Club de Pensadores Universales

Para donaciones en México para seguir con el Blog, puedes depositar en cualquier tienda OXXO o Sucursal Banamex a la cuenta 4766 8400 0251 5299. Gracias.

jueves, 11 de febrero de 2016

Literatura Inglesa las Eras Isabelina y Jacobina

     Esta gran época de la literatura inglesa, brota y se despliega en un florecimiento tan súbito como brillante, al ascender al trono Isabel I, que fue cuando Inglaterra empezó a tener conciencia de su nueva identidad y poder político.
Poesía
     En 1579, Phillip Sidney (1554-1586) escribe la, Defensa de la Poesía, manifiesto que representa a toda una generación, inspirado en la ideas neoplatónicas del Renacimiento italiano y francés. Sidney, cortesano, explorador y soldado, es también autor de las novela Arcadia, relato pastoril constituido por múltiples episodios, uno de los cuales utiliza Shakespeare en, El Rey Lear. Pero, sobre todo, se recuerda a Sidney por sus sonetos, que evidencían sentimientos muy auténticos, a pesar de cierta artifiosidad a la italiana.
     En el mismo año, 1579, el mayor poeta de la época, Edmund Spenser (1552-1599), publica su primera obra, El Calendario de los Pastores, serie de églogas en distintos metros. Aunque es gran lector de los poetas del Renacimiento y los clásicos, Spencer reconoce a Chaucer como maestro. Su obra mayor, La Reina de las Hadas, es una vasta alegoría a la manera medieval, que se refiere a la formación de un perfecto caballero. La “reina de las hadas,” a quien todas estas virtudes están dedicadas, éra, naturalmente, Isabel. Las estrofas del poema recibieron el nombre de estrofas spenserianas, invención del autor basada en el modelo de la ottava rima, de Ariosto, pero más flexible. El gran mérito de Spenser, consiste en la variedad y en la riqueza que aporta a la lengua inglesa.
     Después de 1579, la actividad literaria se torna muy intensa. La poesía llega a ser el vehículo mas común de expresión, y es difícil encontrar algún escritor isabelino que no cultive la poesía. Hasta los cortesanos y los soldados, como Sidney, son poetas en sus momentos de ocio. Walter Raleigh (1552-1618) escribe no solo una Historia del Mundo, sino también muchos poemas hermosos, lo mismo que Robert Devereux, conde de Essex (1566-1601), y Edward de Vere, conde de Oxford (1550-1604).
     Thomas Campion (1540-1613) compuso la música y la letra de sus encantadoras canciones. Los dramaturgos introducen muchas canciones en la obras teatrales y, además, se dedican a la composición poética formal, considerada como un arte noble.
     William Shakespeare, también escribe en su juventud dos poemas narrativos, Venus y Adonis, y La Violación de Lucrecia, que narran el mito clásico en versos apasionados. Sus Sonetos, que se dirigen principalmente a, “un hombre hermoso en verdad,” y a “una pálida dama,” figuran entre los mejores de la lengua inglesa.
     En la última parte del periodo jacobino, el poeta más importante es John Done (1572-1631), que escribe con llaneza y penetrante realismo, oponiéndose a la prevaleciente tradición de la lírica amorosa. Al final de su vida se hace clérigo, y gana fama como el mejor prosista de su tiempo (sermones y una colección de meditaciones). Pero mayor trascendencia tienen su poemas religiosos de gran belleza lirica, aunque, a veces, abusa en ellos de rebuscadas comparaciones e imágenes.
Prosa
     La era isabelina ve también los comienzos de la novela inglesa. La Arcadia, de Sidney, y Ehupues, de John Lyly (1554-1631), son de inspiración aristocrática e italianizante. El libro de Lyly, que se publica en 1579, merece atención sobre todo por la novedad de su estilo pedantesco y barroco, que fue muy imitado durante toda su generación.
     Lyly, que pasó casi toda su vida en la corte, se distingue también como autor de amenas piezas teatrales.  
     En cambio, Robert Greene (1560?-1592), en Tratado de Cazabobos, Thomas Dekker (1570?-1632), el dramaturgo, y, sobre todo, Thomas Nash (1567-1600), en Jack Wilton o el Infortunado Viajero, escriben con humor y realismo acerca de las clases media y baja, en un estilo sencillo y animado que hace más accesible su lenguaje.
     Fracis Bacon (1561-1626), filosofo, “padre de la moderna ciencia experimental,” escribe su obra magna, Novum Organum, en latín, pero como ensayista es una figura importante en la literatura inglesa. Sus cincuenta y ocho, Ensayos sobre diversos temas; matrimonio, amor, arte de gobernar, jardines, etc., son notables por sus agudas e ingeniosas observaciones. Su estilo, de frases concisas, ofrece contraste con la retórica pomposa y ornamentada de los primeros isabelinos.
     Pero el mayor monumento en prosa de la era es la Versión Autorizada de la Biblia, frecuentemente designada como Versión del Rey Jacobo (1611), porque éste culto monarca la encarga a cuarenta y siete eruditos, que se reúnen para colaborar en la traducción y hacen una obra cuyo estilo simple y digno, ejerce profúnda y contínua influencia en la prosa inglesa.
Teatro
     Sin duda alguna, ésta era alcanza su máximo esplendor en el drama. La Edad Media había producido diversas formas de literatura dramática: misterios, milagros, y moralidades. Al llegar el Renacimiento, se siente la influencia de las formas clásicas. En 1562 Thomas Norton y Thomas Sackville, el poeta, presentan ante la Reina Isabel una obra en donde se observan los modelos clásicos, pero con un tema británico: Gorboduc. Muy pronto, sin embargo, el teatro de forma clásica es avasallado por el vigoroso liricismo y el exuberante nacionalismo de la época.
     En 1576  se abre la primera sala de espectáculos públicos en los suburbios de Londres, pero en la Corte y en las mansiones de los grandes señores continuaron representándose obras en funciones privadas. Un grupo de jóvenes, conocidos como, “los ingenios de la Universidad,” proporcionaba obras populares para los escenarios. Entre ellos se destaca, Cristopher Marlowe (1564-1593); Tamerlán; El Dr. Fausto y Eduardo II. En las manos de Marlowe, el nuevo verso blanco, pentámetro y yámbico, se convierte por vez primera, en un verso fluido, sonoro, y lleno de animación. También es Marlowe, el primero en presentar la trágica lucha interior del alma humana, como tema principal de un drama.
     William Shakespeare (1564-1618) domina por completo el periodo siguiente. Es ciertamente el nombre más ilustre de la literatura inglesa, y uno de los mayores dramaturgos de todos los tiempos. No se sabe gran cosa de su juventud, en torno de la cual se han creado innumerables leyendas. Nació en Stratford-Avon. Se sabe que reveses de la fortuna interrumpieron su educación formal.
     Las primeras noticias que se tienen de su instalación en Londres, y de su actividad en el teatro, datan de 1592, y dan fe de su creciente reputación. Dos años después, integró la compañía de actores, “del Gran Chambelán,” desde 1603, “Compañía del Rey,” a la cual quedó asociado durante toda su carrera, y para la cual escribió todas sus obras. Su remuneración como actor y escritor, ha de haber sido buena, pues pudo adquirir varias casas, como lo prueban los pleitos que sostuvo con motivo de sus propiedades. Paralelamente al progreso material, cada vez más se afirmaba su reputación literaria, y existen muchos testimonios de la alta estimación que se le tenía, al igual que de su gentileza y amenidad. Dejó de escribir en 1613, y murió en su ciudad natal.
     Casi la mitad de las obras de teatro que se le atribuyen, se imprimieron póstumamente. Es indudable que algunos pasajes tuvieron arreglos o contienen erratas. Se suele acepar como básico el texto de las 36 obras incluidas en la primera edición completa, prolongada por Ben Jonson  y publicada en 1623, por dos actores de, El Globo, teatro que había visto los mayores triunfos de Shakespeare. Todas ellas llevan el sello inconfundible de su genio. Entre las de mayor importancia figuran: Las Dos Farsas, La Fierecilla Domada, y Una Comedia de Equivocaciones, la comedia, Penas de Amor Perdidas, y los dramas históricos, Enrique IV (3 partes) y Ricardo III, que pertenecen al primer periodo de su carrera (1588-1593), cuando aún experimentaba con las formas dejadas por sus predecesores. Las encantadores comedias llenas de liricismo y humor: El Sueño de una Noche de Verano, obras todas de un talento maduro, escritas entre 1594 y 1599.
     La romántica tragedia, Romeo y Julieta, aunque fue escrita en 1595, se asemeja a las obras mas tempranas.
     Con Enrique V, Shakespeare casi cierra el ciclo de los dramas basados en la historia de Inglaterra. Luego escribe en dos deliciosas comedias, llenas de vida y alegría: La Duodécima Noche y Las Alegres Comadres de Windsor, pero en sus otras obras aparece una nota más profunda: El Mercader de Venecia, Medida por Medida. En 1601 aparece Hamlet que forma con Macbeth, Otelo, y El Rey Lear, el cuarteto de las “grandes tragedias.” En éste último periodo, Shakespeare escribe una serie de dramas, empleando temas de la historia de Roma y Grecia: Julio Cesar, Antonio y Cleopatra, etc., y la comedia: Cuento de Invierno.  

     El enorme alcance de su comprensión de la naturaleza humana, que se evidencía en la profundidad y variedad de los caracteres; el instinto dramático en el desarrollo de las piezas, y la gran belleza de su poesía, que adorna y enriquece su verso, hacen que Shakespeare no tenga par en el drama ni en la poesía inglesa.
     Entre los contemporáneos, el más importante es su amigo Ben Jonson (1573?-1637), el primer “poeta laureado” de Inglaterra. Su vena principal es la satírica en sus comedias: Volpone, El Alquimista, La Mujer Silenciosa, Cada Cual en su Carácter, etc., pero, en su papel de poeta cortesano, también compone mojigangas y entremeses.
     Notables dramaturgos son también Francis Beaumont (1584-1616) y John Fletcher (1579-1625), que colaboran en cierto número de obras: Tragedia de Dos Doncellas. Thomas Dekker, La Fiesta del Zapatero. Thomas Heywood (1570?-1641?), Una Mujer Asesinada Bondadosamente, y sobre todo, John Webster (1580?-1624?), oscuro y apasionado, con grandes relámpagos de genio poético, El Diablo Blanco, La Duquesa de Malfi.  
     En conjunto, el drama isabelino se caracteriza por su completa indiferencia hacia las unidades clásicas, el gran vigor y riqueza de su poesía, su manifiesta preferencia por la acción y las emociones y pasiones fuertes. Es un drama popular, en que se mezclan la tragedia y la farsa, torpemente construida a veces, pero tan penetrado del sentido de la grandeza del hombre que jamás es trivial.
    Tomado de : Enciclopedia Autodidacta Quillet, Tomo I. Editorial Cumbre S.A. México 1977. Grolier. Pags 466 al 468.      
                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario