Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0251 5299. Gracias.

miércoles, 25 de abril de 2012

La Dama del Lago de Walter Scott

     Sir Walter Scott, primer Baronet nació en Edimburgo, el 15 de agosto de 1771 y falleció en Abbotsford House, Melrose, Escocia, el 21 de septiembre de 1832. Walter Scott fue un prolífico escritor del Romanticismo británico, especializado en novelas históricas, género que él creó tal y como lo conocemos hoy. También fue poeta y editor, siendo conocido en toda Europa en su época. En cierto sentido, Scott fue el primer autor que tuvo una verdadera carrera internacional en su tiempo, con muchos lectores contemporáneos en Europa, Australia, y Norteamérica.
     Nacido en College Wynd en el pueblo antiguo de Edimburgo en 1771, el hijo de un abogado, Scott sobrevivió a un ataque infantil de poliomielitis en 1773 que lo dejó cojo. Para curar su cojera, fue enviado en 1773 a vivir en la región de la fronteras rurales en la granja de sus abuelos paternos en Sandyknowe, junto a las ruinas de la Torre Smailholm, la casa de la familia anterior. 
     Sus novelas históricas y, en menor medida, su poesía, aún se leen, pero hoy son menos populares de lo que fueron en la cumbre de su éxito. A pesar de ello, muchas de sus obras siguen siendo clásicos en la literatura inglesa y específicamente escocesa. Algunos de sus títulos más famosos son Ivanhoe, Rob Roy, The Lady of the Lake, Waverley y The Heart of Midlothian.
     En Sandknowe su tía Jenny le enseña a leer. Scott aprendió los patrones del habla de la región y los muchos cuentos y leyendas que caracterizaron gran parte de sus obras. En enero de 1775, regresó a Edimburgo, y en el verano se fue con su tía Jenny a tomar un tratamiento en el balneario en Bath, Inglaterra, donde vivieron en South Parade, No.6 (Hoy Hotel Pratt). En el invierno de 1776 volvió a Sandyknowe, para otro intento de cura de agua en Prestonpans durante el verano siguiente.
     En 1778 Scott volvió a Edimburgo para recibir educación privada a fin de prepararse para la escuela, y en octubre de 1779 se inició en la Real Escuela Superior de Edimburgo. Ahora era capaz de caminar y explorar la ciudad y el campo circundante. Sus lecturas incluían libros de caballerías, poemas, historia y libros de viajes. Recibió clases particulares por James Mitchell, en la aritmética y la escritura, y aprendió de él la historia de la Iglesia de Escocia, con énfasis en los covenanters, movimiento religioso, nacido del presbiterianismo. Después de terminar la escuela, fue enviado a permanecer durante seis meses con su tía Jenny en Kelso, asistiendo a la escuela primaria local donde se reunió con James y John Ballantyne quienes más tarde se convirtieron en sus socios en negocios e imprimieron sus libros.
     Scott comenzó a estudiar los clásicos en la Universidad de Edimburgo en noviembre de 1783, a la edad de sólo 12, un año mas joven que la mayoría de sus compañeros. En marzo de 1786 comenzó de aprendíz en la oficina de su padre para convertirse en un miembro de la Sociedad de Escritores para el Sello de su Majestad. Mientras estudiaba en la Universidad, Scott se hizo amigo de Adam Ferguson, el hijo del profesor Adam Ferguson, que organizó salones literarios. Scott, conoció al poeta ciego, Thomas Blacklock, quien le prestó libros, y lo introdujo a los círculos de los poemas de Ossian de James Macpherson.
     Durante el invierno de 1786-87  Scott, de 15 años de edad, vio a Robert Burns en uno de estos salones, en el que llegaría a ser el único encuentro entre ambos. Cuando Burns notó el poema ilustrado impreso, "El Juez de Paz" y preguntó quién había escrito el poema. Scott sabía, entonces le dijo que el autor era John Langhorne, y Burns le agradeció. Cuando Scott decidió que se convertiría en un abogado, regresó a la universidad para estudiar derecho. Primeramente tomó clases de Filosofía Moral e Historia Universal en 1789-1790.
     Después de completar sus estudios en derecho, Scott se convirtió en un abogado de Edimburgo. Como empleado de un abogado hizo su primera visita a las Tierras Altas Escocesas, para ejecutar un desahucio. Fue admitido en la Facultad de Derecho en 1792. Tuvo un fracaso amoroso con Belsches Williamina de Fettercairn, quien se casó con un amigo de Scott, Sir William Forbes, 6to baronet y banquero.
     Como niño, joven, y joven adulto, Scott estaba fascinado por las tradiciones orales de las fronteras escocesas. Era un coleccionista obsesivo de narraciones, y desarrolló un innovador método para registrar lo que escuchaba a los pies de narradores locales. Scott registraba tallando y esculpiendo en las ramas, para evitar la desaprobación de los que creían que esas historias no eran dignas de ser escritas e impresas. A la edad de 25 comenzó a escribir profesionalmente, traduciendo obras del alemán. Su primera publicación fue una version rimada de las baladas de Gottfried August Bürger en 1796. A continuación publicó un peculiar conjunto de tres volúmenes de baladas recolectadas de su región natal adoptiva, La Trova de la Frontera Escocesa. Esta fue la primera señal de un interés en el punto de vista literario de la historia de Escocia.
   Como resultado de su temprana infección de la polio, Scott tuvo una pronunciada cojera. A pesar de ser un caminante con determinación, a caballo experimentó una mayor libertad de movimiento. Sin considerarse como una carrera militar, Scott se alistó como voluntario en el primer regimiento Lothian y de la Frontera, de pequeños propietarios rurales. En un viaje a la Región de los Lagos, con viejos amigos de la universidad, Scott conoció a Charlotte Genevieve Charpentier (o Carpenter). Ella era hija de Jean Charpentier de Lyon en Francia, y estaba bajo la tutela del Señor Downshire en Cumberland. Después de tres semanas de noviazgo, Scott le propuso matrimonio y se casaron el día de Nochebuena de 1797. Ellos tuvieron cinco hijos, de los cuales sólo sobrevivieron cuatro al momento del fallecimiento de Scott. En 1799 Scott fue nombrado juez-diputado del condado de Selkirk, con base en el Burgo de Royal de Selkirk. En sus primeros días de casados ​​Scott tuvo una vida digna gracias a sus ganancias en la ley, su salario como juez, diputado, los ingresos de su esposa, parte de los ingresos de sus escritos, y su parte del menguado patrimonio de su padre.
      En 1796, un amigo de Scott, James Ballantyne, fundó una imprenta en Kelso, en la frontera escocesa. A través de Ballantyne, Scott fue capaz de publicar sus primeros trabajos y su poesía comenzó a llevarlo a la atención del público. En 1805, su libro La Canción del Último Trovador, capturó la imaginación del amplio público, y su carrera como escritor se estableció de manera espectacular. Publicó muchos otros poemas a lo largo de los siguientes diez años, incluyendo el popular poema, La Dama del Lago, impreso en 1810 y ambientado en los Trossachs.
     Algunas partes de la traducción alemana de este trabajo fueron musicalizados por Franz Schubert. Una de estas canciones, Ellen Dritter Gesang, es conocida popularmente como el Ave María de Schubert.” Marmion, publicado en 1808, produce las líneas que se han convertido en proverbiales. El Canto VI. Estrofa 17 dice así:

Y sin embargo, las preguntas puzantes de Clare debo rechazar

Debo separar la Constanza de la monja,

¡Oh! ¡Qué enmarañada red tejemos

Cuando por primera vez practicamos el engaño!

¡Un Sobornador también! ¡No es extraño

Que me sienta reprendido bajo su ojo!
      En 1809, Scott convenció a James Ballantyne y su hermano para ir a Edimburgo, y para establecer su imprenta allí. Scott se convirtió en un socio en sus negocios. Como un político conservador y defensor de la Unión con Inglaterra, Scott ayudó a fundar la Revista Trimestral de Tory, una revista en donde hizo varias contribuciones anónimas.
      En 1813, a Scott se le ofreció el puesto de Poeta Laureado. Se negó, y la posición fue para Robert Southey.
   Aunque Scott había alcanzado la fama a través de su poesía, pronto probó suerte en la escritura en prosa. Scott documentó sus investigaciones sobre la tradición oral de la frontera escocesa en la prosa de ficción a través de historias y novelas. En ese tiempo, la prosa aún se consideraba estéticamente inferior a la poesía, sobre todo en los géneros clásicos, tales como la tragedia épica o poética. Era mal visto que se considerara a la prosa como un vehículo mimético para retratar los acontecimientos históricos.
    En una acción innovadora y astuta, Scott escribió y publicó su primera novela, Waverley, de forma anónima. Era una historia sobre el levantamiento Jacobita de 1745. Su protagonista Inglés, Edward Waverley, al igual que Don Quijote, era un gran lector de novelas, y había sido criado por su tío Tory, que era simpatizante del jacobinismo, aunque el propio padre de Edward era un liberal. El joven Waverley obtiene una comisión en el ejército Whig y es acantonado en Dundee. En uso de licencia, obtiene un permiso para encontrarse con un amigo de su tío, el jacobita barón Bradwardine, y se siente atraído por Rose, la hija del barón. En una visita a las Tierras Altas, Edward se queda más tiempo de lo que su licencia se lo permite y es arrestado y acusado de deserción.

     Sin embargo, es rescatado por el jefe de las Tierras Altas, MacIvor Fergus, y su fascinante hermana Flora, cuya devoción a la causa Stuart, ha excedido el fanatismo de su hermano, pero ha destacado también su pureza.” A través de Flora, Waverley conoce a Bonnie Prince Charlie, pretendiente jacobita al trono, y bajo su influencia Waverley se inclina hacia el lado jacobita y toma parte en la batalla de Prestonpans. Sin embargo, Waverley escapa de una venganza después de salvar la vida de un coronel whig durante la batalla. Waverley, cuyo apellido refleja su lealtad dividida, finalmente decide llevar una vida pacífica a través de un establecimiento respetable en la casa de Hannover en lugar de vivir como un rebelde proscrito. Decide casarse con la bella Bradwardine Rose, en lugar de aventurarse con la sublime MacIvor Flora, que, tras el fracaso del levantamiento del 45, se retira a un convento francés.

  Hubo luego una sucesión de novelas en los próximos cinco años, cada una con una ambientación escocesa. Consciente de su reputación como poeta, Scott mantuvo el anonimato que había comenzado con Waverley, en la publicación de las siguientes novelas bajo el nombre de “el autor de Waverley o como Cuentos de...” o sea, de autor desconocido. Entre quienes estaban familiarizados con su poesía, su identidad se convirtió en un secreto a voces. Sin embargo, Scott insistió en mantener el anonimato, tal vez porque pensaba que su antiguo padre desaprobaría su participación en un ejercicio tan trivial como la escritura de novelas. Durante este tiempo Scott llegó a ser conocido por el apodo de El Mago del Norte.” En 1815 se le dio el honor de cenar con Jorge, el Príncipe Regente, quien quería conocer al autor de Waverley.”
     La serie de cuentos de Scott de 1819, Cuentos de Mi Patrón, a veces considerados un subconjunto de la serie de novelas de Waverley, fueron pensados para ilustrar aspectos de la vida regional escocesa. Entre los más conocidos estan, La Novia de Lammermoor, una versión novelada de un incidente real en la historia de la familia Dalrymple, que tuvo lugar en las colinas de Lammermuir en 1669. En la novela, Lucie Ashton y el noble pero ahora desposeído y empobrecido Edgar Ravenswood intercambian votos. Pero los Ravenswoods y los adinerados Ashton, que ahora son propietarios de los anteriores terrenos de Ravenswood, son enemigos, y la madre de Lucie obliga a su hija a romper su compromiso con Edgar y casarse con el rico Sir Arthur Bucklaw. Lucie cae en una depresión y en su noche de bodas apuñala al novio, sucumbe a la locura, y muere.
    En 1821, el pintor romántico francés, Eugène Delacroix, pintó un autorretrato de sí mismo como el melancólico, y desheredado Edgar Ravenswood. La escena prolongada, de la locura de Lucía en clima de coloratura, de la ópera bel canto de Donizetti, de 1835, titulada, Lucia di Lammermoor, se basa en lo que en la novela eran sólo un par de frases blandas.
    Cuentos de Mi Patrón incluye la hoy altamente reconocida y muy respetada novela Vieja Mortalidad , ambientada en 1679-1689, en el marco de la feroz campaña de una Alianza en contra del aristócrata conservador, Graham de Claverhouse, vizconde de Dundee (llamado "Clavers Bluidy" por sus opositores y Bonnie Dundee por sus amigos conservadores). Los pactantes eran disidentes religiosos que se habían levantado contra Carlos II en protesta contra la reintroducción de gobierno de la iglesia episcopal. Esto había llevado a la destitución de cerca de 270 ministros que se habían negado a prestar juramento de lealtad y de sometimiento a los obispos, y que continuaron llevando a cabo la adoración religiosa entre un remanente de su rebaño, en las cuevas y otros lugares remotos del país.

     La persecución implacable de estos religiosos llamados conventículos, así como los intentos de romper por la fuerza militar, habían dado lugar a la revuelta abierta. La historia es contada desde el punto de vista de Henry Morton, un moderado Presbiteriano, que sin saberlo, se envuelve en el conflicto y apenas escapa a la ejecución sumaria. Al escribir Vieja Mortalidad, Scott se basó en los conocimientos que había adquirido de sus investigaciones en las baladas sobre el tema de La Trova de la Frontera Escocesa. La experiencia de Scott como abogado, también informó su punto de vista, porque en el momento de la historia, que toma lugar antes de el Acta de Unión de 1707, la ley inglesa no se aplicaba en Escocia, e incluso desde entonces Escocia sigue teniendo su sistema legal híbrido.
     Un crítico reciente, conocedor de leyes y de literatura, sostiene que la Vieja Mortalidad no sólo refleja la evolución del nacionalismo escocés, sino también invoca un momento fundamental en la soberanía británica, a saber, la Ley de Hábeas Corpus, aprobada por el Parlamento Inglés en 1679. Obligada referencia sobre el origen de Hábeas Corpus subyace en la próxima novela de Scott, Ivanhoe, ambientada en la época de la creación de la Carta Magna, que los conservadores como Walter Scott y Edmund Burke consideraban arraigada en las costumbres inmemoriales británicas y sus precedentes.
     Ivanhoe (1819) ambientada en la Inglaterra del siglo XII, marcó un alejamiento del enfoque de Scott sobre la historia local de Escocia. Basada en parte en La Historia de Inglaterra de Hume y el ciclo de baladas de Robin Hood, Ivanhoe fue rápidamente traducida a muchos idiomas y ha inspirado a incontables imitaciones y adaptaciones teatrales. Ivanhoe representa la cruel tiranía de los señores Norman (el yugo de los Norman) sobre la población sajóna empobrecida de Inglaterra, con dos de los personajes principales, Rowena y Locksley (Robin Hood), en representación de la aristocracia sajona desposeída. Cuando los protagonistas son capturados y encarcelados por un barón normando, Scott interrumpe la historia para exclamar:
     Es doloroso pensar que esos barones  valientes, a cuya postura en contra de la corona, las libertades de Inglaterra estaba en deuda por su existencia, debieron haber sido tan terribles opresores, siendo capaces de los excesos contrarios no sólo a las leyes de Inglaterra, sino a los de la naturaleza y la humanidad. Pero, por desgracia. . . . la propia ficción difícilmente puede llegar a la oscura realidad de los horrores de la época. (Capítulo 24.33)
    El establecimiento de la Carta Magna que acontece fuera del marco de tiempo de la historia, es descrito como una reforma progresista, y también como un paso hacia la recuperación de una edad de oro perdida de la libertad endémica de Inglaterra y el sistema Inglés. Scott, expresa una profecía burlona en la boca del bufón Wamba:

Normando vio en roble Inglés.
En cuello Inglés un yugo de Normando;
Cuchara Normanda para plato Inglés,
E Inglaterra gobierna como Normandía quiere;
Un mundo alegre en Inglaterra no será nunca más,
Hasta que Inglaterra se deshaga de todos los cuatro. (Ivanhoe, cap. XXVII)
   Aunque aparentemente Ivanhoe es un romance de evasión y entretenimiento, lectores alertas contemporáneos tendrían  rápidamente que reconocer el subtexto político de Ivanhoe. El libro apareció inmediatamente después que el Parlamento Inglés, temerosos de la Revolución Francesa en las postrimerías de Waterloo, había aprobado la Suspensión de Actos de Habeas Corpus 1817 y 1818, y tomado otras medidas extremadamente represivas, cuando los derechos de la tradicional Carta Magna inglesa frente a los derechos humanos revolucionarios era un tema de debate.
     Ivanhoe fue también notable en su representación comprensiva de personajes judíos: Rebecca, considerada por muchos críticos la verdadera heroína del libro, no se llega a casar con Ivanhoe, a quien ama, pero Scott le permite seguir siendo fiel a su propia religión judía, en lugar de llevar a cabo su conversión al cristianismo. Del mismo modo, su padre, Isaac de York, un prestamista judío, se presenta como una víctima en lugar de un villano. Tanto en Ivanhoe, como en las Novelas de Waverley, los fanáticos religiosos y los sectarios son los villanos, mientras que el héroe epónimo, Ivanhoe, es un espectador que debe sopesar la evidencia y decidir dónde tomar una posición. Scott estalece una imagen positiva de  sobre el judaísmo, la que refleja su humanidad y su preocupación por la tolerancia religiosa, que también coincide con un movimiento contemporáneo de Emancipación de los Judíos en Inglaterra.
     La fama de Scott creció a medida que sus exploraciones e interpretaciones de la historia de Escocia y de la sociedad capturaron la imaginación popular. Impresionado por esto, el príncipe regente, el futuro Jorge IV, dio permiso a Scott a buscar las fabulosas pero perdidas joyas de la corona. Tales joyas se conocían con el nombre de "Los Honores de Escocia," que durante los años del protectorado de Cromwell, se habían coleccionado y habían utilizado para coronar a Carlos II. En 1818, Scott y un pequeño equipo de militares desenterraron las joyas de las profundidades del Castillo de Edimburgo. En agradecimiento, el Príncipe Regente concedió a Scott, el título de barón. Más tarde, después de la subida de Jorge al trono, el gobierno de la ciudad de Edimburgo, invitó a Scott, a instancias del rey, a organizar el escenario de la entrada del rey en Edimburgo.
     Con sólo tres semanas para planificarse y realizarse, Scott creó un desfile histórico espectacular y completo, diseñado no sólo para impresionar al rey, sino también como una manera de sanar las divisiones que habían desestabilizado a la sociedad y a los escoceses. Scott aprovechó el evento para contribuir al establecimiento de una línea bajo el viejo mundo que inclinara a su patria hacia combates regulares de lucha sangrienta. Scott, junto con suequipo de producción,” montaron lo que en los tiempos modernos se podría denominar un evento de relaciones públicas, en el que el (más bien rechoncho) rey estaba vestido de cuadros escoceses y fue recibido por sus súbditos, muchos de los cuales estaban vestidos también en traje de tartán en ceremonia similar. Esta forma de vestir, previamente prohibida después de la rebelión escocesa de 1745 contra los ingleses, se convirtió posteriormente en uno de los símbolos más seminales, potentes y omnipresente de la identidad escocesa.
     Gran parte del trabajo autógrafo de Scott muestra casi un enfoque de escritura denominado corriente de la conciencia. Scott descuidó un poco la puntuación en sus escritos, dejando esos detalles a los impresores y editores. Finalmente en 1827 se reconoció que él era el autor de las Novelas de Waverley.
     En 1825 y 1826, una crisis bancaria se extendió por las ciudades de Londres y Edimburgo. El negocio de la impresora Ballantyne, en la que Scott tenía una gran inversión, colapsó, resultando en su muy publicitada ruina economica. En lugar de declararse en bancarrota, o aceptar cualquier tipo de apoyo financiero de sus seguidores y admiradores, incluidos el propio rey, Scott puso su casa y sus ingresos en un fideicomiso que pertenecía a sus acreedores, y se decidió a escribir para salir de sus deudas. Mantuvo su prodigiosa producción de ficción, así como la producción de una biografía de Napoleón Bonaparte, hasta el año de 1831. Para entonces, su salud estaba decayendo. A pesar de esto, emprendió una gran gira por Europa, siendo bien recibido y festejado dondequiera que iba. Regresó a Escocia y, en septiembre de 1832  murió, en circunstancias no aclaradas. Scott murió en Abbotsford, la casa que él había diseñado y había construido, cerca de Melrose en la frontera escocesa. Aunque murió debiendo dinero, sus novelas se continuaron vendiendo y las deudas que gravaban su propiedad fueron dadas de alta.
     Cuando Scott era un niño, a veces viajaba con su padre desde Selkirk a Melrose en el país de la frontera, donde algunas de sus novelas fueron ambientadas. En un determinado punto el anciano detendría el carruaje y llevaría a su hijo a una piedra en el sitio de la batalla de Melrose (1526). No lejos de allí había una pequeña mansión campestre llamada Cartleyhole, que Scott adquiriría con el tiempo. La mansion campestre se ​​convirtió en una casa maravillosa que ha sido comparada con un palacio de hadas. A través de ventanas enriquecidas con la insignia de la heráldica, el sol brillaba sobre las armaduras, trofeos de caza, una biblioteca de más de 9.000 volúmenes, finos muebles y cuadros todavía más finos. Paneles de madera de roble y cedro, y techos tallados con los escudos de armas en sus colores correctos añadieron belleza a la casa.
     Se estima que el edificio le costó más de £ 25.000. Más tierra fue comprada hasta que Scott era dueño de casi 1.000 acres (4,0 km2). Un camino vecinal romano con un vado utilizado en la antigüedad por los abades de Melrose sugirió el nombre de Abbotsford (El vado de los abades). Aunque Scott murió en Abbotsford, fue enterrado en la abadía de Dryburgh, donde cerca hay una gran estatua de William Wallace, una de las muchas figuras históricas románticas de Escocia.
     A pesar de que Scott siguió siendo muy popular y muy leído, tanto en su país como en el extranjero, su reputación crítica se redujo en la última mitad del siglo XIX, cuando escritores serios se volcaron del romanticismo al realismo, y Scott comenzó a ser considerado como un autor conveniente para los niños. Esta tendencia se aceleró en el siglo XX.
     Por ejemplo, en su estudio clásico Aspectos de de la Novela (1927), E.M. Forster, criticó el torpe y descuidado estilo de escritura de Scott, de personajes “planos,” y tramas delgadas. Por el contrario, las novelas de la escritora contemporánea de Scott, Jane Austen, una vez apreciada sólo por un selecto grupo de conocedores (incluso, como sucedió por Sir Walter Scott mismo) aumentó de manera constante en la estimación crítica. Esto sucedió a pesar de que Austen, como escritora, fue criticada aún por su estrecho, o femenino sentido de elección del tema, a diferencia de Scott. Austen evita los grandes temas históricos tradicionalmente considerados como masculinos.
     Sin embargo, la importancia de Scott como un innovador seguía siendo reconocida. Fue aclamado como el inventor del género de la novela histórica moderna y como inspiración para una enorme cantidad de imitadores y escritores del género, tanto en Gran Bretaña como en el continente europeo. En el ámbito cultural, las Novelas de Waverley de Scott desempeñaron un papel importante en el movimiento (que comenzó con los poemas del ciclo de Ossian de James Macpherson) para la rehabilitación de la percepción pública de la cultura de las Tierras Altas escocesas y su cultura. Esta cultura había sido formalmente suprimida como bárbara, según se veía en la mente sureña. Los escoceses eran considerados un caldo de cultivo de bandidos de la colina, fanáticos religiosos y rebeldes jacobitas. Scott sirvió como presidente de la Royal Society de Edimburgo y era también un miembro de la Real Sociedad Celta.
     Su propia contribución a la reinvención de la cultura escocesa fue enorme, a pesar de que sus recreaciones de las costumbres de las Tierras Altas eran fantásticas, a veces, a pesar de sus extensos viajes por todo su país natal. En agradecimiento a la contribución de Scott en la creación de una identidad unificada para el centro de Edimburgo Escocia, la estación de tren, inaugurada en 1854 por La Compañía de Ferrocarril del Norte británica, se llama Waverley. El hecho de que Scott fuera un episcopal de Tierras Bajas de Escocia, en lugar de un católico o presbiteriano de habla gaélica, de las Tierras Altas, lo hizo aún más aceptable para un público lector Inglés conservador. Las novelas de Scott fueron sin duda influyentes en la toma de la moda victoriana para todas las cosas de Escocia entre la realeza británica, que estaban ansiosos de reclamar legitimidad a través de su más bien atenuada conexión histórica con la Casa Real de Stuart.
    En la época en que Scott escribió, Escocia estaba a punto de alejarse de una época de guerra de clanes, de división social, hacia un mundo moderno de alfabetización y capitalismo industrial. Por medio de las novelas de Scott, los violentos conflictos religiosos y políticos del pasado reciente del país, pudieron ser visto como perteneciente a la historia, lo que Scott define, como reza el subtítulo de Waverley indica, (“Estos Sesenta años después”),  como algo que sucedió por lo menos 60 años atrás.

