Club de Pensadores Universales

Para donaciones en Estados Unidos y tener mas entradas en el Blog, puedes depositar en cualquier Sucursal Wells Fargo a la cuenta 2979793466. Gracias.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Los Hermanos Karamazov de Fiódor Dostoyevski


      Fyodor Mikhailovich Dostoevsky, fue un novelista ruso, escritor de cuentos, ensayista, periodista, y filósofo. Nació el 11 de noviembre de 1821, y murió a los 59 años, el 9 de febrero de 1881. Las obras literarias de Dostoievski, exploran la psicología humana, en las atormentadas atmósferas políticas, sociales, y espirituales de la Rusia del siglo XIX, y se involucran con una variedad de temas filosóficos y religiosos.
    Sus obras más aclamadas incluyen, Crimen y Castigo (1866), El Idiota (1869), Demonios (1872) y Los Hermanos Karamazov (1880). El cuerpo de obras de Dostoievski, consta de 11 novelas, tres novellas, 17 cuentos y muchas otras obras. Muchos críticos literarios, lo califican como uno de los mejores psicólogos de la literatura mundial. Su novela de 1864, Notas desde el Subsuelo, se considera una de las primeras obras de la literatura existencialista.
     Nacido en Moscú en 1821, Dostoievski se introdujo en la literatura a una edad temprana, a través de cuentos de hadas y leyendas, y a través de libros de autores rusos y extranjeros. Su madre murió en 1837, cuando Fiodor tenía 15 años, y casi al mismo tiempo, dejó la escuela para ingresar al Instituto de Ingeniería Militar Nikolayev. Después de graduarse, trabajó como ingeniero y disfrutó brevemente de un estilo de vida lujoso, traduciendo libros para ganar dinero extra. A mediados de la década de 1840, escribió su primera novela, Pobres Gentes, que le permitió ingresar en los círculos literarios de San Petersburgo.
     Arrestado en 1849 por pertenecer a un grupo literario que discutía libros prohibidos críticos de la Rusia zarista, fue sentenciado a muerte, pero la sentencia fue conmutada en el último momento. Pasó cuatro años en un campo de prisioneros de Siberia, seguido de seis años de servicio militar obligatorio en el exilio. En los años siguientes, Dostoievski trabajó como periodista, publicando y editando varias revistas propias, y más tarde, Un Diario del Escritor, una colección de sus escritos. Comenzó a viajar por Europa occidental, y desarrolló una adicción al juego de azar, lo que provocó dificultades financieras. Durante un tiempo, tuvo que pedir por dinero, pero finalmente se convirtió en uno de los escritores rusos más leídos y respetados.     

     Dostoievski fue influenciado por una amplia variedad de filósofos y autores, incluidos, Pushkin, Gogol, Agustín, Shakespeare, Dickens, Balzac, Lermontov, Hugo, Poe, Platón, Cervantes, Herzen, Kant, Belinsky, Hegel, Schiller, Solovyov, Bakunin, Sand, Hoffmann, y Mickiewicz. Sus escritos fueron ampliamente leídos, tanto dentro como fuera de su Rusia natal, e influyeron en un número igualmente grande de escritores posteriores, incluidos rusos como, Aleksandr Solzhenitsyn, y Anton Chekhov, así como filósofos como, Friedrich Nietzsche, y Jean-Paul Sartre. Sus libros han sido traducidos a más de 170 idiomas.

Ancestros
     Los padres de Dostoievski, formaban parte de una familia noble multiétnica, y multi-denominacional, cuyas ramas incluían cristianos ortodoxos rusos, nobleza lituana, católicos romanos polacos, y católicos orientales ucranianos. La familia remontó sus raíces a un tártaro, Aslan Chelebi-Murza, quien en 1389 desertó de la Horda de Oro, y se unió a las fuerzas de Dmitry Donskoy, el primer príncipe de Muscovy en desafiar abiertamente a la autoridad mongol en la región, y cuyo descendiente, Danilo Irtishch, fue ennoblecido y recibió tierras en la región de Pinsk, durante siglos parte del Gran Ducado de Lituania, ahora en la actual Bielorrusia, en 1509, por sus servicios bajo un príncipe local, su descendencia luego tomó el nombre, “Dostoievski,” nombre basado en una aldea llamada Dostoievo.
Los antepasados ​​inmediatos de Dostoievski, por parte de su madre, eran comerciantes; por la línea masculina del lado de su padre, eran sacerdotes. Se esperaba que su padre, Mikhail Andreevich, se uniera al clero, pero en cambio, se escapó de su casa, y rompió con la familia, permanentemente.
    En 1809, Mikhail Andreevich Dostoievski, de 20 años, se inscribió en la Academia Imperial Médico-Quirúrgica de Moscú. Desde allí fue asignado a un hospital de Moscú, donde se desempeñó como médico militar, y en 1818, fue nombrado médico de alto rango. En 1819 se casó con Maria Nechayeva. Al año siguiente, ocupó un puesto en el Hospital Mariinsky para los pobres. En 1828, cuando sus dos hijos, Mikhail y Fyodor, tenían ocho y siete años respectivamente, fue ascendido a asesor colegiado, un puesto que elevó su estatus legal al de nobleza y le permitió adquirir una pequeña finca en Darovoye, una ciudad a unos 150 km (100 millas) de Moscú, donde la familia solía pasar los veranos. Los padres de Dostoievski, posteriormente, tuvieron seis hijos más: Varvara (1822-1892), Andrei (1825-1897), Lyubov (nacido y muerto en 1829), Vera (1829-1896), Nikolai (1831-1883) y Aleksandra (1835-1889).
Infancia (1821-1835)
     Fyodor Dostoievski, fue el segundo hijo del Dr. Mikhail Dostoevsky y Maria Dostoevskaya (soltera Nechayeva). Se crió en la casa familiar en los terrenos del Hospital Mariinsky para los Pobres, que estaba en un distrito de clase baja, en las afueras de Moscú. Dostoievski conoció a los pacientes que estaban en el extremo inferior de la escala social rusa, cuando jugaban en los jardines del hospital.
     Dostoievski se introdujo en la literatura a una edad temprana. Desde la edad de tres años, su niñera, Alena Frolovna, una figura especialmente influyente en su educación y amor por las historias de ficción, le leyó sagas heroicas, cuentos de hadas y leyendas. Cuando tenía cuatro años, su madre usó la Biblia para enseñarle a leer y escribir. Sus padres le presentaron una amplia gama de literatura, incluidos los escritores rusos, tales como, Karamzin, Pushkin y Derzhavin; Ficción gótica, como Ann Radcliffe; obras románticas de Schiller y Goethe; cuentos heroicos de Cervantes y Walter Scott; y las epopeyas de Homero. Aunque el enfoque de la educación de su padre, ha sido descrito como estricto y severo, el propio Dostoievski informa que su imaginación fue revivida por las lecturas nocturnas de sus padres.
     Algunas de sus experiencias de la infancia, encontraron su camino en sus escritos. Cuando una niña de nueve años había sido violada por un borracho, se le pidió que fuera a buscar a su padre, para que la atendiera. El incidente lo perseguía, y el tema del deseo de un hombre maduro por una niña, aparece en, Los Demonios, Los Hermanos Karamazov, Crimen y Castigo, y otros escritos. Un incidente que involucra a un sirviente familiar, o siervo, en la finca en Darovoye, se describe en, "El Campesino Marey": cuando el joven Dostoievski imagina escuchar a un lobo en el bosque, Marey, que trabaja cerca, lo consuela.
     Aunque Dostoievski tenía una constitución física delicada, sus padres lo describieron como impulsivo, terco, y descarado. En 1833, el padre de Dostoievski, que era profundamente religioso, lo envió a un internado francés y luego al internado Chermak. Alli fue descrito como un soñador pálido, introvertido y un romántico demasiado excitable. Para pagar las cuotas escolares, su padre pidió prestado dinero y extendió su práctica médica privada. Dostoievski se sintió fuera de lugar entre sus compañeros de clase aristocráticos, en la escuela de Moscú, y la experiencia se reflejó más tarde en algunos de sus trabajos, especialmente en, El Adolescente.
Juventud (1836-1843)


     El 27 de septiembre de 1837, la madre de Dostoievski murió de tuberculosis. El mes de mayo anterior, sus padres habían enviado a Dostoievski y a su hermano Mikhail, a San Petersburgo, para asistir al Instituto de Ingeniería Militar Nikolayev, gratuito, lo que obligó a los hermanos a abandonar sus estudios académicos por carreras militares. Dostoievski ingresó a la academia en enero de 1838, pero solo con la ayuda de familiares. A Mikhail se le negó la admisión por motivos de salud, y fue enviado a una academia en Tallin, Estonia (entonces conocida como Reval).

     A Dostoievski no le gustaba la academia, principalmente por su falta de interés en la ciencia, las matemáticas y la ingeniería militar y su preferencia por el dibujo y la arquitectura. Como su amigo Konstantin Trutovsky dijo una vez: “No había ningún estudiante en toda la institución con menos porte militar que Fiodor Dostoievski. Se movía torpe y bruscamente; su uniforme colgaba torpemente sobre él; y su mochila, shako y rifle, parecían todos algún tipo de grillete que se había visto obligado a usar por un tiempo, y que le pesaba mucho.” El carácter e intereses de Dostoievski, lo convirtieron en un extraño entre sus 120 compañeros de clase: mostró valentía y un fuerte sentido de la justicia, protegió a los recién llegados, se alineó con los maestros, criticó la corrupción entre los oficiales, y ayudó a los agricultores pobres. Aunque era solitario y habitaba su propio mundo literario, sus compañeros lo respetaban. Su reclusión e interés en la religión, le valió el apodo de “Monje Piadoso.”
    Los signos de la epilepsia de Dostoievski pueden haber aparecido por primera vez, al enterarse de la muerte de su padre, el 16 de junio de 1839, aunque los informes de un ataque, se originaron en registros escritos por su hija, y más tarde ampliados por Sigmund Freud, que ahora son considerados como poco confiables. La causa oficial de la muerte de su padre, fue un derrame cerebral apoplético, pero un vecino, Pavel Khotiaintsev, acusó de asesinato a los siervos del padre. Si los siervos hubieran sido encontrados culpables y enviados a Siberia, Khotiaintsev habría estado en condiciones de comprar la tierra desocupada. Los siervos fueron absueltos en un juicio en Tula, pero el hermano de Dostoievski, Andrei, perpetuó la historia. Después de la muerte de su padre, Dostoievski continuó sus estudios, aprobó sus exámenes, y obtuvo el rango de ingeniero cadete, lo que le dió derecho a vivir fuera de la academia. Visitó a Mikhail en Reval, y con frecuencia asistía a conciertos, óperas, obras de teatro, y ballets. Durante este tiempo, dos de sus amigos lo introdujeron al juego.
    El 12 de agosto de 1843, Dostoievski tomó un trabajo como teniente ingeniero, y vivió con Adolph Totleben, en un departamento propiedad del Dr. Rizenkampf, un amigo de Mikhail. Rizenkampf lo caracterizó como, “no menos amable y no menos cortés que su hermano, pero cuando no estaba de buen humor a menudo miraba todo a través de lentes oscuros, se irritaba, olvidaba los buenos modales y, a veces, se dejaba llevar hasta el punto de abuso y pérdida de autoconciencia.” La primera obra literaria completa de Dostoievski, una traducción de la novela de Honoré de Balzac, Eugénie Grandet, se publicó en junio y julio de 1843 en los volúmenes 6 y 7 de la revista Repertoire and Pantheon, seguido de varias otras traducciones. Ninguno tuvo éxito, y sus dificultades financieras lo llevaron a escribir una novela.

Inicio de su Carrera (1844-1849)

   Dostoievski completó su primera novela, Pobres Gentes, en mayo de 1845. Su amigo Dmitry Grigorovich, con quien estaba compartiendo un apartamento en ese momento, llevó el manuscrito al poeta, Nikolay Nekrasov, quien a su vez se lo mostró al famoso e influyente crítico literario, Vissarion Belinsky. Belinsky lo describió como la primera, "novela social" de Rusia. Pobres Gentes fue lanzado el 15 de enero de 1846, en el almanaque de la Colección de San Petersburgo, y se convirtió en un éxito comercial.

     Dostoievski sintió que su carrera militar pondría en peligro su floreciente carrera literaria, por lo que escribió una carta pidiendo permiso para renunciar a su cargo. Poco después, escribió su segunda novela, El Doble, que apareció en la revista, Apuntes de la Patria, el 30 de enero de 1846, antes de ser publicada en febrero. Casi al mismo tiempo, Dostoievski descubrió el socialismo a través de los escritos de los pensadores franceses, Fourier, Cabet, Proudhon y Saint-Simon. A través de su relación con Belinsky, amplió su conocimiento de la filosofía del socialismo. Le atraía su lógica, su sentido de la justicia, y su preocupación por los indigentes y los desfavorecidos. Sin embargo, su relación con Belinsky, se volvió cada vez más tensa, a medida que el ateísmo de Belinsky, y su aversión a la religión, chocaban con las creencias ortodoxas rusas de Dostoievski. Dostoievski finalmente se separó de él, y sus asociados.
     Después de que, El Doble, recibió críticas negativas, la salud de Dostoievski disminuyó, y tuvo ataques más frecuentes, pero continuó escribiendo. De 1846 a 1848 publicó varios cuentos en la revista, Apuntes de la Patria, incluidos “Sr. Prokharchin”, “La Terrateniente,” “Un Corazón Débil,” y “Noches Blancas.”
     Estas historias no tuvieron éxito, dejando a Dostoievski una vez más en problemas financieros, por lo que se unió al círculo socialista utópico de Betekov, una comunidad muy unida, que lo ayudó a sobrevivir. Cuando el círculo se disolvió, Dostoievski se hizo amigo de Apollon Maykov, y su hermano Valerian. En 1846, por recomendación del poeta, Aleksey Pleshcheyev, se unió al Círculo de Petrashevsky, fundado por Mikhail Petrashevsky, quien había propuesto reformas sociales en Rusia. Mikhail Bakunin escribió una vez a Alexander Herzen, que el grupo era, “la compañía más inocente e inofensiva” y sus miembros eran “opositores sistemáticos de todos los objetivos y medios revolucionarios.” Dostoievski utilizó la biblioteca del círculo los sábados y domingos, y ocasionalmente participó en sus discusiones sobre la libertad de la censura, y la abolición de la servidumbre.

En 1849, las primeras partes de, Netochka Nezvanova, una novela que Dostoievski había planeado desde 1846, se publicaron en Apuntes de la Patria, pero su destierro terminó el proyecto. Dostoievski nunca intentó completarlo.

El Exilio en Siberia (1849-1854)


    Los miembros del Círculo de Petrashevsky fueron denunciados ante Liprandi, un funcionario del Ministerio del Interior. Dostoievski fue acusado de leer obras de Belinsky, incluida la, Carta Prohibida a Gogol, y de hacer circular copias de estas y otras obras. Antonelli, el agente del gobierno que había denunciado al grupo, escribió en su declaración que al menos uno de los periódicos, criticaba la política y la religión rusas. Dostoievski respondió a estos cargos, declarando que había leído los ensayos solo, “como un monumento literario, ni más ni menos”; que habló de “personalidad y egoísmo humano” más que de política. Aun así, él y sus compañeros “conspiradores” fueron arrestados el 23 de abril de 1849, a pedido del conde A. Orlov, y el zar Nicolás I, que temían una revolución como la revuelta de los decembristas de 1825 en Rusia, y las revoluciones de 1848 en Europa. Los
miembros fueron retenidos en la bien defendida Fortaleza de Pedro y Pablo, que albergaba a los convictos más peligrosos. 
 
   El caso fue discutido durante cuatro meses, por una comisión de investigación encabezada por el zar, con el ayudante general, Ivan Nabokov, el senador, Príncipe Pavel Gagarin, el príncipe, Vasili Dolgorukov, el general, Yakov Rostovtsev, y el general, Leonty Dubelt, jefe de la policía secreta. Condenaron a muerte a los miembros del círculo con un pelotón de fusilamiento, y los prisioneros fueron llevados a la Plaza Semyonov, en San Petersburgo, el 23 de diciembre de 1849, donde fueron divididos en grupos de tres hombres. Dostoievski fue el tercero en la segunda fila; a su lado estaban Pleshcheyev y Durov. La ejecución se suspendió cuando un carro entregó una carta del zar, conmutando la sentencia.
    Dostoievski cumplió cuatro años de exilio con trabajos forzados, en un campo de prisioneros de Katorga, en Omsk, Siberia, seguido de un período de servicio militar obligatorio. Después de un viaje en trineo de catorce días, los prisioneros llegaron a Tobolsk, una estación de paso de prisioneros. A pesar de las circunstancias, Dostoievski consoló a los otros prisioneros, como el Petrashevista Ivan Yastrzhembsky, quien se sorprendió por la amabilidad de Dostoievski, y finalmente abandonó su decisión de suicidarse. En Tobolsk, los miembros recibieron comida y ropa de las mujeres decembristas, así como varias copias del Nuevo Testamento con un billete de diez rublos dentro de cada copia. Once días después, Dostoievski llegó a Omsk, junto con otro miembro más del Círculo de Petrashevsky, el poeta Sergei Durov. Dostoievski describió sus barracas:

     En verano, cercanía intolerable; en invierno, frío insoportable. Todos los pisos estaban podridos. Suciedad en los pisos de una pulgada de espesor; uno podría resbalar y caer ... Estábamos empacados como arenques en un barril ... No había lugar para dar la vuelta. Desde el anochecer hasta el amanecer era imposible no comportarse como los cerdos ... Pulgas, piojos y escarabajos negros junto al celemín.

     Clasificado como “uno de los presos más peligrosos,” Dostoievski tuvo los pies y las manos permanentemente encadenados hasta su liberación. Durante su encarcelamiento, no se le permitió leer nada, excepto su Nuevo Testamento. Al azar abriría sus páginas siempre en duda. Aparte de las crisis epilépticas, Dostoievski tenía hemorroides y a menudo estaba, “quemándose por una fiebre, sintiendo temblores y sintiendo demasiado calor o demasiado frío cada noche” y el olor de la letrina impregnaba todo el edificio, y el pequeño cuarto de baño tenia que ser sificiente para más de 200 personas. Dostoievski fue enviado en ocasiones al hospital militar, donde leyo los periodicos y las novelas de Dickens. En general, era respetado por los prisioneros, pero despreciado por algunos, debido a sus declaraciones xenofóbas. 

Salida de la Cárcel y Primer Matrimonio (1858-1866)

     Tras su liberación el 14 de febrero de 1854, Dostoievski pidió a su hermano Mikhail ayudarlo financieramente, y que le enviára libros de autores como Vico, Guizot, Ranke, Hegel y Kant. También comenzó a escribir, La Casa de los Muertos, basándose en su experiencia en la cárcel. Ésta se convirtió en la primera novela sobre las prisiones rusas. Antes de mudarse, a mediados de marzo a Semipalatinsk, donde se vio obligado a servir en el Cuerpo de Ejército Siberiano del Batallón Séptimo de Línea, Dostoievski conoció al geógrafo, Pyotr Semyonov, y al etnógrafo, Shokan Walikhanuli
     Alrededor de este tiempo, conoció al Baron Alexander Egorovich Wrangel, un admirador de sus libros que había asistido al simulacro de ejecución. Ambos alquilaron una casa fuera de Semipalatinsk, en el “Jardín de Cosacos,” fuera de Semipalatinsk. Wrangel remarcó que Dostoievski, "se veia malhumorado. Su enfermizo y palido rostro estaba cubierto de pecas y su cabello rubio era corto. Era un poco mas alto que la altura media y me miraba intensamente con sus ojos penetrantes, de color gris-azul. Era como si estuviera tratando de mirar en mi alma y descubrir qué clase de hombre era yo."   

     En Semipalatinsk, Dostoievski empezó a trabajar como tutor de varios alumnos y así entró en contacto social con varias familias de clase alta. Así es como conoció a teniente coronel Belikhov, quien solía invitarlo a leer pasajes de diarios y revistas. Durante una visita a Belikhov, Dostoievski conoció a la familia de Alexander Ivanovich Isaev y María Dmitrievna Isaeva, y pronto se enamoró de ella. Alexander Isaev tomó un nuevo puesto, en Kuznetsk, donde murió en agosto de 1855. María se trasladó con Dostoievski a Barnaul. Dostoievski envió una carta a través del general Wrangel Eduard Totleben, disculpándose por su actividad en varios círculos utópicos y, como resultado, en 1856, obtuvo el derecho de publicar libros y casarse, pero se mantuvo bajo vigilancia policial durante el resto de su vida. Se casó con María en Semipalatinsk el 7 de febrero de 1857.
Maria se casó con Dostoyevski, a pesar de que ella habia rechazado inicialmente su propiesta de matrimonio, afirmando que no estaban hechos el uno para el otro y que su mala situacion financiera impedia el matrimonio. La vida familiar entre ellos fue infeliz y a ella le resultó dificil hacer frente a sus ataques de epilepsia. Describiendo su relación, Dostoievski escribió, "A causa del caracter extraño, sospechoso, y fanatico de ella, no eramos felices juntos definitivamente, pero no podiamos dejar de amarnos el uno al otro. Y en la medida que eramos mas infelices, mas atados llegamos a estar el uno del otro." La mayor parte del tiempo vivieron separados. En 1859, Dostoievski fue liberado del servicio militar, debido al deterioro de su salud, y se le concedio el permiso para regresar a Rusia, primero a Tver, donde se reunio con su hermano por primera vez en 10 años, y luego a San Petersburgo.     
     Llegó allí el 16 de septiembre de 1859 y posteriormente se unió a la Sociedad de Ayuda a los Escritores y Estudiosos, conocido como el Fondo Literario. Su objetivo era ayudar a los estudiosos y escritores necesitados, que estaban en problemas, como por ejemplo las personas detenidas por motivos políticos.
“Un Pequeño Héroe,” el único trabajo de Dostoievski completado en prisión, apareció en un diario, pero, “El Sueño del Tío” y “El Pueblo de Stepanchikovo,” no se publicaron hasta 1860.

Las notas de la, “Casa de los Muertos” se publicaron en la revista, Mundo Ruso, en septiembre de 1860. “Humillados y Ofendidos,” se publicó en la nueva revista Vremya, que había sido creada con la ayuda de fondos de la fábrica de cigarrillos de su hermano.


   Dostoievski viajó a Europa occidental por primera vez el 7 de junio de 1862, visitando Colonia, Berlín, Dresde, Wiesbaden, Bélgica y París. En Londres, conoció a Herzen, y visitó el Palacio de Cristal. Viajó con Nikolay Strakhov, a través de Suiza y varias ciudades del norte de Italia, como Turín, Livorno y Florencia. Grabó sus impresiones de esos viajes en, “Apuntes de Invierno de Impresiones de Verano,” en el que criticaba el capitalismo, la modernización social, el materialismo, el catolicismo y el protestantismo.
    De agosto a octubre de 1863, Dostoievski hizo otro viaje a Europa occidental. Conoció a su segundo amor, Polina Suslova, en París, y perdió casi todo su dinero jugando en Wiesbaden y Baden-Baden.

    En 1864, su esposa María y su hermano Mikhail murieron, y Dostoievski se convirtió en el único padre de su hijastro, Pasha, y el único sosten de la familia de su hermano. El fracaso de Epoch, la revista que había fundado con Mikhail después de la represión de Vremya, empeoró su situación financiera, aunque la ayuda contínua de sus familiares y amigos, evitó la bancarrota.
Segundo Matrimonio y Luna de Miel (1866-1871)
      Las dos primeras partes de, Crimen y Castigo se publicaron en enero y febrero de 1866, en la revista El Mensajero Ruso, lo que atrajo al menos a 500 nuevos suscriptores a la revista.  
     Dostoievski regresó a San Petersburgo a mediados de septiembre y prometió a su editor, Fyodor Stellovsky, que iba a completar El Apostador, una novela corta centrada en la adicción al juego, en noviembre, a pesar de que aún no había comenzado a escribirla. Uno de los amigos de Dostoievski, Miliukov, le aconsejó contratar a una secretaria. Dostoievsky contactó al taquígrafo Pavel Olkhin de San Petersburgo, que le recomendó a su pupila Anna Grigoryevna Snitkina.
Su tomado de taquigrafía ayudó a Dostoievski para completar El Apostador el 30 de octubre, después de trabajar 26 días. Ella comentó que Dostoievski era de estatura media, pero siempre trataba de caminar erguido. “Tenía el pelo ligeramente marrón claro y rojizo, y utilizaba algunos acondicionadores para el cabello. Se peinaba el pelo de una manera diligente... sus ojos, que eran diferentes: uno era de color marrón oscuro; en el otro, la pupila era tan grande que no se podía ver su color, [esto fue causado por una lesión]. La extrañeza de sus ojos daba a Dostoyevsky una misteriosa aparicia. Su rostro estaba pálido, y parecía poco saludable.”
     El 15 de febrero 1867 Dostoievsky casó Snitkina en la Catedral de la Trinidad, San Petersburgo. Los 7.000 rublos que había ganado con Crimen y Castigo no cubrieron sus deudas, lo que obligó a Anna a vender sus objetos de valor. El 14 de abril de 1867, comenzó una luna de miel retrasada en Alemania con el dinero obtenido de la venta. Se quedaron en Berlín y visitaron la Gemäldegalerie Alte Meister, donde buscó inspiración para sus escritos. Continuaron su viaje por Alemania, visitando Frankfurt, Darmstadt, Heidelberg y Karlsruhe y finalmente se quedaron en Ginebra.
 
     Su primer hijo, Sonya, fue concebido en Baden-Baden, y allí nació el 5 de marzo de 1868. El bebé murió de neumonía tres meses más tarde, y Anna recordó cómo Dostoievski, “lloró y lloró como una mujer hasta la desesperación.” En septiembre de 1867, Dostoievski empezó a trabajar en El Idiota, y después de un prolongado proceso de planificación que se pareció muy poco a la novela publicada, finalmente se las arregló para escribir las primeras 100 páginas en sólo 23 días; la serialización comenzó en El Mensajero Ruso en enero de 1868. La pareja se trasladó de Ginebra a Vevey, y después a Milán, antes de continuar hacia Florencia. El Idiota se terminó allí en enero de 1869, la parte final que aparece en El Mensajero Ruso en febrero de 1869. Anna dio a luz a su segunda hija, Lyubov, el 26 de septiembre de 1869 en Dresde. En abril de 1871, Dostoievski hizo una última visita a una sala de juego en Wiesbaden. Anna dijo que Dostoievski se alejó del juego después del nacimiento de su segunda hija, pero este es un tema de debate.
     Después de escuchar la noticia de que el grupo socialista revolucionario “Venganza del Pueblo” había asesinado a uno de sus propios miembros, Ivan Ivanov, el 21 de noviembre 1869, Dostoievski empezó a escribir Demonios. En 1871, Dostoievski y Anna viajaron en tren a Berlín. Durante el viaje Dostoievski quemó varios manuscritos, entre ellos los de El Idiota, porque estaba preocupado acerca de los posibles problemas con la aduana. La familia llegó a San Petersburgo el 8 de julio, marcando el final de una luna de miel, prevista inicialmente para que durara tres meses, que había durado más de cuatro años. 
     Crimen y Castigo, la novela completa fue también un éxito. El crítico Strájov, por lo general satisfechos con la novela, comentó que “’Crimen y Castigo’ sólo se leyó en 1866,” y dijo que Dostoievski había logrado retratar, conveniente y realistamente, una persona rusa. Inicialmente, sin embargo, la novela recibió una recepción mixta de críticos, con la mayoría de las respuestas negativas procedentes de nihilistas. Grigory Eliseev de la revista radical  El Contemporáneo llamó la novela una “fantasía según la cual se acusa a todo el alumnado, sin excepción, de intentar asesinato y robo.” En marzo de 1866, Dostoievski se trasladó con su cuñado, Ivanov Alexander, a una casa de campo en Lyublino para escapar del calor de Moscú.
Regresó a San Petersburgo a mediados de septiembre y prometió a su editor, F.T. Stellovsky, que iba a terminar la novela, El Apostador en noviembre, aunque él aún no había escrito ni una sola línea. Miliukov, uno de los amigos de Dostoievski, le aconsejó que contratara a una secretaria. Dostoievski contacto Pavel Olkhin, uno de los mejores taquígrafos en San Petersburgo, quien recomendó a su pupila Anna Grigoryevna Snitkina. Dostoievski era el autor favorito de Snitkina y de su padre, recientemente fallecido. Dostoievski contrató a Snitkina en octubre de 1866, ella registró su dictado en taquigrafía y en El Apostador, una novela corta centrada en los juegos de azar, un tema que le era muy familiar; se completó en 26 días el 30 de octubre, su cumpleaños.

     El 15 de febrero de 1867, Dostoievski se casó con Anna Snitkina en la Catedral de la Trinidad en San Petersburgo. Durante las celebraciones de la boda, Dostoievski sufrió una convulsión grave, causada por el consumo excesivo de champán. Ello sumió a Anna, que también tuvo que soportar las malas relaciones de su ahora esposo, con sus vecinos y sus parientes, en la desesperación.
Los 7.000 rublos que había ganado de, Crimen y Castigo no cubría todas sus deudas de modo, para evitar una subasta forzosa, Anna vendió muebles, joyas y su piano. El 14 de abril de 1867, se inició una tardía luna de miel en Alemania con el dinero recaudado. En Berlín se alojaron en el Hotel Union, y en Dresde, Dostoyevski visitó la galería de pinturas Gemäldegalerie Alte Meister, una garleria de arte medieval, donde buscó inspiración para su escritura. Él estaba profundamente impresionado por las pinturas, especialmente por la Madonna Sixtina de Rafael.
     Tres semanas más tarde Dostoievski viajó a Homburg, donde perdió todo el dinero de su esposa en los juegos de azar. Continuaron su viaje a través de Alemania, visitando Frankfurt, Darmstadt, Heidelberg y Karlsruhe. En Baden-Baden, persistió a pesar de todo en juegos de azar en los casinos, por lo que Anna se vio obligada a ir a las casas de empeño y vender sus regalos de boda, aretes, ropa, e incluso sus anillos de boda. Mientras tanto, Anna quedó embarazada. El 23 de agosto se fueron de Baden-Baden y llegaron a Basilea. Allí fueron al museo de arte Kunstmuseum de Basilea, donde vieron el cuadro de Holbein, El Cuerpo de Cristo Muerto en la Tumba, una pintura que sería influyente en su siguiente novela, El Idiota. Dostoievski estaba tan cautivado por la imagen que su esposa tuvo que arrastrarlo fuera del panel por temor a un ataque epiléptico.
    En Ginebra estuvieron bajos de fondos y tuvieron que empeñar más de sus posesiones, pero no encontraron alojamiento y buenos médicos. Su primera hija, Sonia, el nombre de su amada sobrina y la heroína en Crimen y Castigo, nació el 5 de marzo de 1868. Dostoievski en ocasiones apostó en Saxon-les-Bains para recaudar dinero, pero, como de costumbre, no tuvo suerte. Tres meses más tarde, la bebé murió de neumonía y fue enterrada en el cementerio de niños en Plainpalais. Una vez más en problemas financieros debido a su adicción al juego, regresó a Ginebra para trabajar en su próxima novela.
    En septiembre de 1868, Dostoievski empezó a trabajar en El Idiota, logrando completar 100 páginas en tan sólo 23 días. La muerte de Sonya fue una experiencia terrible para él y su esposa, Anna cuya salud se vio afectada por frecuentes viajes a su tumba. Dostoievski se sintió incómodo con el entorno. Así que partió de Ginebra y se trasladó a Vevey y luego a Milán para que pudiera completar su novela. Durante su estancia en Milán, Anna aprendió italiano y algunas veces sirvió de intérprete. Después de soportar algunos meses de otoño lluvioso en Milán, viajaron a Florencia. El Idiota se completó en enero de 1869 y por entregas en El Mensajero Ruso.
     En mayo, la madre de Anna visitó a la familia para ayudarlos. Se mudaron a un apartamento más espacioso en la Piazza del Mercato Nuovo, pero la ubicación cerca de un concurrido mercado y el calor del verano hizo en los Dostoyevskys una gran cantidad de problemas, y por lo que decidieron salir de la ciudad para ir a Praga. En su camino a Praga, se quedaron en Bolonia y en Viena. Tres días después de su llegada a Praga, tuvieron que salir de nuevo porque no podían encontrar un apartamento amueblado para alquilar. Decidieron regresar a Dresde, donde alquilaron una casa en el barrio Inglés.
     Poco después, la madre de Anna vino a ayudar a su hija en el próximo nacimiento de su segunda hija. Lyubov, una niña cuyo nombre significa “amor” en ruso, nació el 26 de septiembre 1869. En abril de 1871, Dostoievski hizo una última visita a una sala de juegos de azar en Wiesbaden. Según Anna, Dostoievski fue curado de su adicción después del nacimiento de su segunda hija, pero si esto es o no cierto está abierto a la especulación. Otra razón de su abstinencia al juego podría haber sido el cierre de casinos en Alemania en 1872 y 1873. No fue sino hasta el ascenso de Adolf Hitler que éstos fueron reabiertos.
     El hermano menor de Ana, Ivan Snitkin, también visitó a la pareja en el otoño de 1869. Siendo un alumno de la Academia Agrícola Petrovsky de Moscú,  Snitkin le habló a Dostoievski de la agitación entre los estudiantes allí y le mencionó a un compañero suyo, Ivan Ivanov, quien estuvo involucrado en el movimiento nihilista, dirigido por Sergey Nechayev. Nechayev, influenciado por el libro de Bakunin, Alliance Européenne Révolutionnaire, había formado esta organización terrorista compuesta por varios grupos de cinco hombres. Como Ivanov finalmente salió de la sociedad, los demás miembros, que temían que podría convertirse en un delator, lo asesinaron el 21 de noviembre de 1869 en el parque de la Academia. Tras conocer la noticia del “Asunto Nechayev,” como el caso fue conocido, Dostoievksy decidió escribir una novela sobre ese movimiento revolucionario contemporáneo: Demonios, también conocido como, Los Demonios o Los Diablos.
    En 1871, Dostoievski y Anna viajaron en tren a Berlín. Durante este viaje, él quemó numerosos manuscritos, incluidos los de El idiota, porque estaba preocupado por los problemas al pasar por la aduana. La familia llegó a San Petersburgo el 8 de julio, marcando el final de una luna de miel, prevista inicialmente para una duración de tres meses, que había durado más de cuatro años.
Regreso a Rusia (1871-1875)



     De vuelta en Rusia en julio de 1871, la familia estaba de nuevo en problemas financieros y tuvo que vender sus posesiones restantes. Su hijo Fyodor nació el 16 de julio, y se mudaron a un apartamento cerca del Instituto Tecnológico poco después. Esperaban cancelar sus grandes deudas mediante la venta de su casa de alquiler en Peski, pero las dificultades con el inquilino como resultado un precio relativamente bajo de venta, y las disputas con sus acreedores continuaron. Anna propuso que obtuvieran dinero de los derechos de autor de su marido y negociaran con los acreedores para pagar sus deudas en cuotas.  
     Dostoievsky revivió sus amistades con Maykov y Strakhov e hizo nuevas amistades, incluyendo el político eclesial Terty Filipov y los hermanos Vsevolod y Vladimir Solovyov. Konstantin Pobedonostsev, futuro Alto Comisionado Imperial del Mas Santo Sínodo, influyó en la progresión política de Dostoievski al conservadurismo. Aproximadamente a principios de 1872, la familia pasó varios meses en Staraya Russa, una ciudad conocida por su balneario mineral. La obra de Dostoievski se retrasó cuando la hermana de Anna, Maria Svatkovskaya, murió el 1 de mayo de 1872, ya sea por el tifus o la malaria, y Anna desarrolló un absceso en la garganta.
     La familia regresó a San Petersburgo en septiembre. Los Demonios se terminó el 26 de noviembre, y fue lanzado en enero de 1873 por la, “Compañía Publicadora Dostoievski,” que fue fundada por Dostoievski y su esposa. A pesar de que sólo se aceptaban pagos en efectivo, y la librería estaba en su casa, el negocio fue un éxito, y vendió alrededor de 3.000 copias de Demonios.
Anna manejó las finanzas. Dostoievski propuso que establecieran un nuevo periódico, que se llamara, Diario de un Escritor, donde incluirían una colección de ensayos, pero los fondos eran escasos, y el, Diario, fue publicado en la revista de Vladimir Meshchersky, El Ciudadano, comenzando el 1 de enero, a cambio de un salario de 3.000 rublos al año. En el verano de 1873, Anna regresó a Staraya Russa con los niños, mientras que Dostoievski se quedó en San Petersburgo para continuar con su Diario
     En marzo 1874 Dostoievski dejó, El Ciudadano, por lo estresante del trabajo, y la interferencia de la burocracia rusa. En sus quince meses con El Ciudadano, ya había sido llevado a los tribunales en dos ocasiones: en 11 de junio 1873 por citar las palabras del Príncipe Meshchersky sin permiso, y de nuevo el 23 de marzo de 1874. Dostoievsky ofrecido vender al, El Mensajero Ruso, una nueva novela que aún no había empezado a escribir, pero la revista se negó. Nikolay Nekrasov sugirió que publicara, El Diario de un Escritor, en las, Notas de la Patria; él recibiría 250 rublos por hoja de cada impresora, 100 más de lo que hubiera ganado al publicarla en, El Mensajero Ruso. Dostoievski aceptó. A medida que su salud comenzó a declinar, consultó a varios médicos en San Petersburgo y le aconsejaron tomar una cura fuera de Rusia. Alrededor de julio, llegó a Ems y consultó a un médico, quien le diagnosticó catarro agudo. Durante su estancia comenzó, El Adolescente. Regresó a San Petersburgo a finales de julio.
     Anna propuso que pasan el invierno en Staraya Russa para permitir a Dostoievsky que descansara, aunque los médicos habían sugerido una segunda visita a Ems porque su salud había mejorado previamente allí. El 10 de agosto 1875 su hijo Alexey nació en Staraya Russa, y a mediados de septiembre, la familia regresó a San Petersburgo. Dostoievski terminó, El Adolescente a finales de 1875, aunque los pasajes de la misma habían sido serializado en Notas de la Patria desde enero. El Adolescente, o tambien llamado Juventud Cruda, narra la vida de Arkadi Dolgoruki, el hijo ilegítimo del terrateniente Versilof y una madre campesina. Se ocupa principalmente de la relación entre padre e hijo, que se convirtió en un tema frecuente en las obras posteriores de Dostoievski. Un tema principal de la novela es el conflicto recurrente entre padre e hijo, en particular acerca de las diferentes ideologías, lo que representa una lucha entre la convencional “vieja” forma de pensar en la década de 1840 y la nueva visión nihilista de la juventud de la Rusia de 1860.
Últimos Años (1876-1881)

       A principios de 1876 Dostoievski siguió trabajando en sus Diarios. El libro incluye sus obras clásicas, libros de composición, bocetos, borradores, cartas, autógrafos y pensamientos comprometidos, y abarca diversos y diferentes temas sociales, religiosos, políticos y éticos. Esta colección de ensayos vendió más del doble que sus libros anteriores. Dostoievski recibió más cartas de lectores que nunca antes, y la gente de todas las edades y ocupaciones lo visitó. Gracias al hermano de Anna, la familia finalmente pudo comprar una dacha en Staraya Russa.
     En el verano de 1876, Dostoievski empezó a experimentar dificultad para respirar de nuevo. Visitó Ems, por tercera vez, se le prescribió un remedio similar al anterior y se le dijo que podría vivir por otros 15 años en caso de que se mudase a un clima más saludable. Cuando Dostoievski regresó a Rusia, el zar Alejandro II le ordenó visitar a su palacio y presentar su libro Diarios a él. Además, le pidió también que educara a sus hijos, Sergey y Pablo. Esta visita le llevó a que incrementara su círculo de conocidos. Dostoievski era un invitado frecuente en varios salones de San Petersburgo, y conoció a mucha gente famosa: la princesa Sofía Tolstaya, el poeta Yakov Polonsky, el político Sergei Witte, el periodista Alexey Suvorin, el músico, Anton Rubinstein, y el artista, Ilya Repin, entre ellos.
     La salud de Dostoievski comenzó a deteriorarse aún más, y en marzo de 1877 tuvo cuatro ataques epilépticos. En vez de volver a Ems, decidió visitar Maly Prikol, una casa solariega cerca de Kursk. En el camino de vuelta a San Petersburgo para finalizar sus Diarios, Dostoievski visitó Darovoye, donde había pasado gran parte de su infancia. Al mismo tiempo, Anna y sus hijos hicieron una peregrinación a Kiev. En diciembre asistió al funeral de Nikolay Nekrasov y pronunció un discurso. También fue nombrado miembro honorario de la Academia de Ciencias de Rusia.
     A principios de 1878, escuchó un discurso sobre el “Hombre de Dios” a cargo de Vladimir Soloviev, aspecto que lo puso a pensar en su próxima novela. En febrero de 1879 recibió un certificado de honor de la academia y en la primavera, fue invitado a participar en un congreso internacional sobre derechos de autor en París, dirigida por Víctor Hugo. Declinó la invitación después de que su hijo Aliosha tuvo un ataque epiléptico extremo y murió el 16 de mayo. La familia se mudó a un apartamento en la calle Yamskaya, donde Dostoievski había escrito sus primeras obras. Alrededor de este tiempo fue elegido miembro de la junta directiva de la Sociedad Eslava de Beneficencia en San Petersburgo, y ese verano fue elegido miembro del comité de honor de la Asociación Littéraire et Artistique Internationale, que incluía a Víctor Hugo, Ivan Turgenev, Paul Heyse, Alfred Tennyson, Anthony Trollope, Henry Longfellow, Ralph Waldo Emerson y León Tolstoi.
     Dostoievski hizo su cuarta y última visita a Ems a principios de agosto de 1879. Fue diagnosticado con las primeras etapas de enfisema pulmonar. Su médico creyó que a pesar de que su enfermedad no podía ser curada, podría ser manejada con éxito. Las primeras partes de su última novela, Los Hermanos Karamazov, fueron serializadas en El Mensajero Ruso, desde el 1 de febrero y las secciones finales se publicaron en noviembre de 1880.
     De casi 800 páginas, Los Hermanos Karamazov es la mayor obra literaria de Dostoievski, y su más importante contribución a la literatura. La novela ha recibido tanto una gran acogida del público, como una buena crítica, y se cita a menudo como su obra más importante, o sea, su Opera Magna
     El 3 de febrero de 1880, Dostoievski fue elegido como vicepresidente de la, Sociedad Eslava de Beneficencia, y fue invitado a hablar en la inauguración del memorial Pushkin en Moscú. Inicialmente prevista para el 26 de mayo, fecha de la inauguración se aplazó al 6 de junio, debido a la muerte de la emperatriz María Alexandrovna. Dostoievski pronunció su discurso de memoria dos días después, en el interior de un gran salón, dando una impresionante actuación que tuvo un gran impacto emocional en muchas personas en su audiencia. Su discurso fue recibido con aplausos, e incluso su viejo rival, Ivan Turgenev, lo abrazó. El discurso de Dostoievski fue atacado posteriormente por varias personas. Por ejemplo, el politólogo liberal Alexander Gradovsky pensó que idolatraba a las personas en su discurso, y pensador conservador Konstantin Leontiev, en su ensayo “Sobre el Amor Universal,” comparó el discurso como utópico socialista francés, en lugar de uno cristiano. Sin embargo, Leontiev elogió la última novela de Dostoievski, afirmando que no era un, “cristianismo color de rosa.” 
     Konstantin Staniukovich alabó el discurso en "El Aniversario de Pushkin y el Discurso de Dostoievski" en la revista "Negocios" escribiendo que, "El lenguaje de Dostoievski, [sobre el discurso de Pushkin] realmente parece un sermón. Habla en tono de profeta, y hace un discurso parecido al de un pastor, muy profundo y sincero, y entendemos que quiere apelar a las emociones de sus oyentes." Estos ataques dieron lugar a un mayor deterioro de la salud de Dostoievski.
     El 25 de enero, la policía secreta del zar, mientras se daba a la búsqueda de miembros de la organización terrorista Narodnaya Volya (“Voluntad del Pueblo”) que habían asesinado el zar Alejandro II, se ejecutó una orden de allanamiento en el apartamento de uno de los vecinos de Dostoievski. Anna negó que esto podría haber sido la causa de la hemorragia pulmonar de Dostoievski el 26 de enero de 1881, diciendo que ocurrió después de que su marido había estado buscando un sostenedor de la pluma que se había caído. La hemorragia también pudo haber sido causada por las disputas pesadas ​​con su hermana Vera, acerca de la herencia de su tía Aleksandra Kumanina, la cual fue acordada el 30 de marzo y discutida en el Tribunal de la ciudad de San Petersburgo el 24 de julio 1879. Su esposa más tarde adquiriría una parte de la finca de 500 acres (alrededor de 202 ha) de bosque y 250 hectáreas de tierras de cultivo. Tras una nueva hemorragia Anna llamó a los médicos, quienes le dieron un pronóstico sombrío. Una hemorragia tercera siguió poco después.
     Entre las últimas palabras de Dostoievski fueron una cita de Mateo 3:14: “Pero Juan trataba de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?”

     De acuerdo con una costumbre rusa, su cuerpo fue colocado sobre una mesa. Dostoievski fue enterrado en el Cementerio de Tikhvin en el Convento de Alexander Nevsky, cerca de sus poetas favoritos Karamsin y Zhukovsky. No se conoce con exactitud el número de visitantes que asistieron a su funeral. De acuerdo con un reportero, más de 100.000 dolientes estaban allí, mientras que otros afirman un número entre 40.000 y 50.000. Su entierro atrajo a mucha gente prominente. Nestor, arzobispo de Vyborg, entregó la liturgia, mientras Ioann Yanyshev realizó la consagración. Su tumba está inscrita con las palabras de Cristo del Nuevo Testamento:


De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.


- Jesús, en el Evangelio según Juan 12:24

Vida Personal
Romances

     Dostoievski tuvo su primera relación amorosa conocida con Avdotia Yakovlevna, la esposa de Panayev. La conoció en el círculo Panayev, que incluyó Belinsky y Turgenyev como miembros, en la década de 1840. La describió como culta, interesada en la literatura y una mujer fatal. Sin embargo, Dostoievski admitió más tarde que,“caí perdidamente enamorado de Panayeva, y ya lo he superado, pero no estoy seguro.” Según Dostoyevskaya en sus memorias, Dostoievski una vez le preguntó a la cuñada de su hermana, Yelena Ivanova, si se casaría con él, para remplazar a su mortalmente enfermo marido, despues que él muriera, pero ella rechazó su propuesta.
     Otro asunto íntimo pero breve sucedió con Polina Suslova, que alcanzó su punto máximo en el invierno de 1862-63 y disminuyó los años siguientes. La infidelidad de Suslova con un español, a finales de primavera, y la adicción a los juegos de azar de Dostoievski, así como la edad, dieron lugar al final de su relación. Más tarde, él la describió en una carta a Nadezhda Suslova como una, "egoísta genial. Su egoísmo y su vanidad son colosales. Ella exige todo de los demás, todas las perfecciones, y no perdona la más mínima imperfección a la luz de otras cualidades que uno puede poseer,” y declaró más tarde, “Todavía la amo, pero no quiero amarla más. Ella no se merece este amor...” En 1858, Dostoievski tuvo un romance con la actríz cómica, Aleksandra Ivanovna Schubert. Aunque ella se divroció del amigo de Dostoievski, Stepan Yanovsky, ella no viviría con él.  Dostoyevski tampoco la amaba, pero ellos eran probablemente buenos amigos. Ella escribió que él, "llego a estar muy atraido a mi."
   A través de un trabajador en ÉpocaDostoievski supo de la rusa Martha Brown, cuyo nombre de soltera era Elizaveta Andreyevna Chlebnikova, quien había tenido romances con varios occidentales. Su relación con Dostoievski es conocida solo a través de cartas, escritas entre noviembre de 1864 y enero de 1865. En 1865, Dostoievski conoció a Anna Korvin-Krukovskaya. Su relación no esta verificada.  Anna Dostoyevskaya hablo de un buen romance, pero la hermana de Korvin-Krukovskaya, la matematica  Sofia Kovalevskaya, consideraba que Korvin-Krukovskaya lo había rechazado.    
Epilepsia

     No se puede saber con certeza cuándo fue el primer ataque de epilepsia que ocurrió en Dostoievski. Algunos han propuesto la edad de nueve años, mientras que otros sostienen que fue en su adolescencia o en la adultez temprana. Dostoievski, sin embargo, escribió que su primer ataque ocurrió después de la "tortura psicológica" del simulacro de su ejecución. En su cuaderno de notas registró un total de 102 ataques en 20 años. Algunos han pensado que Dostoievski sufrió en la edad adulta de epilepsia generalizada, otros de epilepsia del lóbulo temporal, y algunos otros una combinación de estos dos.
Mientras Alajouanine Théophile declaró que Dostoievski tenía “crisis parciales secundariamente generalizadas y con aura extática,” Henri Gastaut creía que sus ataques eran, “idiopática generalizada.” P.H.A. Voskuil describió “convulsiones parciales de crisis complejas con crisis secundariamente generalizadas de ataques nocturnos y auras extáticas.” Según Rosetti y Bogousslavsky, Dostoievski tenía “epilepsia del lóbulo temporal, lo más probable del mesiotemporal izquierdo, con crisis parciales complejas y secundariamente generalizadas, con un curso relativamente benigno.”
     Sigmund Freud, el psicoanalista austríaco, quien vinculó la epilepsia con la histeria, dijo que la enfermedad fue causada por la muerte de su padre, y sugirió un complejo de Edipo. Freud habló de su teoría de la relación entre la epilepsia y la histeria en Dostoievski y el parricidio, en un artículo de 1928.

Creencias Políticas

     En su juventud, Dostoyevski disfrutó leyendo la obra de Nikolai Karamzin, Historia del Estado Ruso, que elogió el conservadurismo y la independencia de Rusia de otros países, ideas que Dostoievski abrazaría en su edad adulta tardía. Antes de su detención por participar en el círculo Petrashevski en 1849, Dostoievski comentó: “En lo que a mí respecta, nada me era más ridículo que la idea de un gobierno republicano en Rusia.”
     En la edición 1881 de sus Diarios, Dostoyevski declaró que el zar y el pueblo deben formar una unidad: “Para el pueblo, el zar no es un poder externo, no el poder de un conquistador...sino un poder de todas las personas, un poder todo unificado que el pueblo desea, uno que han nutrido en sus corazones y han llegado a amar, uno por el que han sufrido, porque sólo a través de ese poder que esperaban, fue su liberación de la tierra de Egipto. Porque la persona del zar es la encarnación de ellos mismos, de sus idea, sus esperanzas y sus creencias.”
     Aunque crítico de la servidumbre, Dostoievski era escéptico acerca de la creación de una constitución, un concepto que él consideraba como algo ajeno a la historia de Rusia, una simple, “regla de caballeros", y afirmó que “una constitución simplemente esclaviza a la gente.” Abogó por el cambio social en cambio, por ejemplo con la eliminación del sistema feudal, y un debilitamiento de las divisiones entre los campesinos y las clases acomodadas. Dostoievski creía en una utopía Rusa cristianizada en la que, “si todo el mundo fuera cristiano activamente, ninguna cuestión social surgiría... Si fueran cristianos iban a resolver todo.” Él pensó que la democracia y oligarquía eran sistemas pobres. De Francia escibió: “los oligarcas sólo se preocupan por los intereses de los ricos, los demócratas, sólo con el interés de los pobres, pero los intereses de la sociedad, el interés de todos y el futuro de Francia, no hay nadie se preocupe de estas cosas.” Sostuvo que los partidos políticos en última instancia conducen a la discordia social. En la década de 1860 descubrió el Pochvennichestvo, un movimiento similar a la Eslavofilia en donde se rechazaba la cultura europea contemporánea y los movimientos filosóficos como el nihilismo y el materialismo. A diferencia de la Eslavofilia, sin embargo, no tenía la intención de establecer una Rusia aislada, pero una mayor apertura para el estado de Pedro el Grande.
     En su artículo incompleto, “El Socialismo y el Cristianismo,” Dostoyevski consideraba que la civilización (“la segunda etapa en la historia de la humanidad”) fue degenerando, moviéndose hacia el liberalismo y perdiendo su fe en Dios. Afirmó que el concepto tradicional de Cristianismo debía ser recuperado. Consideraba la Europa occidental contemporánea, "había rechazado la única formula de salvación que viene de Dios y fue proclamada por revelación: 'Amarás a Dios sobre todas las csas y a tu prójimo como a ti mismo.' y lo remplazó por soluciones praticas, tales como, "Chacun verter soi et Dieu verter tous" [Cada uno para sí, y Dios para todos], o consignas 'cientificas' tales como,  'La lucha por la supervivencia.' Esta crisis fue consecuencia de la colisión entre los intereses comunales e individuales, provocados por una caída en los principios religiosos y morales.
     Dostoievski también distinguió tres,“grandes ideas del mundo” imperantes en su época:

1. El Catolicismo, que continuó la tradición de la Roma imperial y se había convertido en anti-cristiano y anti-socialista en la medida en que el interés de la Iglesia, en los asuntos políticos y mundanos, hizo dejar atrás la idea de Cristo. Para Dostoievski, sin embargo, el socialismo era “la última encarnación de la idea católica” y su “aliado natural.”


2. El Protestantismo, que, aunque en choque con el catolicismo, no era mejor de lo que su doctrina era, contradictoria en sí misma y en última instancia, perdería el poder y la espiritualidad

3. La idea Eslava Rusa, basada en la Ortodoxia Rusa, a la que Dostoievski  consideraba el cristianismo ideal.


     Durante la Guerra Ruso-Turca (1877-1878), Dostoievski afirmó que la guerra podía ser necesaria si la salvación espiritual fuera concedida. Dostoievski quería eliminar el Imperio Otomano y recuperar el cristiano Imperio bizantino. Por otra parte, esperaba por la liberación de los Balcanes eslavos y su unificación con el Imperio ruso.
Creencias Raciales.

      Dostoievski expresó sentimientos antisemitas, algunos de los cuales se encuentran en sus Diarios, pero él también se puso de pie por los derechos de Judios. En una reseña del libro de Joseph Frank, El Manto del Profeta, el historiador británico especializado en historia rusa, Orlando Figes, afirma que el, Diario de un Escritor está, “lleno de política, crítica literaria, y diatribas pan-eslavas sobre las virtudes del Imperio ruso, [y] representa un gran desafío para los aficionados a Dostoievski, no menos a causa de sus frecuentes expresiones de antisemitismo.” En su prólogo para el libro de David I. Goldstein, “Dostoievski y los Judíos,” Frank trató de pintar a Dostoievski como un producto de su tiempo, señalando que Dostoievski hizo observaciones antisemitas, pero no estaba del todo cómodo con estos puntos de vista.
     Apoyó la igualdad de derechos para la población judía de Rusia, que era una posición impopular en Rusia. Él indicó que él no odiaba a los judíos y no era antisemita. Afirmó que los Judíos podría ejercer una influencia negativa, pero aconsejó al zar para que puedan ocupar posiciones influyentes, como las cátedras universitarias. La etiqueta de antisemitismo no refleja su deseo expreso de conciliar Judíos y cristianos en paz en una hermandad universal de la humanidad.

Creencias Religiosas

     Dostoyevski fue criado en una “familia piadosa rusa” y conocía el Evangelio “casi desde la cuna.” Él se introdujo al cristianismo a través de la traducción al ruso de Ciento Cuatro Historias Sagradas de Johannes Hübner del Antiguo y Nuevo Testamento seleccionados para la Infancia (parcialmente una biblia alemana para los niños y en parte catecismo), asistía a misa todos los domingos a partir de una edad temprana y había participado en las peregrinaciones anuales al monasterio de San Sergio Trinidad. Aparte de su educación espiritual en el hogar, Dostoyevski también fue educado por un diácono que vivía cerca del hospital. Entre sus recuerdos de infancia más queridos estaban las oraciones que decían delante de los invitados y una lectura del Libro de Job, que “hizo una impresión en [Dostoyevski]”cuando “todavía casi un niño.”
     De acuerdo a un oficial en la academia militar, Dostoievski era profundamente religioso, siguió los preceptos de la Iglesia Ortodoxa y regularmente leía los Evangelios y el libro de Heinrich Zschokke titulado Die Stunden der Andacht (“Horas de Devoción”), el cual “predicaba una versión sentimental de Cristianismo enteramente libre de contenido dogmático y con un fuerte énfasis en dar amor cristiano en una aplicación social.” Este libro fue, tal vez, lo que provocó su interés posterior en el socialismo cristiano. A través de la literatura de Hoffmann, Balzac, Sue y Goethe, Dostoyevski creó su propio sistema de creencias, similar al sectarismo ruso y los Viejos Creyentes. Después de su detención, el simulacro de ejecución y el posterior encarcelamiento en Siberia, se concentró intensamente en la figura de Cristo y el Nuevo Testamento, el único libro permitido en prisión. En enero de 1854, Dostoyevski escribió la siguiente carta a la mujer que le había enviado el Testamento:
     “He oído a muchos que son muy religiosos, Natalia Dmitrievna... En cuanto a mí, confieso que soy un hijo de mi edad, un niño de la incredulidad y la duda hasta este momento, y estoy seguro de que voy a seguir siéndolo hasta la tumba. ¿Qué terribles tormentos esta sed de creer me ha costado y me sigue costando, quemando cada vez con más fuerza en mi alma entre más argumentos en contra hay. Sin embargo, a veces Dios me envía momentos de tranquilidad. En esos momentos me amo y encuentro que soy amado por otros, y en esos momentos he alimentado en mi mismo un símbolo de la verdad, en la que todo es claro y sagrado para mí. Este símbolo es muy simple: es la creencia de que no hay nada más fino, más profundo, más atractivo, más razonable, más valiente y más perfecto que Cristo, y no sólo no hay [contradicción], sino que me digo a mí mismo con amor celoso que no puede haber. Incluso si alguien fuera a probar a mí que la verdad estaba fuera de Cristo, debería optar por permanecer con Cristo antes que con la verdad.”

-Fyodor Dostoyevsky, Pisma, XXVIII, i, p. 176
     En Semipalatinsk, Dostoyevski revivió su confianza en Dios, con frecuencia mirando hacia el cielo lleno de estrellas. Wrangel, dijo que él era “más piadoso, pero no solía ir a la iglesia, y no le gustaban sacerdotes, sobre todo los de Siberia. Pero habló acerca de Cristo en éxtasis.” Ambos planearon traducir las obras de Hegel y la obra de Carus, “Psique.” Dostoyevski también exploró el Islam, después de pedir a su hermano que le enviara una copia del Corán. Dos peregrinaciones y dos obras de Dmitri Rostovsky, el arzobispo quien influyó en la literatura ucraniana y rusa y compuso obras religiosas revolucionarias, fortalecieron sus creencias.

     A través de sus visitas a Europa occidental y las discusiones con Herzen, Grigoriev y Strájov, Dostoyevski descubrió el movimiento Pochvennichestvo y la teoría de que la Iglesia católica había adoptado los principios del racionalismo, el legalismo, el materialismo y el individualismo de la antigua Roma y pasó de su filosofía al protestantismo y en consecuencia, al socialismo, que llegó a ser ateo. 
     Sin embargo, las creencias reales de Dostoyevski siguen siendo un misterio, ya que él nunca declaró explícitamente su fe. Una excepción podría ser su respuesta, que dio en abril de 1876, a una pregunta acerca de un suicidio en su Diario de un escritor, comentando que él era un “deísta filosófico,” esto era una cita de El Adolescente, aunque no dijo nada más. Dos meses después, sin embargo, Dostoyevski escribió en su Diario que su heroína George Sand, “murió deista, creyendo firmemente en Dios y en la inmortalidad del alma.” Pero los deístas en ese momento tenían creencias diferentes acerca de la inmortalidad del alma. Además, su creencia en doctrinas como la Trinidad, claramente discutidos en Los Hermanos Karamazov, por ejemplo, sugiere que no entienda completamente el significado de este término. En enero de ese mismo año, Dostoyevsky asistió a una sesión de espiritismo de una mujer espiritista, cuyo nombre no se conoce de forma explícita. Él era escéptico hacia la práctica, pero sin embargo mostró interés. Cuando ella visitó a la familia por última vez, Fiédor le dio la bienvenida sombríamente: “Has venido en vano, yo no quiero hablar de espiritismo.” Dostoyevski vio el espiritismo como una fantasía, y habló acerca de él muy críticamente en el artículo “Espiritualismo. Algo sobre Diablos. La inteligencia extraordinaria de los Diablos. Si Estos Solo Son Diablos,” en sus Diarios.

     En general, muchos críticos han señalado que la religión de Dostoyevski era inusual, y parcialmente en contradicción con el dogma cristiano. Malcolm V. Jones ha encontrado elementos del islam y el budismo en sus convicciones religiosas.

Temas y Estilo

     El canon de Dostoievski incluye novelas, novellas, novelas cortas, cuentos, ensayos, panfletos, limericks, epigramas y poemas. Escribió más de 700 cartas, una docena de las cuales se perdieron.
Dostoievski expresó ideas religiosas, psicológicas y filosóficas en sus escritos. Sus obras exploran temas como el suicidio, la pobreza, la manipulación humana y la moral. Los temas psicológicos incluyen el sueño, visto por primera vez en "Noches Blancas," y la relación padre-hijo, que comienza en, El Adolescente. La mayoría de sus obras demuestran una visión de la caótica estructura sociopolítica de la Rusia contemporánea. Sus primeras obras veían a la sociedad, (por ejemplo, las diferencias entre pobres y ricos), a través de la lente del realismo literario y el naturalismo. Las influencias de otros escritores, particularmente evidentes en sus primeros trabajos, llevaron a acusaciones de plagio, pero su estilo gradualmente se hizo más individual. Después de su liberación de la prisión, Dostoievski incorporó temas religiosos, especialmente los de la ortodoxia rusa, en sus escritos. Elementos de ficción gótica, romanticismo, y sátira son ​​observables en algunos de sus libros. Frecuentemente usaba detalles autobiográficos o semi-autobiográficos.

Las obras de Dostoievski a menudo se llamaban "filosóficas", aunque se describió a sí mismo como, "débil en filosofía".  "Fyodor Mikhailovich amaba estas preguntas sobre la esencia de las cosas y los límites del conocimiento", escribió Strakhov. Aunque el teólogo George Florovsky describió a Dostoievski como un, "problema filosófico", porque se desconoce si Dostoievski creía en lo que escribió, pues muchas ideas filosóficas se encuentran en libros como, El Diario de un Escritor y Los Hermanos Karamazov. Pudo haber criticado el pensamiento racional y lógico porque era "más sabio y artista que un pensador estrictamente lógico y coherente".
Su irracionalismo se menciona en, El Hombre Irracional, de William Barrett: un estudio en filosofía existencial y en el existencialismo de Walter Kaufmann de Dostoievski a Sartre. Un elemento estilístico importante en la escritura de Dostoievski es la polifonía, la presencia simultánea de múltiples voces narrativas y perspectivas. La polifonía es un concepto literario, análogo a la polifonía musical, desarrollado por Mikhail Bakhtin sobre la base de sus análisis de las obras de Dostoievski. Kornelije Kvas escribió que la teoría de Bakhtin de, "la novela polifónica y la dialogicidad de la narración de Dostoievski postulan la inexistencia de la palabra, ´final,´ por lo que los pensamientos, emociones y experiencias del mundo del narrador y sus personajes, se reflejan a través de las palabras de otro, con el que nunca pueden mezclarse completamente."

     El uso de Dostoyevsky del espacio y del tiempo se analizaron por el filólogo Vladimir Toporov, quien afirmó que “lo inesperado no sólo es posible, sino que sucede siempre.” A través de la minimización del paso del tiempo, donde los hechos aparecen de repente, el instante gana el tiempo y luego se relaja, desapareciendo en las escenas. Toporov compara el tiempo y el espacio en Dostoyevski con escenas de la película: la palabra rusa vdrug (de repente) aparece 560 veces en la edición rusa de Crimen y Castigo, y ofrece al lector las impresiones de la tensión, el nerviosismo y la desigualdad, que son elementos característicos de la estructura del romance dostoyevskiano. Las obras de Dostoyevski utilizan números, a veces con extrema precisión:., a dos pasos ..., dos caminos a la derecha, así como los números altos y redondeados (100, 1000, 10000). Los críticos como Donald Fanger y Roma Katsman, autor de, La Época de los Milagros Crueles: Mitopoesis en Dostoyevski y Agnon, llaman a estos elementos “mitopoesis.” El crecimiento de los personajes de Dostoyevski, “se produce a través de la repetición, los acontecimientos, y la memoria, a pesar de lo doloroso que puede ser para los personajes. 
     Dostoyevski describe la naturaleza humana. De acuerdo con su buen amigo, el filósofo ruso Nikolay Strájov, “Toda su atención se dirigió a la gente, y él se aferró sólo a su naturaleza y carácter,” porque estaba, “interesado por la gente, las personas exclusivamente, con sus estados de ánimo, con sus formas de su vida, sus sentimientos y pensamientos.” El filósofo e investigador de Dostoyevsky, Nikolai Berdiaev, afirmó que “no es un realista como artista, él es un experimentador, un creador de una metafísica vivencial de la naturaleza humana.” Sus personajes viven en un mundo sin límites, irrealista, más allá de las fronteras y límites. Berdiaev comenta que “Dostoyevski revela una nueva ciencia mística del hombre, limitado a las personas “que han sido arrastrados al torbellino.”
     Las obras de Dostoyevski exploran los motivos irracionales oscuros, sueños, emociones y visiones, todos los elementos típicos de la ficción gótica. Él era un ávido lector de lo gótico y disfrutó de las obras de Ann Radcliffe, Balzac, Hoffmann, Charles Maturin y Soulié. Entre sus primeras obras góticas están, “La Patrona.” El violín demoníaco del padrastro y el vendedor misterioso en Netochka Nezvanova, son de estilo gótico. En Humillados y Ofendidos, el villano tiene un aspecto demoníaco típico. Las demás raíces de este género se pueden encontrar en Crimen y Castigo. Por ejemplo, los cuartos oscuros y sucios y el carácter mefistofélico de Raskolnikov, o la vampira Nastasia Filippovna en El Idiota Ivanovna y la mujer fatal Catalina, en Los Hermanos Karamazov.
     El crítico literario ruso, Mijail Bajtin, destaca el uso de Dostoyevski de la polifonía literaria, donde las voces independientes, iguales hablan en nombre de un yo individual, en un contexto en el que se pueden escuchar, florecer e interactuar juntos, lo que él llama “carnavalesco.” Muchos de obras de Dostoyevski tienen elementos de sátira menipea, que lo más probable es que revivió como un género, y que combina comedia, fantasía, el simbolismo y la aventura y en el que se personifican las actitudes mentales. El Diario de un Escritor y Bobok son “dos de los grandes sátiras menipeas de toda la literatura mundial,” pero los ejemplos se pueden encontrar en “El Sueño de un Hombre Ridículo,” el primer encuentro entre Raskolnikov y Sonia en Crimen y Castigo, que es, “un menipea cristianizada casi perfecta,” y en, “La Leyenda del Gran Inquisidor.”
     Suicidios se encuentran en varios de los libros de Dostoyevski. De la década de 1860 a la década de 1880, se marcó un período casi epidémico de suicidios en Rusia, causados principalmente por el crecimiento y la popularidad de la filosofía positivista y atea, y muchos autores rusos contemporáneos escribieron sobre el suicidio. Las víctimas de suicidio de Dostoyevski son incrédulos y los modelos del “hombre nuevo:” el hombre del subsuelo en, Memorias del Subsuelo, Raskolnikov, en Crimen y Castigo, Ippolit, en El Idiota, Kirillov, en, Los Demonios, e Iván Karamazov y Smerdiákov, en Los Hermanos Karamazov. En Los Demonios, Kirillov apunta en una correspondencia con el ateo, Petr Verkhovensky que “Dios es necesaria y por lo tanto debe existir,” mientras que Verkhovensky responde: “Bueno, eso es maravilloso.” Kirillov responde: “Pero yo sé que Él no existe y no puede existir,” y después de un cliché sin sentido por Verkhanovsky continúa: “¿No entiendes que un hombre con estos dos pensamientos no pueden seguir viviendo?” Al final de la novela, Kirillov comienza a quitarse la vida, una conclusión como ésta se deriva de la incredulidad de los personajes en Dios y en la inmortalidad y la aceptación de las filosofías contemporáneas como el positivismo y el materialismo). Dostoievski sintió que la creencia en Dios y en la inmortalidad era necesaria para la existencia humana. 
Primeros Escritos

     Las primeras obras de Dostoyevski fueron influenciadas por los escritores contemporáneos, entre ellos Pushkin, Gogol y Hoffmann, lo que le llevó a acusaciones de plagio. Varios críticos señalaron similitudes en, El Doble de Dostoyevski, con El Capote y La Nariz, ambas de Gógol. Se han hecho paralelos entre su cuento “Un Ladrón Honesto” y François le Champi, de George Sand y Mathilde ou Confesiones d'une jeune fille, de Eugène Sue y entre Netochka Nezvanova de Dostoyevski y Dombey e Hijo, de Charles Dickens. Al igual que muchos jóvenes escritores, Dostoyevski, “no estaba completamente convencido de su propia facultad creadora, sin embargo, creía firmemente en la rectitud de su juicio crítico.”
    Las traducciones de Dostoyevski de la novela de Balzac, Eugénie Grandet, y de la novela de George Sand, La Dernière Aldini difieren de las traducciones estándar. En su traducción de Eugénie Grandet, Dostoyevski a menudo se omiten pasajes enteros o parafrasea significativamente, tal vez debido a su conocimiento rudimentario de francés o en su prisa. También Dostoyevski utilizó palabras más oscuras, como “sombrío” en lugar de “pálido” y “frío” y adjetivos sensacionalistas, como “horrible” y “misterioso.” La traducción de La Dernière Aldini nunca se terminó porque ya alguien publicó una en 1837. También abandonó el trabajo de Mathilde de Eugène Sue, debido a la falta de fondos. Influenciado por las obras que vió en ese momento, escribió dramas en verso para dos obras de teatro, María Estuardo de Schiller y Boris Godunov de Pushkin, las cuales se han perdido. 
     La novela debut de Dostoyevski, Pobres Gentes, describe en forma de una novela epistolar la relación entre el oficial anciano Makar Devushkin y la joven costurera Varvara Dobroselova, un pariente remoto. Se escriben cartas el uno a la otra y viceversa, y a través de la ternura, la adoración sentimental por su pariente y su amistad confidente, cálida con él, parecen preferir una vida de más alta sociedad, a pesar de que ellos terminan en la pobreza. El crítico Vissarion Belinsky llamó la novela, “primera novela rusa social,” favoreciendo la descripción de gente pobre y oprimida. El éxito de Dostoievski no hubiera continuado sin su siguiente obra, El Doble, que se centra en un tímido protagonista Yakov Goliadkin, que descubre cómo su doppelgänger, el doble fantasmagórico de una persona viva, que ha logrado el éxito negado a él, poco a poco ha destruido su vida. La novela fue analizada por los críticos y lectores por igual; Belinsky comentó que el trabajo “carecer de sentido, contenido, e ideas” y que la novela era aburrida debido a la locuacidad del protagonista, o tendencia a la diarrea verbal. Belinsky y otros críticos afirmaron que la idea de El Doble era brillante, pero que su forma externa fue mal concebida y llena de frases de varias cláusulas. 
     Los cuentos que Dostoyevsky escribió después de este período, pero antes de su exilio, tienen temas similares a, Pobres Gentes, y El Doble. Por ejemplo, su cuento “Noches Blancas,” el cual “caracteriza una rica naturaleza e imaginería musical, suave ironía, por lo general dirigida a el narrador mismo en primera persona, y ​​una cálido pathos que siempre está listo para convertirse en auto-parodia.” Las tres primeras partes de su inacabada novela Netochka Nezvanova narran las pruebas y tribulaciones de Netochka, hijastra de un violinista de segunda clase, y en “Un Árbol de Navidad y una Boda,” Dostoyevski pasa a la sátira social.  
     Después de su liberación de la cárcel, el estilo de escritura de Dostoyevski cambió drásticamente, pasando del, “naturalismo sentimental” de Pobres Gentes y Humillados y Ofendidos, hacia temas más psicológicos y filosóficos. A pesar de que pasó cuatro años en la cárcel en condiciones de pobreza, Dostoyevski escribió dos libros de humor, la novella El Sueño del Tío, y la novela La Aldea de Stepanchikovo. La novela Las Notas del Subsuelo, que en parte escribió en la cárcel, fue su primer libro laico, con pocas referencias a la religión. Más adelante, él escribió sobre su reticencia a eliminar los temas religiosos en el libro, diciendo: “Los censores cerdos han pasado todo en dónde me burlaba de todo y, en su propia cara, a veces incluso blasfemo, pero han prohibido las partes donde he demostrado la necesidad de la fe en Cristo en todo esto.”
     Desde la publicación de Memorias del Subsuelo, los críticos han especulado que la preocupación de Dostoyevski con los oprimidos “no fue motivada tanto por la compasión, sino mas bien por una curiosidad malsana sobre los recovecos más oscuros de la psique humana, ... por una atracción perversa a los enfermos, a los estados de la mente humana, ... o ... por el placer sádico al observar el sufrimiento humano,” Humillados y Ofendidos fue igualmente secular, y sólo a finales de la década de 1860, a partir de la publicación de Crimen y Castigo, Dostoyevski hizo resurgir temas religiosos. 
     La Casa de los Muertos es una memoria semi-autobiográfica escrita mientras Dostoyevsky estaba en la cárcel e incluye pocos temas religioso. Los personajes de las tres religiones abrahámicas: el Judaísmo, el Islam y el Cristianismo, aparecen en el mismo, y mientras que tanto el personaje judío, Isay Fomich, como los personajes afiliados a la Iglesia Ortodoxa y los Viejos Creyentes son representados negativamente, los musulmanes Nurra y Aley de Daguestán se representan de manera positiva. Aley es más tarde se educado leyendo la Biblia, y muestra una fascinación por el mensaje altruista en el sermón de Cristo en el monte, que él ve como la filosofía ideal. 
     Las últimas obras de Dostoyevski se caracterizan por elementos autobiográficos. Según el eslavista noruego y vicepresidente de la Asociación Internacional de Dostoyevski, Geir Kjetsaa, “la vida de Dostoyevski es una novela.” El Idiota, tal vez la obra más autobiográfica de Dostoyevski, tiene muchas similitudes con su vida. Por ejemplo, la visión de Holbein pintando El Cuerpo de Cristo Muerto en la Tumba, la habilidad manuscríta del Príncipe Mishkin y similitudes entre él y sus personajes.
     Las obras de Dostoyevski publicadas en 1870 exploran la capacidad del ser humano para su manipulación. El Eterno Marido y “Una Criatura Gentil” describen la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio, la primera narra la manipulación de un esposo por su esposa, la segunda lo contrario. “El Sueño de un Hombre Ridículo,” plantea el tema de la manipulación de la persona a un nivel metafísico. El filósofo Nikolay Strájov estuvo de acuerdo, diciendo que Dostoyevski era “un gran pensador y un gran visionario... un dialéctico del genio, uno de los grandes metafísicos de Rusia.”
     Las obras de Dostoyevski fueron llamados a menudo “filosóficas” a pesar de su falta de conocimiento acerca de la filosofía. Él se describe a sí mismo como “débil en la filosofía.”Fiódor Mijáilovich amaba estas preguntas acerca de la esencia de las cosas y los límites del conocimiento,” Strájov escribió. Aunque el teólogo George Florovsky describe a Dostoyevski como un “problema filosófico,” porque no se sabe si Dostoyevski creía en lo que él escribió, muchos de sus pensamientos filosóficos se encuentran en libros como, Diario de un Escritor y Los Hermanos Karamazov, porque él escribió a menudo en la primera persona. Pudo haber sido crítico del pensamiento racional y lógico, porque él era “más que un sabio y un artista, un estricto pensador lógico y consistente.” Él representó el irracionalismo de Kierkegaard, en obras como, La Casa de los Muertos, Notas desde el Subterráneo, Crimen y Castigo y Los Demonios. Su irracionalismo se menciona en la obra de William Barrett: El Hombre Irracional, Un Estudio en Filosofía Existencial y en la obra de Walter Kaufmann, Existentialisms de Dostoyevski a Sartre.
Estilo

     Strájov, un amigo cercano de Dostoyevski, describió sus hábitos de escritura: “[Dostoievski] escribía a altas horas de la noche, alrededor de la medianoche, cuando toda la casa se iba a la cama, se quedaba solo, con su Samovar o cafetera, bebiendo no es muy fuerte, pero el té casi frío, y escribiendo hasta las cinco o las seis de la mañana. Él se levantaba a las dos o las tres de la tarde.” El perezoso pero trabajado Dostoyevsky escribía lo más rápido posible, ya que necesitaba dinero urgentemente. También aplazaba la escritura para el último día posible y sólo escribía cuando tenía tiempo suficiente para terminar su obra. No es sorprendente que a menudo se excediera del límite de tiempo. Dostoyevski era conocido por su escritura artística. Grigorovich definía sus cartas como rosarios de un collar. Sólo sabía una persona que podía escribir de tal manera: Thomas-Alexandre Dumas.

Legado
Recepción e Influencia

   Dostoievski es considerado como uno de los novelistas más grandes e influyentes de la Edad de Oro de la literatura rusa. Albert Einstein, lo puso por encima del matemático, Carl Friedrich Gauss, llamándolo, "gran escritor religioso," que explora, "el misterio de la existencia espiritual". Friedrich Nietzsche, en un momento llamó a Dostoievski, "el único psicólogo ... del que tenía algo que aprender; quien se encuentra entre los golpes de fortuna más bellos de mi vida". Hermann Hesse disfrutó del trabajo de Dostoievski, y advirtió que leerlo es como un, "vistazo al caos".  El novelista noruego, Knut Hamsun, escribió que, "nadie ha analizado la complicada estructura humana como Dostoievski. Su sentido psicológico es abrumador, y visionario". El análisis del teórico  del crítico literario ruso, Mikhail Bakhtin, sobre Dostoievski, llegó a ser el fundamento de su teoría de la novela. Bakhtin argumentó que el uso de múltiples voces de Dostoievski, fue un avance importante en el desarrollo de la novela como género.
     Dostoievski es considerado como uno de los novelistas más grandes e influyentes de la Edad de Oro de la literatura rusa. Albert Einstein, lo puso por encima del matemático, Carl Friedrich Gauss, llamándolo, "gran escritor religioso," que explora, "el misterio de la existencia espiritual". Friedrich Nietzsche, en un momento llamó a Dostoievski, "el único psicólogo ... del que tenía algo que aprender; quien se encuentra entre los golpes de fortuna más bellos de mi vida". Hermann Hesse disfrutó del trabajo de Dostoievski, y advirtió que leerlo es como un, "vistazo al caos".  El novelista noruego, Knut Hamsun, escribió que, "nadie ha analizado la complicada estructura humana como Dostoievski. Su sentido psicológico es abrumador, y visionario". El análisis del teórico  del crítico literario ruso, Mikhail Bakhtin, sobre Dostoievski, llegó a ser el fundamento de su teoría de la novela. Bakhtin argumentó que el uso de múltiples voces de Dostoievski, fue un avance importante en el desarrollo de la novela como género.
     En su colección póstuma de bocetos, A Moveable Feast, Ernest Hemingway declaró que en Dostoievski, “había cosas creíbles y no creíbles, pero algunas tan ciertas que te cambiaban a medida que las leías; fragilidad y locura, maldad y santidad, y el la locura del juego de azar estaba allí para saber.”  James Joyce elogió la prosa de Dostoievski: “... es el hombre, más que ningún otro, que haya creado una prosa moderna, y la intensificó hasta su tono actual. Fue su poder explosivo, lo que hizo añicos la novela victoriana con sus doncellas, y lugares comunes ordenados, libros que no tenían imaginación, ni violencia.”  En su ensayo, El Punto de Vista Ruso, Virginia Woolf dijo: “fuera de Shakespeare, no hay más lectura emocionante.”  
    Franz Kafka, llamó a Dostoievski, su, “pariente de sangre,”  y fue fuertemente influenciado por sus obras, particularmente, Los Hermanos Karamazov y Crimen y Castigo, los cuales influyeron profundamente en su libro,  El Proceso.  Sigmund Freud llamó a, Los Hermanos Karamazov, "la novela más magnífica jamás escrita". Los movimientos culturales modernos como los surrealistas, los existencialistas, y los Beats, citan a Dostoievski como una influencia, y se lo cita como el precursor del simbolismo ruso, el existencialismo, el expresionismo y el psicoanálisis .  En su ensayo, ¿Qué es el romanticismo ?, la autora ruso-estadounidense Ayn Rand, escribió que Dostoievski fue uno de los dos mejores novelistas (el otro fue Víctor Hugo).
    Critica Literaria

El trabajo de Dostoievski no siempre obtuvo una recepción positiva. Varios críticos, como Nikolay Dobrolyubov, Ivan Bunin, y Vladimir Nabokov, vieron su escritura como excesivamente psicológica y filosófica, más que artística. Otros encontraron defectos en usu tramas caóticas y desorganizadas, y otros, como Turgenev, se opusieron a la, “psicologización excesiva,” y al naturalismo demasiado detallado. Su estilo fue considerado, “prolijo, repetitivo, y carente de esmalte, equilibrio, moderación, y buen gusto.” Saltykov-Shchedrin, Tolstoi, Nikolay Mikhaylovsky, y otros, criticaron a sus personajes de marionetas, sobre todo en, El Idiota, Los Demonios, y Los Hermanos Karamazov. Estos personajes fueron comparados con los de Hoffmann, un autor al que Dostoievski admiraba.
     Basando su estimación en criterios establecidos de arte duradero y genio individual,  juzga a Dostoievski, considerándolo, “no  como un gran escritor, sino más bien uno mediocre, con destellos de excelente humor, pero, por desgracia, con escases de tópicos literarios intermedios.” Nabokov se queja de que las novelas están pobladas por, "neuróticos y lunáticos," y afirma que los personajes de Dostoievski, no se desarrollan: “Los vemos completos al comienzo del cuento, y así permanecen.” Encuentra sus novelas llenas de, “sorpresas y complicaciones de la trama,” que son efectivas cuando se leen por primera vez, pero en la segunda lectura, sin el impacto y el beneficio de estas sorpresas, aparecen cargadas de un, “cliché glorificado,” El poeta y crítico escocés, Edwin Muir, sin embargo, abordó ésta crítica, señalando que, “con respecto a la 'rareza' de los personajes de Dostoievski, se ha señalado que tal vez solo parezcan 'patológicos', mientras que en realidad 'solo se visualizan más claramente, que cualquier figura en la literatura imaginativa.”
Reputacion
Los libros de Dostoievski han sido traducidos a más de 170 idiomas.  El traductor alemán, Wilhelm Wolfsohn, publicó una de las primeras traducciones, partes de Pobres Gentes, en una revista de 1846-1847, y siguió una traducción al francés. Las traducciones al francés, alemán, e italiano, generalmente provenían directamente del original, mientras que las traducciones al inglés, eran de segunda mano, y de baja calidad. Las primeras traducciones al inglés fueron de Marie von Thilo, en 1881, pero las primeras de gran prestigio, fueron producidas entre 1912 y 1920, por Constance Garnett. Sus traducciones fluidas y fáciles, ayudaron a popularizar las novelas de Dostoievski en países anglófonos, y, Los Problemas de Bakthin del Arte Creativo de Dostoievski (1929), republicado y revisado como Problemas de la Poética de Dostoievski en 1963, proporcionaron una mayor comprensión de su estilo.

Las obras de Dostoievski fueron interpretadas en el cine y en el escenario en muchos países diferentes. La princesa Varvara Dmitrevna Obolenskaya, fue una de las primeras en proponer el Crimen y Castigo. Dostoievski no rechazó el permiso, pero desaconsejó, ya que creía que, “cada arte corresponde a una serie de pensamientos poéticos, por lo que una idea no puede expresarse en otra forma no correspondiente.” Sus extensas explicaciones en oposición a la transposición de sus obras a otros medios, fueron innovadoras en la crítica de fidelidad. Pensó que solo un episodio debería ser dramatizado, o una idea debería ser tomada e incorporada en una trama separada. Según el crítico Alexander Burry, algunas de las adaptaciones más efectivas son la ópera, El Apostador, de Sergei Prokofiev, la ópera, La Casa de los Muertos, de Leoš Janáček, la película, El Idiota, de Akira Kurosawa, y la película de Andrzej Wajda, El Endemoniado.

En años posteriores, el director Janek Ambros adaptó, “El Gran Inquisidor,” a la Croacia nazi (el régimen de Ustasa) durante la Segunda Guerra Mundial, y el personaje de detective de televisión de Columbo, se inspiró parcialmente en el personaje de, Crimen y Castigo, Porfiry Petrovich.

Después de la Revolución rusa de 1917, los pasajes de los libros de Dostoievski a veces se acortaron, aunque solo se censuraron dos libros: Demonios y Diario de un Escritor. Su filosofía, particularmente en Demonios, fue considerada anti-capitalista, pero también anticomunista y reaccionaria. Según el historiador Boris Ilizarov, Stalin leyó varias veces, Los Hermanos Karamazov, de Dostoievski.
     En su ensayo El Punto de Vista Ruso, Virginia Woolf dijo: “Las novelas de Dostoyevski son remolinos hirvientes, girando tormentas de arena, trombas marinas que silban y hierven y nos succionan. Están compuestos pura y exclusivamente de materia del alma. En contra nuestra voluntad somos arrastrados, hacia el centro del remolino, ciegos, sofocados, y al mismo tiempo lleno de un rapto vertiginoso. Fuera de Shakespeare no hay una lectura más emocionante.” Franz Kafka llamó a Dostoyevski como su “pariente de sangre,” y fue fuertemente influenciado por sus obras, especialmente Los Hermanos Karamazov y Crimen y Castigo, las cuales tuvieron un profundo efecto en, El Proceso. Sigmund Freud llamó a su último trabajo, Los Hermanos Karamazov“la novela más importante jamás escrita.” Modernos movimientos culturales, tales como los surrealistas, los existencialistas y la Generación Beat consideran a Dostoyevski como una influencia. Dostoyevski se cita como el precursor del simbolismo ruso, el existencialismo, expresionismo y el psicoanálisis.
     Después de la Revolución Rusa de 1917, los libros de Dostoyevski fueron censurados o prohibidos a menudo. Su filosofía, sobre todo en Los Demonios, se consideró capitalista y anti-comunista, por lo que Máximo Gorki apodó al autor “nuestro genio del mal.” La lectura de Dostoiyevski estaba prohibida, y los que no observaban esta regla eran encarcelados. Durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, sus obras fueron utilizadas como propaganda por los soviéticos y los nazis. Después de la guerra, la ley de prohibición de la Unión Soviética fue anulada. A pesar de que el 125 aniversario de su nacimiento se celebró en toda Rusia, en 1947, sus obras fueron prohibidas de nuevo hasta la adhesión de Nikita Kruschev al poder diez años más tarde, después de la desestabilización y una flexibilización de las leyes represivas.
     En la segunda mitad del siglo XX, su obra encabezó las listas de las obras más vendidas en todo el mundo. Filósofos, psicólogos, teólogos, políticos, críticos literarios, médicos, abogados y estudiantes reconocieron sus obras, y muchas de sus novelas y relatos cortos fueron filmados y dramatizada en la Unión Soviética y otros países. Los personajes de ficción de Dostoiyevski y su obra en general fueron popularizados en graffiti, discursos presidenciales, vodeviles, películas y obras de teatro.
Obras

     Las obras de ficción de Dostoievski incluyen 15 novelas y novellas, 17 relatos cortos, y 5 traducciones. Muchas de sus novelas más largas fueron publicadas por primera vez en forma de serie en diarios y revistas literarias. (Wikipedia Ingles)
Los Hermanos Karamazov

     Los Hermanos Karamazov es la última novela del escritor ruso Fiódor Dostoyevski. Dostoyevski pasó cerca de dos años escribiendo Los Hermanos Karamazov, que se publicó como una serie en El Mensajero Ruso y finalizó en noviembre de 1880. Dostoyevski quiso que fuera la primera parte de una historia épica titulada La Vida de un Gran Pecador, pero él murió menos de cuatro meses después de su publicación.
     Los Hermanos Karamazov es una apasionada novela filosófica que entra profundamente en los debates éticos de Dios, el libre albedrío y la moralidad. Es un drama espiritual de las luchas morales sobre la fe, la duda, y la razón, frente a una modernización de Rusia. Dostoievski compone la mayor parte de la novela en Staraya Russa, que también es el escenario principal de la novela. Desde su publicación, ha sido aclamada en todo el mundo por intelectuales tan diversos como Sigmund Freud, Albert Einstein, Ludwig Wittgenstein, Heidegger Martin, McCarthy Cormac y Kurt Vonnegut como uno de los logros supremos de la literatura.
Contexto y antecedentes

     Dostoievski empezó sus primeras notas de Los Hermanos Karamazov, en abril de 1878. Varias influencias se pueden extraer de las primeras etapas de la génesis de la novela.


    Aunque Dostoyevski se vio influenciado por la religión y la filosofía en su vida y la redacción de Los Hermanos Karamazov, una tragedia personal altero el trabajo. En mayo de 1878, el hijo de tres años de edad de Dostoyevski, Aliosha, murió de epilepsia, una condición heredada de su padre. El dolor de novelista es evidente a lo largo del libro, Dostoyevski nombró al héroe Aliosha, así como imbuyó en él cualidades que él buscó y más admiró. Su pérdida también se refleja en la historia del capitán Snegiryov y su pequeño hijo Ilyusha.

     La muerte de su hijo llevó a Dostoyevski al Monasterio Optina ese mismo año. Allí, encontró la inspiración para varios aspectos de Los Hermanos Karamazov, aunque en ese momento tenía la intención de escribir una novela sobre la infancia en su lugar. Las partes de la sección biográfica de la vida de Zosima se basan en, “La Vida de Leonid el Viejo,” un texto que encontró en Optina y copió, “casi palabra por palabra.”
     Otra experiencia lo llevó a su elección de que el parricidio dominara la acción exterior de la novela. En la década de 1850, mientras cumplía su condena en Omsk, se encontró con tres hermanos que representan la unión fraternal perfecta en expiación. Habían cometido un crimen obedeciendo a la orden del primogénito, Alei, cuya inocencia y dulzura cautivó al novelista desde el primer momento que lo conoció.
    El pueblo ficticio en el que transcurre la novela, “Skotoprigon'evsk,” probablemente se basó en Staraya Russa, donde Dostoyevski pasó gran parte del tiempo entre 1872 y 1880.
Estructura

     A pesar de que fue escrito en el siglo 19, Los Hermanos Karamazov presenta una serie de elementos modernos. Dostoyevsky compuso el libro con una variedad de técnicas literarias, lo que llevó a muchos de sus críticos para caracterizar su trabajo como “descuidado.” Aunque privado de muchos de los pensamientos y sentimientos de los protagonistas, el narrador es un escritor auto-proclamado, él habla de sus gestos y percepciones personales tan a menudo en la novela que se convierte en un personaje. A través de sus descripciones, la voz del narrador se funde imperceptiblemente con el tono de las personas a las que describe, a menudo extendiéndose a los pensamientos de los personajes más personales. No hay una voz de autoridad en la historia. Para tener más información sobre la relación entre Dostoyevski y sus personajes ver el libro de Mikhail Bakhtin Problemas de la poética de Dostoyevski para más información sobre la relación entre Dostoyevski y sus personajes. Además del narrador principal hay varias secciones narradas por otros personajes totalmente, como la historia del Gran Inquisidor y confesiones de Zósimo. Esta técnica mejora el tema de la verdad, por lo que muchos aspectos de la historia completamente subjetivos.
     Dostoyevski utiliza los estilos individuales de expresión para expresar la personalidad interior de cada persona. Por ejemplo, el abogado Fetyukovich, basados ​​en Vladimir Spasovich, se caracteriza por el uso de malapropismos, por ejemplo, 'tomado' para 'robado', y en un momento declara cinco posibles sospechosos de asesinato “irresponsables” en vez de inocentes. Varias divagaciones de las tramas proporcionan información sobre otros personajes aparentemente menores. Por ejemplo, la narrativa en el libro Seis está casi enteramente dedicada a la biografía de Zósima, que contiene una confesión de un hombre a quien conoció muchos años antes. Dostoyevski no depende de una sola fuente o un grupo de personajes principales para transmitir los temas de este libro, pero utiliza una variedad de puntos de vista, relatos y personajes a lo largo de la obra.
Traducción

     La gran variedad de técnicas literarias y voces distintas en la novela hace su traducción difícil, aunque Los Hermanos Karamazov ha sido traducida del original en ruso en una serie de idiomas. En inglés, la traducción de Constance Garnett probablemente sigue siendo la más leída. Otra traducción popular es por Julius Katzer, publicada por Progress Publishers en 1981 y posteriormente reeditado por Raduga Publishers Moscú.
     En 1958, Manuel Komroff liberó una traducción de la novela, publicada por The New American Library of Literature World, Inc. En 1976, Ralph Matlaw reviso a fondo el trabajo de Garnett para su volumen de la Norton Critical Edition. Esto a su vez sirvió de base para el influyente libro de influyente Terras Victor, ‘El Último Karamazov.’ En 1990 Richard Pevear y Volokhonsky Larissa publicaron una nueva traducción; ganaron el premio PEN / Book-of-the-Month Club de Traducción en 1991 y obtuvieron críticas positivas de la reseña del libro, en el New York Times. Además, el erudito en Dostoyevski, Joseph Frank, lo elogió por ser la más fiel al original ruso de Dostoyevski. La traducción de Andrew H. MacAndrew también está muy bien considerada.
Personajes Principales

   Fiódor Pavlovich Karamazov. El padre, de 55 años de edad, “gorrón” y bufón que engendra tres hijos durante sus dos matrimonios. Se rumora que engendró a un hijo ilegítimo, Pavel Fyodorovich Smerdyakov, a quien emplea como su sirviente. Fiódor no tiene ningún interés en ninguno de sus hijos, quienes son, en consecuencia, criados por separado el uno del otro y de su padre. La relación entre Fiódor y sus hijos adultos impulsa gran parte de la trama de la novela.
     Dmitri Fyodorovich Karamazov (Mitia, Mitka, Mitenka, Mitri) es el hijo mayor de Fiódor Karamazov y el único hijo de su primer matrimonio. Dmitri, se considera, es un sensualista, al igual que su padre, gastando grandes cantidades de dinero en las noches llenas de champán, las mujeres, y lo que sea entretenimiento y estimulación que el dinero pueda comprar. Dmitri se pone en contacto con su familia cuando se encuentra en la necesidad de recibir su herencia, que él cree, está siendo retenida por su padre. Él estaba comprometido para casarse con Catalina Ivanovna, pero el compromiso se rompe después de enamorarse de Grushenka. La relación de Dmitiri con su padre es la más volátil de las relaciones entre el padre y los hermanos, escalando hacia la violencia, mientras él y su padre comienzan a pelearse por la misma mujer: Grushenka. Mientras mantiene una buena relación con Iván, Dimitri está más cerca de su hermano menor, Aliosha, refiriéndose a él como su “angelito.”
     Iván Fyodorovich Karamazov, diversamente llamado Vania, Vanka, y Vanechka, Iván es el hijo de en medio y el primero por el segundo matrimonio de Fiódor. Él es un racionalista de 24 años de edad, especialmente perturbado por el sufrimiento aparentemente sin sentido en el mundo, representado como una persona altamente inteligente. Él le dice a Aliosha en el capítulo “Rebelión” (libro 5, cap. 4), “No es Dios, a quien no acepto, Alyosha, sólo que muy respetuosamente le devuelvo el billete.” Desde muy temprana edad, Iván es hosco y aislado. Su padre le dice a Aliocha que le teme más a Iván que a Dmitri. Algunos de los pasajes más memorables y aclamados de la novela implican a Iván, incluido el capítulo “Rebelión,” su “poema,” “El Gran Inquisidor,” siguiendo de inmediato, y su pesadilla del diablo (libro 11, cap. 9). La relaciones de Iván con su padre y los hermanos son más bien superficiales en el principio. Es casi rechazado por su padre, y no tenía afecto positivo hacia Dmitri. Aunque no les gusta Alexei, tampoco tenía ningún afecto profundo por él. Pero hacia el final de la novela, su relación con sus hermanos se torna más complicada. Iván se enamora de Catalina Ivanovna, que era la prometida de Dimitri. Pero ella no empieza a corresponder a sus sentimientos hasta el final.
Alexei Fyodorovich Karamazov

     Variadamente referido como Alyosha, Alyoshka, Alyoshenka, Alyoshechka, Alexeichik, Lyosha y Lyoshenka, Alyosha Karamazov, a los 20 años, es el más joven de los hermanos Karamazov, el hijo menor de la segunda esposa de Karamazov y por lo tanto hermano de Iván. El narrador lo identifica como el héroe de la novela en el capítulo inicial, tal como lo hace el autor en el prefacio. Se le describe como inmensamente agradable. Al comienzo de los acontecimientos, Aliosha es un novato en el monasterio local ortodoxo ruso. Su fe está en contraste con el ateísmo de su hermano Iván. Su anciano, el padre Zósima, le envía al mundo, donde se ve envuelto en los detalles sórdidos de su familia. En una trama secundaria, Aliosha se hace amigo de un grupo de alumnos de la escuela, cuyo destino se agrega a un mensaje de esperanza a la conclusión de la novela.
     Pavel Fyodorovich Smerdyakov, el ampliamente rumoreado ser el hijo ilegítimo de Fiódor Karamazov, es el hijo de “Stinking Lizaveta,” una mujer muda de la calle que murió en el parto. Su nombre, Smerdyakov, significa “hijo de un apestado.” Fue criado por el empleado de confianza de Fiódor Karamazov, Grigory Kutuzov Vasilievich, y su esposa María. Smerdyakov crece en la casa de Karamazov como siervo, al trabajar como lacayo de Fiódor y cocinero. Es taciturno y hosco, y al igual que Dostoyevski, sufre de epilepsia. El narrador señala que cuando era niño, Smerdyakov colgaba gatos callejeros para pasar el rato y los enterraba. Por lo general distante, Smerdyakov admira a Iván y comparte su ateísmo

Agrafena Alejandrovna Svetlova, diversamente llamado Grushenka, Grushe y Grushka, Agrafena Alejandrovna, una hermosa mujer de 22 años de edad, es la Jezabel local y tiene un encanto extraño entre los hombres. En su juventud, fue abandonada por un oficial polaco y posteriormente quedó bajo la protección de un avaro tiránico. El episodio deja Grushenka con un impulso por la independencia y el control de su vida. Grushenka inspira admiración completa y lujuria en ambos Fiódor Karamazov y Dmitri. La rivalidad entre padre e hijo por su afecto es uno de los factores más dañinos en su relación. Grushenka busca atormentar y luego se burlan tanto de Dimitri como de Fiódor con una diversión perversa, una manera de infligir en los demás el dolor que ha sentido por parte de su “su anterior e indisputable uno.” Sin embargo, después de que comienza una amistad con Alyosha, y a medida que el libro avanza, ella comienza a transitar por un camino de redención espiritual a través del cual emergen cualidades ocultas de la gentileza y generosidad en ella, a pesar de que su fuerte carácter y orgullo siempre están presentes.
     Katerina Ivánovna Verjóvtseva, llamada Katya, Katka y Katenka, Katerina Ivanovna es la bella prometida de Dimitri, a pesar de sus incursiones abiertas con Grushenka. Su compromiso con Dmitri es principalmente una cuestión de orgullo por ambas partes, habiendo Dimitri rescatado a su padre de ella de una deuda. Catalina es muy orgullosa y trata de actuar como un mártir noble, sufriendo como un claro recordatorio de la culpa de todos. Debido a esto, ella no se atreve a actuar en su amor por Iván, y constantemente crea barreras morales entre él y ella. Al final de la novela, ella también comienza una redención espiritual real y sincera, como se ve en el epílogo, cuando ella le pide a Mitia y Grushenka que la perdonen.
    El Padre Zósima, el Viejo Padre Zósima, es un consejero viejo y espiritual (starets), en el monasterio de la ciudad, y es profesor de Aliosha. Es algo así como una celebridad entre la gente del pueblo, por su profético renombre, y capacidades curativas. Su popularidad inspira admiración y celos, entre sus compañeros monjes. Zósima ofrece una refutación a los argumentos ateos de Iván, y ayuda a explicar el personaje de Aliosha. Enseñanzas Zósima de dar forma a la manera en que Aliosha se relaciona con los chicos jóvenes que conoce en la historia de Ilyusha.
El personaje del padre Zósima fue en cierta medida inspirado en el de San Tikhon de Zadonsk.
     Ilyusha, Ilyushechka, o simplemente Ilusha en algunas traducciones, es uno de los colegiales locales, y la figura central de un argumento secundario crucial en la novela. Su padre, el capitán Snegiryov, es un oficial pobre que es insultado por Dmitri después que Fiódor Karamazov lo contrata para amenazar a este último sobre sus deudas, y la familia Snegiryov ha sentido confusión como resultado. El lector es llevado a creer que esto es en parte debido a que Ilyusha cae enfermo, posiblemente para ilustrar el tema que incluso las acciones de menor importancia, pueden tocar en gran medida en la vida de otros, y que, “todos somos responsables unos de otros.”
Sinopsis

     Libro Primero: Una Pequeña Familia Amable. En el inicio de la novela se presenta a la familia Karamazov y se relata la historia de su pasado lejano y reciente. Los detalles de los dos matrimonios de Fiódor así como su indiferencia a la crianza de sus tres hijos es narrada. El narrador también establece las personalidades muy diversas de los tres hermanos y las circunstancias que les han llevado a su regreso a la ciudad de Fiódor. El primer libro concluye con la descripción de la misteriosa orden religiosa de los ancianos a los que se ha dedicado Aliosha.
     Libro Segundo: Un Encuentro Inapropiado. El Libro Segundo comienza cuando la familia Karamazov llega al monasterio local para que el viejo Zósima pueda actuar como mediador entre Dmitri y su padre Fiódor en su disputa sobre la herencia de Dimitri dejada supuestamente por su madre. Fue idea del padre aparentemente como una broma que la reunión tuviese lugar en un lugar santo, en la presencia del anciano famoso. Dmitri llega tarde y el encuentro degenera pronto y sólo exacerba la rivalidad entre Dmitri y Fiódor. Este libro también contiene una escena en la que el anciano Zósima consuela a una mujer de luto por la muerte de su hija de tres años de edad, hijo. La tragedia de la pobre mujer se compara con el propio dolor de Dostoievski por la pérdida de su joven hijo Aliosha.
     Libro Tercero: Sensualistas. El tercer libro ofrece más detalles sobre el triángulo amoroso que se ha desatado entre Fiódor, su hijo Dmitri y Grushenka. La personalidad de Dmitri se explora en la conversación entre él y Aliosha, mientras Dmitri se esconde cerca de la casa de su padre para ver si se llega Grushenka. Más tarde esa noche, Dmitri irrumpe en la casa de su padre y lo asalta mientras amenaza con volver y matarlo en el futuro. Este libro introduce también a Smerdyakov y sus orígenes, así como la historia de su madre, la maloliente Lizaveta. A la conclusión de este libro, Aliosha es testigo de la amarga humillación de Grushenka en manos de Katerina, la prometida de Dimitri, lo que resulta en una vergüenza terrible y un escándalo para ésta mujer orgullosa.
     Libro Cuarto: Laceraciones / Torceduras. En esta sección se presenta una historia paralela que resurge con más detalle más adelante en la novela. Se inicia con Aliosha observando a un grupo de colegiales que lanzan rocas a uno de sus compañeros enfermos llamado Ilyusha. Cuando Aliosha advierte a los niños y trata de ayudarlo, Ilyusha muerde el dedo de Aliosha. Más tarde se supo que el padre de Ilyusha, un ex-capitán personal llamado Snegiryov, fue asaltado por Dmitri, que lo arrastró por la barba hacia afuera de un bar. Aliosha pronto se entera de las mayores dificultades presentes en el hogar de Snegiryov y ofrece dinero al ex capitán personal como una disculpa por su hermano y para ayudar a la esposa enferma de Snegiryov y los hijos. Después de inicialmente aceptar el dinero con alegría, Snegiryov arroja el dinero de regreso a Aliosha por orgullo y corre de vuelta a su casa.
Libro Quinto: Pro y Contra. Aquí, la ideología racionalista y nihilista que impregnó Rusia en este momento se defiende y se abraza apasionadamente por Iván Karamazov mientras se encuentra con su hermano Aliosha en un restaurante. En el capítulo titulado “Rebelión,” Iván proclama que rechaza el mundo que Dios ha creado, ya que está construido sobre una base de sufrimiento. En quizás el capítulo más famoso de la novela, “El Gran Inquisidor,” Iván narra a Aliosha su poema imaginado que describe a un líder de la Inquisición española y su encuentro con Jesús, quien ha regresado a la tierra en su segunda venida. Aquí, Jesús es rechazado por el inquisidor que le mete en la cárcel y luego dice:




¿Por qué has venido ahora a molestarnos? Porque has venido a estorbarnos, porque tú sabes... Estamos trabajando no contigo, sino con él [Satanás]... Tomamos de él lo que tú hiciste rechazar con desprecio, ese don último que te ofreció, mostrándote todos los reinos de la tierra. Tomamos de él Roma y la espada de César, y nos proclamamos nosotros mismos los únicos gobernantes de la tierra... Triunfaremos y seremos Césares, y entonces, planearemos la felicidad universal del hombre.





El Gran Inquisidor dice que Jesús no debió de haber dado a los humanos la “carga” del libre albedrío. Al final de todos estos argumentos, Jesús silenciosamente se adelanta y besa al hombre viejo en sus labios. El gran inquisidor, aturdido y emocionado, le dice que no debe venir allí de nuevo, y lo deja salir. Aliosha, después de oír esta historia, va a Iván y lo besa suavemente, con una emoción inexplicable, en los labios. Iván da gritos de alegría, porque el gesto de Aliosha se ha tomado directamente de su poema. Los hermanos entonces parten.

     Libro Seis: El Monje Ruso. El sexto libro relata la vida y la historia de anciano Zósima mientras yace, cuando él está a punto de morir en su celda. Zosima explica que encontró su fe en su juventud rebelde, en medio de un duelo, decidiendo, consecuentemente, convertirse en monje. Zosima predica a la gente que debe perdonar a los demás mediante el reconocimiento de sus propios pecados y culpas ante los demás. Él explica que ningún pecado es aislado, por lo que todos responsables de los pecados de su prójimo. Zosima representa una filosofía que desafía a Iván, quien había desafiado a la creación de Dios en el libro anterior.
     Libro Siete: Aliosha. El libro comienza inmediatamente después de la muerte de Zósima. Es una percepción generalizada de la población, y del monasterio, así, que los cuerpos de los hombres santos verdaderos no sucumben a la putrefacción. Por lo tanto, la expectativa sobre el anciano Zosima es que su cuerpo muerto no se descompondrá. Viene a ser una gran conmoción para todo el pueblo, que el cuerpo de Zosima no sólo decae, sino que comienza el proceso casi inmediatamente después de su muerte. En el día primero, el olor del cuerpo de Zosima ya es insoportable. Para muchos esto pone en tela de juicio su previo respeto y admiración por Zosima. Aliosha está particularmente devastado por la mancillación del nombre de de Zosima debido a nada más que la corrupción de su cuerpo muerto. Uno de los compañeros de Aliosha en el monasterio, llamado Rakitin, utiliza la vulnerabilidad de Aliosha para concertar una reunión entre él y Grushenka. Sin embargo, en lugar de corromperse, Aliosha es capaz de ganar fe fresca y esperanza de Grushenka, mientras que la mente perturbada de Grushenka comienza el camino de la redención espiritual a través de su influencia. Ellos se convierten en amigos cercanos. El libro termina con la regeneración espiritual de Aliosha mientras abraza, besa la tierra fuera del monasterio (haciéndose eco, tal vez, el último acto terrenal Zosima antes de su muerte), y llora convulsivamente hasta que por fin regresa al mundo, como Zosima instruyó, renovado.
Libro Ocho: Mitya. Esta sección trata principalmente de la búsqueda salvaje y loca de Dmitri de dinero para que pueda huir con Grushenka. Dmitri le debe dinero a su prometida Katerina y se creerá a sí mismo un ladrón si no encuentra el dinero para pagarle antes de embarcarse en su búsqueda por Grushenka. Esta loca carrera por dinero lleva a Dmitri del benefactor de Grushenka hacia una ciudad vecina en una promesa fabricada de un negocio. Todo esto sucede, mientras Dmitri se queda  petrificado de que Grushenka puede ir con su padre Fiódor y casarse con él, porque ya tiene los medios monetarios para satisfacerla. Cuando Dmitri regresa de su negocio en la ciudad vecina, él acompaña a Grushenka a la casa de su benefactor, pero pronto descubre que ella lo engañó y Dimitri se retira. Furioso, él corre a la casa de su padre con un mortero de bronce en la mano, y lo espía en él desde la ventana. Él toma el mortero del bolsillo. Entonces, hay una discontinuidad en la acción, y de repente, Dmitri huye fuera de la propiedad de su padre, golpeando al siervo Gregory en la cabeza con el mortero, con resultados aparentemente fatales.
      Dmitri, a continuación, es visto aturdido en la calle, cubierto de sangre, con tres mil rublos en la mano. Pronto se entera de que el ex prometido de Grushenka ha vuelto y la ha llevado a una casa de campo cerca de donde Dmitri justo estaba. Al enterarse de esto, Dmitri carga un carro lleno de comida y vino y paga por una orgía enorme para enfrentar finalmente Grushenka en presencia de su antiguo amor, intentando al mismo tiempo a suicidarse al amanecer. El “primer gran amor,”  sin embargo, es un polaco grosero que engaña en la fiesta en un juego de cartas. Cuando el engaño es revelado, él huye, y Grushenka pronto revela a Dmitri que ella realmente está enamorada de él. La fiesta se recrudece, y justo cuando Dmitri y Grushenka están haciendo planes para casarse, la policía entra en la cabaña e informar a Dmitri que está bajo arresto por el asesinato de su padre.

     Libro Nueve: La Averiguación Previa. El libro nueve introduce los detalles del asesinato de Fiódor y describe el interrogatorio de Dmitri mientras es interrogado por el crimen que, según sostiene, no cometió. El presunto móvil del crimen es un robo. Se sabía que Dimitri había sido completamente desposeído esa misma tarde, pero de repente se ve en la calle con miles de rublos, poco después del asesinato de su padre. Mientras tanto, los tres mil rublos que Fiódor Karamazov había reservado para Grushenka han desaparecido. Dmitri explica que el dinero gastó esa noche vinieron de tres mil rublos que Katerina le dio para enviar a su hermana. Se gastó la mitad de eso en su primer encuentro con Grushenka, otra orgía borracha, y cosió el resto en un paño, con la intención de devolvérselo a Katerina, en nombre del honor, dijo. Los abogados no estuvieron convencidos de esto. Todas las pruebas apuntaban contra Dmitri, la única otra persona presente en la casa en el momento del asesinato era Smerdiakov, que estaba incapacitado debido a un ataque de epilepsia, que al parecer, sufrió el día anterior. Como resultado de la abrumadora evidencia en su contra, Dmitri está formalmente acusado del parricidio y fue llevado a la cárcel en espera de juicio.
Libro Dies: Muchachos. Este capítulo continúa la historia de los colegiales e Ilyusha referenciado este último en el libro cuarto. El libro comienza con la introducción del joven Kolya Krasotkin. Kolya es un chico brillante que proclama su ateísmo, el socialismo y la creencia en las ideas de Europa. Él parece destinado a seguir los pasos espirituales de Iván Karamazov. Dostoyevski utiliza las creencias de Kolya, especialmente en una conversación con Aliocha, a burlarse de sus críticos occidentalistas al poner sus creencias en lo que parece ser un niño que no sabe exactamente de lo que él está hablando. Kolya está aburrido de la vida y constantemente atormenta a su madre poniéndose en peligro. Como parte de una broma Kolya se pone entre las vías del ferrocarril cuando un tren que pasa por encima y se convierte en una especie de leyenda por la hazaña. Todos los otros niños admiran a Kolya, especialmente Ilyusha. Dado que la narración deja a Ilyusha en el cuarto libro, su enfermedad ha empeorado progresivamente y el médico establece que no se recuperará. Kolya y Ilyusha tuvieron una disputa sobre el maltrato de un perro por parte de Ilyusha: Ilyusha lo había alimentado de pan en el que había un alfiler puesto a sugerencia de Smerdyakov. Pero gracias a la intervención de Aliosha, los otros colegiales se reconciliaron gradualmente con Ilyusha, y Kolya pronto se unió a ellos. Es aquí donde Kolya conoce por primera vez a Aliosha y comienza a reevaluar sus creencias nihilistas.
    Libro Once: Hermano Iván Fyodorovich. El libro Once narra la influencia destructiva de Iván Karamazov sobre los que le rodean y su descenso a la locura. Es en este libro que Iván se reúne tres veces con Smerdyakov, culminando la reunión final en la confesión dramática de Smerdyakov de que él había falsificado el ataque, asesinando Fiódor Karamazov, y robado el dinero, el cual él presenta a Iván. Smerdyakov expresa su incredulidad ante la profesa ignorancia y sorpresa de Iván. Smerdyakov afirma que Iván era cómplice en el asesinato, diciéndole a Smerdyakov cuando irse a casa de Fiódor, y más importante, al infundir en Smerdyakov la creencia de que en un mundo sin Dios, “todo está permitido.” El libro termina con Iván teniendo una alucinación en la cual es visitado por el demonio quien lo atormenta y se burla de sus creencias. Aliosha encuentra delirante a Iván y le informa que Smerdyakov se suicidó poco después de su última reunión.
     Libro Doce: Un Error Judicial. Este libro detalla el juicio de Dmitri Karamazov por el asesinato de su padre Fiódor. El drama judicial en la corte está fuertemente satirizado por Dostoievski. Los hombres de la multitud se presentan como resentido y rencoroso, y las mujeres son irracionalmente atraídas por el romanticismo del triángulo amoroso de Dmitri entre él, Katerina, y Grushenka. Locura de Iván toma su control final sobre él, y él se deja llevar de la sala tras relatar su encuentro final con Smerdyakov y la confesión antes mencionada. El punto de inflexión en el juicio es el testimonio irrecusable de Katerina contra Dmitri. Apasionada por la enfermedad de Iván que ella cree que es el resultado de su supuesto amor por Dmitri, reproduce una carta escrita por Dmitri borracho diciendo que iba a matar a Fiódor. La sección concluye con las palabras apasionadas de clausura de la fiscalía y la defensa, y el veredicto ubica a Dmitri como culpable.
     Epílogo. En la última sección se abre con la discusión de un plan elaborado para el escape de Dimitri de su condena de veinte años de trabajos forzados en Siberia. El plan nunca se describe con detalle, pero parece involucrar a Iván y Katerina sobornando a algunos guardias. Aliosha acepta, en primer lugar, porque Dmitri no está emocionalmente preparado para someterse a una sentencia tan dura, en segundo lugar, porque es inocente, y, en tercer lugar, porque no hay guardias o funcionarios que vaya a sufrir por ayudar a la fuga. Dimitri y Grushenka planean escapar a Estados Unidos y trabajar la tierra allí por varios años, y luego regresar a Rusia bajo presuntos nombres americanos, ya que ambos no pueden imaginarse la vida sin Rusia. Dmitri pide a Katerina visitarlo en el hospital, donde se recupera de una enfermedad que debe eliminar antes de ser trasladado. Cuando ella lo hace, Dmitri se disculpa por haberla herido, ella a su vez se disculpa por sacar la carta que lo implicaba durante el juicio. Se comprometen a amarse para ese momento, y se dicen se amaran para siempre, a pesar de que tanto él como ella, ahora amen a otras personas. La novela concluye en el funeral de Ilyusha, donde los amigos colegiales de Ilyusha escuchan el discurso de Aliosha, “Voz en la Piedra.”Aliosha promete recordar a Kolya, Ilyusha, y a todos los chicos y mantenerlos cerca de su corazón, a pesar de que tendrá que irse y no volver a verlos hasta que hayan pasado muchos años. Les implora amarse unos a otros y recordar siempre a Ilyusha, y para mantener su memoria viva en sus corazones, y para recordar este momento en la piedra cuando estaban todos juntos y todos ellos se amaban. En lágrimas, los doce chicos prometen a Aliosha que se mantendrán entre sí en sus recuerdos para siempre, unen las manos, y regresan a la casa de Snegiryov para la cena del funeral, cantando:
“¡Viva Karamazov!”

Influencia.
     Los Hermanos Karamazov ha tenido una profunda influencia en muchos escritores y filósofos que le siguieron. Sigmund Freud la llamó “la novela más hermosa jamás escrita” y quedó fascinado con el libro por sus temas edípicos. En 1928 Freud publicó un artículo titulado “Dostoievski y el Parricidio” en el que investigó las propias neurosis de Dostoievski. Freud afirmaba que la epilepsia de Dostoievski no era una condición natural, sino una manifestación física de la culpa escondida del autor sobre la muerte de su padre. De acuerdo con Freud, Dostoievski (y todos los otros hijos) deseaba la muerte de su padre a causa de deseo latente de su madre, y como prueba Freud cita el hecho de que los ataques de epilepsia de Dostoievski no comenzaron hasta que cumplió 18 años, el año que murió su padre. Los temas de parricidio y la culpa, sobre todo en la forma de culpa moral ilustrada por Iván Karamazov, seguirían entonces a Freud como evidencia literaria de esta teoría. Sin embargo, los estudiosos han desacreditado la conexión de Freud debido a la evidencia que muestra que los niños de Dostoievski heredaron su condición de epiléptico, haciendo la causa biológica, no psicológica.
     Franz Kafka es otro escritor que se sentía inmensamente en deuda con Dostoievski y Los Hermanos Karamazov, por influir en su propio trabajo. Kafka y Dostoyevski se llamaron a sí mismo “parientes de sangre,” tal vez por motivos existenciales de Dostoyevski. Otro paralelismo interesante entre los dos autores fueron sus relaciones tensas con sus padres. Kafka se sintió inmensamente atraído por el odio que los hijos de Fiódor demuestran hacia su padre en Los Hermanos Karamazov. Kafka trató el tema de padres e hijos en muchas de sus obras, más explícitamente en su obra, “El Proceso.”
      James Joyce señaló que, “[Leo] Tolstoi lo admiraba pero él pensaba que él tenía poco éxito artístico o entendimiento. Sin embargo, como él dijo, ‘admiraba su corazón.’ una crítica que contiene una gran parte de verdad, pues aunque su personajes actúan de manera extravagante, locamente, casi, aún su base es lo suficientemente firme... Los Hermanos Karamazov... hizo una profunda impresión en mí... él creó algunas escenas inolvidables [detalles]... Podrás llamarlo locura, pero allí pudiera estar el secreto de su genio...prefiero la palabra exaltación, la exaltación que se puede mezclar con la locura, sin embargo. De hecho, todos los grandes hombres han tenido esa vena en ellos. Fue el origen de su grandeza. El hombre razonable no logra nada.”
     El Papa Benedicto XVI citó este libro, en la encíclica Spe salvi 2007. (Wikipedia en ingles)

Los Hermanos Karamazov
de Fiódor Dostoyevski

    Una tarde, el joven Iván Karamazov, luego de cursar estudios y haber trabajado como periodista en Moscú, regresó a su ciudad natal. Su padre, Teodoro Karamazov, era un terrateniente muy dado a las francachelas y al vino, quien tras dos matrimonios que terminaron en tragedia, (su primera mujer lo abandonó y su segunda esposa murió loca), vivía en compañía de sus criados.
Al ir llegando Iván, Smerdiako, uno de los criados de Teodoro, lo anunció, “¡Mire amo! Volvió por fin a casa nuestro Iván.” Teodoro le dijo, “Siéntate y bebe conmigo hijo. Smerdiakov llenará tu copa, y te dará un plato de sopa de pescado.” Teodoro agregó, mientras su hijo se sentaba, “No te veía desde que eras un muchacho, ¿Puedo saber a qué se debe su visita? ¿Necesitas dinero acaso?” Iván le dijo, “No temas padre, no te pediré nada. Sé que de cualquier manera, no me lo darás.”  Iván se ajustó sus lentes y agregó, “hace meses que entablo correspondencia con Demetrio, y vengo a servir de mediador entre él y tú, en el asunto de la herencia de su madre.” La avaricia de Teodoro era famosa en la comarca. Teodoro se levantó de la mesa y dijo, “¡Nada queda de lo poco que su madre le dejó!¡Y nada, por lo tanto, recibirá de mi tu hermano! Puedes decírselo.” La aparición de Alejo, el más joven de los Karamazov, y quien estaba de novicio en un monasterio de la localidad, interrumpió al viejo. Alejo dijo, “¡Iván, por fin volvemos a encontrarnos!¡Sé bienvenido en nombre de Dios!” Iván le dijo, dándole un abrazo, “¡Alejo, mi pequeño hermanito, qué alegría me da verte de nuevo!”
     Enseguida, Teodoro continuó con la conversación, “Ese pillo de Demetrio a convencido a Iván de que abógue por él, para que yo le entrégue la inexistente herencia de su madre, ¡Querrá seguramente más dinero para sus borracheras y sus diversiones de soldado!” Alejo dijo a Ivan, “Demetrio vendrá pronto a la ciudad, y ya veremos a qué acuerdo llega con nuestro padre. Él debe enterarse que la fortuna que supone le corresponde por herencia, no es tal.” Enseguida, Alejo se dirigió a su padre, diciendo, “Aunque, si tú accedieras a darle algunos rublos, padre, él se calmaría. Está lleno de deudas.” Teodoro dijo, “¡Ni un Kopek le regalaré a ese mujeriego borrachín y mal hijo!” 
     En efecto, poco después arrivaba a la ciudad Demetrio Karamazov, capitán del ejército ruso. Enseguida, Demetrio fue a visitar a su prometida, Catalina Ivannova, que no hacía mucho que había retornado también de Moscú. Ella lo recibió en su sala, y una vez senados los dos, Catalina le dijo, “¿Cómo van tus asuntos Demetrio?¿Ganaste el litigio con tu padre?” Demetrio le dijo, “No he conseguido que me suelte un Kopek, pero ya lo hará; descuida.” Catalina le dijo, “Si necesitas dinero no tienes más que pedírmelo, y te haré un préstamo a cuenta de la herencia, querido. Ya en una ocasión tú me libraste de una deuda.” A Demetrio aquello no le gustó, y dijo, “¡No, no, Catalina, tú serías la última persona en el mundo a quien yo pidiera dinero! Ya me las arreglaré, no temas.” Catalina le dijo, “Como si no supiera yo que te has gastado lo que poseías en la tabernas y con mujeres de mala nota. Pero, ya te reformarás cuando te cases conmigo, Demetrio Karamazov.”
     A pesar de lo que estaba pensando Catalina Ivannova, ella misma fue, y sacó un rollo de billetes, y le dijo, “Quiero pedirte un favor. Necesito enviar a mi tía de Moscú tres mil rublos enseguida. ¿Podrías encargarte de ello? Hallarás mejor que yo la manera de ponerlos en sus manos.” Demetrio le dijo, “Tu tía dispondrá de ésta suma dentro de unos días, Catalina.” Catalina dijo, “Magnífico, así quedaré yo tranquila.” Por la noche, Demetrio decidió ir a beber algo a una taberna de Mokroie, una aldea cercana. Demetrio pensaba, “Recuerdo que éste era el lugar más divertido de la comarca.” Al llegar, Demetrio pidió una botella de licor y se sentó a degustarla. En otra mesa, los cíngaros, tocaban sus violines mientras uno de los presentes gritaba: “¡Baila Grushinka linda!¡Vamos baila!¡Nadie lo hace como tú!” La vigorosa y bella mujer subió de un salto a la mesa, tirando los vasos, copas y botellas, el movimiento comenzó. Mientras bailaba, ella decía, “¡Vamos, esas palmas!¡Canten todos, quiero oírlos al tiempo que la música me embarga y mi cuerpo se cimbra enloquecido de felicidad!” 
     Todos los parroquianos fueron contagiándose de aquella locura que Grushinska transmitía; palmeaban, reían, gritaban inclusive, fascinados por la moza que se movía sensual, atrevida, exultante de la alegría de vivir. Demetrio Karamazov se aproximó lentamente a la bailarina. Cuando aquella loca danza concluyó, ya el hijo mayor de Teodoro Karamazov, amaba a Grushinska con toda su alma. Se sentía como en medio de un torbellino al mirarla, sabía que sería capaz de realizar cualquier cosa por ella. La gente aplaudía y gritaba, “¡Bravo, bravo!” Demetrio sentía a Grushinska, aunque hacia solo minutos que la había visto por primera vez, como algo suyo. Al abrazarla Demetrio por atrás, Grushinska dijo, “¡Vaya!¡Tienes fuerza!¿Quién eres, capitán?” Demetrio se mostró, y le dijo, “Demetrio Karamazov, tu esclavo.” Grushinska dijo, “¿Escucharon?¡Este hombre Gallardo y elegante será mi esclavo desde ahora! Él mismo está entregándome su voluntad.”
     Pasaron los minutos. Los demás parroquianos se fueron ya borrachos, o siguieron brincando y armando escándalo. Grushinska permitió que Demetrio se recostára sobre su falda. Grushinska le dijo, “Me siento extraña, capitán, creo…creo que te ámo.” Por fin Grushinska optó por retirarse. Y al irse, Demetrio la tomó del hombro y dijo, “Espera…¡No te separes de mi, Grushinska! ¡Ya no puedo vivir sin ti! Vayamos de inmediato a la iglesia, te haré mi esposa.” Un mohín de burla se insinuó en los brazos de la hermosa. Grushinska dijo, “¡Estas tan loco como tu padre, capitán Karamazov! Él también desea casarse conmigo ¿Sabias? o, por lo menos ha ofrecido obsequiarme una alta suma si voy a su casa a vivir con él. ¡Y lo voy a pensar!”
     Una gran furia atormentó desde ese momento a Demetrio, pensando, “¡Mi padre! ¡Ese maldito, que se niega a devolverme el dinero que me heredó mi madre, trata de comprar con ese dinero a Grushinska!¡No lo toleraré!¡Si toca a Grushinska lo máto!” Los días siguientes, loco de pasión y de deseos de venganza contra su padre, Demetrio gastó en festejar a Grushinska, y a sus numerosos amigos, el dinero que llevaba encima. Poco después, en casa de Grushinska, Demetrio lloraba arrepentido, diciendo, “Ese dinero no era mío, yo no tenía derecho…¡Catalina me lo entregó para mandárselo a su tía de Moscú!¿Cómo voy a pagárselo ahora?”
     Luego de una semana, en casa de Catalina, una doméstica anunciaba la llegada de Demetrio, diciendo, “Señorita Catalina, un señor Karamazov desea verla.” Catalina dijo, “¡Oh, por fin! ¡Demetrio ha vuelto!” Pero, Catalina se llevó una sorpresa al darse cuenta que no era Demetrio, sino Ivan. Entonces Catalina dijo, “¡Oh, yo creí…perdone, resulta que esperaba a mi prometido.” Iván le dijo, “Soy hermano de Demetrio, me llamo Iván. Vine para presentar a usted mis respetos, señorita. Estoy al tanto de su compromiso.”
     Las visitas de Iván a Catalina Ivannova, continuaron tarde a tarde. Ella se quejaba del despecho de Demetrio. Él la escuchaba pacientemente. Catalina le decía, “La gente comenta que ha enloquecido por una campesina, una tal Grushinska, ¿Es cierto?” Iván le dijo, “Debe ser una aventura pasajera, Catalina. Usted no se preocupe, él volverá.” Pero Demetrio confió sus sentimientos por entonces, a su hermano Alejo, diciendo, “¡Nunca he amado a Catalina! Me comprometí con ella buscado su dinero, y ahora que he conocido a Grushinska, no puedo casarme con nadie más, seré suyo para el resto de mi vida.” Demetrio continuó, “Te suplico que vayas a visitar a Catalina, y le digas la verdad respecto a mí. Dile además que pronto le devolveré el dinero que le debo. Alejo, eres la única persona a quien ámo limpiamente.”    
     El starets Zósimo, o sea, el santón eremita, repartía cada mañana bendiciones entre los visitantes devotos que acudían al monasterio. Más tarde, escuchaba confesiones, dudas, angustias, y peticiones de los fieles que confiaban ciegamente en su santidad y sabiduría. Una de las penitentes, se arrodillaba ante el eremita, y le decía, “¿Qué puedo hacer, padrecito? ¡Sálveme! Creo que lo he perdido todo.” El padre le dijo, “Si conservas tu fe, eres afortunada. Pon tus ojos en Dios, y no en las miserias humanas.” Días después, Alejo, Teodoro, e Ivan Karamazov, acudieron al recinto del santo monje. Alejo se arrodilló ante el padre, y al besarle la mano, dijo, “Estoy cierto de que su sabiduría iluminará los corazones de mi familia, padre Zósimo.” El padre le dijo, “No soy sabio, Alejo. La sabiduría pertenece solo a Dios.” Demetrio llegó un poco retrasado, brusco y hostil, diciendo, “Disculpe mi retardo, santo padre.” Al verlo llegar, su padre Teodoro le dijo, “Seguramente tu francachela de anoche todavía no termina ¿Eh, Demetrio? Por eso no venías.”
Demetrio le dijo, mientras era tranquilizado por su hermano Alejo, “¡Tú eres el único ser en el mundo que por su abyección, carece de autoridad moral para reprocharme nada; y menos si de vino y mujeres se trata!” Alejo le dijo, “¡Vamos Demetrio, cálmate por favor!” Teodoro dijo, “Sí, abordemos el asunto de la herencia, por lo cual vinimos.” Enseguida, Teodoro entregó unos documentos al padre Zósimo, y dijo, “Revise usted, si gusta, los papeles en que constan mis propiedades, padre Zósimo. No hallará usted nada que pertenezca a Demetrio Karamazov.” Demetrio se adelantó y dijo, “¡Claro que no!¡Pues tú lo has arreglado todo, y me has despojado! Mi madre era rica, por eso te casaste con ella. Te odiaba tanto, que se largó con un oficial abandonándote. Tú, en venganza, la despojaste de lo que ella aportó al matrimonio.” Teodoro le contestó, “Tu madre nunca fue tan rica como te imaginas, sin embargo, por años te he enviado una renta para que te mantengas. Tú la dilapidaste, te negaste a estudiar, ingresaste al ejército, y te dedicaste a saltar de juerga en juerga. Así pues, querido Demetrio, el dinero que te correspondía se acabó. No queda ni un solo Kopek, ¿entiendes?” Demetrio contestó, “¡Mientes maldito usurero! Provocaste que mi madre me abandonára de niño; luego te olvidaste de mí, y me entregaste a los criados, y a los parientes…¡No conforme con ello, intentas quitarme a Grushinka!”
     Alejo e Iván tuvieron que detener a Demetrio, impidiendo que su furia cayera sobre el viejo Karamazov. Demetrio decía, “¡Te mataré!¿Lo oyes? ¡Te mataré, si la tocas! ¡No me importará que seas mi padre!¡Yo nunca hubiera pedido al cielo un padre tan ruin y tan mezquino como tú!¡Olvida a Grushinka, o te acordarás de mi!” La reunión se disolvió en el acto. El padre Zósimo dijo a Alejo, “¡Ay, Alejo, mi discípulo querido, tu casa es cuna de rencores y violencias! He notado en los ojos de tu hermano mayor, un odio terrible, que únicamente se aplacará vertiendo la sangre…¿De quién? De tu padre. Oremos porque yo esté equivocado, y el alma de Demetrio se salve.” A Teodoro Karamazov no pareció causarle mayor impresión la amenaza de muerte de su hijo, pues en cuanto retornó a su casa, exclamó a su criado, “¡Traigo hambre Gregorio! Llama a Smerdiakov, quiero que prepare una sopa de pescado para mí.” Gregorio le dijo, “Smerdiakov no se ha sentido bien, ámo. Por la mañana lo asaltó una de sus crisis. Casi cae de la escalera del sótano. Marta está cuidándolo y dándole su medicina.” Teodoro dijo, “¡Vaya, pobre muchacho!” Smerdiakov era el cocinero de la casa, y la persona a quien Teodoro Karamazov prefería sobre todas las demás. El muchacho sufría epilepsia desde niño, y cuando padecía un ataque, Teodoro se tornaba malhumorado y su carácter burlón y cínico, se ensombrecía.” Iván pensaba, “¡Con lo parlanchín que es mi padre, no ha pronunciado una sola palabra a lo largo de la comida! Se muestra sinceramente afligido por Smerdiakov.” Iván siguió pensando, “¿Será que Smerdiakov es hijo suyo también? Nunca nos ha querido tanto como a él.” Iván recordó entonces aquella historia de la loquita del pueblo. Se trataba de una criatura tierna e indefensa que no hacia mal a nadie. Había nacido con facultades mentales extraviadas. Se llamaba Isabel. Y todos la cuidaban y alimentaban. Una noche en que Gregorio, cual era su costumbre, oraba ante un ícono antes de acostarse, escuchó afuera de su recinto un quejido de mujer. Gregorio dijo a su esposa, “¿Oíste eso Marta? ¡Fue como un quejido!” La vocecita que se quejaba provenía del baño que desembocaba en uno de los patios de la casa. Gregorio tomó su linterna y se dispuso a averiguarlo, diciendo, “¿Quién será?”
     Gregorio se quedó petrificado al descubrir que era Isabel, tirada en el suelo, en medio de un charco de sangre. La loquita había dado a luz un niño. Gregorio cortó el cordón umbilical y tomó a la criatura en los brazos, diciendo, “¡Mira Isabel, qué hermoso es!” Isabel había muerto. Gregorio dijo, “¡Que Dios te conceda en el Paraíso, la felicidad que te negó en la tierra, pobrecilla!” Gregorio y Marta adoptaron a la criatura, y Teodoro aceptó ser su padrino. Cuando el pequeño fue bautizado en la iglesia, Teodoro exclamó, “Su apellido será Karamazov.” En ese momento, uno de los presentes dijo, “¿Lo ves?¡Ha resultado su hijo!” Iván recordaba pensando, “La gente afirmaba que solo Teodoro Karamazov, era tan vil y sensual, como para haber abusado de una pobre loca.” Iván continuó en sus pensamientos, “Quizás sea cierto. Smerdiakov ha sido siempre raro, hosco, majadero, está enfermo. No obstante, mi padre se resiste a separarlo de su lado.”
      Algunos días después, ya Smerdiakov se había repuesto lo suficiente para reintegrarse en sus labores. Sentados en la mesa, comiendo, Teodoro dijo, “¿Un poco de sopa Alejo? No debes tomar muy en serio, los ayunos ni las penitencias que el Starets te recomienda. La vida es corta, hijo. Disfruta ahora lo que puedas disfrutar.” Alejo dijo, “Solo un poco de pan, y algo de té, serán suficientes para mi, padre.” De súbito, la puerta se abrió violentamente. Era Demetrio diciendo, “¿Dónde está Grushinka?¡La vi dirigirse hacia acá!” Smerdiakov cayó al suelo empujado por Demetrio. Gregorio dijo, “¡Mira lo que has hecho, Demetrio!¿Estás bien Smerdiakov?” Smerdiakov dijo, “S-sí; sí, no te preocupes Gregorio.” Demetrio dijo, mientras era sujetado por Alejo, “¡Dime donde escondes a Grushinka, viejo maldito, o lo lamentarás!”
     Teodoro dijo, “Grushinka, mi ángel, ¿Venia para acá, dices?¡Ve a la puerta Gregorio!¡Ve si está allí, y condúcela a mi alcoba enseguida! ¡Ja ja ja!¿Lo ves estúpido?¡Te aseguré que ella accedería ante mi oferta; no ante la tuya que era ridícula!” Demetrio le dijo, “La sacaré de este antro que huele a podredumbre.” Teodoro le dijo, “¡Estas celoso, despechado, porque tu amada me escoge a mí!¡Ja Ja Ja!” Un tremendo bofetón bastó para acallar las burlas del viejo Karamazov. Al dar el golpe, Demetrio dijo, “¡Basta!” Alejo exclamó, “¡Demetrio!” La ira de Demetrio iba aumentando segundo a segundo. Demetrio pateaba a su padre quien yacía en el suelo, mientras decía, “¡Alimaña debiera matarte, así libraría al mundo de tu asquerosa presencia!” Teodoro dijo, “¡Auxilio hijos!¡Éste energúmeno va a acabar conmigo!” 
     Entre Smerdiakov, Gregorio e Iván, evitaron que Demetrio siguiera pateando a Teodoro, y lo arrastraron hasta la salida. Ivan decía, “Vete de aquí por favor hermano!” Alejo tomó a Teodoro, y dijo, “¿Ésta usted muy lastimado padre?” Momentos después Ivan regresó, y le dijo a Alejo, “¿Cómo está?¿Recibió algún mal golpe? Le sangraba la cabeza.” Alejo dijo, “Smerdiakov le colocó una bolsa de hielo. No fue nada de cuidado.” Esa tarde, Alejo abandonó la casa de su padre, para enfilarse hacia la de Catalina Ivannova. Cuando Alejo llegó a casa de Catalina, ella le dijo, “¡Alejo que bueno verle por aquí! Su visita no puede ser más oportuna, porque precisamente platicaba con alguien acerca de su hermano Demetrio” De repente, Catalina fue e instó a salir a Grushinka del cuarto contiguo, diciendo, “Mire quien ha venido a buscarme.” Catalina hablaba, abrazaba, y besaba a Grushinka con ingenuo entusiasmo. Alejo no entendía nada.
     Catalina dijo, “¡Grushinka se apartará de Demetrio; me lo ha prometido! ¡He visto en sus ojos, que no desea continuar hiriendo mis sentimientos!” Inesperadamente Grushinka rompió a reír carcajadas, diciendo, “¡Ja Ja Ja Ja!¡Si que es graciosa usted, señorita Ivannova!¡Ja Ja Ja!” Grushinka agregó, “La he dejado hablar, y usted ha sido quien ha dicho todo, que si lo ámo, que si él me adora, que si yo me separaré de Demetrio…¡Vamos señorita!¡Qué manera tan tonta de humillarse ante mí, una humilde provinciana! En ningún momento le he prometido nada.” Catalina enrojeció de cólera y de vergüenza, diciendo, “¡Tiene razón, no debí igualarme a usted, porque eso fue humillarme!¡Váyase de mi casa! Me engañé, pensado que era de corazón noble.” Grushinka dijo, “No se dé tanta importancia, señorita Ivannova. Usted no es mejor que yo. Bien conozco aquella historia de cuando fue, y se vendió a un oficial del ejército por unos miles de rublos en Moscú.”
     Alejo dijo, “¡Grushinka por Dios!” Catalina dijo, “¡Fue Demetrio. Él cometió la villanía de decírselo todo!¡Oh, qué vergüenza!” Grushinka dijo, “Ya me voy señorita Ivannova, y, no cuente con que yo me aleje de su amado. Eso ocurrirá cuando yo lo decida.” Catalina se quedo llorando, siendo consolada por Alejo. Catalina decía entre sollozos, “Demetrio le ha revelado a esa mujer que en Moscú, mi padre se hallaba a punto de ser acusado ante los tribunales, porque le faltaban cuatro mil rublos en unas cuentas que él llevaba. Yo le solicite a su hermano ese dinero. Estaba dispuesta a hacer cualquier cosa, a cambio de que me lo facilitára para salvar a mi padre. Él se portó como un caballero. Me dio el dinero, Lo único que tenia. Y no me pidió nada a cambio. Poco después, mi padre murió de todos modos, pero siquiera su honra se mantuvo salvo hasta lo último.”
Los ojos bellísimos de Catalina, brillaron de rencor, y dijo, “Si entonces fue gentil, ahora su hermano se ha portado como un canalla, revelando mis intimidades a esa mujer, ¡Oh, Alejo, nunca le perdonaré a Demetrio ésta terrible ofensa!”
     Entre tanto, Iván Karamazov se hallaba en la huerta de su casa! Desde ahí escuchaba la voz de un joven, muy familiar para él: “…¡Y eso no es justo María!¿Me comprendes? Toda mi vida he cargado con la vergüenza de ser hijo de una pobre loca, que mendingaba en las calles.” Era Smerdiakov, quien charlaba con su única amiga de siempre, María, la hija de una viuda que tenia arrendada la casita vecina a la de los Karamazov. Smerdiakov decía, “Se rumora que Teodoro es mi padre; y me emplea como su cocinero.” El rencor y la amargura campeaban en el discurso de Smerdiakov, que hablaba con María, como si hablara consigo mismo, diciendo, “Desde pequeño, el viejo me dejo en manos de ese estúpido de Gregorio, y su aún más estúpida mujer.” Smerdiakov continuó, “Me puso su apellido, y no le importaron los rumores sobre su paternidad, pero, ¿Qué me dio? Solo me mandó una temporada a Moscú, para que aprendiera el oficio de cocinero. Sus hijos son unos estúpidos. Demetrio vive sujeto por las pasiones; Alejo, en un misticismo que lo condena a la inocencia y a la idiotez de por vida. Únicamente Iván es un hombre culto y lúcido. Solo él.”

     A la mañana siguiente, Iván atendía al consejo de Smerdiakov, tomando a diligencia a Tchermatchnia. Al despedirse, Smerdiakov le dijo a Iván, “Actúe correctamente, joven Iván. Yo imitaré su ejemplo. No se apure por el ámo Teodoro; me encargaré de él, y evitaré que se enfrente con Demetrio.” Por la noche, el Staret Zósimo, abandonaba la vida terrenal, y era llorado por sus frailes y prosélitos, uno de sus discípulos, Alejo Karamazov decía, “¡Maestro, maestro!¿Por qué me abandonas ahora? Mi corazón no puede naufragar en la confusión sin tu guía.”
     Alejo, su discípulo más cercano, se sentía perdido, y lleno de dolor. Grushinska, en ese instante, recibía una carta cuyo remitente era un hombre a quien ella había amado cinco años atrás. Mientras abría el sobre, para leer la carta, Grushinka decía, “¡Por fin me escribe!” Después de leer las primeras líneas, Grushinka dijo, “¡Me cita en Mokroié!¡Ah, voy enseguida! Él es el único hombre que he amado de verdad. Me abandonó hace cinco años, y en mi amargura, me dediqué a atormentar a los que desde entonces me asediaron, pero recuperaré a mi amor, y volveré a ser la mujer dulce y buena que fui.”
     Grushinka, se colocó un chal sobre los hombros apresuradamente, e iba a salir, cuando dijo, “¡Alejo!” Vio tan triste y abatido de soledad al muchacho, que no se atrevió al despedirlo. Alejo le dijo, “Perdona Grushinka, ¿Vas a salir?” Ella le dijo, “Sí, sí, pero entra y bebe una copa, o algo conmigo Fraile. Tú eres un ser tierno y bondadoso. Me halaga que visites mi casa.” Alejo dijo, “Mi maestro Zósimo ha fallecido, Grushinka. Estoy confundido. Ya no sé si deseo ser fraile. Ya no sé qué sucederá con mi vida.” Grushinka le dijo, “¡Vive, Alejo! Sólo vive. No pretendas forzar las cosas, ni regir destinos. Ni siquiera el tuyo propio. Eso le corresponde a Dios. Alza tu vaso, y relájate.”
     Ella se sirvió también un poco de licor, y le dijo, “Yo, por ejemplo, amé a un hombre hasta el delirio, cuando era muy joven. Creía que mi amor y mi deseo regirían, y harían de mi existencia algo así como un florido y abundante jardín.” Su risa siempre cantarina sonó esa noche más bien amarga. Grushinka siguió, “De pronto, él me dejó. Yo no sabía qué hacer. No he sabido desde entonces. He vivido guardando todo el amor que le tuve, convertido quizá en rencor…pero latente aún, punzante aún. Hoy, hace un momento, recibí una carta suya. Me cita en Mokroié. ¿Qué te parece? Y yo, como si no hubiera transcurrido ni un minuto desde la última vez que anide en sus brazos, saldré hacia Mokroié, como una loca, con un único propósito: volver a verlo.” Alejo dijo, “¡Grushinka! entonces tu nunca has amado a mi hermano Demetrio.” 
     Alejo se lanzó por las calles oscuras de la ciudad, en desesperada búsqueda de su hermano mayor, pensando, “Debo localizarlo antes de que él se entere de que Grushinka ha partido, o cometerá otra de sus locuras.” Pero Demetrio, llevando consigo la mano de un almirez, saltaba en esos momento la barda de la casa de su padre, pensado, “¡Presiento que Grushinka vendrá ésta noche…¡Ahh, pero no permitiré que el viejo la envilezca!” Al acercarse al muro de la habitación de Teodoro, Demetrio pensó, “¡La ventana del cuarto de mi padre iluminada! Quizás ella se halle ahí adentro con él. ¡No lo resistiré! Sí Grushinka cede ante los caprichos de él…¡Todos iremos a parar al infierno!” Al advertir la silueta de su padre, y oír su voz, se pegó al muro. Los celos le impelían a Demetrio a actuar como un loco. Se escuchó una voz dentro de la habitación, diciendo, “¿Quién anda por ahí?” Demetrio pensó, “Está con alguien entonces…¡La tiene con él!¡Ahh, maldito, ésta será tu última noche de placer sobre la tierra!” Teodoro abrió la ventana y sacó medio cuerpo exclamando: “¡Grushinka, linda!¿Eres tú, amor mío?” El señor Karamazov quedaba al alcance de su vástago. Pero éste reflexionó a tempo, pensando, “Ella no ha vendido…la llama.”
       Los viejos rencores acudieron en auxilio de aquella tétrica idea. Demetrio pensó, “Es mi padre, pero también es mi rival, y el verdugo de toda mi existencia.” En ese momento, se escuchó la voz de Gregorio, diciendo, “¿Quién anda ahí?¡Contéste!¡Veo una sombra pegada al muro!” La ventana se cerró violentamente. Smerdiakov, quien se acercaba pensó, “¡Dios mío, el ámo!¡Creo que llegué demasiado tarde para salvarlo!” Gregorio notó que una sombra corría por entre los setos, y el viejo sirviente se lanzó en su persecución, gritando, “¡Alto ahí!¡Sé quién eres parricida!¿Acaso has cometido la infamia que tanto anunciaste?” Gregorio logró atrapar el pie del fugitivo, antes de que éste saltára el muro, diciendo, “¡Baja, baja de ahí; parricida!¡Te capturé!” La mano del almirez golpeó la cabeza del viejo Gregorio, derribándolo. Demetrio solo dijo, “¡Suéltame estúpido!” Pero, en lugar de huir, Demetrio volvió al jardín y lloró arrepentido, junto a Gregorio, quien yacía inconsciente con la cabeza ensangrentada. Mientras lo sostenía, Demetrio decía, “¡No te mueras!¡Oh, no, a ti no quería dañarte! Tú me criaste. Rezabas conmigo durante mi niñéz. ¡Maldigo el instante en que te golpeé, y me maldeciré de por vida si mueres Gregorio!”
      Minutos después, Demetrio llegaba a casa de Grushinka. La domestica al verlo dijo, “¡Oh no señor, a mi no me mate!¡Yo no tengo culpa de nada!” La criada de Grushinka, se había aterrado al mirar a Demetrio con las manos, la camisa, y parte de la cara, manchadas de sangre. Demetrio le dijo, “Dame un barreño para lavarme, muchacha, y confiésame de una vez, a dónde fue tu áma.” Ella le dijo, “Partió a Mokroié, para una cita con un caballero.” Luego de lavarse, Demetrio fue directo a la armería. Al llegar Demetrio, mostró un fajo de billetes al armero, diciendo, “¡Vengo a desempeñar mis pistolas armero!¿Lo ve?¡Traigo suficientes rublos! Démelas.” Armado ya, y cubriéndose con una capa que le prestó el armero, Demetrio partió en su caballo rumbo a Mokroié. Al llegar a Mokroié, Demetrio entró a una taberna, y descubrió a Grushinka aburrida en una mesa con un desconocido. Era un hombre viejo, quien le decía, “Créeme Grushinka, todo ha sido un desastre en mi vida, desde que te dejé y me fui de aquí. Tú eres mi suerte, mi dicha. Fui un estúpido. Ahora quiero…” Grushinka al escucharlo pensaba, “¡Qué cruel es la vida! Yo esperaba hallar a mi antiguo amante, tal como era entonces: un joven lleno de vida, de alegría, que tocaba canciones polacas, y en su lugar, tras añorarlo cinco años, aparece ante mí este otro, que pareciera su padre.”
     Demetrio se acercó a la mesa, diciendo, “Buenas noches, Grunishka. Preséntame a tu amigo.” Grushinka llena de sorpresa dijo, “¡Demetrio!” Los ojos negrísimos de Grushinka, reflejaron el temor que Demetrio atacara al polaco. Grushinka dijo, “Es…el oficial retirado Wrublewski, un viejo amigo.” De modo imprevisto, Demetrio sacó del bolsillo un rollo de billetes, y los colocó sobre la mesa, dando un golpe, diciendo, “Mire, viejo amigo polaco, tóme estos mil rublos. Se los ofrezco, a cambio de que se vaya para siempre de aquí, y olvide a mi Grushinka.” El polaco no se ofendió ni se negó tajantemente, a aceptar aquella oferta, como hubiera esperado Grushinka, diciendo, “U-usted debe albergar muy poderosas razones para considerar a Grushinka como algo suyo, c-creo que…”
Grushinka dijo alterada, “¿Crees qué…?¡Eres una gallina, y además un cerdo codicioso, capaz de canjearme por rublos, o por cualquier otra…porquería!¡Qué equivocada estaba respecto de ti!¡Lárgate!¡No me importas más, Wrublewski!” Tras la partida del farsante Wrublewski, Grushinka buscó consuelo en los brazos de Demetrio, quien la abrazaba y besaba diciendo, “¡Vamos, vamos. Mi hermosa, alégrate de haber descubierto a tiempo la clase de sabandija que era ese tipo!” Grushinka le dijo, “Es a ti, solo a ti, a quien ámo, Demetrio. Fui una tonta embarcada en una ilusión, y me aparte de mi verdadero amor. Apareciste a buena hora para deshacerla.” Por primera vez Demetrio sentía que Grushinka era de veras suya, y eso le colmaba de dicha, pero…una voz a sus espaldas dijo, “Dése por preso, capitán Demetrio Karamazov. Se le acusa de haber dado muerte, esta noche, a su padre.” Demetrio se levantó y dijo, “¿Mi padre?” Uno de los guardias dijo, “Aquí están los rublos que le robo al viejo.”
El oficial dijo, “¡Su camisa está manchada con sangre!” El oficial lo tomó del brazo y dijo, “¡Vamos, no hay duda de que usted es el criminal que ultimó esta noche a Teodoro Karamazov, para robarle tres mil rublos de un sobre que hayamos junto al cadáver!” Grushinka se llevó las manos a la boca y exclamó, “¡Oh, Dios no!” Demetrio dijo, “¡No fui yo, Grushinka, te lo juro!” Mientras Demetrio era llevado preso, Grushinka dijo, “¡Si lo hizo, yo tuve la culpa, lo hizo por mí! ¡Llévenme con él! ¡Lo que sea de Demetrio, debe ser de mi, porque me he dedicado a atormentarlo, y a suscitar sus celos!” La carreta con los guardias y Demetrio, dejó atrás a Grushinka, quien gritaba, “¡Aprésenme, se los suplico!¡Quiero estar con Demetrio!” 

      Poco después, en la sala de interrogatorios, Demetrio declaraba, “Si, yo golpeé a un viejo, mas ese viejo era Gregorio, no mi padre. A él no me atreví a tocarlo.” El oficial le preguntó, “Entonces…¿Por qué encontramos a Teodoro Karamazov cubierto de sangre y con la cabeza rota en el piso de su recamara? Gregorio no pudo haberlo hecho, pues, como usted dice, quedó inconsciente por el golpe que le propinó. Marta estaba dormida, ya que tomó un brebaje, y le dio de la misma medicina a Smerdiakov, para que éste descansára, y se recuperára de la crisis que esa noche sufrió.” Demetrio dijo, “Así que a Smerdiakov le sobrevino un ataque esa noche, ¡Qué extraño! Solo él conocía la contraseña para entrar al cuarto del viejo, y solo él sabía dónde estaba el dinero. Fue él quien me confió las dos cosas, mientras lo amenazaba días atrás.”
El oficial le dijo, “De manera que interrogó al muchacho para saber todo eso. Entonces, ya planeaba el asesinato, ¿No? Había amenazado a su padre varas veces, delante de testigos, nos informaron.” Demetrio dijo, “Sí. Experimentaba celos porque el viejo asediaba a Grushinka. Pero esa noche no…Algo me detuvo. Sentía el impulso de destrozarlo, y no lo obedecí. Salí corriendo, subí a la barda, Gregorio se percató y me persiguió; lo golpée con la mano del almirez que llevaba. Me alegro que el pobre viejo no haya muerto.” El oficial le dijo, “Vaya a la celda donde lo tendremos hasta el juicio, Demetrio Karamazov. Entre tanto, permanecerá incomunicado.” Demetrio dijo, mientras era llevado, “¡Entiendan!¡No soy un parricida!¡Pueden inculparme por tarambana, por borracho, por sensual, pero no por eso!”
     Iván Karamazov volvió de Tchermatchnia, en cuanto Alejo le avisó de lo que sucedía. Enseguida, se dirigió al hospital donde estaba internado Smerdiakov, quien había sufrido otras crisis posteriores a la de la noche del crimen, y se hallaba en mal estado de salud. Cuando Iván lo visitó en el hospital, Smerdiakov, estando en cama, le dijo, “Adiviné que vendría, joven Iván. Acérquese, no puedo hablar muy alto.” Iván le dijo, “Dime la verdad, Smerdiakov, antes de mi partida, tu insinuaste que podías fingir una crisis: incluso, casi vaticinaste la muerte de mi padre. ¿Quién lo mató?¿Fue Demetrio, o fuiste tú?”
Smerdiakov dijo, “Si hubiera sido yo…usted tampoco estaría limpio de culpas, joven Iván. Le advertí lo que podía pasar. Le dije que si se iba, yo comprendería, y aceptaría su decisión. Usted se fue a Tchermatchnia, y volvió solo cuando el asunto había concluido. Demetrio será condenado por la justicia, no hay duda, no tiene escapatoria. Se ha deshecho usted de su hermano, y de su padre. La fortuna de los Karamazov, será suya porque Alejo no reclama bienes terrenales, por ser novicio, ¡No está mal!” Iván dijo, “¡Yo no autoricé semejante infamia, canalla!¡Sí, fuiste tú! Está claro.” En ese momento, Iván se alteró, diciendo, “¡Necesito aclararlo todo, Smerdiakov!” En ese momento, el doctor entró a la habitación del hospital, diciendo, “Salga por favor, señor. El joven está muy débil. No debe excitarlo.”
     En el hospital le prohibieron a Iván, que insistiera en molestar a Smerdiakov, y le advirtieron que una impresión fuerte, podía provocar en el enfermo otro ataque. Al salir del hospital Iván pensó, “¡Insinuó que soy su cómplice, que lo autoricé para matar al viejo, que le dejé el campo libre al salir de viaje.” Desesperado, Iván fue a refugiarse con Catalina Ivannova. Después que Iván le explicó el asunto, dijo, “…¿Tú qué piensas?¿Soy también un asesino como Smerdiakov?” Catalina dijo, “De ninguna manera.” Enseguida, Catalina saco una carta, y se la mostró a Iván, diciendo, “Lee esta carta que me escribió tu hermano hace unos días, apenas en vísperas de la muerte de tu padre. En ella, jura que matará a Teodoro: ‘Para conseguir los tres mil rublos que me debe,’ y solo así se sentiría libre para casarse con Grushinka.” Iván leyٌó la carta, y dijo, “Es cierto. Aquí lo dice. Y tuvo que ser Demetrio…porque, ahora me pregunto: si no fue del sobre que mi padre conservaba escondido, para Grushinka, ¿de dónde obtuvo mi hermano los rublos que los policías descubrieron en su poder?”
     Poco después, el juicio contra Demetrio empezó. El fiscal Kirilovith usó, como argumento principal, el dinero que los policías descubrieron en poder de Demetrio. Ante el juez, el fiscal preguntó, “Y dígame Demetrio Karamazov…¿Cómo se apropió de esos rublos, si dice que nunca alcanzó a entrar a la alcoba de su padre.” Le respuesta de Demetrio desconcertó a todos los presentes, “La noche que gasté el dinero que yo debía haber enviado a la tía de Catalina Ivannova, no lo gasté todo. Quedaron mas de mil rublos que guardé en un escapulario que llevaba siempre al pecho.” El fiscal dijo, “¿Un escapulario? Los guardias no hallaron nada de eso al desnudarlo y cambiarle las ropas ensangrentadas que llevaba, por otras limpias, el día de su aprehensión.” Demetrio dijo, “Ya no lo tenía. Cuando supe que Grushinka había ido a Mokroié, a verse con su antiguo amante, me desesperé. Recordé el escapulario. Lo rompí y saque el dinero para ir a la armería. Quería desempeñar mis pistolas, para enfrentarme al viejo novio de Grushinka en un duelo. La tela del escapulario quedó tirada en la calle. Por eso llegue a la armería con las manos llenas de dinero.”, 
     El fiscal defensor, Fetiukovich, había sido contratado por Catalina Ivannova, e Iván Karamazov. Era uno de los más notables abogados de Moscú. Fetiukovich interrogó a Demetrio, “Dígame, Demetrio, ¿Para qué llevaba usted en un escapulario ese dinero?” Demetrio dijo, “Me sentí como un infame, cuando luego de la borrachera de esa noche, en Mokroié, advertí que había dispuesto de un dinero que no era mío. Lo que me quedaba, me lo puse en el escapulario, para traerlo ahí como penitencia, con la firme intención de reunir el resto, y devolverlo a su dueña.” En aquella parte del juicio, todo había ido en contra de Demetrio. Cada detalle lo inculpaba más. Al terminar la primera parte del juicio, Catalina le dijo a Iván, “Mañana nos interrogarán a ti y a mí, Iván.” Por otro lado, Alejo dijo a Grushinka, “Oraré porque mi hermano se salve, Grushinka. Estoy seguro de que no fue él, sino Smerdiakov, quien mató a mi padre, pero ninguno de nosotros puede probarlo por desgracia.”
     Smerdiakov había salido del hospital, y estaba hospedado en casa de María y su madre, reponiéndose. Al recibir la inesperada vista de Iván, Smerdiakov dijo, “¡Vaya pero si es el joven Iván que viene a visitarme!¡Me alegro de verlo!” Una vez que estuvieron a solas, Iván lo interrogó, diciendo, “Quiero que me expliques qué quisiste decir el otro día…” Smerdiakov dijo, “¡Ah, sí! Lo haré con gusto joven Ivan. Aunque no pensé que un hombre de talento como usted, requiriera explicaciones.” Iván le dijo, “¿Cómo lo hiciste Smerdiakov? Cuéntamelo todo.” Smerdiakov dijo, “Marta me había dado una pócima, creyendo que la crisis que fingí en la bodega, momentos antes, era real. Yo dormitaba apenas.”
    Smerdiakov empezó a narrar, “Escuché a su padre llamar a gritos, ‘¡Grushinka!¿Eres tú, mi ángel?¿Has venido por fin?’ Yo había llegado hasta la puerta, y esperaba que Demetrio golpeara al viejo cuando éste asomara la cabeza por la ventana. Sin embargo, en lugar de escuchar el quejido de viejo, escuché que una ventana se cerraba de golpe. Pensé, ‘Es la ventana que se cierra, ¿Lo habrá matado?¿Estará Demetrio allí dentro? Lo sabré enseguida.’ Entonces toqué la puerta y dije, ‘¡Señor, soy yo Smerdiakov!¡Abra!’ Teodoro respondió con su usual desconfianza, ‘¿De verdad eres tú, Smerdiakov?¿Estas solo?’ 
     Entonces se me ocurrió una idea genial, y le dije, ‘¡Grushinka está aquí conmigo, señor! Ha venido a verlo.’ Él abrió. ¡Estaba verdaderamente loco por esa mujer!, y dijo, ‘¡Grushinka, mi alma, mi vida, entra!’ Me apoderé del pisapapeles. Lo tomé de la camisa, mientras Teodoro me decía, ‘¿Dónde está?¡Oh, no Smerdiakov, tú no!’ Lo maté antes de que gritara pidiendo auxilio. Seguramente en ese momento Gregorio perseguía a Demetrio por el jardín. Yo le había dicho a Demetrio, y a usted, que el viejo escondía el dinero para Grushinka, bajo la almohada; pero no, él lo había puesto bajo el colchón. Ese secreto lo guardé para mí. Saqué los tres mil rublos, y tiré el sobre. Pensé, ‘Justo lo que necesito para abrir un restaurante en Moscú, y dejar de ser un sirviente de mi propio padre.’ ¡Mírelos, ahí están, de qué poco van a servirme ahora! Se los regalo, joven Iván. No puedo irme a Moscú, y menos encargarme de un negocio.
Luego del crimen, me dio un ataque real, y después otro y otro, tan fuertes como no los había tenido nunca. Es un milagro que aún esté vivo. Los médicos dicen que debo llevar una vida tranquila, de otra manera, ellos no responden por mí. ¿Qué le parece?¡Todo ha resultado inútil!” Iván Karamazov dijo, “Tomaré los billetes para entregarlos al tribunal, que está a punto de condenar a mi hermano Demetrio.” Iván se levantó y dijo, “Me voy, no sin antes decirte, que nunca te hubiera considerado a ti como el parricida, el hijo de una loca, el criado perfecto y fiel de Teodoro Karamazov, su hijo natural, quizá…nunca te hubiera creído capaz de tramar algo tan diabólico, pero desharé tu jugada mañana, antes de que la sentencia contra Demetrio, sea pronunciada.” 

     Iván volvió a la pensión donde se hospedaba, dejo el dinero sobre una mesa, desde donde lo podía ver sentado en un sillón, y éste fue convirtiéndose en una pesadilla para él, hasta el punto de crearle un insoportable dolor de cabeza, y provocarle un acceso de fiebre. Iván pensó, “¡Maldito, maldito dinero! ¡Tú pusiste a los hijos contra el padre!” De súbito, cuando la fiebre era muy alta, apareció un diablejo pequeño, arriba de los billetes, que vestía en parte como el difunto Teodoro Karamazov, y parte como el propio Iván, diciendo, “¿Porqué te afliges tanto? Odiabas a Teodoro. Eres cobarde, sino quizá lo hubieras ultimado tú mismo.
Muy en tu fuero, sabias que el crimen se aproximaba. Smerdiakov solo fue el instrumento del mal, que ya Smerdiakov Karamazov había desatado, y se disponía a abalanzarse sobre él, como ocurrió. Tú eres más culpable que ese muchacho enfermo, Iván. Tú deberías ser el condenado.” Iván dijo, “¡No, no, yo no deseaba causarle daño a mi padre! No lo amaba. Le guardaba rencores por su avaricia, y por su abandóno. Pero nunca…nunca hubiera levantado la mano contra él. ¡Vete, vete maldito, déjame! ¡No me atormentes más!” En la escalera, afuera de la habitación de la pensión, Alejo y la encargada escuchaban la voz de Iván, diciendo, “¡Véteee, véte¡ ¡Quiero estar solo!¡No puedo más!” María le dijo a Alejo, “¿Lo ve? Lleva mucho tiempo gritando así. Me imagino que lo de su hermano, y su padre lo están volviendo loco.”
     Ya dentro de la habitación, Iván había perdido el sentido. Al recobrarlo, Alejo estaba a su lado. Alejo le dijo, “¡Cálmate, cálmate ya, hermano! De mí no tienes nada que temer.” Iván le dijo, “Ve a ver a Smerdiakov. Presiento que realizará otra de sus canalladas…ve, e intenta convencerlo para que declare mañana, en el tribunal.” Alejo dijo, “Precisamente, vengo de la casa de María. Smerdiakov acaba de ahorcarse, Iván. Ya nada ni bueno ni malo puede esperarse de él.” Iván dijo, “¡Demetrio está perdido!¡Tú, y yo, los Karamazov estamos perdidos!”
     Al día siguiente, en la última sesión del juicio, todos los testimonios continuaron en un tenor, que perjudicaba la causa de Demetrio. Catalina dio testimonio, “Cuando yo le encargué estos tres mil rublos, y le pedí enviarlos a mi tía, sí temí que no llegaran a su destino. Pero él era mi prometido, y yo quería poner a prueba su honestidad.” Pero Grushinka levantó la voz y dijo, “¡Ella lo hizo porque quería atraparlo, quería que él estuviera en sus manos, así podría manejarlo a su antojo!” Grushinka comenzó a llorar, “¡Arruinó mi vida! Demetrio estaba obsesionado por ese maldito dinero, por devolvérselo, y lavar su honra. ¡Todo esto es culpa de Catalina Ivannova! Ella no lo amó nunca, solo procuraba adueñarse de él.” Demetrio gritó desde su estrado, “¡Grushinka!” Grushinka se acercó a Demetrio, quien dijo, “¡Dime que tú me crees, dime que sabes que yo no maté a mi padre!” Grushinka se enjugó las lagrimas y dijo, “¡Te creo, amor mío!”
     Enseguida, algo inesperado sucedió en la sala. Iván entró a la sala y dijo, “¡Yo soy el asesino señor Juez, señores, señoras!¡Dejen en paz a Demetrio! Él solo a pecado de imprudente, y de juerguista. Fui yo quien mató a Teodoro Karamazov, mi padre.” Iván había ingresado en aquella sala de juicios, todavía afiebrado, y con el traje mal puesto. Su apariencia era muy poco convencional, mas su desesperación era auténtica. Iván se detuvo frente al juez, diciendo, “¿Escuchó lo que le dije? Condéneme  mí, se lo suplíco. Yo autoricé a Smerdiakov, para que aniquilára al viejo.” Un par de soldados lo sujetaron  mientras Iván decía, “¿No me creen? Les narraré con detalle cómo sucedió todo. Aquí traigo el dinero robado.” Alejo se levantó y dijo, “¡Iván, por dios cálmate, guarda compostura!” Iván le dijo, “¡Alejo, hermanito, has que me escuchen! Te lo platique anoche. Soy el único culpable.” Alejo le dijo, “Sí, sí, hablaré con el juez, pero tranquilízate.” Iván sufrió un colapso, y perdió el sentido. Un medico acudió a asistirlo, y pidió que lo trasladaran a la enfermería. Catalina, preocupada, le preguntó a Alejo, “¿Qué crees que pase, Alejo?” Alejo dijo, “Él no está en sus cabales, Catalina. Van a hacerle caso omiso.”
     En efecto, poco después, el médico daba su diagnostico: “El joven Iván Karamazov, padece demencia pasajera, sin duda a causa del agotamiento nervioso, y los sucesos terribles que ha vivido en los días recientes, delira, tiembla, y arde en fiebre.” Tanto el juez como el jurado, declararon a Demetrio Karamazov, culpable de parricidio. El juez dijo, “Puestos todos de acuerdo, se condena al acusado a pasar los próximos veinte años en Siberia.” Solo una cosa preocupaba a Demetrio, luego de aquella tragedia. Demetrio dijo a Alejo, “¿Me autorizarán a vivir en Siberia, con Grushinka? Ella desea irse conmigo.” Alejo dijo, “Lo siento hermano. El convoy no permite parejas. No podrán estar juntos.”
     Demetrio dijo, “¡Ese es el verdadero castigo por mis culpas!¡Sin Grushinka, no me interesa vivir!” Catalina se acercó donde estaban Grushinka y Demetrio, y dijo, “No te desesperes, Demetrio. Quizá sea cierto lo que dijo Grushinka en el juicio, y yo tenga alguna participación en todo esto. Repararé el daño que te he infligido, dándote la oportunidad de escapar hacia América. Voy a repartir dinero entre los guardias, y los responsables del convoy, para que te faciliten la huída, un barco te estará aguardando para conducirte lejos con Grushinka, así comenzarás una nueva vida.”  Demetrio dijo, “Gracias Catalina y perdona mis impertinencias.” Catalina dijo, “No seremos marido y mujer, Demetrio, seremos hermanos, porque apenas Iván se reponga, me casaré con él, y dedicaré mi vida a cuidarlo.”
     Semanas después, el convoy de presos se preparaba a abordar el tren hacia Siberia. Grushinka y Demetrio se despedían. Grushinka dijo llorando, “¡Te alcanzaré amor mío!” Demetrio le dijo, “Nos fugaremos hacia América, Grushinka. Ten fe en nuestro amor.” Demetrio se despidió de Alejo, “Adiós, hermano querido. Tienes un corazón cándido y puro. Ojalá la vida no se encargue de oscurecerlo, y tornarlo duro y violento, como el mío.” Alejo dijo, “Que el señor te bendiga, Demetrio.” Fue así como la terrible muerte de Teodoro Karamazov, acarreó desgracia para sus hijos; aunque también renovó la fe, y el amor de sus corazones. Catalina amó fielmente desde entonces a Iván; Grushinka siguió en el destierro a Demetrio, y Alejo continuó buscando a Dios.                   
 
Tomado de Novelas Inmortales Año XII, No. 592, 22 de marzo 1989. Guión: Dolores Plaza. Adaptación: R. Bastien. Segunda Adaptación: José Escobar.