso, a unirme a un hombre que no me inspira más que desprecio.” Gladia dijo, “¿Y sabe esto su padre?” Hipólita dijo, “Sí, se lo dije ante el gran duque, pero odia a Lisandro, y lo único que le importa es que no me case con él.” Gladia dijo, “Es muy injusto. Si yo pudiera hacer algo.” Hermia le dijo, “Gladia, mi padre me ha prohibido que vuelva a ver a Lisandro. Por favor, ve su casa.” Hermia agregó, “Dile que lo esperaré ésta tarde en el lugar donde siempre nos vemos.” Gladia dijo, “Ahora mismo iré, mi señora.”
     Horas más tarde, Lisandro y Hermia se encontraban en un jardín del la ciudad. Lisandro tomó de los hombros a Hermia y le dijo, “Mi adorada Hermia, temía no volver a verte, y que obedeciéras a tu padre.” Hermia le dijo, “No es mi intención faltarle, pero él me obliga a actuar de ésta forma.” Hermia continuó, “Él, que amó tanto a mi madre, debería comprendernos; pero ya ves, se muestra inflexible. ¡Qué triste destino el nuestro! Pero estoy decidida. Prefiero la eterna soledad, a casarme con alguien que no seas tú.” Lisandro le dijo, “No, eso no. Tú y yo tenemos derecho a ser felices.” Lisandro abrazó a Hermia.
     Hermia dijo, “Es imposible.” Lisandro dijo, “Hermia, jamás te pediría esto si no fuera por las circunstancias.” Lisandro la tomó de las manos y dijo, “Tengo una tía anciana viuda, muy rica, que me quiere como a un hijo.” Lisandro agregó, “Su casa dista siete leguas de Atenas. Allí podemos casarnos, pues las leyes de aquí, no tienen efecto allá. Si me amas como dices, abandóna la casa de tu padre mañana por la noche. Yo te aguardaré en el bosque…en el mismo lugar donde fuimos a observar el rito de la mañana de mayo. ¿Lo harás, amor mío? Es la única forma de poder estar juntos para siempre.”
    Hermia dijo, “Sí, Lisandro. Por cuanto une las almas y ampára los amores, te júro que iré mañana a encontrarme contigo.” Lisandro dijo, “¡Gracias! Me has dado la mayor prueba de amor que puedo pedir.” Hermia le dijo, “Nunca dudes de cuanto te quiero.” Hermia y Lisandro se besaron. Ambos estaban dispuestos a luchar con todas sus fuerzas para defender el amor que sentían. Hermia le dijo, “Debo irme. Si mi padre supiera que estoy contigo, su furia no tendría limites.” Lisandro le dijo, “Por Favor, espera un poco más.” Hermia dijo, “No, no debemos ser imprudentes. No quiero que nada impida nuestra fuga.” Lisandro dijo, “Tienes razón. Pero ésta será nuestra última separación.”
     Cuando Hermia regresaba a su casa, encontró a alguien en el camino. Hermia exclamó, “¡Elena!” Elena dijo, “¡Ah, eres tú!” Hermia dijo, “Hace mucho que no te veo. ¿Porqué no has ido a visitarme?” Elena dijo, “¿Tú me preguntas eso? Tú que me arrebataste al hombre que adóro.” Hermia le dijo, “No hables así. Me duele que me culpes de algo que no busque.” Elena le dijo, “Hechizaste a Demetrio. En cuanto te vio, se olvidó de mi.” Hermia la tomó de los hombros y le dijo, “Elena, desde pequeñas hemos sido amigas, y nos hemos querido como hermanas.” Pero Elena le dijo, “Eso no impidió que te interpusieras en mi felicidad” Hermia le dijo, “No es mi culpa. He hecho todo lo posible para que Demetrio no me áme.” Tras una pausa, Hermia dijo, “Cuanto más lo aborrezco, más tenazmente me persigue.”
     Elena dijo, “En cambio a mí, me aborrece más mientras más lo ámo.” Hermia dijo, “Su insensatez no es culpa mía, Elena.” Elena dijo, “No, pero lo es tu belleza. Ya quisiera ser yo culpable de esa falta.” Hermia dijo, “Volverá a ti, te lo puedo jurar.” Elena dijo, “¡Mientes! Mientras tú estés cercas, jamás podré reconquistarlo.” Hermia dijo, “Escúchame. Lisandro y yo nos iremos de Atenas.” Elena dijo, “¿Qué dices?” Hermia dijo, “Mi padre insiste en casarme con Demetrio, y se niega a aceptar a Lisandro. Yo no puedo renunciar a él.”
     Tras una pausa, Hermia agregó, poniendo una mano sobre el hombro de Elena, “Por ello, mañana a media noche me reuniré con él en el bosque. Será en el mismo lugar donde tú y yo íbamos a presenciar el rito de la mañana de mayo, cuando nos considerábamos hermanas.” Elena le dijo, “¿Estas completamente decidida?” Hermia le dijo, “Mi padre no me deja alternativa. Nunca más podre regresar a Atenas y no me importa. Ahora debemos despedirnos para siempre. Ruega por nosotros. Deseo que Demetrio te áme tanto como tú a él. ¡Adiós!” 
     Al ver partir a Hermia, Elena pensó, “Todos pueden ser felices, menos yo. Hermia se va con el hombre que ama, pero se lleva el corazón de Demetrio. Ya quisiera yo tener su suerte. En toda Atenas se me considera tan bella como ella, pero Demetrio no se da cuenta. Pero tengo el medio de mostrarle cuanto lo amo, y quizá pueda así recobrar su cariño. Le avisaré de la fuga de Hermia. Cuando compruebe de lo que ella es capaz, estoy segura que la despreciará.”
   Al día siguiente, por la noche, Hermia pensaba, mientras estaba con la luz apagada en su recamara, “Faltan solo unas horas para ir a reunirme con Lisandro. Solo unas horas para alcanzar la completa felicidad.” Su institutriz asistente la interrumpió, diciendo, “Mi señora, su señor padre ordena que vaya al salón.” Hermia le dijo, “¿Está solo?” La asistente le dijo, “Sí, pero espera la llegada de duque Demetrio.” Hermia le dijo, “Dile que no me siento bien.” La asistente le dijo, “Se molestará, señora. Me parece que no se encuentra de muy buen humor.” Hermia dijo, “No me importa. He tomado una decisión y nada me hará cambiar. Ve y haz lo que te ordeno.” Minutos después que la criada se había marchado, Egeo llegó, diciendo, “¡Hermia!”
    Hermia estaba recostada en su cama, y dijo, “¿Qué sucede padre?” Egeo le dijo, señalándola con el dedo índice, “Tu insolencia no tiene límites. Te empeñas en desobedecerme. Olvidas el respeto que me debes.” Hermia le dijo, “No padre, pero que puedo hacer cuando no respetan mis sentimientos.” Egeo le dijo, “¿Pretendes que yo me doblegue a tus caprichos?” Hermia le dijo, “No es un capricho mi amor por Lisandro. Por favor compréndeme.”
     Egeo dijo, “¡Nada!¡Te casarás con Demetrio o dejaras de ser mi hija!” Hermia bajó la mirada y dijo, “Lo siento padre, pero prefiero morir a acceder a esa boda.” Egeo le dijo, señalando con su dedo, “¡Entonces morirás!” Hermia dijo, “Padre!” Egeo le dijo, “Pasado mañana compareceremos ante el gran duque. Si para entonces no has recapacitado, ya sabes la suerte que te espera. Entre tanto no quiero verte.” Hermia le dijo, “Ya no me veras, padre. Así lo has querido.”
     Pasaron lentamente las horas, y poco antes de la media noche. Hermia pensó, mientras se arreglaba, “¡Es el momento! Lisandro me espera, y yo correré al encuentro de la felicidad.” Entre tanto, Elena también esperaba a Demetrio, en una plaza de Atenas, pensando, “¿Dónde estará Demetrio? Hace horas que lo espero y no aparece.” De pronto, cuando ya la joven empezaba a perder la esperanza de ver a su amado, apareció Demetrio, diciendo, “Elena, ¿Qué haces aquí?” Elena le dijo, “Por fin llegas. Te esperaba. Tengo que decirte…” Demetrio la interrumpió, y le dijo, “Nada quiero saber. Todo he terminado entre nosotros. Debes aceptarlo. Amo a Herminia y me casaré con ella.” Elena le dijo, “No podrás hacerlo.”
     Demetrio dijo, “¿Por qué? Su padre está de acuerdo con la boda. Nada podrá impedirlo.” Elena le dijo, “Ella no te ama. Está enamorada de Lisandro.” Demetrio le dijo, “No importa. Cuando sea mi esposa, aprenderá a quererme. ¡Vete Elena!” Elena le dijo, “Hermia no se casará contigo, porque ésta noche huirá con Lisandro.” Demetrio le dijo, “¿Qué dices?” Elena le dijo, “Que ellos huirán de Atenas para casarse lejos de aquí.” Demetrio dijo, “No es posible. Iré de inmediato con Egeo. Él los detendrá.” Elena le dijo, “Solo perderás el tiempo. Yo te llevaré al lugar donde van a juntarse.” Demetrio le dijo, “¿Lo sabes?” Elena dijo, “Sí, vine a decírtelo, para que te convenzas de que ella no merece tu cariño.” Demetrio le dijo, “No me interesa tu opinión. Solo quiero saber dónde están.”
     En esos momentos en el bosque, un duende y una hada dialogaban. Eran Puck y Flor de Guisante. Puck dijo, “¿Qué haces, flor de Guisante?” Flor de Guisante dijo, “Estoy cubriendo de rocío los verdes dominios de Titania, mi reina, Puck.” Puck le dijo, “Descansa un momento, Flor de Guisante, siempre estás atareada.” Flor de Guisante dijo, “¿Descansar? Imposible. Aún debo colgar una perla en cada planta. Nuestra reina no tardará en venir y…” Puck dijo, “¿Vendrá aquí? Evítalo, porque Oberón, nuestro rey, también acudirá a este lugar, y se pondrá loco de furor si la ve.” Flor de Guisante le dijo, “¿Porqué?”
     Puck le dijo, “¿No sabes que Oberón está enojado porque ella no quiere cederle un muchacho indio que tiene de paje.” Puck hizo una pausa tras lo cual agregó, “Oberón lo quiere destinar para caballero de su séquito, pero Titania se niega a cederlo.” Flor de Guisante dijo, “Titania tiene razón. Ese muchacho se lo dio la propia madre antes de morir.” Puck dijo, “Aunque así sea, el Rey lo quiere y la reina debe de entregárselo.” Flor de Guisante dijo, “Deliras, Puck. No me extraña. Eres el más astuto y maligno espíritu que ha pasado por estos bosques.” Puck se rió divertidamente.