     La defensa de Scott de la objetividad y la moderación y su fuerte rechazó a la violencia política en ambos lados, también tenía una fuerte resonancia contemporánea, aunque no se habla en una época en que muchas personas de habla inglesa conservadoras vivían con temor a la muerte por una revolución al estilo francés en suelo británico. La orquestación de Scott de la visita del rey Jorge IV a Escocia, en 1822 fue un evento crucial. Intentaba inspirar una visión de su país de origen que, en su opinión, acentuaba los aspectos positivos del pasado, al tiempo que permitía tomarse un descanso a la edad cuasi-medieval del derramamiento de sangre, y la visión de un futuro de mayor utilidad, de esperanza, y de paz.
     Después de no ser prácticamente estudiado por muchas décadas, una renovación pequeña de interés crítico por la obra de Scott comenzó en los años 1970 y 1980. Gustos posmodernistas favorecieron narraciones discontinuas y la introducción de la 'primera persona'. Los gustos posmodernistas eran más favorables al trabajo de Scott que los gustos modernistas. FR Leavis había desvalorado a Scott, viéndolo como un novelista completamente malo y una influencia totalmente mala (La Gran Tradición [1948]); Marilyn Butler, sin embargo, ofreció una lectura política de la ficción de la época donde encuentra verdadero interés en su obra (Románticos, Revolucionarios, y los Reaccionarios [1981]). Scott es visto ahora como un innovador importante y una figura clave en el desarrollo de la literatura escocesa y la literatura universal.
    Durante su vida, Scott fue retratado en pintura por Sir Edwin Landseer y sus compañeros de los escoceses de Sir Henry Raeburn y James Eckford Lauder. En Edimburgo, George Meikle Kemp diseñó una torre de estilo gótico victoriano de 61,1 metros de altura como monumento a Scott. Fue terminada en 1844, 12 años después de la muerte de Scott, y domina el lado sur de la calle Princes.
     Scott es también conmemorado en una losa de piedra en la Corte Makar, en las afueras de Museo de Escritores, en Lawnmarket, Edimburgo, junto con otros destacados escritores escoceses. Citas de su obra son también visibles en el Muro de Canongate del edificio del Parlamento escocés en Holyrood. Hay una torre dedicada a su memoria en Corstorphine Hill, en el oeste de la ciudad y como se mencionó anteriormente el Waverley de Edimburgo, la estación de tren, lleva el nombre de una de sus novelas.

    En Glasgow, el Monumento a Walter Scott, domina el centro de la plaza George Square, la principal plaza pública de la ciudad. Diseñado por David Rhind en 1838, el monumento cuenta con una gran columna coronada por una estatua de Scott.
Hay una estatua de Scott en el Central Park de Nueva York.
       El Premio anual de de Narrativa Histórica Walter Scott, fue creado en 2010 por el duque y la duquesa de Buccleuch, cuyos ancestros estaban estrechamente vinculados a Sir Walter Scott. En £ 25.000, es uno de los mayores premios de la literatura británica. El premio ha sido presentado en la histórica Casa de Scott en la Mansión Campestre Abbotsford.
    Scott ha sido acreditado con el rescate del billete de banco escocés. En 1826, hubo indignación en Escocia por el intento del Parlamento para evitar la producción de los billetes de menos de cinco libras. Scott escribió una serie de cartas a la Revista semanal de Edimburgo, ocultando su identidad bajo el seudónimo de "Malaquías Malagrowther" para conservar el derecho de los bancos escoceses para emitir sus propios billetes. Esto provocó una respuesta al grado que el Gobierno se vio obligado a ceder y permitir que los bancos escoceses pudieran imprimir billetes de una libra. Esta campaña se conmemora con la continua aparición de su imagen en el frente de todos los billetes emitidos por el Banco de Escocia. La imagen de la serie 2007 de los billetes se basa en el retrato de Henry Raeburn.
     Durante e inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, hubo un movimiento encabezado por el presidente Wilson y otros personajes de importancia para inculcar el patriotismo en los escolares estadounidenses, especialmente los inmigrantes, y hacer hincapié en la relación entre los Estados Unidos y la literatura y las instituciones de la "madre patria" de Gran Bretaña, usando lecturas seleccionadas en los libros de texto de secundaria. El efecto no siempre fue así como se pretendía. En sus memorias de 1996, el abogado laborista Victor Rabinowitz, recordó:

“Cuando tenía nueve o diez años, la lectura asignada en la clase era “El Hombre sin Patria,” un cuento de Edward Everett Hale. En su punto culminante aparecía un poema de Sir Walter Scott, que nos vimos obligados a memorizar. Todavía puedo recitar:

Respira allí el hombre con el alma tan muerta,
Quién nunca a sí mismo se ha dicho,
“¿Esta es mi propia, mi tierra natal?”
Cuyo corazón nunca se ha quemado en su interior
Como hogar ¿sus pasos ha convertido ... ?
Si los hay, ve y márcalos bien
El infeliz, concentrado todo en sí mismo,
Doblemente muriendo irá hacia abajo
Hacia el vil polvo de donde surgió,
Sin llanto, sin honor, y anónimo.
 “La Canción del Último Trovador” (1805)

Este poema me preocupaba mucho. Mi padre nunca tuvo la intención de regresar a su tierra natal
[de Lituania]. Yo no sabía exactamente lo que un "alma muerta" era, pero. . . Yo estaba seguro de que mi padre no tenía una. Las dos últimas líneas. . . decían que mi padre iría hacia el polvo vil de donde surgió. . . . El poema nunca me hizo pensar mal de mi padre, a quien yo amaba y respetaba, pero rápidamente aprendí a despreciar y, en cierto sentido, temer el pensamiento avanzado del poema. ¿Qué era toda esta tontería de una "patria"? ¿Por qué era mejor que cualquier otro país? ¿Y por qué tenía que memorizarme un verso tan desagradable? Así me cuestionaba a la edad de diez años.”

     Ivanhoe de Scott continuó siendo la lectura obligada para muchos estudiantes estadounidenses de secundaria hasta el final de la década de 1950.







En, La Fanfarlo, Charles Baudelaire (1847), el personaje poeta Samuel Cramer dice de Scott:
¡Oh, ese autor aburrido, un empolvado desenterrador de las crónicas! Una fastidiosa masa de descripciones de bric-a-Brac. . . y deshechos de cosas de todo tipo, armaduras, vajillas, muebles, hostales góticos, y los castillos melodramáticos, donde acechan los maniquíes sin vida alrededor, vestidos con leotardos. . .
     Sin embargo, en la novela de Baudelaire, Cramer se revela como un romántico engañado, como cualquier héroe en una de las novelas de Scott.
     En la novela epistolar de Anne Brönte, El Inquilino de Wildfell Hall (1848), el narrador, Gilbert Markham, trae una elegante copia encuadernada de Marmion como un regalo a la independiente “inquilino de Wildfell Hall” (Helen Graham) a quien está cortejando, y es mortificado cuando ella insiste en pagar por ello.
      En un discurso pronunciado en Salem, Massachusetts, el 6 de enero de 1860, con el fin de recaudar fondos para las familias del abolicionista ejecutado John Brown y sus seguidores, Ralph Waldo Emerson llama a Brown un ejemplo de verdadera caballerosidad, que no consiste en noble cuna, sino en ayudar a los débiles e indefensos y declara que “Walter Scott se hubiera deleitado en dibujar su imagen y seguir el hilo de su aventurera carrera.”
     En su libro de memorias de 1870,  La Vida en el Ejército en un Regimiento Negro, el abolicionista de Nueva Inglaterra, Thomas Wentworth Higginson (posterior editor de Emily Dickinson), describió cómo él escribió y conservó el espíritu o “grito” negro mientras servía a un coronel en el Primer Regimiento de Voluntarios de Carolina del Sur, el primer regimiento del Ejército de la Unión que autorizó reclutas entre los afroamericanos libres, durante la Guerra Civil (inmortalizado en la película Glory, 1989). Él escribió que era “un estudiante fiel de las baladas escocesas, y siempre había envidiado a Sir Walter Scott el placer de rastrearlas en medio de sus propios brizales, y de ponerlas por escrito poco a poco de los labios de las ancianas de edad.”
     Por el contrario, el libro de Mark Twain, Vida en el Mississippi (1883), satirizó el impacto de los escritos de Scott, declarando (con una hipérbole humorística) que Scott, “tomó tan gran parte en construir el carácter del Sur, tal como existía antes de la guerra Americana [Civil],” que él es, “en gran medida responsable de la guerra.” Twain acuñaría el término “la enfermedad Sir Walter Scott,” con lo que culpó al Sur por la falta de avance. Twain también atacó a Scott en, Las Aventuras de Huckleberry Finn, donde se nombra a un barco que se hunde el “Walter Scott” (1884), y, en Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo (1889), el personaje principal en repetidas ocasiones pronuncia "Great Scott" como un juramento, aunque al final del libro, sin embargo, se ha absorbido en el mundo de los caballeros con armadura, lo que refleja la ambivalencia de Twain sobre el tema.
     El idílico retiro de Cape Cod de las sufragistas del voto femenino, Verena Tarrant y Olive Chancellor en, Las Bostonianas de Henry James (1886) se llama Marmion, evocando lo que James considera el idealismo quijotesco de estas reformadoras sociales.

     En la novela, Al faro de Virginia Woolf, la Sra. Ramsey mira a su    marido:


Estaba leyendo algo que lo conmovió mucho. . . . Estaba pasando las páginas más. Estaba actuando - tal vez se estaba pensando que era la persona en el libro. Se preguntaba qué libro era. Oh, era uno del viejo Sir Walter que ella vio, ajustando la visera de su lámpara de manera que la luz cayera en su bordado. Porque Charles Tansley (miraba hacia arriba, como si esperara oír el estrépito de los libros en el piso de arriba), había estado diciendo que la gente no lee más a Scott. Entonces su marido pensó: “Eso es lo que dirán de mí,” por lo que fue y consiguió uno de esos libros.... el sentimiento de [Scott] de extender hacia adelante las cosas simples, estos pescadores, la pobre vieja loca en la casa Mucklebackit [en El Anticuario] le hizo sentirse tan vigoroso, tan aliviado de algo que se sintió excitado y triunfante y no pudo ahogar sus lágrimas. . . . Lo fortificaba. Ya limpio olvidó todos los pequeños roces y excavaciones de la noche. . . , Y de su ser tan irritable con su esposa y por lo susceptible y cuidadoso cuando pasaban por alto sus libros como si no existieran en absoluto. Levantando el libro un poco para ocultar su rostro, se dejó caer y sacudió la cabeza de lado a lado y se olvidó de él mismo por completo (pero ni una o dos reflexiones sobre moralidad, y novelas francesas y novelas inglesas y las manos de Scott estando atadas, sino su punto de vista, tal vez, siendo tan cierto como el otro punto de vista), se olvidó de sus propias molestias y fracasos totalmente, en ahogamiento pobre de Steenie y la tristeza de Mucklebackit (ese fue Scott en su mejor momento) y el deleite y la asombrosa sensación de vigor que le dio. Bueno, vamos a mejorar en este aspecto, pensó cuando terminó el capítulo. . . . . La totalidad de la vida no consiste en irse a la cama con una mujer, pensó, volviendo a Scott y Balzac, a la novela Inglésa y la novela francesa. (Wikipedia)
   La Dama del Lago es un poema narrativo compuesto por Sir Walter Scott, publicado por primera vez en 1810. Situado en la región del Trossachs en Escocia, el poema se compone de seis cantos, cada uno de los cuales se refiere a la acción de un solo día. El poema consta de tres partes fundamentales: La primera parte se refiere al concurso entre los tres hombres, Roderick Dhu, James Fitz-James, y Malcolm Graeme, para ganar el amor de Ellen Douglas. La segunda parte trata de la enemistad y la reconciliación del rey Jaime V de Escocia y Douglas James. Finalmente la tercera parte trata de una guerra entre los escoceses de tierras bajas, dirigido por James V, y los clanes de las tierras altas, liderado por Roderick Dhu del Clan Alpine. El poema fue tremendamente influyente en el siglo XIX, e inspiró en el renacimiento del nacionalismo escocés.

Canto I: La Persecución.


  El poema comienza con una cacería rápida, persiguiendo a un ciervo en los bosques de los Trossachs. El ciervo se les escapa a los cazadores, agotando a todos hasta que queda sólo un cazador, que, más adelante sabremos, es James Fitz-James, y lo sigue hasta que su caballo cae muerto de agotamiento. El cazador entonces sopla su cuerno, tratando de contactar a alguien. En seguida merodea por las orillas del lago Katrine, donde una joven mujer, Ellen Douglas, guiada por sus remos, lo recoge en un pequeño bote. Después, el cazador es llevado a una casa, la cual sospecha, es un oculto escondite de un jefe de las Tierras Altas. Allí se le prepara una cena por Ellen, el bardo Allan Bane, y la Señora Margaret. También se le prepara una cama para pasar la noche. Esa noche James sueña con Ellen, sólo para descubrir que su cara, de repente, cambia a la de su enemigo desterrado, James Douglas. Esto llevó a sospechar al cazador que Ellen y James Douglas son familiares.

Canto II: La Isla
      Dado que el poema sólo funcionaría si James Douglas y James Fitz-James no se encuentran el uno al otro hasta el sexto canto, este canto tiene una serie de idas y venidas. James Fitz-James abandona la isla en la mañana. Ellen y Allan Bane debaten sobre Roderick Dhu, Malcolm Graeme, y James Fitz-James. Concluyen que aunque Roderick Dhu es sanguinario y homicida, es la única persona que defendería a James Douglas. También comentan que James Fitz-James es una persona atractiva, pero puede ser un enemigo secreto de su parentela. Roderick Dhu, James Douglas, y Graeme Malcolm regresan a la isla. Mientras el Clan Alpine acompaña a Roderick Dhu a la isla, cantan la canción marinera, Hail to the Chief.” Roderick Dhu Douglas pide la mano de Elena en matrimonio, para concluir una alianza entre Douglas y el Clan Alpine. Esto podria ser la base de un levantamiento en las Tierras Altas escocesas, en contra del rey James. James Douglas se niega, en parte porque no va a obligar a Ellen a un matrimonio sin amor, en parte también porque él sigue siendo, a pesar de todas las lesiones que ha sufrido, leal al Rey James. Roderick Dhu y Graeme Malcolm se pelean por Ellen, y están a punto de desenvainar sus espadas uno en contra otro, pero James Douglas declara que el primero que desenvaine será su enemigo. James Douglas también dice que es un insulto poner en exilio a su hija, por ser ella el botín de una batalla entre los dos jefes. Roderick Dhu le dice a Graeme que abandóne su territorio, lo que hace Graeme. Negándose incluso a pedir prestado un bote, en su lugar Graeme cruza el lago Katrine nadando hasta la  otra orilla.


Canto IV: La Profecía

  
Malise y Norman discuten la próxima batalla. Roderick Dhu ha decidido que las mujeres y los hombres de edad deben tomar refugio en la isla en el centro de Loch Katrine.
Cuando Norman se pregunta por qué Roderick se queda fuera del cuerpo principal de las tropas, Malise dice que es el resultado de una profecía hecha por Brian el Ermitaño.

  
Roderick Dhu había consultado a Brian en cuanto a lo que sería el resultado de la batalla. Para determinar esto, tuvieron que sacrificar a uno de los mejores animales que el clan había recibido de uno de sus robos de ganado: un toro blanco como la leche.
Brian profetizó:

“Quien derrame la vida del enemigo más importante, es quien vence al partido en la contienda.”

   Rhoderick Dhu también pregunta si alguno de los clanes locales favorables lucharan del lado del Clan Alpine. Pero cuando se entera de que ninguno lo hará, derrama una lágrima, pero a la vez se domina a sí mismo y expresa que el clan Alpine luchará en la cañada Trossachs. Ellen, por su parte, se preocupa por la suerte de su padre, quien afirmó que se reunirían en la próxima vida, en caso de no encontrarse en ningún otro lugar. Allan Bane trata de distraerla, cantando la balada de Alice Brand. Cuando termina la balada, James Fitz-James aparece. Le ha pedido a un guía, Murdoch, lo lleve de vuelta a Loch Katrine. Allí le pide a Ellen que abandonen ambos las tierras altas y fugue con él. Elena dice que no puede casarse con él: en primer lugar, ella es la hija de un forajido, en segundo lugar, su corazón está prometido a otro. James Fitz-James se decepciona, pero antes de irse le da un anillo, diciéndole que si ella necesita cualquier cosa del rey de Escocia, no tiene más que presentar el anillo que llevará con ella, y él le va a conceder cualquier deseo. Murdoch guía a James Fitz-James más aún, hasta que se encuentran con Blanche de Devan. El esposo de Blanche fue asesinado por el Clan Alpine el día de su boda, con lo cual Blanche perdió su razón. Blanche canta una canción de caza, para advertir a James Fitz-James que Murdoch y los otros hombres del Clan Alpine lo van a atrapar y matar. James Fitz-James entonces saca su espada; Murdoch dispara una flecha, la cual no alcanza a James Fitz-James, pero sí alcanza a Blanche, matándola. James Fitz-James a continuación persigue a Murdoch, y lo apuñala hasta la muerte. Regresa a Blanche, quien le advierte de la emboscada. Blanche ha estado guardando un mechón de pelo de su novio desde su asesinato. Blanche muere. James Fitz-James corta un mechón de pelo de Blanche, que se mezcla entre los cabellos de su esposo, y lo tiñe en su sangre, prometiendo empapar el mechón en la sangre de Rhoderick Dhu. A continuación, James Fitz-James planea escapar de la trampa huyendo de la sierra a pie por la noche. Él tiene éxito en hacer esto hasta que voltea a una roca y de repente se encuentra con un guerrero montañista sentado junto al fuego. El guerrero lo desafía y James Fitz-James dice que no es amigo de Rhoderick Dhu. Sin embargo, los dos hombres se reconocen entre sí como guerreros dignos. El guerrero comparte su cena con James Fitz-James, y los dos se van a dormir al lado del otro.


Canto V
     Amanece, y los dos hombres parten hacia la frontera. Empiezan a discutir sobre las relaciones entre los de tierras altas y los de tierras bajas; Fitz-James condena los robos y peleas de los clanes de tierras altas, mientras que su guía le responde haciéndole referencia a las varias apropiaciones y muchos crímenes legalizados de los de tierras bajas. Por último, James Fitz-James declara que si alguna vez se encontrara con el jefe de tierras altas, se vengaría en su totalidad. En eso, el montañés da la señal con un silbido, y quinientos hombres de pie salen de sus escondites. El montañés revela que él es Roderick Dhu. Deseoso de continuar esta lucha por sí mismo, Roderick Dhu despide a los hombres que estaban a la espera de una emboscada.

     Al llegar a la frontera, comienzan a pelear, el jefe desdeñando el resolver sus diferencias de otra manera. Aunque Roderick es más fuerte, es menos hábil, por lo que es gravemente herido. Cuando Fitz-James se detiene, el jefe desafiante se apodera de él por el cuello, pero ha perdido mucha sangre, y su fuerza le falla. Fitz-James gana después de una larga lucha, y con su trompeta llama a la asistencia médica para Roderick Dhu antes de salir hacia Stirling, donde un festival se lleva a cabo.

     A medida que se acerca al castillo, ve a Douglas en la distancia. Douglas ha venido a entregarse para salvar a Roderick y Graeme Malcolm, pero antes de hacerlo, se detiene a participar en los juegos de la fiesta. Gana tantos eventos que es presentado ante el rey. Pero el rey, dándole la bolsa de premios en monedas, no le identifica ni le reconoce. Provocado, Douglas se identifica a sí mismo, y es capturado de inmediato.

     Un mensajero se apresura a anunciar que el conde de Mar está a punto de comenzar la batalla contra Roderick Dhu, por lo que se le ordena regrese con la noticia de que tanto Roderick como Douglas, han sido capturados. Por lo tanto, ninguna batalla se necesita.


Canto VI: La Sala de Guardia

     A la mañana siguiente, Elena y Allan Bane entran en la sala de guardia en el castillo de Stirling, con la esperanza de visitar a Douglas en la cárcel. Ellen es llevada a una habitación amueblada de arriba para esperar. A Allan Bane se le muestra la celda de Dhu Rodrigo gravemente herido, quien muere mientras Allan le canta una última canción. Mientras tanto, asomada a la ventana, Elena se sorprende y entristece al escuchar la voz de Malcolm Graeme, cantando en una de las torretas. Poco después, Fitz-James llega a decirle que es hora de su audiencia con el rey.

      Elena entra en la habitación y mira a su alrededor para buscar al rey Jaime. Para su sorpresa, cada uno se ha quitado el sombrero con excepción de James Fitz-James, y empieza a entender que James Fitz-James es el Rey James.

      Aterrorizada, Elena se derrumba, pero el rey la levanta y asegura que su padre ha sido perdonado, y le pregunta quién más le gustaría en libertad. Su primer pensamiento generoso es para Roderick Dhu, pero James le dice que él ha muerto. Ellen está a punto de preguntar por Malcolm, pero no pueden hablar. Al adivinar sus deseos, el rey ordena en broma que a Malcolm se le ponga en cadenas, y después de poner una cadena de oro alrededor del cuello del hombre, le da el broche a Ellen.
     El poema no se basa en hechos históricos concretos, pero tiene ciertos elementos que tuvieron lugar en la historia de Escocia:
En la leyenda, el rey Jaime V de Escocia tenía la reputación de viajar de forma anónima entre sus súbditos.
     Varios reyes de Escocia se pelearon con la dinastía de los Douglas.
     El Clan Alpine es un clan imaginario, pero representa al pueblo de las Tierras Altas y su lucha de poder con la monarquía escocesa.
     Las influencias de la poesía, La Dama del Lago, son a la vez amplias y diversas, dado que tanto el apellido del líder afro-americano abolicionista, Frederick Douglas, y la costumbre del Ku Klux Klan de quemar la cruz, se derivan de la influencia del poema. También la película, El Nacimiento de una Nación, (Birth of a Nation) tiene ifluencia del poema. Sin embargo, la Cruz Fiera, o Tara Crann era un dispositivo para la gente de batalla en Escocia y no tiene connotaciones racistas.
     Gioachino Rossini compuso una ópera, La Donna del Lago, basada en el poema. La ópera resta importancia a las otras tramas en favor de la historia de amor. En la ópera, James Douglas le dice a Elena que ella debe casarse con Roderick Dhu. Algunos de los nombres de los personajes se cambian ligeramente: Roderick Dhu se convierte en Rodrigo, Ellen se convierte en Elena, y James Fitz-James se convierte en Uberto.
      El poema de Walter Scott, en la traducción al alemán por Adam Storck, fue musicalizado por Franz Schubert en su obra titulada, Liederzyklus vom Fräulein vom See. Esto incluye las tres canciones de “Ellen:” “Ellen Gesang I,” “Ellen Gesang II,” y “Ellen Gesang III.” Debido a sus palabras de apertura, “Ave María,”  Ellen Gesang III a veces también es conocida como “El Ave María de Schubert.” Sin embargo, la música ha llegado a ser más famosa en una posterior adaptación que sustituyó el texto de Scott /Storck con el texto latino de la Iglesia Católica “Ave María” la oración.
     En el tercer canto del poema, una cruz ardiendo se utiliza para llamar a Clan Alpine a levantarse contra el rey James. Este método para unir a los partidarios y dar a conocer sus ataques fue adaptado por el segundo Ku Klux Klan en 1915 después de la película, El Nacimiento de una Nación. El Ku Klux Klan usaba la cruz de la quema para inducir el terror dramático como una táctica racista.
     El jefe mataba una cabra, hacía una cruz de madera ligera, encendía las cuatro puntas en el fuego y apagaba las llamas con el sacrificio de la sangre de la cabra. La cruz era llevada a la aldea por primera vez por un mensajero que decía una sola palabra, el lugar de encuentro. El pueblo enviaría un mensajero con la cruz hasta el pueblo de al lado y transmitiría el mismo mensaje.

Cualquier hombre entre las edades de 16 y 60 capaces de portar armas que no se presentaran en el lugar de encuentro para la batalla encontraría el mismo destino que la cabra y la cruz.
La Dama del Lago
Sir Walter Scott

     En 1500 los ingleses atacaron Escocia con la intención de anexarla a su territorio. Muchos nobles se rindieron y aceptaron como soberano al rey inglés, pero otros como Lord Henry Douglas no, quien dialogaba con su hija, “Jamás le rendiré pleitesía. No acataré imposiciones de un extranjero.” Ellen, su hija, se dirigió a su padre, “Padre, quizá sería mejor aceptar el destino de nuestra patria y no oponernos a…” Su padre la interrumpió, “¡Nunca! Jamás inclinaré la cabeza ante ese usurpador.” Ellen pensó, “Temo tanto por él. Se que no cambiará de idea.”
     Días después, un oficial daba una noticia a Lord Henry, “¡Mi señor, las tropas inglesas se acercan!” Lord Henry le dijo, “Llama a todos nuestros hombres. Les vamos a dar un gran recibimiento.” Ellen, dijo, “Padre, no lo hagas. No puedes enfrentarlos. Ellos son más poderosos y…” Lord Henry sol dijo, “No sigas Ellen. Una hija mía no debe hablar así. Es preferible la muerte al deshonor.” Mientras tanto, un vocero corría por las calles del feudo arengando a la gente, “¡A las armas! Nuestro señor nos llama a la lucha.” Un hombre del pueblo gritó, “Mataremos a todos los ingleses.” Una hora después, dentro de la fortaleza, el vigía gritaba, “Allá vienen. Son muy superiores a nosotros en hombres y armas.” Lord Henry dijo, “Pelearemos hasta el fin. No les será fácil vencernos. Si se atreven a atacarnos, el cañón hablará por nosotros.” Un soldado le dijo, “Así será Lord Douglas.”
     Los ingleses no tardaron en llegar al castillo. Un armado ingles bajó de su caballo y acercándose a la fortaleza gritó, “¡Abran las puertas a las tropas del rey!” Lord Henry le gritó desde la almena, “Solo reconozco a un monarca, el monarca escocés, y ustedes no son sus soldados.” El caballero armado le dijo, “¿Te atreves a revelarte contra nuestro soberano?” Lord Henry le contestó, “En estas tierras solo yo mando, y no permitiré que pongan un pie en ellas.” El caballero respondió, “Vamos a enseñarte a respetarnos, ¡A la carga!” Lord Henry dijo desde su almena, “Se han vuelto locos. ¿Qué pretenden mandando la caballería?” El guardia escocés dijo, “Quizá distraer nuestra atención, mi Lord.” Lord Henry le dijo, “Tienes razón, pero se llevarán una sorpresa. Que disparen el cañón.” La caballería inglesa sufrió los estragos de la artillería escocesa. Desde el castillo fortaleza, los escoceses gritaban, “¡Mueran los ingleses! ¡Viva Escocia!” Uno de los caballeros ingleses le dijo a otro de sus compañeros, abajo aún lado de uno de los muros del castillo: “No esperan nuestro ataque. Pero ya pusimos la mina para abrir un boquete en el muro.” El otro caballero, le dijo, “Si, estallará de un momento a otro.”
     Minutos después se abría un boquete por donde los ingleses empezaron a entrar al castillo. Los escoceses valientemente los enfrentaron, pero ese valor no seria suficiente. Kilnar, caballero escocés dijo estando al lado de Lord Henry, “Mi Lord. Es inútil, estamos perdidos.” Pero Lord Henry, con su espada en la mano le dijo, “No nos rendiremos Kilnar.” Sin embargo, los ingleses mejor armados y en mayor número dominaban ampliamente a los defensores del castillo. Entonces Kilnar dijo, “Mi Lord, ya nada podemos hacer. Le suplico que venga conmigo. Lo pondremos a salvo.” Lord Henry le dijo, “No huiré como cobarde. Voy a morir defendiendo lo que me pertenece.” Kilnar insistió, “Señor, usted debe salvarse. La lucha recién empieza. Se necesitarán valientes para liberar Escocia. Si muere, ¿quién dirigirá las tropas con que enfrentaremos a los que, en este momento, quieren dominar nuestro país? Además, está Lady Ellen. Ella no quiere irse sin usted, ¿Prefiere verla en manos inglesas?” Lord Henry dijo, “No, eso nunca. Vamos, Kilnar, llévame con Ellen.”
   Minutos después, padre e hija se reunían. Al ver a su padre, Ellen le dijo, “Padre amado, gracias a Dios estas vivo.” Lord Henry le dijo, “Vivo pero vencido, hija mía.” Kilnar interrumpió, “Debemos irnos, mi Señor. El tiempo apremia y su vida es valiosa para Escocia.” Lord Henry dijo, “Si, vamos. Esta ya no es mi casa.” Después de atravesar los subterráneos del castillo, la familia salió a la superficie. Una diligencia escoltada esperaba a la familia. Entonces Kilnar dijo, “Mi Lord, ¿a dónde podemos dirigirnos? Los castillos vecinos están ocupados por ingleses.” Lord Henry dijo, “Vayamos a las tierras de Sir Roderick Dhu, el jefe de la frontera. Él nos dará hospitalidad.”
     Una semana después, Roderick recibía a la familia real, “Lord Douglas, bienvenido. Estoy enterado que los ingleses se apoderáron de su castillo. Es un honor tenerlo aquí.” Lord Henry dijo, “Sir Roderick, estoy aquí porque acepté salvar mi vida, poder reunir tropas y seguir luchando por Escocia.” Roderick le dijo, “Este es el mejor lugar para preparase a reiniciar la lucha.” Al mirar a la hija de Lord Henry, Roderick exclamó, “Oh, pero si viene con usted Lady Ellen. Jamás imaginé que mi hogar se vería honrado por tan maravillosa presencia.” Lady Ellen dijo, “Gracias por sus palabras pero exagera.” Roderick pensó, “No, no exagero porque estoy pensando casarme contigo, lo que será excelente para mi, por muchos motivos.”   
     Cuando ingresaron al castillo, Sir Roderick dijo algo que los llenó de sorpresa, “Lord Douglas, tengo otro invitado aquí en mi castillo. Espero esto no le moleste. No sabía que vendría.” Lord Henry le dijo, “No tiene que dar explicaciones Sir Roderick, usted está en su casa.” En ese instante el invitado llegó, entonces Roderick dijo, “Oh, aquí llega. Adelante Sir James Fitz James. Permítame presentarle a Lord Henry Douglas y su hija Ellen.” James Fitz James dijo, “Es un honor conocerle Lord Douglas.” Poco después los tres comían en la mesa. Entonces James Fitz James habló, “Así que ha luchado contra las tropas del rey.” Lord Henry dijo, “Del rey de los ingleses, señor.” Roderick dijo, “Esas tropas no se atreverán a llegar hasta este castillo. Si lo hacen tendrán el recibimiento que se merecen.” James Fitz James dijo, “Tal vez el rey ingles no sea tan injusto. Quizá sus intenciones sean buscar las armonía entre ingleses y escoceses.” En ese momento intervino Ellen, “Eso es lo que yo pienso. La guerra solo crea odios, ¿Porqué no tratarnos todos como hermanos?” Lord Henry dijo, “Un inglés no puede ser bueno para los escoceses. Con su permiso, iré a descansar. No quiero hablar más de esto.”
     Al día siguiente, James Fitz James se dirigió a Lord Henry,y le dijo: “Lord Douglas, al saber que estaba usted aquí, me apresuré a venir. Todos los hombres de mi clan nos ponemos a su disposición. Sabemos que los ingleses lo buscan por cielo y tierra. Estamos dispuestos a defenderlo, y si es necesario, también estamos dispuestos a dar la vida por usted.” Lord Henry dijo, “Mucho se lo agradezco, Fitz James, pero no quiero que corra más sangre escocesa por mi culpa.” James Fitz James, dijo, “Pero usted ha motivado a todos los escoceses. Su ejemplo nos inspira a no claudicar, a luchar por la tierra de nuestra patria.” Lord Henry dijo, “Mi deber es defender a Escocia. Ojalá la volvamos a ver libre del invasor. Por el momento hay que rehacer las tropas.”
     Un lago, cerca del castillo de Roderick, servía de esparcimiento a Ellen quien miraba atentamente el agua. Entonces un caballero se acerco y mirándola junto al lago pensó, “Qué mujer tan hermosa. No parece real. No me atrevo a moverme. Si lo hago, temo que desaparezca.” El hombre la estuvo contemplando unos minutos, y de pronto, al acercarse, Ellen dijo, “¡Oh…quien es usted!” El hombre se presentó, “El caballero Malcolm Graeme, a sus pies bellísima dama, ¿Podría yo saber su nombre?” Ellen se presentó, “Soy Ellen Douglas, hija de Lord Douglas.” Malcolm dijo, “No sabía que mi Lord tuviera juna hija tan hermosa. Justamente a él vine a ver para poner mis armas y mi vida a su disposición.” Ellen dijo, “Ojalá ya no hubiera guerra. Mueren tantos inocentes. Comprendo el sentir de mi padre. Pero tengo miedo por él.” Malcolm dijo, “Lord Douglas es un hombre muy valiente, siempre lo he admirado.”
     Lady Ellen y Malcom se miraron un instante. Ambos habían sentido como si un imán les impidiera apartar los ojos el uno del otro. Malcolm le dijo, “Me comprometí a regresar mañana a platicar con Lord Douglas, espero tener la suerte de volver a verla.” Ellen dijo, “Quizá me encuentre en este mismo lugar. Me agrada. Siento una gran tranquilidad al contemplar estas limpias y quietas aguas.” Mientras Malcolm se alejaba, Ellen pensó, “Que apuesto es. Hasta hoy no había conocido a un hombre que hiciera latir mi corazón con esta fuerza.” Pero no solo Malcolm Graeme estaba deslumbrado  por la belleza de Ellen. James Fitz James la observaba detrás de un árbol, pensando, “He conocido a muchas mujeres, pero ninguna tiene el encanto mágico de ella. Al mirarla se siente algo muy especial. Se diría que es un hada, o la Dama del Lago de las antiguas leyendas. Sí. Ese es el título que mejor le queda. La vi y supe que es la mujer que quería tener a mi lado el resto de mi vida. Pero desgraciadamente eso es imposible. Ella nunca me aceptaría, ni siquiera me atrevería a pedirle que fuera mi esposa.”
     Esa tarde James Fitz James anunció que se despedía ante Sir Roderick, quien le dijo, “Qué lástima que nos abandone, Sir James, creí que se quedaría una larga temporada entre nosotros.” James le dijo, “Me agradaría hacerlo pero no me es posible. Sin duda regresaré, estoy casi seguro.” Después que se marchó, Lord Henry se expresó de él ante Roderick, “Es un hombre muy agradable. ¿Desde cuándo lo conoce Sir Roderick?” Roderick le dijo, “La verdad llegó dos días antes que usted. Se presentó y me pidió hospedaje. Yo no pude negarme. Tal como vio, es todo un caballero.” Lord Henry dijo, “De eso no hay duda. Quizá es uno de los tantos nobles a quien los ingleses han quitado sus tierras…” Roderick le dijo, “Es probable. Es un hombre que habla poco y en general no toca el tema sobre su persona.”
     Transcurrieron dos semanas durante las cuales Malcolm visitó diariamente a Lord Douglas. En una de las visitas, Lord Henry le dijo a Malcom, “Dices que los ingleses son prácticamente dueños de toda Escocia.” Malcom le dijo, “Así es mi Lord, la mayoría de los nobles han reconocido al rey ingles como el soberano de nuestra patria.” Pero las visitas de Malcom tenían también otro interés. A menudo Malcolm observaba a Ellen, pensando, “Allá está, tan hermosa como siempre. No creo que ningún hombre pueda amar mas a una mujer como yo la amo a ella.”  Cuando Malcolm se acercó, dijo, “Ellen, hermosa dama del lago…” Ellen le dijo, “¿Cómo encontraste a mi padre? Yo lo nóto cada días más triste y eso me preocupa mucho. Esta decaído. Lo comprendo. Todos sus sacrificios han sido inútles.” Malcolm dijo, “Le dolió mucho dejar sus tierras, su gente. Es muy duro para él tener que estar aquí sin poder hacer nada. Ellen también a ti te nóto triste. Si yo pudiera hacer algo que devolviera la sonrisa a tus labios.” Ellen dijo, “Gracias, Malcom. Eres muy bueno. No sé cómo agradecerte que vengas a platicar con mi padre.” Malcolm le dijo. “No digas eso Ellen, lo hago por él, pero principalmente por ti, porque te amo. Si me dieras aunque fuera una leve esperanza, yo…” Ellen le dijo, “Malcolm, no te puedo dar una esperanza, porque…yo también te quiero. Solo te puedo dar la certeza de mi amor.”
      Sus corazones latieron al unísono, y sus labios se unieron en un beso lleno de promesas de felicidad. Malcom miró a Ellen diciendo, “Ellen, me parece un sueño tenerte entre mis brazos, y poder decirte cuanto te adoro.” Ellen le dijo, “Jamás en toda mi vida había sentido la dicha que experimento ahora.” Para la pareja empezó una época de felicidad. Un día, mientras caminaban por la orilla del lago, Ellen le dijo, “Mi padre quería que me casara hace un año, pero yo me negué. Esperaba a alguien especial. Esa persona eres tú.”  Malcolm le dijo, “Cada día que pasa mi amor por tí crece, Ellen. Ya no podría vivir sin ti.” A ambos les parecía que nada turbaría la dicha que gozaban, pero una mañana, llegó un emisario a dar noticias a Roderick y a Lord Henry, “Las tropas inglesas se acercan. Buscan a Lord Douglas, para castigarlo por su rebeldía en contra del rey usurpador.” Roderick dijo, “¡Que vengan! Ya verán el recibimiento que les daremos.” Lord Henry  dijo, “Agradezco su gesto, Sir Roderick, pero no voy a permitir que por mi culpa enfrenten a la muerte.” En ese momento llegó Ellen, diciendo, “¿Qué estás diciendo padre? ¿Qué sucede?” Lord Henry  le dijo, “Hija, los ingleses vienen por mi y no quiero que se sacrifique nadie por defenderme.” Ellen le dijo, “¡Oh no! Padre mío. Aún estamos a tiempo de marcharnos.”  Roderick interrumpió, “No es necesario que se vayan, además irían tras ustedes. Lord Douglas, lucharemos contra ellos.” Lord Henry dijo desconcertado, “Pero…” Roderick continuó, “Escúcheme. Al defenderlo a usted también defiendo a Escocia y a la mujer que deseo sea mi esposa. Aguardaba el momento oportuno para hablarle al respecto, pero creo que este ha llegado. Amo a Lady Ellen. Deseo casarme con ella y espero que no desprecie al salvador de su padre, ¿Qué mayor prueba de mi cariño le puedo dar?”
     Ellen desconcertada dijo, “Sir Roderick, no sé qué decir.” Roderick dijo, haciendo un ademán, “Comprendo su sorpresa. No es necesario que me responda ahora, Lord Douglas. Cuando hayamos vencido a los ingleses, hablaremos.” Roderick se dirigió a Ellen, “Lady Ellen, lucharé con la convicción de que me aceptará por esposo. Eso me permitirá obtener la victoria y la seguridad de su padre.” Ellen pensó, “No, no es posible. Este hombre siempre me ha dado miedo. No puedo casarme con él.” Roderick se despidió, haciendo un ademán, “Con el permiso de ustedes, iré a disponer lo necesario para la defensa.” Después de lanzar una sonrisa que tenía mucho de siniestra, Roderick desapareció.  Lord Henry le dijo a Ellen, “Hija, yo no esperaba esto. Sir Roderick es un patriota fiel, pero no el hombre que desearía como tu esposo. Voy a negarme a esa boda.” Ellen pensó, “Si lo hace mi padre estará perdido. Sir Roderick no lo defenderá. Lo ha dejado bien claro.” Lord Henry dijo, “Sé que tú no lo amas y no voy a sacrificarte. Iré a hablar con él.” Ellen dijo, “No padre. Si te salva, me casaré con él. Estoy decidida.” Lord Henry le dijo, “Hija, no puedes hacerlo. No serias feliz.” Ellen con firmeza le dijo, “Tú aceptarás mi decisión porque nada me haría más desgraciada que perderte. Si quieres mi felicidad, no te opongas. Te lo suplico.” Lord Henry solo dijo, “Hija mía. ¡Qué gran corazón tienes! Iré a ver cómo preparan la defensa.” Ellen dijo, “Si padre.”
     Cuando Ellen se quedó sola, pensó, “Casarme con ese hombre…no tengo alternativa. Es el precio que pide por ayudar a mi padre y yo no puedo negarme. Pero, ¿cómo unirme a él? amando al Malcolm. ¡Oh Dios!, ¿Porqué para salvar a quien tanto quiero, debo renunciar al amor? ¿Qué voy a decirle a Malcolm cuando regrése? Habíamos acordado que cuando volviera su viaje, le diríamos a  mi padre que nos amamos. Y ahora tendré a Malcom que decirle que nunca nos casaremos.”
     Entre tanto, uno de los caballeros, dialogaba con Sir Roderick, “¿Nos defenderemos en el castillo, Sir Roderick?” Sir Roderick explicó, “No. Mejor pelearemos en campo abierto.” Dos días después las tropas escocesas estaban dispuestas en campo abierto, al mando de Roderick. Entonces, uno de los caballeros llegó diciendo, “Ya vienen los ingleses. Son como cien hombres a caballo.”  Sir Roderick dijo, “Antes que sepan lo que sucede, habrán muerto más de la mitad. No disparen hasta que hayan pasado. Así los que vienen atrás no podrán escapar.” La emboscada era perfecta y los arcabuces tronaron como si fueran uno solo. Un guerrero escocés gritaba, “A ellos, ninguno escapará.” Otro decía, “Se tendrán que ir de Escocia.” Pero los ingleses demostraron que no se sentían en absoluto vencidos. Sin embargo, detrás de un árbol, escondido, Roderick pensaba, “Ambos están recibiendo lo que se merecen. Yo sería tonto en exponer mi vida. Tengo mis planes y no me van a fallar.”
     Horas después Roderick llegaba a su castillo y se presentaba ante Lord Henry, a quien su hija acompañaba detrás de él. Lord Henry dijo, “¿Qué sucedió, Sir Roderick? ¿Lograron ahuyentar al enemigo?” Sir Roderick dijo, “En parte. Cayeron muchos en la emboscada, pero los que quedaron vivos dieron buena cuenta de nuestros hombres. Perdimos a un gran número, pero la próxima vez…” Lord Henry lo interrumpió diciendo con firmeza, “No habrá próxima vez. Voy a entregarme al rey ingles.” Roderick desconcertado dijo, “¡No, no puede hacer esto!” Ellen dijo, “Padre, no. Te suplico que…” Lord Henry dijo, “Ya muchos hombres han muerto por mi culpa. Los que cayeron hoy no lo hicieron por Escocia, sino por defenderme. Mi obligación es evitar que corra más sangre.” Roderick dijo, “¿Se da cuenta que entregándose nos perjudica a todos? Los ingleses vendrán a ocupar estas tierras. Yo dejaré de ser jefe de frontera.”
     Lord Henry le dijo a Roderick, “Todos perderemos pero hay deberes sobre los intereses. Ahora quiero pedirle algo, Sir Roderick.” Roderick pensó, “Espero que no pretenda que lo acompañe.” Lord Henry continuó, “Mi hija no tiene donde quedarse. La dejaré bajos su protección hasta que el rey decida su destino.” Roderick dijo, “Por supuesto. Aquí estará completamente segura.” Ellen dijo, “Padre, por favor, no…” Lord Henry dijo, “Ellen, te suplico que hagas lo que pido. No tengo alternativa, hija. Espero que el rey ingles no tome represalias contigo que nada has hecho.” Cuando Lord Henry se marchó en la diligencia, Roderick pensó algo terrible sobre Lord Henry, “Que lo cuelguen por imbécil. Como siempre yo seré el ganador. Me quedaré con su hija y con sus tierras.”
     Mientras tanto, dos caballeros ingleses dialogaban diciendo, “Esos rebeldes escoceses mataron a más de cincuenta de nuestros soldados.” El otro ingles respondió, “Vamos a darles un escarmiento que no olvidarán.” El primer caballero contestó, “Pero eso no es posible sin consultar al rey.” El caballero contestó, “Pues yo iré a comunicárselo. No creo que se oponga.” Minutos después, el caballero ingles estaba ante el rey ingles quien decía, “No estoy de acuerdo. Una acción así significaría derramar más sangre inocente.”  El caballero ingles le dijo, “Majestad, si los escoceses no son castigados, nunca lo respetarán como rey.” El monarca permaneció unos minutos en silencio y entonces dijo, “Esta bién. Que se prepare al ejército.” El caballero ingles dijo, “Mi señor. En menos de 24 horas estará listo para atacar.”
     Entre tanto, Ellen sentada en un roca, miraba al lago, pensando, “Padre amado. No debiste abandonarme. Tengo tanto miedo por mí y por ti. Algo me dice que algo está mal.” De pronto se volvió  y dijo, “¡Malcolm! ¡Oh Malcolm…!” Malcom le dijo, “Ellen, mi vida, ¿Qué te sucede?” Entre sollozos, Ellen le contó todo lo que había sucedido. Malcolm le dijo, “Ellen, no puedes quedarte aquí. Te llevaré conmigo.” Ellen dijo, “No puedo hacerlo. Tengo que obedecer las órdenes de mi padre. Él me pidió que permaneciera en este lugar hasta que el rey ingles decidiera mi destino.” Malcolm le dijo, “Pero es que tu padre no sabe realmente quien es Sir Roderick. Como jefe de frontera se ha dedicado al contrabando, al robar, y hasta a el asesinato.” Ellen dijo, “¿Estás seguro?” Malcolm dijo, “Tengo pruebas. Sir Roderick es un bandido. No quiero que estés bajo su techo.” Ellen llorando dijo, “Tampoco yo deseo quedarme, pero prometí a mi padre aguardar aquí. ¿Comprende Malcolm?” Malcolm le dijo, “Por favor, no llores. No soporto verte sufrir así. Trataré de comunicarme con tu padre. Explicarle lo que sucede. Seguramente permitirá que te marches.” Ellen dijo, “¿Y a dónde iré?” Malcom le dijo, “Junto a mi madre. Ella te cuidará como a una hija hasta que nos casemos.” Ellen dijo, “Si mi padre lo permite, no dudaré en marcharme. Ojalá puedas verlo, pero si lo han encerrado será imposible.” Malcolm la tomó de los brazos y le dijo, “Yo buscaré la forma de hablar con él. Por ti soy capaz de hacer hasta lo imposible.” Ellen lo miró diciendo, “Qué bueno eres. Por eso te quiero tanto y…” Él acalló sus palabras con un largo beso en el que volcó el enorme amor que sentía por la joven.
     Al siguiente día, un siervo escocés llego a hablar con Roderick, “Mi señor, le suplico me dé un poco más de tiempo. No pude reunir todo el dinero que le debo. Le pagaré pero…” Roderick perdió la calma diciendo, “¡Eres un patán! Te voy a …” Roderick fue sorprendido por James, quien dijo, “Disculpe, no sabía que estaba ocupado.” Roderick dijo, “¡Sir James, que sorpresa! Este…vete. Ya hablaremos después…” El siervo dijo, “Si, si, Sir Roderick.” Cuando el siervo se marchó, James dijo, “Pasaba por aquí y quise venir a visitarlo.” Roderick le dijo, “Considérese como en su casa. Ahora no hay ningún peligro. Hemos ahuyentado a los ingleses. Corrían como conejos. Cayeron en una emboscada.” James dijo, “Pero imagino que también murieron escoceses.” Roderick dijo, “Algunos, lamentablemente así son las guerras. Pero lo importante es que echamos a los ingleses. No tendrán ganas de regresar.” James dijo, “¿Y cómo está Sir Douglas y su hija?” Roderick dijo, “El torpe de Douglas se marchó. Fue a entregarse al rey ingles. No quiere que se derrame más sangre por su culpa. Yo pienso que fue una torpeza, ¿No cree?” James le dijo, “Bueno…no me agrada opinar sobre las acciones de los demás. ¿Y lady Ellen fue con él.” Roderick se alteró, diciendo, “No. Se quedó aquí. Pero es como si no estuviera. Se pasa todo el día sentada frente al algo llorando.” James dijo, “Seguramente está muy preocupada por su padre.”
     Poco después, Ellen recibía la visita de James, quien la encontró frente al algo llorando, sentada bajo un árbol. Al mirarla, James pensó, “¡Qué hermosa es! Tan frágil, tan delicada.” James se acercó diciendo, “Lady Ellen.” Ellen dijo, “¡Oh, es usted, sir James!” James dijo, “Veo que está pasando momentos difíciles.” Ellen se enjugó las lagrimas con un pañuelo, “Yo…me siento muy mal que me vea así.” James dijo, “No se preocupe. Ya sé que sufre. Lord Douglas ha ido a entregarse.” Ellen dijo, “Y yo me siento tan angustiada. Tan sola.” James dijo, “Por favor no llore…yo. La amo. Usted es de las mujeres que quedan grabadas en la razón de los hombres. Le ofrezco mi nombre, mi protección, mi amor. Cásese conmigo. Le prometo que su vida estará llena de dicha.” Ellen dijo, “Qué bondadoso es usted. Compadecido de mi dolor y soledad me ofrece matrimonio.” James le dijo, “No es esa la razón que me impulsa, es el amor. Me enamoré desde la primera vez que la vi.” Ellen dijo, “Sir James, agradezco con toda mi alma su ofrecimiento, pero no puedo aceptarlo. Mi corazón pertenece a otro hombre.” James dijo, “¿Roderick Dhu?” Ellen dijo, “No, ese hombre me inspira miedo. Amo a Malcolm Graeme.” James dijo, “Comprendo…Lady Ellen. Deseo que sea muy feliz con él. El amor no debe ser egoísta y el mío solo quiere su bien.” Ellen le dijo, “Gracias, Sir James. Nunca olvidaré su gran bondad.” James agregó, tomándola de los hombros, “Lady Ellen, quiero sacarla de aquí. Malos tiempos se avecinan para estas tierras, y si se queda correría gran peligro.” Ellen dijo, “No puedo irme. Mi padre me ha ordenado que permanezca aquí hasta que el rey decida mi destino.” James dijo, “¿El Rey…? Hum…Los reyes suelen olvidar con facilidad…pero su majestad me debe favores.” Sir James se quitó un anillo y entregándoselo a Ellen le dijo, “Tome este anillo. En caso necesario preséntese ante el soberano con este anillo, y él no le negará nada al verlo.” Ellen le dijo, “Sir James, no tengo palabras para agradecerle. Siempre en mi corazón habrá un lugar para usted.” James dijo, “Ahora debo marcharme. Cuídese mucho. Me gustaría quedarme a protegerla, pero un asunto urgente reclama mi presencia.” Ellen dijo, “No se preocupe. Estaré bien. No es por mi por quien sufro sino por mi padre.”
     Dos día después, Malcom llegó en su caballo al lago, donde estaba Ellen, quien dijo al verlo, “Malcolm, estaba angustiada. Ayer no viniste y…” Malcolm dijo, “Mi amor, tengo graves noticias. Tengo que hablar de inmediato con Sir Roderick.” Minutos después Malcom estaba frente a Roderick, quien decía, “¿Van a mandar un ejército ingles contra mí? ¡Bah, no me preocupa! Si vienen dejarán sus huesos en mis tierras. Ya verán esos ingleses. No les fue suficiente la derrota que sufrieron.” Malcolm dijo, “Sir Roderick, esta vez no vendrá un pequeño grupo, sino un ejército. Morirán muchos inocentes. Será una tragedia para los escoceses.” Roderick se molestó, diciendo, “¿Qué estas intentando decirme?” Malcolm le dijo, “Que no debemos ir a la batalla por el bien de toda Escocia. Preséntese ante el rey ingles y…” Roderick se desesperó, diciendo, “Esto no puede ser. Es como pedirme que ponga mi cuello en manos del verdugo.” Malcolm le dijo, “Entonces huya al extranjero. Perderá su castillo y tierras, pero podrá llevarse el oro que ha acumulado durante años.” Roderick se encolerizó, “¡Cómo! ¿Te atreves a hablarme así? Daré órdenes para que cuando te vean por mis tierras te detengan.” Malcolm dijo, “Roderick Dhu, está perdido. Mi clan ha decidido hacer la paz con los ingleses por el bien de Escocia.” Roderick dijo, “¡Traidores! ¡Cobardes! Les enseñaré a todos quién es Roderick Dhu.”  Malcolm pensó, “Tengo que llevarme a Ellen como sea.” Pero la joven ya no estaba en el lago y Malcom tuvo que marcharse sin verla. Mientras galopaba, Malcolm pensaba, “Debo detener el ataque. El pueblo escocés ha sufrido demasiado, y lo principal es salvar a Ellen. La única forma de lograrlo es hablar con los ingleses. Es lo que hare ahora.”
     Mientras tanto, Roderick arrojaba un candelabro en la pared, diciendo, “¿Qué se ha imaginado ese tonto? Venir a darme órdenes. Les voy a demostrar que a mí se me respeta.” Poco después Roderick hablaba con la gente de la aldea, diciendo, “Tenemos que prepararnos para la lucha. Los ingleses van a venir con la intención de matarnos y destruirnos.” Uno del pueblo decía, “No lo vamos a permitir. Los enfrentaremos a sangre y fuego.” Roderick dijo, “Que las mujeres y los niños se queden en el castillo. Allí atenderán a los que tengan la mala suerte de caer heridos.” Roderick continuó, “Si los ingleses se apoderan de estas tierras, les quitarán sus casas, abusarán de sus mujeres, tendrán que resistir hasta lo último.” Uno del pueblo dijo, “Lo haremos señor.”
     Horas después, un siervo escoces avisaba a Roderick, diciendo, “Está todo listo, Sir. Los hombres se han distribuido en pequeños grupos.” Roderick le dijo, “¡Perfecto! Como hombre de confianza, te voy a dar el encargo de vigilar a Ellen Douglas. No debe salir de sus habitaciones. ¿Entendido?” El hombre dijo, “Perfectamente, pero ¿Y si se rebela?” Roderick le dijo enojado, “¿Desde cuándo tienes problemas para hacer que se cumplan mis órdenes? Tú respondes porque ella permanezca encerrada.”
     Al día siguiente Malcom se acercó al castillo del rey ingles. Uno de los guardias lo detuvo, “¡Alto! ¿A dónde crees que vas, escocés?” Malcolm le dijo, “Necesito hablar con el caballero que dirige estas tropas.” El guardia le dijo, “El caballero no recibe a nadie. Está a punto de partir con el ejército y no se a detener por un hombre.” Malcolm insistió, “Por favor, necesito verle. Es cosa de vida o muerte.” Ante la insistencia de Malcolm, el soldado ingles empezó a enojarse y esto atrajo la atención de un oficial ingles, quien al llegar dijo, “¿Qué sucede?” Malcolm dijo, “He pedido hablar con el caballero que dirige las tropas. Tengo que verle antes que parta, porque…” Malcolm fue tan convincente que logró su objetivo, y una vez frente al caballero ingles, éste le dijo, “Veamos, ¿Qué es eso tan importante que tiene que decirme?” Malcolm le dijo, “Caballero, ésta campaña significará la muerte de centenares de inocentes. De gente que nada ha hecho.” El caballero ingles le dijo, “Los ingleses han sido atacados en una emboscada y no estamos dispuestos a que eso se repita, ¿Es todo lo que tenía que decirme?” Malcolm dijo, “No. La inmensa mayoría de los escoceses queremos la paz. Estamos dispuestos a llegar a un acuerdo, pero por favor, no insista en esta ofensiva.” El caballero ingles dijo, “Si el rebelde Roderick Dhu se entrega como ya lo ha hecho lord Douglas, no atacaremos. ¿Puede darme esa seguridad?” Malcolm dijo, “No, desgraciadamente no puedo, caballero.” El caballero ingles dijo, “Entonces, ya nada mas hay que hablar. Mis tropas me esperan." Entonces Malcom dijo, "General, ¿Me permitirá ver a lord Douglas? Deseo darle noticias de su hija.” El caballero ingles dudó unos segundos, entonces dijo, “Podrá verlo, pero no intenten darle una sorpresa al centinela. No saldrían de aquí vivos ninguno de los dos.”
     Horas después, dentro de la prisión, Lord Douglas decía a Malcolm, “Pienso que Roderick, al igual que yo,debería rendirse por el bien de los demás, pero en sus deseos de defender sus tierras…” Malcolm lo interrumpió, “Defender sus privilegios y ocultar sus delitos, lord Douglas. Para conseguirlo, llevará a muerte a centenares de inocentes.” Malcom no dudó en poder al descubierto quien era realmente Roderick Dhu. Entonces lord Douglas dijo, “Jamás lo habría imaginado. Y yo dejé a mi hija bajo su tutela. Mi Ellen corre peligro y nada puedo hacer para evitarlo.” Malcom le dijo, “Lord Douglas, yo evitaré que algo malo suceda. La defenderé con mi vida, si es preciso.” Lord Douglas le dijo, “Gracias Malcolm. En sus manos dejo lo más preciado que tengo.” Malcolm le dijo, “Es un honor para mí su confianza, mi lord.”
     Dos días después, las huestes inglesas avanzaban. Mientras cabalgaban, uno de los caballeros ingleses, que lideraba las huestes, dijo a otro caballero ingles, “Ya estamos cercas del castillo de Roderick Dhu.” El otro ingles le dijo, “Acamparemos en el próximo poblado. Mañana seguiremos la marcha.” Poco después, al entrar a una aldea, dos peones de las huestes inglesas conversaban, “Este lugar parece deshabitado.” El otro peón ingles le dijo, “No me gusta este silencio, temo que…” En ese momento se escucharon detonaciones, era una emboscada escocesa. En medio de una lluvia de disparos, los ingleses empezaron a retroceder. La alegría de los escoceses no tuvo límites. Sin embargo, era demasiado pronto para cantar victoria. El caballero inglés dio la orden, “Los atacaremos con la artillería. Que se preparen los cañones.” Ante la artillería, los soldados escoceses gritaban huyendo. Cuando el caballero inglés vio el paso abierto, dijo, “¡Alto al fuego! ¡A la carga caballería!” A pesar de la superioridad inglesa, algunos escoceses opusieron resistencia. Pero era imposible que resistieran tanto tiempo. Cuando los siervos y los soldados escoceses fueron capturados, el caballero inglés les preguntó, “¿Quién es el jefe?” Uno de los siervos escoceses dijo, “Sir Roderick Dhu. Él nos dijo que ustedes nos quitarían nuestras casas, que abusarían de nuestras mujeres.” El caballero inglés dijo, “No perdamos más tiempo con estos pobres hombres. Vamos a enfrentar al rebelde que los ha utilizado. No nos detendremos hasta llegar al castillo.”
     Al amanecer, en el castillo escoces, un guardia escocés avisaba a Roderick, “Los ingleses vienen hacia acá, sir. No se han detenido en ningún otro poblado.” Roderick dijo, “Ahora verán. Los esperaremos.” Mientras tanto, lejos de ahí, Malcolm decía al caballero ingles, “Dices que los ingleses van a atacar a más tardar mañana el castillo. Tengo que decirte que Ellen corre grave peligro. Tengo que sacarla de allí.” El caballero ingles le dijo, “Tendrá que ser esta noche. La única forma para entrar al castillo es…” Entonces, esa noche, Malcom, el caballero ingles  y varios guerreros escalaron la muralla del castillo de sir Roderick con una soga. Una vez dentro del castillo, desde la almena, Malcolm les decía, “¡Dense prisa!” Cuando todos los espías ingleses estuvieron dentro del castillo, se dirigieron a buscar a Ellen. Sin embargo, Roderick con sus guardias les salió al encuentro. Entonces Roderick dijo, “Malcolm Graeme, ¿Qué haces aquí? Te advertí que no volvieras.” Malcolm dijo, “Vengo por Ellen Douglas. No voy a permitir que muera como los hombres a quienes manipúlas para dar su vida.” Roderick desenvainó su espada y con voz y mirada firme dijo, “Creo que esa dama te interesa más de lo conveniente. Ella será para mi, y como tu sales sobrando…” Roderick se lanzó contra el joven Malcolm, pero éste ya había sacado su espada. Durante largos minutos las espadas chocaron con furia. De pronto, Roderick fue alcanzado por el acero, diciendo, “¡Aaaaggh! Muerto soy.” Malcolm dijo, “Para el bien de Escocia.”
     Minutos después, Malcom y Ellen se reunían. Ellen al mirarlo suspiró, “¡Malcolm!” Malcom le dijo al verla, “¡Amor mío, la pesadilla ha terminado, ese malvado esta muerto!” Al día siguiente, el caballero inglés agradecido hablaba con Malcom, diciendo, “Gracias a usted se han evitado muchas muertes. Su majestad estará satisfecho, él no desea que corra más sangre.” Malcolm le dijo, “Caballero, quisiera pedir el perdón de sir Douglas.” El caballero le dijo, “Yo no puedo decidir, el rey tiene la última palabra. Tendría usted que ir a la corte pero no le aseguro que lo recibirán. Son muchas las cosas que le ocupan a su majestad.”
     Poco después Malcom hablando a Ellen le dijo, “Iré a ver al rey y…” Ellen lo interrumpió, diciendo, “No Malcolm. Yo debo implorar por la vida de mi padre. Llévame a la corte.” Una semana después Malcom y Ellen se presentaban ante un representante del rey ingles, quien les dijo, “¿Desea ver al rey? Dudo que su majestad acceda a recibir a la hija de un rebelde.” Malcolm dijo, “¿Cómo se atreve a hablarle así a esta dama? Le voy a…” Ellen lo interrumpió y se quitó el anillo diciendo, “Malcolm, espera…" Entonces se dirigió al hombre ingles, diciendo, "por favor entregue este anillo a su majestad.” Minutos después el representante ingles regresó, y haciendo un ademán dijo, “Por favor, mi lady, sígame. El rey la recibirá.” El representante les condujo hasta una sala, y ahí les dejó en presencia del rey ingles. Entonces Ellen reconoció al rey ingles, “¡Sir James! Es usted…” El rey ingles dijo, “El rey. Afortunado en la guerra, en el gobierno, pero no en el amor…” Ellen se apresuró a decirle, “Señor, perdóneme. No podía engañarlo. Lo respeto, lo estimo, pero no lo amo.” James dijo, “Agradezco su sinceridad, ¿Qué puedo hacer por usted, lady Ellen?” Ellen se arrodilló, “He venido a pedirle gracia para mi padre, majestad.” El rey ingles, James Fitz James dijo, “Los reyes suelen olvidar sus promesas, pero el anillo recuerda la mía. Sir Douglas es libre desde este momento.”
    Meses después, Malcolm y Ellen unían sus vidas en una ceremonia religiosa ante una multitud. Mientras la ceremonia se llevaba a cabo, uno de los presentes comentó a otro, “Que pareja más hermosa. Se nota que se aman mucho.” El otro dijo, “Hasta el rey ha venido a la boda. Según escuché, el rey la ama, pero ella prefirió a Malcolm Graeme.” Ellen había despreciado el honor de ser reina y había preferido el amor. Cuando los novios se tomaron de la mano, mirándose el uno al otro, el rey pensó al mirarlos, “Hermosa Dama del Lago, siempre estarás en mi corazón.”
Tomado de Joyas de la Literatura, Año X. No. 192, Diciembre 15 de 1992. Guión: Herwigd Hass. Adaptación: Emmanuel Hass. Segunda adaptación: José Escobar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario