Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0251 5299. Gracias.

domingo, 7 de febrero de 2016

Ingles Intermedio 1066-1500

Ingles Intermedio (1066-1500)
     Muerto el rey Alfredo, un periodo de desordenes internos y las invasiones danesas agotan el país. En 1066, los normandos, llegados de Francia, lo conquistan definitivamente, y el desarrollo de la cultura nacional queda severamente reprimido.
     El francés sustituyó al anglosajón como el idioma de las clases altas, y los eruditos se limitaron a escribir en latín, único idioma en que, hasta el siglo XIV, se producen obras importantes.


     La tradición inglesa se continuó en la literatura oral y en numerosas obra didácticas.  Hacia 1200 se componen homilías y tratados devotos de verdadero merito. Se destaca por su prosa directa y musical la Regla de los Anacoretas, escrita por un autor anónimo para la edificación de tres piadosas damas.

     Pero durante largo tiempo la evolución de la lengua será uno de los factores que se oponen a una literatura valiosa. Porque, al perder prestigio, el anglosajón tiende a disgregarse en dialectos locales, y experimenta profundos cambios que los transforman en un nuevo lenguaje, llamado ingles intermedio. En el proceso pierde el complicado sistema gramatical, mientras su  vocabulario se enriquece por el contacto por el latín y el francés . La diferencia con  el antiguo anglosajón se acentúa cuando los poetas, en vez de aliterativo de tipo germánico, empezaron a usar un nuevo verso, basado en el sistema francés de silabas y rimas. En el siglo XIV, por obra de Chaucer, las dos prosodias se combinan en un verso sonoro y flexible y el ingles intermedio se convierte en un vehículo capaz de transmitir todos los matices del pensamiento. La prosa de Malory, al fin de este periodo, coloca las bases dl ingles moderno.   
     A partir de 1200, los principales géneros son: el “romance,” el poema lirico y la balada.  


     Los poemas comprenden poemas y novelas referentes a la historia de Carlomagno, Alejandro Magno, y principalmente al rey Arturo y sus caballeros. La leyenda arturiana, que los normandos descubren en Inglaterra y difunden en Francia regresa embellecida con elementos de lay bretón y de la enorme literatura caballeresca que florece en ese país. Las versiones inglesas eran mucho más toscas que los originales franceses, y solo a fines del siglo XIV aparece Sir Gawain y el Caballero Verde, cuya maestría, interés dramático y vigor iguala a los mejores modelos continentales.

     Las poesías liricas que cantaban el amor eran numerosas, pero las de inspiración religiosa han perdurado mejor. Algunas sobre la Virgen o El Niño Jesús aún sobreviven en los carols, o villancicos ingleses, y nos traen todo el encanto del sentimiento medieval. Hacia el fin de la Edad Media, se amplía el campo de la poesía y a menudo gravita hacia la sátira.   
     Durante mucho tiempo se pensó que las baladas tradicionales inglesas y escocesas eran de origen popular. Actualmente se las considera como una forma de arte consciente, aunque nos llegaron con muchos cambios, adquiridos en el proceso de transmisión oral. De algunas se conocen  sus autores. Las de Robin Hood, se parecen a un tipo de romances que, en el siglo XIV, se componen para deleite de las clases populares. El apogeo de las baladas tiene lugar a fines de la Edad Media. Se caracterizan por su gran originalidad, efectivo uso de repetición, desenlace dramático y ausencia de toda intervención moralizadora.
    Pero los poetas que realmente dan brillo a la literatura medieval inglesa solo aparecen en el siglo XIV, época que señala el fin del ascendiente normando en la vida del país, grandes progresos del pueblo en todos los campos y la inminente madurez de une cultura homogéneas y nacional.
      Uno de esos autores es llamado, “el poeta de La Perla,” pues su nombre verdadero se ignora. Se le atribuyen varios poemas escritos hacia 1375, y aunque emplea nueva rima con habilidad, la influencia del viejo aliterativo es evidente. Al mismo autor pertenece el mencionado Sir Gawain. La Perla es un poema alegórico en que el autor, con gran sinceridad y emoción, describe el dolor de un padre por la muerte de su hijita.
     William Langland (1332-¿) es el autor de la Visión de Perico el Labriego, un largo poema aliterativo que alcanzó inmensa popularidad. En una serie de sueños entre el cielo y el infierno, el autor muestra el camino de la salvación y exalta las virtudes del honrado labrador. Pero a través de los personajes alegóricos que aparecen en estos sueños, el autor pinto una imagen tan realista y, a veces, satírica de los abusos sociales que, en 1381, el poema fue usado como un grito de guerra en la rebelión de los campesinos.
     Geoffrey Chaucer (1340-1400), uno de los mayores poetas narrativos del mundo, fue el primero en emplear el vernáculo y la métrica silábica con maestría.
     Chaucer nació en Londres de una familia de viñateros y entro en la corte en calidad de paje. En 1356, fue tomado como prisionero durante la campaña en Francia, pero el rey Eduardo III lo rescató. Después viajó con comisiones reales por Francia e Italia, y ocupó varios puestos oficiales, especialmente en las aduanas en del puerto de Londres.
     La vida cortesana y sus viajes al extranjero influyeron en su formación literaria. Las primeras obras de Chaucer acusan influencia francesa y comprenden una traducción del Romance de la Rosa y el Libro de la Duquesa, una elegía escrita en 1369, al morir la duquesa Blanca de Gante. Petrarca y Boccaccio inspiran el relato Griselda y el hermoso poema sobre el amor cortesano Troilo y Creseida. Pero a través de estas obras la imitación acompañada de creciente originalidad y el genio de Chaucer trasplanta los modelos continentales en el suelo ingles y transformas sus personajes en hombres y mujeres ingleses.
     Su obra maestra, Los Cuentos de Canterbury, comprende relatos narrados por personas de varias clases sociales, reunidas por el azar en una peregrinación reunidas por el azar en una peregrinación a Canterbury. En este libro, Chaucer pinta un cuadro inmoral de la bulliciosa Inglaterra de sus días, y es donde se despliegan mejor su personalidad bondadosa observadora y su inimitable humor.
     La importancia de Chaucer, en su tiempo, puede medirse por el gran numero de imitadores y discípulos. Sin embargo, entre ellos solo se distingue John Gower (1330-1408), amigo y contemporáneo  del poeta. Gower escribe en latín y francés, pero al final de su vida emprende una extensa compilación de historias de amor en ingles. Los verdaderos herederos de Chaucer fueron los escoceses: el rey Jacobo I (1394-1437), en, El Libro del Rey, escribe con ternura y elegancia poesía de amor. Otro poeta chauceriano es William Dunbar (1465?-1520?), recordado por su poesía lirica.
     En cuanto a la prosa, no se puede pasar en silencio la obra de John Wyclif (1324?-1384),quien protestó contra los abusos del clero e inició un poderosos movimiento para restablecer en la Iglesia sus primitivos ideales. Los escritos de Wyclif y la traducción de la Biblia que supervisó, fueron difundidos por sus discípulos, predicadores ambulantes, y contribuyeron para el establecimiento de un modelo de prosa que remplazaría a los diferentes dialectos.

     El fin de la Edad Media produce poca poesía de mérito. En 1459 la guerra de los Cien Años termina con una derrota, y poco después el país está desgarrado por la sangrienta guerra de las dos Rosas. La constante evolución de la lengua está reflejada en un documento de interés único para conocer la vida del pueblo ingles en ésta turbulenta época. Se trata de la correspondencia privada entre varios miembros de una familia burguesa, que se extiende de 1434 a 1509 y que forma, Las Cartas de los Paton.
     Ésta época produce, a la postre, una gran obra en prosa, La Muerte de Arturo, de Thomas Malory. Los cuentos de caballería, con sus implicaciones de lealtad y amor romántico, han pasado de moda; pero, por magia de su estilo, Malory da nueva vida a las legendarias figuras de Tristán, Lanzarote, el Rey Arturo y sus Caballeros, y su libro será constante fuente de inspiración para los poetas ingleses: Spenser, Shakespeare, Tennyson y muchos otros. Tomado de Enciclopedia Autodidacta Quillet. Tomo I. Editorial Cumbre S.A. México 1977. Grolier. Paginas 646 a 645.

No hay comentarios:

Publicar un comentario