     Flor de Guisante el dijo, señalándolo con el dedo, “Te diviertes asustando a las muchachas de la aldea, echas a perder la manteca de las campesinas. Haces que se extravíen los viajeros en la noche.” Puck le dijo, “Es cierto, es cierto, mis travesuras divierten a Oberón.” Puck comenzó a alardear de sus travesuras, “Me escondo en el tazón de alguna comadre, mostrándome como una comadre. ¡Ja, Ja, Ja!” Puck continuó, “A veces se quito la silla al que va a sentarse…” Enseguida Puck dijo, “¡Ah cómo me divierto!...Ajá, allá viene Oberón.” Flor de Guisante dijo, “¡También Titania, que todos los Dioses del Olimpo nos protejan!”
     En ese momento Oberón y Titania se presentaban. Oberón dijo, “En mala hora te encuentro, orgullosa Titania.” Titania le dijo, “Lo mismo digo, Oberón.” Oberón se acercó a Titania, y le dijo, apuntando con su dedo, “Detén tu insolencia, ¿Olvidas que soy tu señor?” Titania le dijo, “Sí, eres el Rey de las hadas, pero yo soy la reina, y por lo tanto, tu señora. También me debes respeto.” Titania continuó, “¿Qué has venido a hacer a estos lugares, desde las más remotas llanuras desiertas de la India?” Oberón dijo, “Eso es cosa mía.” Titania dijo, “No necesitas decirlo. Sé que te encuentras aquí, para presenciar la boda de Teseo con Hipólita. Te duele que ella se case. Deseabas que se transformara en una vestal y así formara parte de su sequito.”
     Oberón le dijo, “¡Mientes! Eres tú la que está resentida por la boda. Conozco tu debilidad por Teseo.” Mientras ambos discutían, eran observados por Flor de Guisante y Puck. Titania dijo, “Oberón, sabes que eso no es cierto. Tu absurdo proceder ha hecho que caigan desgracias sobre los mortales. La Luna, pálida de cólera por nuestra rencilla, hace que abunden las enfermedades y altera las estaciones. Nosotros somos los culpables de esos males, cuando nuestra misión es velar por la felicidad de los que viven aquí.” Oberón dijo, “En tu mano esta remediar estas cosas. Dame al joven para caballero de mi sequito y se terminarán los problemas.”

     Titania dijo, “Jamás. Su madre me lo entregó al morir y yo le prometí, no separarme de él.” Oberón le dijo, “Entonces no habrá paz entre nosotros. ¿Cuánto tiempo piensas permanecer en este bosque?” Titania dijo, “Hasta después de la boda de Teseo. Si quieres tomar parte de nuestra danza a la luz de la luna, ven conmigo. Si no, aléjate de mí y yo evitaré los lugares en que te encuentres.” Oberón le dijo, “Dame al joven e iré contigo.” Titania se elevó, con sus   alas de hada, y dijo, “Ni por todo tu reino. Mejor me retiro. Si me quedo, aumentará mi malestar hacia ti.” Oberón pensó, “Sigue tu camino que no saldrás de este bosque sin haber pagado la ofensa que me has hecho.”
     Enseguida Oberón gritó, “¡Ven aquí, Puck!” Puck se presentó, haciendo una reverencia  la ves que decía, “A sus pies, mi amo y señor.” Oberón le dijo, “¿Recuerdas cuando me senté en un promontorio y a la orilla del mar, y vi a una sirena en el dorso de un Delfín?” Puck dijo, “Lo recuerdo, mi rey.” Oberón continuó, “En ese momento pasó Cupido, llevando sus armas. Iba tras una hermosa vestal. Lanzó su flecha pero el dardo pasó junto a la virgen sin tocarla. Observé, sin embargo, donde cayó el proyectil. Fuel sobre una flor blanca como la nieve. La saeta hirió los pétalos y la flor se volvió púrpura. Su nombre ahora es, ‘Amor Desconsolado.’ Tráeme esa flor. Su jugo es mágico. Vertidos sobre los parpados de un hombre o una mujer, hace que se enamore de la primer criatura viva que vea al despertar. Ve y no demores.”
     Puck dijo, “Daré una vuelta alrededor de la tierra, en menos de 40 minutos.” Oberón pensó, “Verteré los jugos en los ojos de Titania, y así me vengaré de su soberbia.” Oberón se elevó con ayuda de sus alas y pensó, “La primera cosa que vea al abrirlos, ya sea un león o un buey, o un mico le causará un amor irresistible. No la libraré de ese encanto hasta que me haya cedido al joven que se niega a entregar.” De repente, Oberón escuchó unas voces y pensó, “Alguien viene. Creo que discuten. Me quedaré aquí y escucharé lo que hablan. Como soy invisible, no podrán verme.” Eran Demetrio y Elena quienes caminaban por el bosque de noche.
     Demetrio dijo, “Dónde están Lisandro y Hermia? Me has mentido, Elena.” Elena le dijo, “No, te lo juro. Quedaron de reunirse en este bosque. Te ayudaré a encontrarlos.” Demetrio dijo, “No, los buscaré solos. ¡Vete! No me persigas más.” Elena le dijo, “Demetrio, olvídala. Nadie nunca te amara como yo.” Demetrio le dijo, “Elena, ¿Cuándo vas a entender que no te quiero? Solo Hermia existe para mí.” Elena dijo, “Pero ella te desprecia. En cambio yo…”
     Demetrio le dijo, “¡Cállate! No voy  a discutir contigo. ¡Déjame tranquilo! Me molesta tu presencia.” Elena dijo, derramando lagrimas, “¡Qué ingrato eres! Por ti daría mi vida; mi sangre, gota a gota.” Demetrio se dio la vuelta y comenzó a retirarse, diciendo, “Tu proceder es indigno. ¡No quiero volverte a ver!” Elena intentó perseguirlo, diciendo, “¡DEMETRIO…DEMETRIO…!” A la distancia, Oberón los observaba, y pensó, “No llores, hermosa joven. Antes que abandones este bosque, él buscará tu amor.”

     Mientras Oberón esperaba a Puck, Titania, acostada en una parte de césped, era acompañada por un grupo de hadas, quienes bailaban a su alrededor. Titania dijo, “Bailen y canten hasta que yo duerma, hadas; y aléjense después.” Y mientras Titania se entregaba a un dulce sueño, Hermia y Lisandro caminaban por el bosque , en medio de la noche y enamorados. Lisandro dijo, “Amor mío, te ves agotada. Es mejor que descanses y esperemos la luz del día para continuar.”
     Hermia le dijo, “Preferiría que siguiéramos. Aún podemos ser descubiertos.” Lisandro la tomó de la mano y dijo, “Nadie sabe que hemos huido; no nos buscarán. Cuando descubran nuestra fuga, ya estaremos en casa de mi tía.” Hermia le dijo, “Tienes razón. Esperemos la aurora. A tu lado no temo pasar el resto de la noche, en el bosque.” Lisandro se detuvo y amontonó un grupo de flores, diciendo, “Tiéndete aquí. Yo velaré tu sueño.” En esos mismos momentos, Oberón y Puck se encontraban. Puck dijo, “Ya estoy aquí, señor.”
     Oberón dijo, “Traes la flor que te pedí?”  Puck mostro tres flores en su mano y dijo, “No solo una. ¡Mire!” Oberón dijo, “Con una me basta. Quédate con las otras, pues tengo destino para ellas.” Enseguida, Oberón dijo a Puck, “Ve por el bosque y busca a un arrogante ateniense, que está acompañado de una hermosa joven.” Oberón continuó, “Vierte un poco de jugo en los parpados de él, pues deseo que se enamore perdidamente de su acompañante.” Enseguida, Oberón agregó, “Entre tanto, yo iré donde Titania. Date prisa. Debes reunirte conmigo antes de que cante el gallo.” Puck le dijo, “Puedes estar tranquilo, haré sin fallar lo que me ha pedido.
     Tanto Oberón como Puck se separaron, y poco después, Oberón encontró a Titania dormida en el bosque, y pensó, “Aquí estoy, orgullosa Titania. Nada te librará del castigo que te tengo preparado.” Oberón derramó unas gotas en los parpados de Titania, y pensó, “Lo que veas al despertar será tu verdadero amor. Ya sea gato, leopardo, cerdo…y solo despertarás cuando este cercas de ti un ser vivo.” Oberón agregó, “No te libraré de este encantamiento hasta que no cedas a lo que te pido.”
     Satisfecho de su obra, Oberón se retiró a descansar. Puck, en cambio, se fue caminando por el bosque pensado, “No he encontrado caballero alguno con quien poder probar el jugo de ésta flor.” Puck brincó hacia la rama de un gran árbol, y pensó, “Si no cumplo con lo que me ordenó Oberón, enfrentaré su furia.” Desde arriba del árbol, Puck divisó a una pareja de durmientes quienes descansaban bajo en tronco de otro gran árbol, y pensó, “¡Ajá!...Allí está, y también la hermosa que sufre por su desprecio.” Puck bajó del árbol y se acercó a Lisandro, quien dormía profundamente.
     Enseguida colocó unas gotas en los parpados de Lisandro, surgidas de la flor que llevaba, y dijo, “Sobre tus ojos vierto todo el poder de este encanto, que cuando despiertes el amor no te permita pensar más que en tu amada. Abre tus ojos cuando me haya ido, y la primera mujer que veas será el objeto de tus desvelos.” Puck se retiró alegre, diciendo, “Misión cumplida. Oberón quedará muy satisfecho. Nadie como yo para hacer bien las cosas.”
     Apenas se alejó Puck, dos siluetas cruzaron aun lado del árbol donde dormía Lisandro. Eran Demetrio y Elena. Demetrio decía, “¡Por tu culpa! Si he perdido a Hermia, jamás te lo perdonaré.” Detrás de él iba Elena, diciendo, “Demetrio, te lo suplico, no sigas. Seguramente ellos ya están muy lejos.” En ese preciso instante, Elena volteó, y dijo, “¡Oh, mira!” Ambos se acercaron y Elena dijo, “¡Lisandro!”
     Lisandro despertó, mirando a Elena, y diciendo, “¡Elena, mi Elena!¡Qué alegría verte, amada mía!” Elena le dijo, “¿Qué dices?¿Te has vuelto Loco?” Lisandro le dijo, “Sí, loco por ti.” Lisandro estaba incado ante Elena, quien le dijo, “Pero si tu amada es Hermia.” Lisandro le dijo, “No, es a ti a quien quiero. Me arrepiento de los momentos que he pasado con ella.” Demetrio le dijo, “¿Dónde está Hermia?” Lisandro le dijo, “Allí dormida. Quédate con ella. Fui un tonto al pretenderla, tendiendo cerca de mí a Elena.” Elena le dijo, “¡No sigas! Te burlas de mi. Es demasiado para una mujer ser rechazada, y además escarnecida por otro.” Lisandro le dijo, “No me burlo. Yo te amo. Por ti me arrojaría al fuego.” Elena le dio la espalda y le dijo, “Es demasiado. No puedo soportar tanta maldad.” Lisandro le dijo, “¡Elena no huyas, te quiero te quiero!”
     Entre tanto, no lejos de allí, Oberón pensaba, “En cuanto venga Puck, iré a ver si Titania ya desertó, y sobre qué objeto su mirada recayó.” En ese momento llegó Puck, diciendo, “Mi señor, ¡Grandes Noticias!” Oberón le dijo, “¿Qué has visto, Puck? Acaso…” Puck le dijo, “Sí, Titania, la reina de las hadas esta enamorada de un monstruo.” Oberón le dijo, “¿Estás seguro?” Puck le dijo, “Pasé por el lugar donde ella dormía, al mismo tiempo que un grupo de trabajadores atenienses. Estos regresaban de ensayar una obra que representarán el día de la boda de Teseo con Hipólita.”
     Puck continuó, “Uno de ellos se separó del resto del grupo, y yo aproveché para ponerle cabeza de burro. En ese instante se despertó Titania, y al verlo se enamoró locamente de él.” Oberón dijo, “Todo ha salido mejor de lo que imaginé. Vamos, quiero verlo con mis propios ojos.” Oberón y Puck caminaron, rumbo a donde estaba Titania. Oberón dijo, “¿Pusiste el jugo de la flor en los parpados del ateniense como te ordené?” Puck le dijo, “Sí, lo encontré dormido, así que fue fácil. La joven estaba al lado, por lo que no podrá dejar de verla cuando despierte.”
     Cuando llegaron a ellos, Puck dijo, “Allí están pero ella no parece muy contenta…¡Oh, es otro hombre…!” Oberón dijo, “¿Cómo que es otro hombre? Es el que te señale. La que es otra es ella.” Eran Hermia y Demetrio, quienes dialogaban en el paso del bosque, en la noche. Hermia dijo, “¿Qué haces aquí? ¿Dónde está Lisandro?” Demetrio dijo, “Se ha ido. Se fue tras Elena.” Hermia se alteró, y dijo, “¡Lisandro tras Elena!¡Mientes! Tú lo has asesinado. Él jamás me dejaría.” Demetrio dijo, “Pero lo ha hecho. Elena me contó que ustedes huirían y vine a impedirlo. Ella me acompañó.”
     Demetrio continuó y dijo, “Los encontramos aquí durmiendo. Lisandro despertó, vió a Elena y le juró amor eterno.” Hermia dijo, “¡Nooo…noo! Estás inventando esas atrocidades. Jamás creeré lo que dices.” Tras una pausa Hermia dijo, “Tú lo odias porque yo lo amo. ¿Qué le has hecho?” Demetrio dijo, “Hermia, te juro…” Hermia lo interrumpió y le dijo, señalándolo con su dedo índice, “¡Malvado! Pagarás tu crimen. Nunca vuelvas a acercarte a mí.”
     Demetrio dijo, “Hermia escúchame…” Cuando Hermia se fue, Demetrio pensó, “Es inútil, nunca me creerá que yo no hice nada. Tampoco comprendo ese repentino amor de Lisandro con Elena.” En ese momento, cuando Oberón y Puck notaron la confusión de Demetrio, Oberón dijo, “¿Qué hiciste, Puck? Pusiste el jugo de la flor en los ojos de otro hombre.” Puck le dijo, “Me temo que así fue, señor. Usted me dijo que buscara a un ateniense y…” Oberón se enojó, y dijo, “¡Inepto! Tu equivocación he hecho cambiar un amor verdadero.”
     Puck lo lamentó, diciendo, “Así parece.” Oberón le dijo, “Nada que así parece. ¡Así es! Debería darte un severo castigo por bromear con las cosas serias.” Puck le dijo, “Le juro que no lo hice a propósito. Yo no conocía al ateniense. Usted no me dijo cómo era.” Oberón le dijo, “Ve por el bosque más rápido que el viento y encuentra a Elena de Atenas.” Tras una pausa, Oberón dijo, “Valiéndote de cualquier ilusión, hazla venir aquí. Yo me encargaré de él, antes de que ella llegue.” Puck dijo, “Salgo más veloz que una flecha de Cupido.”
     Mientras tanto, Oberón ejercía sus poderes mágicos sobre Demetrio, diciendo, “Cierra los ojos y duérmete.” Demetrio cayó en un profundo sueño. Enseguida, Oberón exprimió una flor roja en sus parpados, diciendo, “Flor de color purpura herida por la saeta de Cupido, penetra en el globo de sus ojos.” Enseguida, Oberón pensó, “Así cuando despierte sentirá un profundo amor por la primera mujer que vea. Ya cuidaré yo que sea Elena quien se presente ante él.”
     En ese momento, venia llegando Puck, diciendo, “Mi rey, Elena ya viene y tras ella el joven a quien equivocadamente hechicé.” Puck llegó a donde estaba Oberón y continuó, “Él le suplica amor. ¡Ja, Ja, Ja! Cómo vamos a divertirnos escuchándolos. ¡Qué locos son estos mortales!” Oberón le dijo, con el dedo índice en sus labios, “¡Silencio! Puck, haces tanto ruido que despertarás a Demetrio antes de lo que deseo.” Puck le dijo, “Señor, dos cortejan a una, y eso solo ya es una diversión. No hay nada que me guste tanto como lo imprevisto.” Oberón dijo, “Observa, ya vienen.”
     Lisandro, quien venía detrás de Elena, decía, “Elena, no me búrlo de ti. Te he seguido suplicándote sin descanso. ¿No es un prueba de amor?” Elena le dijo, “Por favor, déjame ya. Tu quieres a Hermia.” Lisandro dijo, “No estaba en mi juicio cuando la pretendía. Ella se casará con Demetrio y tu conmigo.” Elena dijo, “¡Nooo!”
     En ese momento Demetrio despertó, diciendo, “Elena, mi adorada. ¿Dónde estabas?” Elena pensó, “Demetrio me trata de adorada, no entiendo.” Demetrio se le arrodilló e intentando abrasarla le dijo, “Ven, Diosa divina. Dame tu mano y dime que te casarás conmigo.”
     Al mismo tiempo Lisandro la tenía tomada del otro brazo. Elena dijo, “¡Están locos! Ambos se han unido para mofarse de mí.” Mientras Demetrio la abrazaba intentando besarla, Elena decía, “Quieren divertirse a mi costa. Sé bien que los dos aman a Hermia.” Lisandro le dijo, “Él la áma. Yo te quiero solo a ti, y te querré hasta la muerte.” Demetrio le contestó, diciendo, “¡Mientes! Quédate con Hermia. Si alguna vez la amé, ese amor se ha ido, y no regresará.” Demetrio agregó, “Mi corazón es de Elena y se quedará con ella.” Lisandro le dijo a Elena, “Elena, no es verdad lo que dice. Él te despreció, en cambio yo…” Demetrio le dijo, “Tu huías con Hermia. Quédate con ella. Ahí viene.”
     Hermia, quien venía llegando, dijo, “¡Lisandro, por fin te encuentro! Te he buscado por todas partes.” Lisandro le dijo, “No debiste hacerlo. Si me fui es porque no te ámo y debiste comprenderlo.” Hermia dijo, “¿Qué dices? No puedo creerlo…no comprendo…” Elena le dijo, “Hermia tu también formas parte de ésta conspiración para reírte de mí.” Hermia le dijo, “¿Conspiración? No sé de qué hablas.” Elena le dijo, “¿No? Han planeado que Lisandro y Demetrio me declaren su amor. Nunca te imaginé capaz de tanta maldad.” Lisandro tomó en abrazo a Elena y le dijo, “Elena, vida mía, yo solo digo lo que siento. Nunca podría bromear con mis sentimientos.”
     Hermia, quien veía todo, dijo, “¡Lisandro, no debes mofarte así de Elena!” Lisandro dijo, “¿Mofarme yo de quien quiero más que a mi vida?” Hermia le dijo, “Lisandro, amor mío. ¿Qué te pasa? ¿Porqué hablas así?” Lisandro le dijo, “Yo no soy tu amor. ¡Vete, te aborrezco!” Hermia le dijo, “¿Por qué? Hasta hace poco me decías que no podías vivir sin mí.” Lisandro le dijo, “Estaba equivocado. Ahora te odio tanto como ámo a Elena.” Hermia dijo, “¡No, no puede ser verdad!” Enseguida Hermia se dirigió a Elena y le dijo, “¡Impostora ladina! Viniste a robarme su amor. Te arrancaré los ojos con mis uñas.”
     Elena le dijo, “Hermia, mi única culpa es haberle dicho a Demetrio que ustedes huirían.” Hermia le dijo, atacándola, “¡Mentira! Eres una bruja y lo has hechizado.” Lisandro la detuvo y le dijo, “¡Detente Hermia! No voy a permitir que le hagas daño.” En ese momento, Demetrio tomó su espada y dijo, “No tomes la defensa de Elena. Yo me básto para defenderla.” Lisandro también tomó su espada, diciendo, “Antes tendrás que enfrentar mi espada.”
     Demetrio le dijo, “Estoy dispuesto. Pagaras con tu vida la osadía de pretender a mi amada.” Lisandro le dijo, “Tú la despreciaste. Amas a Hermia, ¡Quédate con ella!” La lucha a espadas comenzó, mientras que eran observados por Oberón y Puck. Oberón dijo, “Esto es fruto de tu negligencia. Ya dúdo si te equivocaste o lo hiciste por bellaquería.” Puck dijo, “Créame rey de las sombras, que me equivoqué, aunque no dúdo que el asunto me divierte.” Oberón se enojó, y dijo, “Debería castigarte, pero hay cosas más importantes que hacer.”
     Enseguida Oberón dijo, “Extenderé mis manos para que en lugar de disputar, se sientan agotados y duerman.” Oberón levantó las manos y dijo, “Húndanse en el sueño remedo de la muerte.” Mientras eso sucedía, Lisandro, quien seguía luchando dijo, “Te voy a dar una lección que, ¡Auaah!” Y Demetrio decía, “¿A mi? Ya verás…¡Auuuh!” Mientras tanto, Elena decía, “No sé que me sucede…yo…” Y Hermia decía, bostezando, “¡Qué sueño!”
     Cuando los cuatro cayeron al césped, completamente dormidos, Oberón y Puck se acercaron. Oberón dijo, “Exprime el jugo de éstas hierbas en los ojos de Lisandro. Se disipará inmediatamente la pasión que siente por Elena.” Oberón entregó las hierbas a Puck, y dijo, “Cuando despierten, todo lo que ha sucedido les parecerá un sueño.”
     Oberón se elevó con sus alas y dijo, “Esta vez házlo bien. Yo entre tanto iré a buscar a mi reina. Su encantamiento también debe terminar. Es necesario darse prisa, porque pronto se irá la noche y llegará la aurora.” A continuación, Puck hizo lo que se le había mandado, y colocó las hierbas arriba de los parpados de Lisandro, diciendo, “Al abrir los ojos volverás a ser fiel a lo que primero amaste.” Puck continuó, “No recordarás tu pasión por Elena. Solo Hermia existirá para tí.”
      Entre tanto Oberón se encontraba con Titania. Oberón le dijo, “¿Qué haces, Titania?” Titania le dijo, “Recójo flores para mi amado.” Oberón le preguntó, “¿Y quién es el elegido de tu corazón?” Titania apuntó hacia un hombre con cabeza de burro, que descansaba bajo un árbol, y dijo, “Aquél. El más hermoso, el más digno de ser amado.” Oberón dijo, “¡Un borrico! Te has enamorado de un borrico.” Titania le dijo, “No te burles. Lo ámo, no me importa lo que sea.”
    Oberón le dijo, “Tú, la orgullosa y altiva Reina de las Hadas ¡Ha elegido a ese burro!” Titania le dijo, “No puedo evitarlo, Oberón. A él me dedicaré para siempre.” Oberón le dijo, “¿Entonces ya no te negarás a cederme al joven paje?” Titania le dijo, “No, puedes llevártelo. Vé por él y déjame seguir con mi labor.” Oberón se alejó, elevándose y desde las alturas pensó al verla cortar flores, “Pobre Titania. Pero se merece éste castigo por soberbia. Esperaré un poco más para quitarle el hechizo.”
     Titania se acercó al hombre con cabeza de burro, quien descansaba bajo el árbol recargado en el tronco, y le dijo, “Aquí estoy, amor mío. Déjame acariciar tus largas y hermosas orejas.” Titania continuó, “Dulce alma mía, ¿Qué deseas comer?” El borrico le dijo, “Heno y cebada. No hay nada comparado con el buen heno.” Titania dijo, “Enviaré a las hadas a buscar el mejor.” El burro dijo, “Tengo sueño, que nadie me moleste.” Titania le dijo, “Duerme. Yo te estrecharé entre mis brazos y velaré para que tu sueño no sea interrumpido.”
     Enseguida Titania dijo, “Hadas retírense y no regresen hasta que las llame. Mi amado desea descansar.” Mientras el burro dormía, Titania dijo, “Cuanto te quiero, y cuanto me deleita acariciarte.” Hablándole así al que creía amar, Titania fue cayendo en un dulce sopor. Enseguida, Oberón le dijo a Puck, “Mira Puck, Esa es mi obra. Titania ya me entregó al muchacho. Le quitaré el castigo.” Puck dijo, “Misión cumplida.”
     A continuación, Oberón derramó las gotas de unas hierbas exprimidas, en los parpados de Titania, diciendo, “Sé lo que debes ser y lo que debes ver. Despierta Titania, despierta mi dulce reina.” Cuando Titania despertó, dijo, “¡Oberón! ¡Oh, he tenido unas visiones horribles en sueño! Algo tan espantoso que me produce un escalofrío.” Oberón le dijo, “Qué soñabas, hermosa Titania?” Titania le dijo, “Que me había enamorado de un asno. Yo, la Reina de las Hadas.” Oberón dijo, señalando al burro, el cual dormía, “¿Acaso sería ese?” Titania lo vio y se estremeció, diciendo, “¡Sí, fue una pesadilla! Me produce horror mirarlo.”
    Enseguida, Oberón dijo, “Puck, devuelve su natural figura a ese hombre, y haz que cuando despierte, no recuerde nada de lo pasado.” Puck dijo, “De inmediato, mi rey.” A continuación, Oberón extendió sus brazos hacia Titania, y dijo, “Ven, reina mía. Tu y yo estamos reunidos de nuevo. Ya no mas rencillas entre nosotros.” Titania le dijo, “Así debe ser, Oberón. Me siento feliz de que la concordia réine nuevamente entre nosotros.”
     Oberón la abrazó, y le dijo, “Mañana por la noche iremos a casa del duque Teseo a presenciar los festejos de su boda.” Titania dijo, “Con nuestras bendiciones, él e Hipólita tendrán hijos fuertes y hermosos.” Puck llegó y les dijo, “Mi rey, ya va a despuntar la mañana.” Oberón dijo, “Sí, vamos tras las sombras. Nosotros podemos recorrer el mundo más rápido que la Luna.”
     Cuando los rayos del sol alumbraron el bosque, Teseo e Hipólita viajaban rumbo al bosque, acompañados de un séquito de soldados. Teseo dijo, “Hipólita, pronto estaremos en el lugar donde se celebra el rito de la mañana de mayo.” Teseo continuó, “Allí daremos gracias a los dioses por permitir que mañana se celebre nuestra boda.” Hipólita le dijo, “Y pediremos la bendición para que siempre tengamos felicidad.” 
     Enseguida, Teseo observó un grupo de jóvenes dormidos en el césped, y dijo, “¿Qué es eso?¿Quienes están allí?” Egeo, quien iba con la comitiva, dijo, “ Es mi hija, Demetrio, Lisandro, y Elena. No comprendo qué hacen en este lugar.” Teseo dijo, “Sin duda vinieron a observar el rito de mayo. Que los monteros los despierten con sus cuernos.” Los monteros soplaron sus cuernos. ¡BAAUU!¡BAAUU! Mientras los jóvenes despertaban, Egeo dijo, “Gran duque. Mi hija me ha vuelto a desobedecer. Le prohibí que volviera a ver a Lisandro.” Teseo dijo, “Veremos que tiene que decir en su descargo, Egeo.”
     Teseo bajó de su caballo y dijo, “¿Qué hacen ustedes aquí?” Hubo un silencio. Teseo dijo, “Lisandro responde.” Lisandro dijo, “Alteza, no estoy seguro de cómo llegue a éste lugar…creo que…sí, vine con Hermia.” Tras una pausa, Lisandro continuó, “Nuestro propósito era salir de Atenas y casarnos donde pudiéramos vivir sin peligro de su ley.” Egeo dijo, “Gran duque, pido que caiga sobre la cabeza de este hombre, el castigo que merece.” Egeo continuó, “Se pensaban fugar, burlándose no solo de mi sino de usted y de las leyes.”
     Lisandro dijo, “Lo hicimos porque no podemos soportar que nos separen.” Enseguida, Hipólita dijo, “Teseo, una vez te pedí por Lisandro y Hermia. Ahora te suplíco, si quieres, que éste día sea grande para mí, que intercedas para que puedan ser felices como nosotros.” Teseo dijo, “Mi adorada Hipólita, nada te puedo negar, pero éste asunto no depende de mí.” Enseguida, Teseo se dirigió a Demetrio y dijo, “Demetrio, ¿Qué haces tú aquí?”

     Demetrio habló, “Alteza, Elena me avisó de la fuga de ellos y yo enfurecido los seguí. Elena vino conmigo.” Enseguida Demetrio dijo, “No sé cómo, pero estando aquí, mi amor por Hermia terminó.” Después, Demetrio se dirigió a Elena y le dijo, “Es solo a ti a quien amo. Quiero casarme contigo. Te seré fiel hasta la muerte.” Elena dijo, “Demetrio, acepto ser tu esposa. Tú eres el único hombre que he amado y que amaré.”
     Egeo no comprendía lo que sucedía. Teseo dijo a Egeo, “¿Has escuchado Egeo? Nada se puede contra el amor verdadero. Lo que Cupído decide, no podemos los mortales cambiar.” Tras una pausa, Teseo dijo a Egeo, “¿Qué opinas?¿Insistes en que Hermia se case con Demetrio?” Egeo dijo, “Ya no, alteza. Demetrio ha preferido a Elena. En cambio Lisandro sigue siendo fiel. ¡Que se case con él!” Teseo dijo, “Entonces ésta noche serán tres parejas las que unirán sus vidas. Vamos todos a observar el rito de mayo.”
       El sequito se retiró, dejando a las parejas. Lisandro dijo, “Aún no comprendo lo que sucedió. Solo sé, mi adorada Hermia, que nos podemos casar con el consentimiento de tu padre.” Hermia dijo, “Estoy segura que los dioses del Olimpo se compadecieron de nuestro dolor.” Demetrio dijo, “Hermia, tienes razón, solo los Dioses con su sabiduría pudieron hacerme ver la verdad de mi corazón.” Elena dijo, “Vamos a dar gracias por tanta felicidad. El gran duque nos espera.” Hermia fue con Elena y le dijo, “Elena, ya todo malentendido termino entre nosotras. ¿Volveremos a ser las amigas de siempre?” Elena le dijo, “Nada deseo mas. Desde pequeñas nos consideramos hermanas y así seguiremos.”
     Esa noche, las tres bodas se llevaban a cabo. Oberón dijo a Titania, “Reina mía, una vez más hemos cumplido con nuestra misión: Hacer que los mortales actúen sabiamente.” Titania dijo, “Tú lo conseguiste, Oberón. Tú hiciste que cada cual tuviera lo que le correspondía.” En ese momento, el travieso Puck, movía el brazo de un presente para que éste tirára su vaso de vino. Oberón lo vio y le dijo, “Ven acá Puck. Basta de travesuras.” Aún tomándolo Oberón, Puck alcanzó a jalar el pelo de una de las presentes. Oberón dijo, “Vámonos mi hermosa Titania. Ya nada tenemos que hacer aquí.” Titania le dijo, “Mis hadas han preparado un gran festejo solo para ti. Cantarán y bailarán en tu honor hasta la madrugada.”
     Los reyes de las hadas regresaban a las sombras. Gracias a ellos, el sueño de una noche de verano, había tenido un final feliz.
     Tomado de Novelas Inmortales Año XI No. 554,  Junio 29 de 1988. Guión: H. Comte. Adaptación: R. Bastien. Segunda Adaptación: José Escobar.
                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario